1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tribuna

La cuestión catalana

Para rebajar el tono de la discusión es necesario que la opinión pública española reconozca que la sentencia condenatoria del ‘procés’ fue un atentado contra el Estado de derecho

José Antonio Martín Pallín 24/08/2023

<p><em>Caja de brujas.</em> / <strong>La Boca del Logo</strong></p>

Caja de brujas. / La Boca del Logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La cuestión catalana ha preocupado y ocupado desde principios del siglo XX hasta nuestros días a gran parte de los intelectuales, filósofos, políticos y escritores que han sido y son conscientes de las peculiaridades históricas, políticas, lingüísticas y culturales de la nación catalana. Sus fricciones tradicionales con los modelos centralistas emanados de las constituciones monárquicas les ha llevado a decantarse por el republicanismo como forma de gobierno que reivindican todas las corrientes de opinión desde la derecha burguesa y conservadora, pasando por posiciones de izquierda tradicional y expresiones más recientes como la llamada Candidatura d'Unitat Popular (CUP). Coinciden en sus aspiraciones de lograr un Estado independiente que, en el pasado reciente alcanzó su hito histórico, el 6 de octubre de 1934, cuando tuvo lugar la proclamación del Estado catalán dentro de la “República Federal Española” por parte del presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys. El Gobierno de la República abortó, con el uso de la fuerza, esta intentona que terminó con la condena del president Companys a treinta años de prisión. Cuando ganó las elecciones el Frente Popular, en febrero de 1936, fue amnistiado. 

Las dictaduras de Primo de Rivera y Franco agravaron el conflicto que, con unas u otras derivas, nos ha llevado hasta el momento presente. Ya desde hace tiempo personajes relevantes de la vida política y cultural advirtieron sobre las consecuencias de afrontar la cuestión catalana con decisiones drásticas y fuera de las vías políticas. Ortega y Gasset, Azaña, Valle Inclán y Unamuno, entre otros, mostraron su preocupación por la militarización del conflicto. Ortega abogaba por una inevitable “conllevancia”. Miguel de Unamuno, en un desahogo intelectual muy propio de su carácter, escribió que España merecía “perder Catalunya” por la labor que estaba haciendo “la prensa madrileña”. Una labor que compara con la que se hizo en la guerra que se desencadenó por la independencia de la isla de Cuba: “Merecemos perder Catalunya. Esa cochina prensa madrileña está haciendo la misma labor que con Cuba. No se entera. Es la bárbara mentalidad castellana, su cerebro cojonudo (tienen testículos en vez de sesos en la mollera)”. Es indudable que se trata de una exageración y que no se puede generalizar, pero que cada uno saque sus propias conclusiones. 

Las dictaduras de Primo de Rivera y Franco agravaron el conflicto que nos ha llevado hasta el momento presente

Creo que ha llegado el momento de analizar, con serenidad democrática, la situación generada por lo sucedido en Cataluña desde que recientemente los políticos catalanes, mayoritarios en el Parlamento y que ostentan el Gobierno de la Generalitat, decidieron optar, ofreciéndoselo electoralmente a los ciudadanos, por una vía u hoja de ruta hacia una independencia sin matices. En mi opinión debían de haber tenido en cuenta que las circunstancias del presente no eran las que habían surgido en el pasado. Formamos parte de una Unión Europea que se rige por un Tratado de Funcionamiento en cuya versión consolidada a 30 de marzo de 2010 se establece con claridad, en su artículo 4, que entre las competencias compartidas entre la Unión y los Estados miembros está la cohesión económica, social y territorial. En el Tratado de Lisboa se establece que la Unión respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial. 

Nuestra Constitución contiene un artículo 155 que, según la práctica unanimidad de los constitucionalistas, es un reflejo del artículo 37 de la Constitución de Alemania, que no podemos olvidar que se trata de un Estado federal. El Tribunal Constitucional alemán nunca ha tenido la oportunidad de pronunciarse sobre la aplicación de dicho artículo, pero la mayoría de sus constitucionalistas estiman que se trata de una decisión extrema que hay que tratar de solucionar por otras vías, evitando el uso de fuerza armada. Nuestro artículo 155 establece que si una comunidad autónoma no cumpliere obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan o actuare de forma que atente realmente al interés general de España, el gobierno, previo requerimiento al presidente de la comunidad y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

Ni la España del presente, sociológicamente hablando, ni Cataluña, pueden permanecer al margen de estas circunstancias políticas, sociales y económicas que condicionan, como se ha demostrado en recientes elecciones, la respuesta política unilateral. No se puede ignorar la existencia de sectores de población que, sin perder su catalanismo, quieren seguir formando parte de España. Como era lógico después de que España recuperase la democracia y promulgase una Constitución en la que, sin perjuicio de la indisoluble unidad de la nación española, reconoce la existencia de nacionalidades y regiones, debería habernos hecho reflexionar a todos sobre las posibilidades de un encaje de Cataluña en el sistema político español. Los estatutos de autonomía del pasado republicano abrieron una vía que, en su momento, solo disfrutaron las nacionalidades históricas, Cataluña y el País Vasco porque el Estatuto de Galicia no llegó a entrar en vigor debido al golpe militar.

Lo cierto es que la cuestión catalana seguía gravitando sobre su espacio político, por lo que a nadie debe extrañar que los políticos catalanes, y así lo advirtieron públicamente, sometieran a consulta electoral la posibilidad de llegar a una declaración de independencia que les colocaría fuera del espacio territorial y político en el que hoy están integrados. En una democracia, esta opción está abierta siempre que su resultado no entre en contradicción insalvable con nuestro texto constitucional. Como reconoce el texto de la insólita sentencia condenatoria que pronunció la Sala Segunda del Tribunal Supremo, imponiendo penas de hasta 13 años de prisión por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos, todo pudo ser atajado por la aplicación del artículo 155 al que ya hemos hecho referencia. 

El Gobierno de coalición trató de corregir este desaguisado, que ha sido rechazado unánimemente por toda la doctrina jurídica internacional y por la totalidad de los órganos judiciales a los que se ha pedido la detención y entrega de Carles Puigdemont y Antoni Comín. No son prófugos, se encuentran en un espacio de seguridad, libertad y justicia del que forma parte España, a disposición de lo que decidan los órganos judiciales del país al que se solicite su detención y entrega. Permanecen a la espera de que su situación procesal se resuelva por las vías políticas y jurídicas propias de un país democrático. La mayor parte de los medios de comunicación, algunos partidos políticos y personalidades de la vida pública se opusieron a la concesión de cualquier forma de indulto, por considerar que estaba en juego la supervivencia de la nación y los cimientos de la democracia. Esta descarriada reacción ha provocado el asombro de algunos medios de comunicación extranjeros y, por supuesto, no ha recibido el apoyo de ningún organismo internacional y mucho menos de los órganos institucionales del Consejo de Europa y de la Unión Europea. 

Se utilizó torticeramente la imputación por rebelión para acordar la prisión de los imputados

La cuestión catalana ha reaparecido en el presente, incluso con más fuerza que en el pasado, circunstancia a la que no es ajena la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto refrendado por el Parlamento español y por la sociedad catalana. Provocó la reacción de los gobiernos de la Generalitat, suscitando como alternativa la posibilidad de un referéndum consultivo o, más adelante, la propuesta de un referéndum unilateral que estaba abocado al fracaso político, pero al que nunca se debió hacer frente con los instintos autoritarios de una parte de la sociedad española que concentró su oposición dialéctica en la tribal consigna del “a por ellos”. Desgraciadamente, la sentencia del Tribunal Supremo, como ha dicho un magistrado amigo, le ha puesto música, por cierto, muy desafinada, al grito desaforado de los que solo creen en el uso de la fuerza y la represión.

Ha llegado el momento de que las consecuencias derivadas de los procesos refrendarios catalanes y, en particular, de la actuación desproporcionada, como reconoce la propia sentencia, de las fuerzas y cuerpos de seguridad, así como de las reacciones frente a decisiones judiciales que avergüenzan a la cultura jurídica, sean reparadas con los instrumentos propios de una democracia y un estado de derecho. En primer lugar, se utilizó torticeramente la imputación por rebelión para acordar la prisión de los imputados. Esta decisión fue calificada como “detención arbitraria” por parte del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas. El desatino judicial alcanzó su punto culminante cuando Turull se presentó a la investidura como president de la Generalitat y al no tener la mayoría absoluta tenía una segunda opción a las 48 horas. En el intermedio fue detenido e ingresado en prisión sin que semejante atropello mereciera la más mínima crítica por parte de la mayoría de los medios de comunicación. 

La cuestión catalana solo puede comenzar a rebajarse de tono si la opinión pública española reconoce que la sentencia condenatoria, de la que no he escuchado ningún elogio a la mayoría de los juristas hispanos ni al otro lado de los Pirineos, ha sido un atentado contra el Estado de derecho. El discurso del rey el 3 de octubre y la postura irredenta de la Fiscalía han sido factores que han enrarecido el ambiente político. Creo que ha llegado el momento de borrar las nefastas consecuencias de unas decisiones políticas que decidieron criminalizar el conflicto. La amnistía es una de las posibilidades que no se deben descartar, explicando sus motivaciones y delimitando su ámbito de aplicación. Aliento a los juristas a que se lean los hechos probados de la sentencia, columna vertebral de cualquier decisión judicial, y que encuentren una coherencia lógica de su relato con las brutales condenas impuestas.

La cuestión catalana ha preocupado y ocupado desde principios del siglo XX hasta nuestros días a gran parte de los intelectuales, filósofos, políticos y escritores que han sido y son conscientes de las peculiaridades históricas, políticas, lingüísticas y culturales de la nación catalana. Sus fricciones...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hctrmm06_3521

    Interesante artículo y sensatas reflexiones. Pueden haber puntos de discusiones al respecto pero si se pone la voluntad de arreglar el desaguisado por delante, podríamos calmar las aguas y reflexionar sin ataduras políticas. En definitiva, la gente lo que quiere es que haya paz en el país y que nos ocupemos de otros problemas que están pendientes sobre la mesa. 

    Hace 9 meses 25 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí