1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARIELLE ANGEL / DIRECTORA DE ‘JEWISH CURRENTS’

“En Israel apenas queda izquierda”

Sebastiaan Faber 6/07/2024

<p>Arielle Angel, escritora y directora de la revista <em>Jewish Currents.</em><strong> / Cedida por la entrevistada</strong></p>

Arielle Angel, escritora y directora de la revista Jewish Currents. / Cedida por la entrevistada

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Si la esfera pública estadounidense fuera un barrio urbano, habría que alejarse unas manzanas de las ruidosas avenidas principales –con la pretenciosa mansión del New York Times y los ominosos rascacielos de Rupert Murdoch– para acabar en un oscuro callejón y dar con un bar cuyo letrero despintado reza “La izquierda judía”. A pesar de su aspecto modesto, es un lugar popular entre ciertos intelectuales, que se pasan las horas discutiendo –sobre literatura, comida, religión y política– en una mezcla de inglés, ladino, árabe e yiddish. En las paredes hay retratos de Carlos Marx y Sasha Berkman, dos carteles de la Guerra Civil española, y un antiguo anuncio de la oficina de turismo israelí. En la mesa de lectura común, junto a un ejemplar de la revista de la Brigada Lincoln, yace el último número de Jewish Currents, aunque a algunos de los clientes mayores les cuesta reconocerlo. 

Hace seis años, la revista experimentó su mayor cambio en seis décadas. Fundada en 1946 como Jewish Life, en estrecha asociación con el Partido Comunista de USA, la publicación trimestral cambió de nombre después de una ruptura con el Partido, provocada por la invasión soviética de Hungría en 1956. De 1959 a 2018, JC sólo tuvo dos editores, Morris Shappes y Lawrence Bush. Cuando Bush dejó el cargo, estaba claro que la revista necesitaba sangre nueva. Pero cuando llamaron a la escritora Arielle Angel (de 33 años) para ofrecerle formar parte de un nuevo equipo compuesto exclusivamente por millennials, no sabía en qué se metía. Poco después, fue nombrada directora de la revista.

Arielle Angel (1984) se mudó de su Miami natal a Nueva York para ir a la universidad. Después, escribió una novela sobre un chico judío de Florida, traficante de drogas, que encuentra un propósito en la vida al entrar a una secta judía evangelizadora. Angel dedicó seis años al manuscrito, que ninguna editorial quiso publicar. Al final, confesó en un largo ensayo autobiográfico, se dio cuenta de que tenía más en común con su protagonista de lo que pensaba: “Ambos habíamos recorrido un largo camino en la dirección equivocada para emerger años después sin mucho más que unas pocas lecciones sobre devoción”.

El relanzamiento de JC a dos años de la elección de Trump volvió a poner a la revista en el mapa. Bajo la dirección de Angel, el equipo realizó un rediseño radical, se metió en polémicas y aprovechó al máximo tanto el espacio que proporciona el ritmo trimestral del número impreso, que llega a unos 9.000 suscriptores, como la inmediatez de las piezas diarias en la web de la revista, que atrae a más de tres millones de visitantes al año.

Esta intrepidez y proyección le vino de perlas tras el 7 de octubre de 2023, cuyas consecuencias enfrentaron a la izquierda judía norteamericana con un enorme desafío existencial. Desde entonces, la web de JC ha estado dedicada al debate, el análisis y las llamadas a la acción, pero también a la reflexión (incluido un intercambio entre Angel y Lexie Botzum, estudiosa del Torá, sobre cómo la tradición del pensamiento religioso y jurídico judío puede ayudar a dar sentido a la autoinmolación del soldado Aaron Bushnell). El último número impreso presenta una selección de artículos del archivo de la revista, con nuevas introducciones, para “poner en primer plano el contexto a menudo oculto del atentado del 7 de octubre y sus consecuencias”, junto con una selección de artículos recientes publicados en línea. Hablé con Angel a mediados de junio.

Va a cumplir seis años como directora. ¿Ha sido un aprendizaje complicado?

Sí. De los cuatro que nos hicimos cargo de la revista, sólo uno tenía experiencia en medios de comunicación. Los otros tres teníamos algunas competencias en áreas relacionadas, pero en realidad no teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo. Cuando yo llegué, Noah Kulwin y Jacob Plitman llevaban varios meses trabajando y ya había algunos contenidos listos para nuestro primer número, así como un diseño provisional. Pero todo necesitaba mucho trabajo. 

“De los cuatro que nos hicimos cargo de la revista, sólo uno tenía experiencia en medios de comunicación”

¿Se le dio el espacio necesario para aprender?

Sin duda. La verdad es que nadie nos vigilaba. No formábamos parte de un ecosistema mediático dominante. Lo que la revista había estado haciendo antes era bastante idiosincrásico. No estábamos demasiado centrados en profesionalizarnos, aunque queríamos que nos tomaran en serio. Aun así, tardamos un tiempo en ponernos de acuerdo, no solo sobre cuál era nuestra visión, sino también sobre cuáles eran nuestras normas para la revista. Nos costó acostumbrarnos los unos a los otros. Noah intentó dirigir nuestra primera reunión como si fuera una pitch meeting de una redacción de diario, que era a lo que estaba acostumbrado en trabajos anteriores. Los demás no teníamos ni idea de lo que estaba pasando.

¿Ahora tienen pitch meetings?

Sí, pero creo que hemos conservado un espíritu diferente. No somos una newsroom al uso. Como revista trimestral, nos permitimos ir despacio. Cuando llegué, no sentí ninguna presión. Nadie se preocupaba por los clics de lectores, no sólo porque no sabíamos nada de los distintos modelos de ingresos de otras publicaciones, lo cual era cierto, sino también porque estaba claro que ese no iba a ser nuestro modelo. Ese espíritu creo que lo hemos conservado.

¿Tenían algún modelo en mente?

Hubo un momento en que nos dijimos que seríamos la n+1 judía. Pero enseguida quedó claro que nuestro proyecto es muy diferente, porque tenemos una responsabilidad con una comunidad y con este momento concreto de la vida comunitaria judía. A diferencia de una revista como n+1, para nuestros lectores este proyecto no es nada opcional. Hay una crisis en el judaísmo estadounidense. Para muchos de nuestros lectores, Jewish Currents es un símbolo del mundo judío que quieren que exista, sobre todo en este momento.

“Algunas personas han abandonado lugares en los que participaban, como las sinagogas” 

A esa comunidad, ¿le pone caras y nombres concretos?

Sí. De hecho, estamos trabajando en un artículo basado en una encuesta que hicimos en la que preguntábamos a la gente si desde el 7 de octubre quisieron abandonar sus instituciones comunitarias judías por motivos políticos. En pocos días recibimos cientos de respuestas. Eran de dos tipos. Algunas personas han abandonado lugares en los que participaban, como las sinagogas. Están sacando a sus hijos de la escuela judía diurna o del campamento de verano; están abandonando centros comunitarios como los centros de comunidad judíos (JCC) o los Hillels. Pero hay otros que constituyen una auténtica fuga de cerebros: personas que dejan sus puestos de trabajo en museos, centros históricos, etcétera. Las organizaciones comunitarias judías están perdiendo a sus dirigentes. 

Me imagino que no son decisiones fáciles.

“Algunos oyen a su rabino decir cosas esencialmente genocidas, pero no tienen donde ir. Para ellos, nuestra revista es un salvavidas”

La soledad en estas encuestas es muy palpable, especialmente para las personas que no están en Nueva York o Chicago, sino en ciudades pequeñas. Sus sinagogas, por ejemplo, son a menudo la única conexión real que tienen en términos de vida comunitaria o espiritual. Oyen a su rabino decir cosas esencialmente genocidas desde la bimá –el púlpito, digamos–, pero no tienen donde ir. Para ellos, nuestra revista es un salvavidas.

¿Qué edad tienen sus lectores?

Solía pensar que eran más bien jóvenes. Pero me ha quedado claro que en realidad tenemos un público muy intergeneracional, que incluye a miembros de la Generación X y a los boomers. Aunque el proceso de ruptura con el sionismo que estoy describiendo es en gran medida generacional, no siempre es así. También en la encuesta que he mencionado hay personas de todas las edades. 

¿Qué puede hacer la revista por ellos?

Puede tratar de apoyarlos y darles una forma de seguir pensando en lo que significa ser judío en este momento tan tenso, y lo que significa, como judío, estar en la izquierda. Esto lo intentamos hacer de una manera que no excluya a las personas que están en camino que no saben necesariamente adónde las lleva. Personas, por ejemplo, que no se sienten cómodas con las acciones del gobierno israelí en este momento, pero que siguen muy comprometidas con alguna forma de vida judía.

¿Me equivoco al ver un paralelismo entre el momento actual y la crisis que sufrió la revista tras la invasión soviética de Hungría en 1956, cuando finalmente rompió con el Partido Comunista?

“Veo lo intensas que son las fracturas y, al mismo tiempo, lo intensa que es la presión para aferrarse a la comunidad que se tiene”

La verdad es que no he parado de pensar en aquel momento. Es irónico, porque en las entrevistas que me hacían en mis primeros años, hablaba mucho de aquel evento crucial en la historia de la revista. La lección, pensaba, era sencilla: no queremos ser doctrinarios. Creí que, en los cincuenta, la revista comprometió su integridad por su relación con el Partido. Pero para ser sincera, nunca entendí por qué mis antecesores, gente al fin y al cabo muy inteligente, permitieron que las cosas llegaran tan lejos. Había leído sobre el tema, por supuesto, pero no lo entendía visceralmente. Ahora lo entiendo mejor. Veo lo intensas que son las fracturas y, al mismo tiempo, lo intensa que es la presión para aferrarse a la comunidad que se tiene. Hoy estamos asistiendo a un genocidio. Sí, algunas de las cosas que salen de izquierda en este momento de intensidad pueden resultar muy incómodas para los judíos. Y, sin embargo, da la sensación de que no es el momento de ahondar en esos sentimientos, para empezar porque la estructura de poder a la que nos enfrentamos es mucho más fuerte que la izquierda y el sufrimiento palestino es tan enorme. Esto lo procuro tener presente cuando pienso en lo que significa la crítica en este momento. Para volver a tu pregunta, me parece claro que hay paralelismos con 1956, pero también diferencias. Después del 56, la comunidad de la revista realmente colapsó, mientras que creo que hoy nuestra comunidad se está consolidando de una forma completamente distinta.

Entiendo que ve un papel central para la revista en esta consolidación o reconstrucción de la comunidad. ¿Cree que las herramientas que tiene a su disposición –la revista, la web, el periodismo escrito– sirven o bastan para esa tarea?

“El futuro del judaísmo dependerá de que haya una comunidad sólida que no esté vinculada al sionismo”

No, la verdad es que no. Es un reto al que nos enfrentamos. Mira, no es que yo quiera que Jewish Currents se convierta en todas las cosas. No hay que perder de vista que la nuestra es una misión claramente más estrecha. Pero aun así soy muy consciente del hecho de que ahora mismo somos la mayor institución en el mundo en dar acogida a la diáspora antisionista –o no sionista– que no se centra en la acción. Esta es una gran responsabilidad y da mucho que pensar, sobre todo porque creo que el futuro del judaísmo dependerá de que haya una comunidad sólida que no esté vinculada al sionismo. Acabo de estar en Europa, donde me he reunido con gente de allí pero también de Sudáfrica. Aunque Jewish Currents no habla necesariamente del contexto judío en Sudáfrica o Francia, para algunas de esas comunidades, nuestra revista es todo lo que hay para mantener unida a su comunidad e identificar alguna forma de avanzar. Y aunque podemos hacer más en la revista para conectar con ellos, me sigue pareciendo muy insuficiente.

¿Cuál es su visión?

Creo que lo que realmente necesitamos ahora son nuevas instituciones. La gente no para de preguntarnos: “¿Van a tener una escuela diurna? ¿Qué tal una sinagoga?”. No creo que sea ideal que la revista se involucre en esas cosas, y no creo que lo hagamos. Pero sí creo que la revista va a tener que empezar a entablar conversaciones sobre cómo se pueden poner en marcha estas nuevas instituciones. No creo que una comunidad judía sin salidas para la vida comunitaria judía pueda sobrevivir. Eso es algo que realmente me obsesiona últimamente.

No parece una coincidencia que sea precisamente Jewish Currents la que ha asumido un papel central en la crisis actual. En retrospectiva, no sólo está claro que la crisis llevaba tiempo gestándose, sino que también parece que la revista estaba preparada para este momento. 

Hay muchos judíos que nos están encontrando en este momento. Pero también creo que tenemos muchos más lectores no judíos, en realidad, desde el 7 de octubre, que buscan alguna forma de entrar en esta conversación. Estoy muy orgullosa del trabajo que estamos haciendo. Al mismo tiempo, nos empuja una ola de necesidad. Cuando relanzamos la revista en 2018, la respuesta fue desproporcionada. Antes de que nadie supiera quiénes éramos, unas 500 personas se presentaron en nuestra fiesta de lanzamiento, incluidas personas que normalmente no vendrían a un evento “judío”. Había judíos y no judíos, gente de los Demócratas Socialistas de América (DSA), del mundo literario, del mundo activista. En ese momento vimos materializarse una comunidad delante de nuestros ojos. Esto es a lo que me refiero cuando hablo de necesidad. En 2018, cuando comunicamos qué pensábamos ser y hacer, el hogar que pensábamos crear, la gente nos dijo: “Sí, necesitamos esto”. En ese sentido, la revista tiene una función comunitaria –es decir, una función organizadora– que nos cuesta mantener contenida entre los límites de un proyecto intelectual. No es casualidad que Jacob Plitman, que fue la primera persona que inició la transición, fuera un organizador sindical.

La revista ha sido un refugio para los judíos críticos con el sionismo. Pero, ¿cómo acabar con el sionismo incuestionable de tantas organizaciones poderosas de este país, desde los grupos de presión y los medios de comunicación hasta la sociedad civil y las instituciones gubernamentales? 

Mi objetivo desde el principio era ser muy convencional en términos formales, para poder introducir de contrabando un sentido común diferente. Quería que la revista fuera algo que la gente del establishment político pudiera leer y reconocer que era rigurosa y objetiva a la vez que partía de supuestos diferentes a los del New York Times, por ejemplo. Nuestra estrategia es cubrir cosas que ellos no van a cubrir, o hacerlo desde un ángulo diferente. Obviamente, no tenemos el alcance o la potencia de fuego del Times, pero sabemos que si nuestra opinión llega a la gente, puede cambiar algo.

¿Puede poner un ejemplo?

Bueno, podemos atribuirnos el mérito de algunas de las formas en que la Liga Contra la Difamación (Anti-Defamation League, ADL) ha sufrido daños reputacionales. Hemos hecho un buen trabajo investigando los aspectos chungos de sus cifras sobre el antisemitismo, consiguiendo filtraciones internas sobre las formas en que el mandato de la organización se ha desplazado con el tiempo. Y es que la labor de la ADL en materia de derechos civiles e investigación del antisemitismo está ahora casi totalmente supeditada a la exigencia política de defender la agenda de Israel. En la revista hemos intentado no perder de vista dónde está el poder e hincar los dientes allí. Eso no siempre es posible, porque somos una revista pequeña sin un gran presupuesto de investigación. Con la ADL ha sido relativamente fácil, porque hay mucha gente en la organización que entró allí para hacer una cosa pero ahora están volviéndose locos, y con frecuencia nos filtran cosas. Pero hay otras organizaciones profundamente sionistas que no tienen ninguna fachada progresista y son muy poco transparentes, por lo que muchas cosas pasan desapercibidas. Aun así, tratamos de proporcionar la base analítica para examinar lo que hacen esas instituciones, para que la gente no piense que ésa es la realidad que debemos aceptar.

“Nuestro número de lectores en Israel es bastante insignificante”

¿Tiene la revista muchos lectores en Israel?

Es un número bastante insignificante.

¿Ah sí?

Mira, la gente se enfada cuando digo esto, pero es verdad: en Israel apenas queda izquierda. Según las encuestas, solo un 4% de los judíos israelíes creen que la forma en que se ha llevado esta guerra ha sido excesivamente violenta. Realmente no hay partidos de izquierda en el gobierno, y quedan muy pocas organizaciones de base con muy pocos miembros. A veces tengo la sensación de que estoy llegando al punto de conocer personalmente a toda la izquierda israelí.

La presión allí debe ser inmensa. 

La gente es despedida de sus trabajos por expresar la más mínima simpatía o empatía por los palestinos. Especialmente desde el 7 de octubre, con mucha gente en la izquierda que ha “entrado en razón”, estamos ante un panorama muy sombrío.

La cobertura que ha hecho Jewish Currents de los campus universitarios de Estados Unidos indica que la disidencia también es cada vez más punible allí. La gente se ve obligada a hacer constantemente cálculos de riesgo. 

La situación me asusta. Parece que proteger a los judíos se ha convertido en la excusa, no sólo en Estados Unidos, sino también en Europa, para que el Estado reprima las libertades civiles y destruya el sistema de educación superior. De este modo, los judíos se están convirtiendo en la cara del Estado. Lo que temo es lo que ocurrió en situaciones coloniales con las llamadas comunidades tampón: que en un momento dado el Estado retroceda o se haga invisible, y entonces los judíos van a estar en primera línea, aislados, expuestos al contragolpe.

Si la esfera pública estadounidense fuera un barrio urbano, habría que alejarse unas manzanas de las ruidosas avenidas principales –con la pretenciosa mansión del New York Times y los ominosos rascacielos de Rupert Murdoch– para acabar en un oscuro callejón y dar con un bar cuyo letrero despintado reza...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Excelente entrevista y excelente trabajo el de esta mujer. Imposible no sentir preocupación -y miedo-ante lo que está pasando y más todavía sobre lo que puede venir. La izquierda ha desparecido no solo en Israel, sino en toda Europa. Lo pagaremos caro.

    Hace 5 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí