1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un avance colectivo

Una factualidad con valor cultural y político

A propósito de la reciente biografía sobre Josep Pla

Miquel Porta 21/05/2024

<p>Josep Pla delante del Mas de Llofriu. / <strong>Fotografía cedida</strong></p>

Josep Pla delante del Mas de Llofriu. / Fotografía cedida

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

factual. adj. fáctico (perteneciente a los hechos).

Real Academia Española, Diccionario de la lengua española 

«Ante tantas pistas, ciertas o falsas, que Pla esparce sobre sí mismo,

solo queda volver a la documentación desnuda. 

Datos, fechas, manuscritos, cartas...

Esta factualidad tiene también un valor moral».

Xavier Pla, Un cor furtiu, pág. 55

Durante muchos años, el profesor Xavier Pla (sin relación familiar con su biografiado), ha estado investigando, seleccionando materiales inéditos y escribiendo Un cor furtiu (Un corazón furtivo), extenso libro sobre el escritor y periodista Josep Pla (1897-1981), cuya reciente publicación está teniendo un impacto considerable en Cataluña. La obra tiene un alto interés para el conjunto de los lectores que el escritor ampurdanés ha tenido siempre en toda España, así como también para los amantes de nuestra historia literaria y política desde principios del siglo XX hasta hoy. Especialmente la historia que concierne a la adhesión y colaboración con el franquismo de la burguesía de Cataluña y otras partes de España.

*     *     *
Ocurre a veces, y estos meses también, que un hecho democráticamente relevante, moralmente valioso y culturalmente innovador es o muy comentado o nada: a menudo, hablar de ello en público primero da grima. Hasta que se supera. Ocurre en España y en otros lugares del mundo: no hace falta que lancemos piedras de papel al tejado. Avancemos.

Lo estamos viendo con una de las principales virtudes del extraordinario y agradabilísimo libro de Xavier Pla sobre Josep Pla, Un corazón furtivo: el biógrafo lleva el timón del libro con una serenidad, discreción y ecuanimidad que parecen naturales, pero que están muy trabajadas intelectual y técnicamente en sus propósitos, formas y contenidos. Así, Xavier Pla surca la agreste psicología, los altibajos emocionales y las inclementes manifestaciones políticas de Josep Pla (JP). Incluyendo las reacciones políticas agrias, injustas o flagrantemente reaccionarias, como durante el advenimiento de la República, en la Guerra Civil o cuando se empeña en loar al dictador portugués Oliveira Salazar durante los años 1970, tiempos de modestas, duras luchas antifranquistas, mientras el propio semanario Destino, en el que JP escribe, y otras organizaciones de pasado franquista intentan ampliar los espacios cívicos democráticos. El biógrafo es también sobrio y factual al explicar conductas nada ejemplares del protagonista, íntimas o públicas. Como cuando trata información poco o nada conocida sobre las mujeres de JP: notablemente, las parejas, amantes y otras conocidas, saludadas o pagadas. Sí, “esa factualidad tiene un valor moral”. Y político.

Creo que Xavier Pla nunca dice “conductas nada ejemplares”, como has leído tres líneas más arriba. Hace bien. Ser sobrio en las valoraciones es bueno en sí mismo; y más en tiempos frenéticos. Los nuestros, ahora. También es bueno si escribes sobre 1936, cuando Pla teme con razón ser asesinado y se esconde en parajes otrora idílicos del Ampurdán. Lo encuentro preferible estética y políticamente. Los tonos y los contenidos reflejan uno de los avances del libro: ¿un mejor equilibrio entre los hechos que nos descubre y los juicios del biógrafo? Parece sencillo, parece. Y además, esta manera de construir una biografía es buena para la obra. Más porosa, rica, sugerente, inaprehensible. Hace posible que Xavier Pla te lleve a comer un rodaballo o a tomar el sol con Adi, Aurora, Consuelo o Lilian (cada una a su momento, no nos pasemos). Permite que las conozcas como nunca las habíamos conocido. Y hace posible embarcarte en un bote con Pla y el Hermós –el amigo pescador, analfabeto, culto y sabio– costeando los acantilados de Agua Xelida o Tamariu, a comer erizos de mar, “con un ojo en la vela y el otro en la conversación...”. Brillante y delicioso. Como lo que nos cuenta Pla mismo en sus artículos y libros.

Y mira que Pla exige adjetivos: su personalidad, conductas, poses, juegos, esencia. Su literatura, paisaje y política, por supuesto. Imprescindibles adjetivos para hablar de su vida y obra. ¿Quiere ello decir que Xavier Pla no juzga a JP? Ya lo creo que lo juzga. Con justeza, ponderación. Una de las virtudes de la obra, como digo. ¿Una relativa novedad en el país? Sugiero que sí es una novedad: ‘elemental’, si se quiere, cultural y política. Un planteamiento historiográfico, literario, político y moral que en España –Cataluña incluida, obviamente– ha sido tradicionalmente raro, raro. Entre los personajes conflictivos, los tiempos conflictivos, la pereza de investigar qué pasó y los sesgos o los egos de los biógrafos... raro, raro. La ecuánime valoración de la gente y los hechos. Podemos pensar si es una novedad relevante a día de hoy: entre el griterío tan desvergonzado como vergonzante del afanoso búnker franquista.

Y aquí hay una área de trabajo interesante para los expertos: analizar cómo Xavier Pla lo hace, qué hace él diferente a lo que hasta ahora se había hecho con JP. Y con otros biografiados. Qué hace –discretamente– una biografía que no esconde la personalidad desgarrada, las actitudes vergonzosas. Que elige mostrarnos lo que de verdad importa. Como localiza fragmentos del navío tantos años hundido y los traslada al astillero: las vidas y los tiempos de un hombre misántropo, frenético y simpático, Josep Pla Casadevall.

Con el trasfondo de los adjetivos que JP empleaba, ahora podemos escuchar y contrastar las abundantes novedades que Xavier cuenta del biografiado: “El dandi cosmopolita que habría querido ser... cultiva voluntariamente una cierta estética de la negligencia... indolencia, indiferencia o ambigüedad... Pla muestra una insatisfacción profunda, íntima... una personalidad escindida, desintegrada, borrosa... el pudor es extremo... cuanto más impúdico puede parecer, más pudor, reserva y turbación muestra... vive apasionadamente muchas vidas, contradictorias, es querido y ama intensamente con un gran corazón, que esconde furtivamente... todo en él es excesivo… un hombre permanentemente insatisfecho... la angustia existencial... capaz de venderse el alma al diablo para vencer su insatisfacción, que solo cura escribir. Durante su juventud, Pla vive la vida con una pasión casi libertina. Pero, en realidad, la pasión que lo devora por dentro, que lo consume hasta el ahogo, es la literatura. La secreta, diabólica y sanguinaria ilusión o manía de escribir a la que lo sacrifico todo.”

Páginas brillantes que conmueven y abruman, tan densas como ingrávidas. Las de Venderse el alma al diablo, por ejemplo. Las de La confesión de Diógenes. Brillantes y verdaderas.

Y las de Adi Enberg... Adi, Adi ¿realmente tiraste las cartas de Josep? No nos lo podemos creer. ¿Qué te decía? Y sobre todo, sobre todo, ¿cómo te lo decía, Adi?

Páginas en blanco, quizá para siempre.

 Tenemos un libro sin adulaciones, ni mezquindades, ni paja. Atento a los hechos, honorables y no

Tenemos pues un libro sin adulaciones, ni mezquindades, ni paja. Atento a los hechos, honorables y no, a los ambientes, descritos con tonalidades planianas. Que ha hecho la tenaz búsqueda necesaria para descubrirlos. Abriendo caminos: preguntas sobre Pla y el país. Si continúa la investigación, habrá más libros valiosos. Este parecería anglosajón si no fuese tan mediterráneo. Tiene los mejores rasgos de ambas culturas, creo. Fijémonos: en España también hacemos biografías buenas. ¿Aunque quizá todavía nos cuesta valorarlo públicamente? Lo que está en juego culturalmente y políticamente es obvio. Por supuesto que en 2024 –y siempre– la ecuanimidad es política.

Un libro no surge del vacío

Seguro que la obra ha supuesto mucho trabajo bueno, sobre todo al autor y a su equipo, como también a los editores. Trabajo intenso de nivel académico alto, me parece. El cual, cuando haya traducciones, será alabado tranquilamente en las culturas con esta tradición de investigación biográfica de gran alcance, profesional, diferente de las (también bastante loables) incursiones amateurs. Elogios razonados que el libro también está recibiendo en nuestra cultura: porque esta se va asemejando a aquellas. Avanzando en la capacidad de tratar con normalidad (sin comillas) a los grandes personajes (los homenots de JP) más difíciles, contradictorios… planianos. Avanzando: con menos comedias, censuras, subterfugios, mentiras... En todo ello hay normalización democrática y cultural.

Por tanto, como la faena ha sido considerable y productiva, el libro ha necesitado el apoyo material e inmaterial –ideológico, moral– de la editorial (Destino - Planeta) y de varias instituciones de la Generalitat de Cataluña (de momento no constan otros apoyos gubernamentales), así como de la Universidad de Girona y de la propia Fundación Josep Pla (¿ha sido delicado, sencillo o ambas cosas?). No es poco: son apoyos de fuerzas dispares. Hoy aquí van siendo normales. En las deficientes, decepcionantes, desasosegadas democracias ‘normales’. Progresos.

Por favor, hagamos un poco de memoria. Ya sabemos que cuesta. ¿No os parece que hace pocos años era más difícil –a menudo, imposible– que esas empresas e instituciones ayudaran a conocer con tranquilidad los afanes, contradicciones, maldades y traiciones de personas públicas como JP? ¡Él pertenece a y refleja sectores sociales muy influyentes...! Nada proclives a revelar colaboraciones con el régimen de Franco o dinero en Suiza o machismo con las mujeres. La tacañería, el egoísmo, el alcoholismo, el contrabando, la sordidez... Recorred el índice de nombres del libro. Nada banal. Espectacular.

Un corazón furtivo y la consecuente conversación social que a propósito de él tendremos estos años va de un auténtico homenot –si queréis, sí, un prohombre de la patria española–, un notable referente cultural europeo. Va de Cataluña, España y Europa en tiempos convulsos. Nada sencillo. Delicado como un obús sin estallar. Xavier Pla ha tenido acceso, ponderado y seleccionado mucho material inédito, a menudo procedente de fuentes privadas. Cartas y cuartillas manuscritas que muestran a JP con una crudeza nada cruel.

El libro, pues, no es en absoluto trivial, ni es flor editorial que brota por la exclusiva voluntad de autor y editor. Es un efecto también de más causas subyacentes potentes: personas y organizaciones eficaces en la promoción de una cultura mejor, de una sociedad más culta. Menos crispada y manipulada, más reflexiva y atenta a las verdades.

Todo esto es inevitablemente imperfecto y lleno de contradicciones, por supuesto. Planianas contradicciones. No es menester que subrayemos las partidas políticamente antagónicas que juegan en todo momento ciertos grupos editoriales y mediáticos. Bastantes de ellos, cada uno, diversas partidas antagónicas simultáneas. En todo caso, la relevancia de los procesos que han generado el libro es más honda que la de un mero tema libresco. Bienvenidas las comparaciones con las causas de otros libros (biografías, ensayos) semejantemente abiertos, libres, serenos. Bienvenidas las comparaciones con otras biografías. Entonces, a continuación, podremos hablar también de los documentales que vemos en las pantallas. Avanzando.

De modo que sí: propongo que en la sociedad catalana y española que ha hecho posible este libro hay más madera democrática que cuando –entre grandes polémicas– Pla no recibió el Premio de Honor de las Letras Catalanas, hace unos 50 años, hacia 1974-1975. No digo que el libro demuestre lo que acabo de decir, sólo propongo que lo refleja. Es una hipótesis, la podemos refutar o confirmar racionalmente y cívicamente.

Teniendo en cuenta las bases del Premio, no se lo dieron con razón: por colaboracionista. Bases aparte, atendiendo sólo a la valía de su trabajo, se le negó sin razón. Temazo. La memoria democrática también valora individuos, no sólo organizaciones y clases sociales, empresas, instituciones. ¿Y obras de arte? Puede que estemos progresando en análisis que ya no creen que el valor de la obra sea una función determinada por el valor humano y político del autor. El planteamiento de Xavier Pla permite ver estos temas –antaño envenenados, dogmáticos, pueblerinos– con una encomiable lucidez y serenidad. Envenenados antaño y hoy. Los venenos antidemocráticos que también hoy promueven la injusticia y la estupidez en los espacios destinados a la equidad y el conocimiento.

El planteamiento de Xavier Pla permite ver estos temas –antaño envenenados, dogmáticos, pueblerinos– con una encomiable lucidez y serenidad

Y además me parece clarísimo: actualmente tenemos mucho menos miedo que en los tiempos de Pla. Hoy hablamos de cuestiones muy delicadas con más libertad, sentido crítico y conocimiento de los hechos. Naturalmente que “sólo faltaría” que no lo hiciésemos: entonces el régimen de Franco estaba vivo. El requisito de “honor” democrático del Premio tenía razones y un cierto sentido. ¿Coyuntural, táctico, ejemplificador? Claro que el mismo régimen amputaba la maduración democrática de la sociedad. De manera que, siguiendo la santa Tradición, supongo que algunos despreciarán de nuevo el avance que representa el libro. Dirán que “sólo faltaría” que no hubiéramos avanzado.

Sin embargo: el hecho es que no se han publicado muchos otros libros como el de Xavier Pla, en los cerca de 50 años transcurridos desde la muerte del Caudillo. Cincuenta. Muchos años. No son tantos –los libros– como convenía. Quizás nos está costando más de lo que quisiéramos. Avanzar. Sí, propongo que conviene valorar el progreso que representa este libro. ¿Un avance colectivo, de país? Sí, ya lo creo. Porque, subrayo, el libro no lo ha hecho Xavier Pla solo, lo hemos hecho instituciones, industrias, escuelas, libreros, lectores, universidades, una buena parte del capital social del país.

Hoy podemos conocer y valorar a JP, su personalidad, sus conductas privadas y públicas, generosas y miserables, seductoras, persuasivas, divertidísimas… su escepticismo y desgarros, agonías, insatisfacciones, ironía, amor por la vida… su obra inmensa y su contexto histórico, con una mirada crítica más tranquila y justa, inteligente y constructiva. Lúdica, impostada, maliciosa. Ah, intentemos que el tercer adjetivo planiano no sea ladino, mentiroso, hipnótico...

Finalmente, quizá ni hace falta ni conviene que dediquemos muchos minutos a contrastar lo que hemos logrado –cultivando y disfrutando de este y otros productos culturales parecidos– con los esfuerzos por blanquear la dictadura franquista. Podemos seguir reclamando una derecha liberal de verdad, demócrata, tolerante, respetuosa con la división de poderes. Sobre todo, podemos seguir aprendiendo a encontrar los vientos y las corrientes de fondo que nos ayudan a navegar el bote hacia aguas con pesca más rica para todos.

Un bote de buena madera. El libro. Cataluña, España. Y también Josep Pla.

______________

Miquel Porta Serra es médico, investigador del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y catedrático de salud pública en la Universidad Autónoma de Barcelona. Autor de Epidemiología cercana (ed. Triacastela). Este artículo es la versión completa del que, resumido, publicó El Periódico el 12 de abril.

factual. adj. fáctico (perteneciente a los hechos).

Real Academia Española, Diccionario de la lengua española 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí