1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DIARIO ITINERANTE

Milei pierde su currículum falso antes de viajar a Madrid

El presidente argentino denunciará el marxismo cultural en su comparecencia con Vox, pero Planeta ha retirado su libro por inventarse un doctorado por la Universidad de California

Andy Robinson Buenos Aires , 14/05/2024

<p>Javier Milei posa junto al politólogo de extrema derecha Agustín Laje durante un encuentro en 2019. /<strong> Redes sociales</strong></p>

Javier Milei posa junto al politólogo de extrema derecha Agustín Laje durante un encuentro en 2019. / Redes sociales

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Javier Milei llega a Madrid esta semana para comparecer en el evento Viva 24, el lanzamiento de la campaña de Vox para las elecciones europeas. Aunque cruzar el Atlántico en el avión presidencial tenía otro objetivo, tal vez más importante para el presidente argentino: promocionar la edición española de su libro, pomposamente titulado El camino del libertario.

Santiago Abascal, Hermann Tertsch y otros ideólogos de la llamada Iberosfera –esa comunidad imaginada de la nueva derecha extrema hispana– darán la bienvenida al presidente/celebridad, junto a empresarios españoles del entorno de José María Aznar, interesados en rentabilizar la apertura libertaria de la economía argentina a lucrativas inversiones en áreas como la minería de oro y el litio, el gas de Vaca Muerta o las energías renovables potencialmente extraíbles de los monetizables vientos de la Patagonia. 

Pero lo que no habrá es bienvenida de la editorial Planeta, que acaba de retirar el libro de Milei, tras darse cuenta de que la reseña biográfica en la carátula maquillaba el curriculum del presidente de Argentina. Milei aparecía en el libro como licenciado por la prestigiosa Universidad de Buenos Aires y doctorado por la Universidad de California, cuando, en realidad, se formó en la Universidad de Belgrano y la Universidad CEMA en Buenos Aires, y no tiene doctorado alguno. Ambos son buenos centros de enseñanza superior pero –por difícil que esto resulte de entender a los conservadores madrileños– no tan buenos como la pública UBA (que Milei pretende atacar con su motosierra) ni mucho menos como la Universidad de California, que incluye Berkeley, San Diego y UCLA. Pocos lo dirían escuchando sus discursos plagados de rebuscadas referencias a Hayek o Gary Becker, aunque el público sea un grupo de ganaderos de la Pampa, pero Milei no está licenciado ni doctorado en Ciencias Económicas. Se licenció en Matemáticas. Tras cometer el error, Planeta y su filial Deusto han retirado el libro de las librerías, de modo que Milei no podrá presentarlo en Madrid. 

Planeta se disculpó así: “La biografía del presidente Javier Milei que figura en la edición española de su libro El camino del libertario, publicado a través del sello editorial Ediciones Deusto, contiene datos erróneos. Pedimos sinceras disculpas por el fallo. Y procederemos al retiro de las librerías españolas de dicha edición para reemplazarla por una nueva, con los datos correctos”.

Al emprender el vuelo de once horas desde Buenos Aires, Milei tal vez contaba con que la presentación de su libro en Madrid tendría el mismo impacto que la de la edición argentina en Buenos Aires, en 2022, en pleno ascenso meteórico del histriónico libertario/autoritario. Entonces, grupos de jóvenes de clase media se echaron a llorar en escenas de histeria colectiva al ver a su ídolo. El grupo de autores neoconservadores que participaron en la feria del libro, entonces liderados por Milei, eran como “los Sex Pistols”. “Eran todo pibitos llorando, una locura”, dijo un empleado de Planeta en Buenos Aires, citado por Ezequiel Saferstein en el capítulo que firma en el interesante libro Está entre nosotros, de Pablo Semán, recién publicado también en España. Saferstein destaca la complicidad de algunas editoriales en el auge de Milei y de la extrema derecha. Quizá el grupo Planeta se ha dado ya cuenta del peligro de tratar a la nueva derecha de la posverdad como si fuera algo más fiable.

Milei tal vez contaba con que la presentación de su libro en Madrid tendría el mismo impacto que la de la edición argentina en Buenos Aires, en 2022

Seguramente, Milei intentará hacer de tripas corazón y aprovechará el momento para tachar a Planeta de integrantes de la odiada casta infiltrada por el marxismo cultural, aunque lo cierto es que Deusto ha publicado a muchos de sus héroes, desde Milton Friedman a Ayn Rand. 

Pero la falsa reseña biográfica lo ha estropeado todo. “Tienes que tener en cuenta que para los economistas, incluso para los más ortodoxos, Milei no tiene importancia”, me dijo el economista Fabián Amico durante una entrevista en el centro de Buenos Aires, en abril. “No tiene experiencia en ninguna institución pública ni privada. No tiene publicaciones relevantes; nadie le cita en sus estudios, ni su hermana lo cita. Hay economistas argentinos que tienen prestigio en América Latina. Por ejemplo, a Robert Frank se le cita muchísimo. Pero nadie cita a Milei”.

No es la primera vez que Milei o sus editores son pillados in fraganti inventando cosas

No es la primera vez que Milei o sus editores son pillados in fraganti inventando cosas. En varios libros que se convirtieron en éxitos de ventas en Argentina Milei cometió plagio. En uno de ellos, publicó textos sin reconocer la fuente de algunos estudios publicados por Gita Gopinath, la asesora principal económica del FMI. 

En otro, al escribir su bestseller Pandenomics plagió investigaciones del físico español Antonio Guirao Pierna, de la Universidad de Murcia, y del físico mexicano Salvador Galindo Uribarri. El presidente ha plagiado incluso a sus ídolos Murray Rothbard (nombre de uno de sus mastines clonados), Friedrich Hayek y Ludwig Von Mises.

A los intelectuales cercanos a Milei en Buenos Aires parece no preocuparles el escaso peso académico del presidente. Son jóvenes filósofos ultraconservadores, como Agustín Laje, autor del libro Batalla cultural, formado en la Universidad de Defensa en Washington –una buena escuela para aprender de batallas, tal vez, pero no de estudios culturales– y en la Universidad de Navarra, feudo del Opus Dei en España. Nicolas Márquez, cuya formación tuvo lugar en el centro William J. Perry Center for Hemispheric Defense Studies, también en Washington. O Álvaro Zicarelli, autor de Cómo derrotar al progresismo, cuya formación universitaria no he podido averiguar. Él mismo se define como “agent provocateur y elonista”, en referencia a Elon Musk.

Todos los libros de estos intelectuales de la derecha liberal/libertaria/apologista de la dictadura militar han tenido éxito en Argentina, aunque, al igual que los de Milei, no los verán citados en publicaciones peer-reviewed, a no ser que se trate de un análisis histórico del charlatanismo en la política populista latinoamericana.

Tal vez por eso, para ellos se hace necesario acusar a las universidades más importantes del mundo de estar infiltradas por el llamado marxismo cultural. Para Laje, los valores de la izquierda se han ido apoderando de la industria del cine, los museos, las galerías de arte contemporáneo, las bibliotecas, las universidades, los colegios, todas las instituciones culturales y de la enseñanza. ¡Hay que frenar el avance! O eso le dirían, supongo, sus profesores militares en la Universidad de Defensa en Washington. 

“La batalla cultural es una confrontación activa, consciente, deliberada“, afirmó Laje durante la Feria del Libro, celebrada recientemente en Buenos Aires, donde presentó la nueva hagiografía sobre Milei, coescrita con el homófobo Márquez, tejedor de teorías de la conspiración, titulada Milei, la revolución que vieron venir. Y “el triunfo electoral de Javier Milei es inseparable de estos esfuerzos”, añadió. 

El presidente tenía previsto presentar su nuevo libro en la misma Feria de Buenos Aires pero, ante la negativa de los organizadores a regalar 500 entradas a sus discípulos de la Libertad Avanza, cambió de idea

Milei tratará de olvidar el desaire de Planeta en España el próximo 22 de mayo en el estadio Luna Park de Buenos Aires, donde presentará su nuevo libro, Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica, un ataque frontal no solo contra el socialismo sino contra el neoclasicismo económico. ¿Por qué meterse con los neoclásicos si ellos tienen el mismo objetivo de vender el Estado a los amigos de José María Aznar y Mauricio Macri, y empobrecer a la mitad de la población? La única explicación: Milei está empeñado en demostrar que es el más listo de la clase aunque el profe y la mayor parte de los alumnos sepan que no es verdad.

El presidente tenía previsto presentar su nuevo libro en la misma Feria de Buenos Aires pero, ante la negativa de los organizadores a regalar 500 entradas a sus discípulos de la Libertad Avanza, cambió de idea. En todo caso, boicotear la famosa Feria resultó un golpe de efecto para justificar la retirada de financiación pública a este importante evento, por primera vez en la historia.

Por eso, no sería extraño que Milei reaccionara también con alguna arenga histérica contra Planeta. A fin de cuentas, si quieres desviar la atención de los agujeros en tu currículum, nada más fácil que echar la culpa a un sesgo progresista en toda la industria cultural occidental. Es lo que hace Laje en un video que circula por Youtube y que repasa, en solo cuatro minutos, las teorías de hegemonía de Gramsci y la Escuela de Frankfurt. La izquierda “ya no pretende expropiar los medios de producción sino la cosmovisión del hombre”. Así denuncia un supuesto proceso de adoctrinamiento insidioso contra los valores tradicionales de la familia heterosexual y la Iglesia Católica.

Que la banda sonora del video sea de Radiohead puede resultar una sorpresa. Pero no debería serlo. El movimiento mileísta quiere ser percibido como una subcultura de rebelión juvenil –Milei con sus patillas de roquero y abrigos de cuero negro es el roquero inconoclasta–, aunque se pretenda dar la “batalla cultural” en nombre del “orden socialcristiano, con la familia como pilar fundamental”. (Respecto a Radiohead, he intentado alertar a Thom Yorke, pero no ha contestado).

El movimiento mileísta quiere ser percibido como una subcultura de rebelión juvenil

El rechazo a la modernidad del mileísmo se confirmó de forma surrealista en la entrevista que el periodista conservador estadounidense Tucker Carlson hizo a Milei antes de las elecciones: “¿Por qué será que a la izquierda le gusta tanto el hormigón?”, pregunta Carlson, tras hacer un tour de los “preciosos edificios” de la belle époque de Buenos Aires frente a los “feos” de la segunda mitad del siglo XX. “Tiene que ver con los valores de la izquierda (…) envidia, odio, resentimiento”, responde Milei.

Tal vez por eso Milei ha anunciado recortes draconianos en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno –sita en un emblemático edificio moderno del arquitecto Clorindo Testa y construida en comunista hormigón–, una institución histórica, fundada en 1810. El gobierno ha anunciado cientos de despidos y la congelación del presupuesto.

Atacar a una institución dirigida en tiempos pasados por un icono conservador como Jorge Luis Borges parece un paso arriesgado, incluso para Milei. Pero la biblioteca ya tiene centros de documentación dedicados a los pueblos originarios, la cultura afro y los derechos humanos que delatan su contaminación ideológica. Tal vez incluso Borges es un producto del marxismo cultural para los pensadores de Milei. “Antes, los recortes neoliberales en Argentina fueron diseñados con criterios técnicos. Ahora hay una ideología detrás”, dijo el sociólogo Ezequiel Ipa mientras conversábamos en el café de Los Angelitos, en Buenos Aires. Fundada a finales del siglo XIX, con una historia de payadas afroargentinas, tertulianos socialistas y tangos de bohemia, la cafetería tiene obvias influencias del marxismo cultural.

Javier Milei llega a Madrid esta semana para comparecer en el evento Viva 24, el lanzamiento de la campaña de Vox para las elecciones europeas. Aunque cruzar el Atlántico en el avión presidencial tenía otro objetivo, tal vez más importante para el presidente argentino: promocionar la edición española de su libro,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. gerardo

    En Argentina existe una expresión absolutamente gráfica para definir aquellas situaciones en las que la dificultad es mínima o casi inexistente: se la dejaron picando adelante del arco. Milei solo tenía que empujarla. Catorce años de kirchnerismo hegemónico y cuatro años de macrismo neoliberal de manual anticipaban la llegada de alguien que, como Milei, aprovechase el latrocinio, la corrupción y la impunidad de ambos períodos previos para lanzar una candidatura incluso incalificable como la del libertario aberrante que hoy ocupa la Casa Rosada en Buenos Aires. Si recurrimos a una frase harto repetida cuya paternidad corresponde a García Márquez podríamos decir que se trataba de la crónica de un desastre anunciado. Argentina es hoy un estado fallido y a cuya degradación política, económica, social y moral ha contribuido con denodado afán la clase política de aquel hermoso país del sur del sur. Que cada palo aguante su vela.

    Hace 2 meses 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí