1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jorge Riechmann / Filósofo y ecologista

“Si logramos evitar el genocidio de miles de millones de seres humanos, me daría por contento”

Gorka Castillo 1/08/2023

<p>Jorge Riechmann con su nuevo libro durante la entrevista. / <strong>G.C.</strong></p>

Jorge Riechmann con su nuevo libro durante la entrevista. / G.C.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Filósofo, poeta, ecologista, traductor y una de las voces más respetadas en el ámbito del ecosocialismo, Jorge Riechmann (Madrid, 1962) acaba de publicar su último libro, Bailar encadenados. Pequeña filosofía de la libertad (Ed. Icaria), un ensayo donde vuelve a meterle el dedo en el ojo al poder con un lúcido análisis sobre el valor más quemado por el neoliberalismo impaciente. “Libertad no incluye el derecho a dañar”, sentencia. Abrumado por la crisis ecosocial en la que está envuelta la humanidad, Riechmann examina las facetas que configuran la falsa realidad que crean las tecnologías digitales, prestando especial atención a la enorme influencia que ejercen en la aceleración que está viviendo el capitalismo en un contexto de limitaciones extremas. Y como patriota de la biodiversidad concluye con una agridulce certeza: “No podremos evitar el colapso ecológico-social si seguimos protegiendo este sistema económico”. Autor de más de cien libros donde concilia sus inquietudes filosóficas y el placer por la poesía, Riechmann insiste en que lo que hoy está en juego es, sencillamente, la supervivencia de la especie humana. De ahí que su compromiso ecologista sea indestructible. Él es uno de los 15 activistas del colectivo Rebelión Científica que en abril del pasado año fueron arrestados por protagonizar una acción de protesta en el Congreso y ahora se enfrentan a posibles penas de cárcel. “Cuando las instituciones tienen sensación de fragilidad tienden a percibir cualquier tipo de protesta social como algo problemático”, asegura.

Los desastres asociados al cambio climático se suceden en distintos lugares de la Tierra. ¿Qué papel le queda a la gente más allá de “acostumbrarse a lo que viene”, como algunos dicen?

El problema de esa idea de “acostumbrarse a lo que viene” es que, sin cambios importantes en el sistema capitalista, lo que viene es un empeoramiento constante de las condiciones de vida que nos acerca a un planeta inhabitable. La frase, además, encierra una contradicción interna porque para acostumbrarse a una situación nueva se necesita cierta estabilidad y no nos dirigimos, precisamente, hacia ese escenario, sino más bien hacia un tiempo de rupturas y discontinuidades.

La situación ha cambiado tanto que acciones humanas que antes nos parecían ética y políticamente neutras ahora ya no lo son

Acaba de publicar un libro de 300 páginas dedicadas al término libertad, a su valor polisémico, pero el más aceptado es el más banal de todos, como poder ir de cañas y cosas similares. ¿Está fallando algo?

Lo que está fallando, en mi opinión, es sobre todo hacernos cargo de nuestra responsabilidad hacia la situación real en la que nos encontramos. Me refiero a que el planeta Tierra puede dejar de ser habitable para seres como nosotros, los causantes del desastre. Eso es algo inédito. Por eso hablamos de cambio climático antropogénico o de la sexta megaextinción antropogénica. Si captamos que uno de los determinantes mayores de esta situación es la extralimitación de los márgenes biofísicos de la Tierra, nos daremos cuenta de que el significado de la palabra ‘libertad’ puede ser distinto al que teníamos hace unos años. Lo exploro en el libro Bailar encadenados. La situación histórica ha cambiado tanto en un espacio tan corto de tiempo que acciones humanas que antes nos parecían ética y políticamente neutras ahora ya no lo son tanto. Por ejemplo, comer carne o desplazarse en coche privado ya no tienen hoy en día el mismo significado que hace un siglo. Ahora, en un “mundo lleno”, significan daño a terceros. Tenemos grandes dificultades para captar lo rápido que han cambiado las cosas. Vivimos en un período que llamamos la Gran Aceleración y nos ha llevado a otro mundo.

Un mundo marcado por la revolución tecnológica y la inteligencia artificial que ha hecho a la gente sentirse más libre. ¿Por qué considera en el libro que esta transformación es una de las principales amenazas para la libertad?

Hay varias dimensiones que se deben distinguir. Por un lado, es indudable que el tener acceso desde un móvil o un ordenador a cantidades enormes de información, entrar en bibliotecas y cinematecas enteras o a innumerables grabaciones de música, es un avance que alienta un sentimiento de progreso de la humanidad realmente embriagador. Pero más allá de esa ilusión luminosa, la cosa se ensombrece si pensamos que esos dispositivos son poderosos instrumentos de control de las conductas humanas que un reducido grupo de personas utiliza para reconfigurar la realidad subjetiva de la gente sin alterar, al mismo tiempo, la sensación de que vivimos libremente. Obviamente, esto les proporciona un poder como nadie ha tenido nunca antes en la historia de la humanidad. Si además añadimos la aceleración que estas tecnologías digitales provocan sobre los mecanismos de acumulación del capital y sobre la distribución regresiva de la riqueza, el problema al que nos enfrentamos es muy grave.

Las tecnologías digitales son utilizadas por un reducido grupo de personas para reconfigurar la realidad subjetiva sin alterar la sensación de libertad

Ahora han surgido las inteligencias artificiales, ¿un riesgo o herramientas que amplían las capacidades humanas?

Efectivamente, algunos profesores ya las utilizan como auxiliares de investigación; pero si nos quedamos en eso estaremos perdiendo muchas dimensiones que nos impide conocer lo que verdaderamente ponen en juego. Por ejemplo, la ganancia de poder oligopólico y de control que aportan. Tenga en cuenta que estas inteligencias artificiales generativas del tipo ChatGPT están siendo entrenadas con una enorme cantidad de información que, en principio, no debería ser accesible. Hablo de datos privados o de derechos sobre la propiedad intelectual. Tampoco deberíamos perder de vista que esos supuestos beneficios tecnológicos van de la mano de la atrofia de otras capacidades humanas que pueden ser importantes en cuanto cambien un poco las circunstancias. No se trata sólo de que ese mundo digital esté destruyendo nuestra capacidad de atención y concentración, sino que si las perspectivas que tenemos por delante son el descenso energético y metabólico de nuestras sociedades, quizá internet no esté siempre con nosotros. Por tanto, depender de esa red para regular servicios públicos esenciales, como la electricidad o la atención sanitaria, puede no ser una buena idea.

Pero los impulsores de estas tecnologías defienden que, al final, todo dependerá de la utilización que cada uno haga de estas herramientas. ¿Qué opina?

Esa afirmación encubre la falsa idea de la neutralidad de las técnicas y las tecnologías. Se recurre a la tópica analogía del uso de un martillo, que lo mismo sirve para clavar un clavo como para abrirle la cabeza a alguien. Pero esa analogía, que no se sostiene ni con las herramientas más sencillas, no digamos ya con el tipo de tecnologías complejas que se despliegan ahora y que son configuradoras del mundo. Es evidente que el metaverso de Zuckerberg o las inteligencias artificiales avanzadas, que modelan las opciones humanas y prefiguran las decisiones que podemos tomar, no son nada neutros y, por lo tanto, deberían ser objeto de una deliberación democrática muy amplia y de un control social muy estricto.

¿Cómo abordar estos cambios tecnológicos y climáticos a los que hoy se enfrenta la humanidad?

Asumiendo, por ejemplo, que si necesitamos cambios sistémicos de calado para orientarnos de otra manera. En lugar de seguir pensando en términos de expansión de la oferta, hoy requerimos políticas públicas fuertes que gestionen la demanda. Es una de las maneras en que se concretaría el decrecimiento y está sobre la mesa desde la primera crisis del petróleo en 1973. Sociedades que se habían acostumbrado, en esa fase de la Gran Aceleración, a que política energética era lo mismo que disponer de cantidades siempre crecientes de energía se dieron cuenta, de repente, de que necesitaban organizar la convivencia social con cierto nivel limitado de energía, incluso que tenía que decrecer. Esa sigue siendo nuestra tesitura.

¿Considera que la transición energética emprendida no es suficiente?

Es muy reductiva. Antes que nada habría que tener claro que una verdadera transición ecológica es mucho más que una transición energética. ¡Pensemos, por ejemplo, en la agroecología y las iniciativas de renaturalización! Se cree que descarbonizando el abastecimiento eléctrico podemos funcionar con fotovoltaica y eólica; y está bien como principio pero no es suficiente. La clave es el “menos”: tenemos que usar menos energía y también menos electricidad. Y para avanzar hacia eso con justicia debemos diseñar políticas de gestión de la demanda, es decir, buscar la forma de satisfacer nuestras necesidades básicas con un uso menor de energía. Pero esto puede topar con una resistencia social, como estamos comprobando, por ejemplo, con el conflicto desatado en Alemania por la llamada ley de las calefacciones que pone fecha de caducidad a la instalación de calderas de gas o fuel a favor de las bombas de calor. Bien, pues la derecha está azuzando una guerra contra esa política, que no es otra cosa que gestionar la descarbonización, porque ¿quién va a imponerles a ellos un sistema de calefacción o quién va a impedirles instalar una caldera de fuel si quieren hacerlo? Podríamos responderles que la libertad no incluye el derecho a dañar, que es lo que ellos formulan. Volvemos a los temas de mi libro Bailar encadenados. Pequeña filosofía de la libertad.

La libertad no incluye el derecho a dañar, que es lo que la derecha formula

Pero estos planteamientos ecofascistas no dejan de crecer. A la gente le importa cada vez menos las mentiras que les cuentan. ¿Cuál es el motivo?

En tiempos difíciles como el actual, cuando el futuro del que nos han hablado no va a tener lugar, cuando caen todas las narraciones sobre el éxito meritocrático y todo parece tambalearse, suele producirse una reacción protectora de las propias creencias que nos empuja a aferrarnos a líderes fuertes que prometen seguridad. No es fácil salir de ese lugar porque vamos a necesitar una suerte de duelo por aquellas expectativas frustradas, muchas de ellas anudadas al mito del Progreso (con mayúsculas). Cuestionarnos algunas de nuestras creencias básicas siempre es muy costoso a nivel individual y también colectivo pero tenemos que hacernos cargo de una realidad que es difícil de asumir como el descenso energético del que hablábamos antes. No sé si los que queremos mantener perspectivas de supervivencia y emancipación en una sociedad con unos niveles aceptables de “igualibertad” seremos capaces de hacerlo pero tenemos que insistir en ello.

¿Qué futuro plantean los estados que organizan cumbres mundiales para salvar el planeta pero siguen valorando el éxito de su modelo en función del crecimiento económico?

Siendo generosos en la interpretación, pensaremos que persiguen objetivos que son incompatibles entre sí. Pero no se puede proteger el (des)orden mundial existente y evitar el derrumbe ecológico-social hacia el que vamos, o en el quizá ya estamos, al mismo tiempo. Por lo tanto, repito que la tarea más importante ahora es hacernos cargo de la realidad para afrontar un nuevo orden, más allá del capitalismo, que nos permita hacer las paces con la naturaleza, como decía el título de un libro de Barry Commoner. Si no construimos un horizonte de simbiosis cultura-natura no saldremos adelante.

¿Y cree que el capitalismo será capaz de autoenmendarse?

Si queremos seguir adelante sin dejar a nadie atrás, la respuesta es que no. El capitalismo no puede hacerlo. Sí puede, quizá, reconvertirse en un sistema que funcione para un número mucho menor de personas, lo que nos abre un horizonte de genocidio acaso de manera diferida en el tiempo. Sería la forma de aceptar que el planeta no da para todos pero sí para mi grupo o para mi nación. El lema de Trump de ‘America first’ y de algunos países y sectores sociales del Norte global va en esa dirección. 

Una de las acusaciones que los neoliberales hacen del ecologismo es que es una ideología que merma la libertad.

Primero habría que ponerse de acuerdo sobre qué es ideología. Si la entienden como una concepción del mundo en un sentido amplio, no habría problema en reconocer que el ecologismo es una ideología, entendido como conjunto articulado de ideas y valores con cierta orientación social. Pero si se emplea el término de manera peyorativa o despectiva, como una falsa conciencia vinculada a ciertos intereses sociales parciales, entonces no lo es. Entonces, los ecologismos tienden a ser antiideológicos porque ponen en entredicho esa fingida conciencia productivista y desarrollista, vinculada a ciertas prácticas y sentimientos que prevalecen en la cultura dominante, como que el crecimiento económico es bueno en sí mismo, o la idea jibarizada de libertad como mera no interferencia.

Usted y otros 14 científicos han sido acusados de “daños contra el Patrimonio” por una protesta en las escaleras del Congreso.

El juez de instrucción considera que hay indicios de un delito por daños al patrimonio histórico y estamos a la espera de conocer la decisión de la fiscalía. Será entonces cuando los 15 miembros de Rebelión Científica, entre los que me encuentro, sepamos si hay una acusación formal contra nosotros. El problema es que la resolución de la fiscalía se está alargando demasiado y eso siempre genera incertidumbre. 

Estamos asistiendo a un endurecimiento de la represión y del control social en casi todo el mundo

Da la sensación de que el activismo social se ha vuelto cada vez más incómodo para el poder. En Reino Unido, dos ecologistas han sido condenados a tres años de cárcel por una acción no violenta y el gobierno de Macron ha aprobado la disolución de la coalición ecologista ‘Soulèvements de la Terre’ ¿Son ustedes los nuevos enemigos del capitalismo?

Estamos asistiendo a un endurecimiento de la represión y del control social en casi todo el mundo. No sólo en sus formas obvias –estados cada vez más autoritarios– sino también, como decía antes, en un plano digital que es realmente preocupante. Somos testigos de una militarización creciente y de reacciones cada vez más coercitivas a medida que se desarrollan nuevas formas de protesta, por ejemplo contra el cambio climático. En Reino Unido, Alemania y Francia se están aprobando legislaciones ad hoc muy pensadas para desalentar estas clases de protestas. Pero esa incomodidad es el resultado de la existencia de cierto déficit democrático. Cuando las instituciones tienen sensación de fragilidad tienden a percibir cualquier tipo de respuesta social como algo problemático. Si tuvieran más músculo democrático no serían vistas con preocupación.

¿Cuál sería para usted la sociedad idílica?

No emplearía el término idílico ni ideal. Las ilusiones de un paraíso me parecen negativas. Tenemos que hacernos a la idea de que no habrá un final de la aventura humana y surgirán siempre elementos de conflicto y debates que irán hacia adelante salvo que desaparezcamos como especie. Pero a corto plazo tenemos que hacer frente a las posibilidades de colapso ecológico-social. De manera minimalista diría que si llegamos a los próximos decenios con una situación climática y ecológica más o menos estabilizada y logramos evitar el genocidio de miles de millones de seres humanos, que es el horizonte que ahora tenemos, me daría por contento. No es imposible conseguirlo, pero habrá que hacer lo indecible por avanzar hacia ello.

Filósofo, poeta, ecologista, traductor y una de las voces más respetadas en el ámbito del ecosocialismo, Jorge Riechmann (Madrid, 1962) acaba de publicar su último libro, Bailar encadenados. Pequeña filosofía de la libertad (Ed. Icaria), un ensayo donde vuelve a meterle el dedo en el ojo al poder con un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hctrmm06_3521

    Periodo que llamamos “Gran Aceleración”  Si, hacia la destrucción programada por la extenuación de los recursos de esta, nuestra madre Tierra. Estamos entrando de lleno en la Gran Distopia, ese sueño loco de los líderes mundiales que buscan ciegamente la acumulación de las riquezas, pasen por donde pasen, pisen a quien pisen aunque no se pongan delante. Es la “Paruxia” de la que nos había avisado el profeta Jesús. Vienen tiempos duros, y nuestro planeta no quiere darnos más tiempo de tregua.  Se acabó, se acabará, así esta escrito, que los dioses nos cojan confesados. 

    Hace 6 meses 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí