1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reflexión

¿De qué sirve sufrir por Palestina?

El malestar genera un posicionamiento preocupado y horrorizado, una tensión entre el mundo que queremos y el que tenemos. Es un acto político consciente tanto de su insuficiencia como de su necesidad

Javier Erro 15/05/2024

<p>Manifestantes a favor de Palestina en la Universidad George Washington (EEUU), en mayo de 2024. / <strong>Diane Krauthamer</strong></p>

Manifestantes a favor de Palestina en la Universidad George Washington (EEUU), en mayo de 2024. / Diane Krauthamer

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Seguir de cerca la masacre en Palestina, como la que pueda estar sucediendo en tantos otros lugares, es una experiencia difícil por muchos motivos; uno de ellos es que nos sitúa ante una contradicción. Por una parte, absorbemos una infinidad de imágenes repletas de dolor, sangre y sufrimiento, no podemos entender el nivel de sadismo, algo se rompe dentro y aparece un malestar profundo. Pero por otra parte, mucha de la gente movida por ese malestar nos encontramos con que los actos que podemos realizar son muy limitados: acudir a las manifestaciones, dejar de comprar productos de empresas israelíes en el supermercado o poner dinero para que llegue ayuda humanitaria nos deja con una sensación de insuficiencia. La magnitud de la masacre es tan grande y nuestros actos tan pequeños, que no llegan a hacernos sentir partícipes, ni que estemos a la altura de las circunstancias.

En épocas anteriores habríamos dejado pasar este malestar, sin darle demasiadas vueltas. Sin embargo, estamos en un momento histórico protagonizado, por una parte, por la visibilidad de todo lo relacionado con el sufrimiento psíquico y emocional, y por otra, por cambios en las formas de participación social y política. En el punto en el que ambas líneas se cruzan es necesaria una reflexión. De entre las muchas preguntas que pueden articular este debate, me gustaría centrarme en unas pocas: ¿qué pasa con ese malestar cuando ya no podemos hacer nada más de lo que ya hacemos?, ¿es suficiente sentirse mal?, ¿el hecho de que yo sufra tiene consecuencias sobre la realidad?, ¿es relevante para las cuestiones sociales y políticas, incluidas las de gran envergadura? Al contestar, hay que evitar las habituales respuestas dicotómicas del tipo “no, tu sufrimiento no es relevante para cambiar las cosas” o “sí, tu sufrimiento es suficiente y no tienes que hacer nada más”. Por supuesto, estoy excluyendo deliberadamente una tercera opción: “No deberías sentirte mal porque no va contigo y no puedes hacer nada”. No la planteo porque justamente este texto va dirigido a las personas que rechazan una posición indiferente. Creo que son necesarias respuestas matizadas y extensas, y que merecen un debate amplio y sosegado. No obstante, aquí me limitaré a dar mi punto de vista con brevedad.

La cuestión central es decidir qué es relevante para un proceso social, qué es decisivo, qué es participar. Y sus contrapartidas: qué no es relevante, qué no es decisivo y qué no es participar. Hay actuaciones sobre las que podríamos responder de manera clara, como por ejemplo organizar manifestaciones, denunciar públicamente, recaudar dinero para algún proyecto o formar parte de algún colectivo. Sin embargo, hay otras que se sitúan en una zona gris: opinar en una comida familiar, reflexionar en soledad, escribir un poema que solo leerán mis amistades, compartir en redes sociales con pocos seguidores, etc. Se trata de acciones cuya relevancia no queda clara a primera vista y padecer se sitúa entre ellas. Nadie podría afirmar de manera rotunda que sufrir no es participar de ninguna manera, porque eso implicaría asumir como cierta la afirmación de que es indiferente para los procesos sociales y políticos que la gente sufra o no sufra, y claramente no lo es. No obstante, tampoco podríamos afirmar que sentirse mal es participar de manera activa y que el hecho de padecer es equivalente a intervenir.

Desde mi punto de vista, entre otras cosas, sufrir por cuestiones políticas, éticas y sociales implica posicionarse. Cuando pensamos en tomar partido, pensamos en que lo hacemos de dos maneras: con nuestros actos o con nuestras palabras, y es completamente cierto, pero también lo hacemos con nuestro malestar. De hecho, podemos comparar estas tres maneras entre sí. Si oponemos el posicionamiento producido por el sufrimiento al producido por los actos concretos, es evidente que ganan estos últimos. Si no me lleva a ninguna acción consecuente, el mero sufrir por una injusticia no disminuye las probabilidades de que siga sucediendo, no implica un cambio fáctico, como sí podría hacerlo ciertas acciones, por ejemplo, presionar a mi gobierno para que tome cartas en el asunto, sumarme a las acampadas para que las instituciones universitarias corten lazos con empresas israelíes o contribuir a que llegue ayuda humanitaria. Por otra parte, si comparamos el posicionamiento del malestar al que es meramente de palabra, aquí gana el primero. Cuando emitimos discursos que no vienen respaldados por un cierto nivel de padecimiento, estos pueden parecer fruto del cálculo y el interés estratégico. El malestar a solas no tiene por qué ser más efectivo, pero nos involucra de una manera más real.

Lo ideal es que los tres componentes –actos, discursos y malestar– estén presentes para que haya un posicionamiento completo, pero en muchas ocasiones, la parte de los actos no puede darse, o ya no dan más de sí, mientras que las palabras ya se han dicho muchas veces y la veracidad de los argumentos no está implicando una disminución de la injusticia. Evidentemente, siempre podemos hacer o decir algo, sin embargo, vamos a exagerar y suponer que no, que solo nos queda padecer. 

Pasarlo mal es una postura intermedia, que va más allá de las palabras, pero que no ha podido materializarse en actos

En este tipo de circunstancias, pasarlo mal es una postura intermedia, que va más allá de las palabras, pero que no ha podido materializarse en actos. El malestar juega muchos papeles en estas situaciones además del posicionamiento, pero, incluso cuando “solo” consiste en un posicionamiento, ese “solo” es ya muy grande. Dejarse afectar implica cierto nivel de implicación en los problemas, sufrir es participar sin hacer. ¿Es esto posible? Creo que sí. El malestar nos pone en conflicto con lo que está sucediendo de una manera más vívida que las palabras. Permite que los acontecimientos políticos –especialmente los más terribles, como es el caso de las masacres en Palestina o en otros lugares– hagan saltar nuestros resortes afectivos, pongan nuestra vida en crisis y, aunque sea por unos momentos, nos hagan dudar de nuestra posición en el mundo. Se trata de un mínimo: “como mínimo” deberíamos sentirnos mal, menos es nada. 

Por otra parte, es la condición de posibilidad de actos concretos: si no nos sintiéramos mal, no habría habido ningún cambio social en ningún momento de la historia, nadie habría visto la necesidad, y cuando estos cambios no son posibles, padecer mantiene activo el deseo de iniciarlos en un momento más propicio. El malestar nos une a las filas de sufrientes que, si llegan a ser bastantes, pueden llegar a dar un vuelco a la situación. Un mundo en el que no fuésemos capaces de pasarlo mal debido a las injusticias sería un mundo insoportable. De alguna manera, sufrir es alejar este mundo.

Una función no menos importante de este tipo de malestar es evitar que las personas que sufren una injusticia queden expulsadas de la humanidad, por cuanto hay un conjunto de otros seres humanos que siguen sufriendo por ellas, y con ello reconociendo su derecho a la justicia, a ser vistas, a recibir solidaridad efectiva y a tener una vida digna. Hay que desdoblar la idea: no solo me siento mal porque se está produciendo un atentado contra la dignidad de cientos de miles, sino que si no me sintiese mal, es como si la dignidad de esos cientos de miles no importara. Es lo que quieren los que perpetran injusticias, que se quede ahí, que no rompa el cerco, que no nos sintamos mal por ello. La humanidad utiliza el malestar para moverse, sentirse mal por una cosa o por otra es una decisión que tiene una dimensión política y ética, en tanto contribuye –aunque sea en una medida minúscula– a decidir la dirección de dicho movimiento. 

Una función no menos importante de este tipo de malestar es evitar que las personas que sufren una injusticia queden expulsadas de la humanidad

Con todo esto no quiero decir que con sentirnos mal ya podemos tranquilizarnos, ni que el mundo cambia solo porque lo padecemos, ni que el principal problema de la masacre en Palestina es que hace sufrir a quienes habitamos países lejanos al conflicto. No es este un llamado a la inacción, ni mucho menos; las protestas, acampadas, charlas y ayuda humanitaria deben continuar, y si es posible, intensificarse. No hay que perder de vista que el mundo se cambia con acciones concretas, generalmente colectivas y hay poco más que decir al respecto. No obstante, en ocasiones este cambio es muy lento, o no llega, o las acciones colectivas no son suficientes, o no se dan las condiciones históricas. En estas situaciones no podemos eludir el malestar. Aunque suene extraño decirlo así, hay que seguir sufriendo… no como una penitencia, ni como una culpa paralizante, ni como un obsesivo consumo de imágenes sangrientas, sino como un posicionamiento preocupado y horrorizado, como una tensión entre el mundo que queremos y el que tenemos, como un acto político consciente tanto de su insuficiencia como de su necesidad. 

--------------

Javier Erro (Valencia, 1988), es un psicólogo interesado en el activismo en salud mental y en reflexionar sobre el malestar más allá de lo profesional. Ha publicado Saldremos de esta. Guía de salud mental para el entorno de la persona en crisis (BS Hermanos Quero, 2016) y Pájaros en la cabeza. Activismo en salud mental desde España y Chile (Virus Editorial, 2021), así como diferentes reflexiones en webs como primeravocal.org o madinspain.org

Seguir de cerca la masacre en Palestina, como la que pueda estar sucediendo en tantos otros lugares, es una experiencia difícil por muchos motivos; uno de ellos es que nos sitúa ante una contradicción. Por una parte, absorbemos una infinidad de imágenes repletas de dolor, sangre y sufrimiento, no podemos entender...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Erro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    Actuar de buena voluntad en un conflicto álgido es siempre loable; si bien es raro que una acción que genere un cierto impacto en el mismo se libre de participar de un modo u otro de esa violencia física o verbal que a muchos nos resulta incómoda, por decir lo menos. Podríamos acusarnos a nosotros mismos de cobardes o de frívolos - rechazo lo de equidistantes - y "sublimar" nuestra frustración de mil maneras, las más seguro que negativas; pero creo que una vía alternativa para canalizar ese malestar es actuando en otras áreas que puedan generar un impacto positivo en el mundo. Por ejemplo participar en un huerto social, acompañar unas horas a un anciano en una residencia, atender el teléfono de la esperanza, colaborar con un banco de alimentos.. o simplemente saludar a tus vecinos mayores y preguntarles si necesitan algo. Creo que muchas veces olvidamos que la causa de un mundo mejor no la nutren solo las grandes causas, sino también las pequeñas, y que además de los grandes héroes, aguerridos y decididos, los pequeños héroes, ni tan aguerridos, ni tan decididos también podemos aportar nuestro granito de arena. Y seguro que también nos ayuda a sentirnos mejor!

    Hace 2 meses 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí