1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CINE

Síntoma Barbie: una muñeca, un mito y una película

Barbie es más que nada un síntoma. Al humanizarse conquista el derecho a un cuerpo biológico frágil, cambiante e impredecible

Naief Yehya 5/08/2023

<p>Viñetas del cómic <em>Bild Lilli</em>, origen de la muñeca Barbie. / <strong>Messy Nessy Chic</strong></p>

Viñetas del cómic Bild Lilli, origen de la muñeca Barbie. / Messy Nessy Chic

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Plagio. Plástico. Perfección

El origen de Barbie está en el personaje del cómic alemán Bild Lilli, de Reinhard Beuthien, que se publicaba en el periódico Bild Zeitung y debutó en 1952. Lilli era una mujer de “cascos ligeros”, cazafortunas, exhibicionista desparpajada e irreverente, de cabello rubio, frente muy amplia, grandes senos y labios pequeños que evocaba a una seductora Marlene Dietrich. Lilli estaba siempre al acecho de hombres pudientes y se ofrecía a cambio de dinero, privilegios y favores. No se presentaba explícitamente como una prostituta pero sí como alguien que explotaba con astucia su atractivo. Originalmente ideada para una sola viñeta, Lilli conquistó su lugar en las páginas del diario, tuvo un enorme éxito popular y eventualmente se convirtió en la mascota del diario. Los fans de esta caricatura satírica y cuasi pornográfica querían más comics de Lilli pero también estaban dispuestos a comprar cualquier mercancía que tuviera su imagen, desde postales hasta perfumes, pasando por botellas de licor. Eventualmente Bild decidió lanzar una muñeca con la imagen de Lilli que era: “Un juguete lascivo para hombres adultos”,[1] de acuerdo con M.G. Lord. “La firma de Greiner & Hauser GmbH, con sede en Baviera, manufacturó una muñeca de plástico color carne de once pulgadas y media, con el pelo en una cola de caballo platino y ojos de Nefertiti”.[2] Lilli comenzó a venderse en los puestos de tabaco, quioscos de periódicos y bares, en agosto de 1955. Era considerada como un juguete de broma, un ornamento para el auto o la oficina que aparte servía de promoción para el periódico. Sin embargo, era obvio que era un símbolo sexual tridimensional y un fetiche.[3] Lilli tenía vestidos para diferentes ocasiones y todos tenían una connotación erótica. Lord escribe que no solamente era un objeto estimulante sino también una “fantasía teutónica”, un emblema germano e incluso ario, “Lilli era una aria vencida excavando oro para regresar a la prosperidad”.[4]

Lilli comenzó a venderse en los puestos de tabaco, quioscos de periódicos y bares, en agosto de 1955

Ruth Handler, quien al lado de su marido Elliot fundaron la empresa Mattel en 1945, encontró a Lilli en una tienda en Suiza, mientras viajaba por Europa y decidió copiarla ya que tenía interés de desarrollar una muñeca de una mujer adulta para niñas, lo cual en ese momento parecía inusual. Compró tres Lillis y las llevó de regreso a Mattel. Al lado de Jack Ryan, quien había sido diseñador de misiles en la empresa armamentista Raytheon, hicieron ciertas modificaciones a la muñeca para que “pareciera menos una ‘callejera alemana’”,[5] Ruth decidió llamarla como su hija (no es de sorprender que su hijo se llamara Ken) y la enviaron a manufacturar a Japón. Barbie fue lanzada el 9 de marzo de 1959. Al plagiar a Lilli se ahorró bastante del costo de desarrollo, se redujo el tiempo de producción y, sobre todo, se evitó la controversia y polémica que hubiera podido frenar la creación de ese juguete que representaba una transgresión inimaginable para la época: una muñeca con senos. Eventualmente Handler tuvo que responder a la demanda de la empresa germana, la cual al final no prosperó. De cualquier forma, Mattel obtuvo los derechos en 1964 y así cesó la producción de Lilli. A la larga, la estrategia de Handler fue un golpe maestro. En 1975, Ruth fue despedida de Mattel por motivos fiscales pero regresó años más tarde como una figura honoraria hasta su muerte en 2002.

La idea de una muñeca que era una mujer desarrollada se presentó como la oportunidad para las niñas de imaginar su propio futuro. De esa manera, la muñeca era, aparte de un ideal físico y cosmético, una máquina del tiempo. Barbie es un símbolo de seguridad pero al mismo tiempo no es un objeto muy abrazable, como un oso de peluche o una muñeca de trapo, ni muy adecuado para ser llevado a la cama ya que está hecha de vinil suave pero rígido. Barbie terminó convirtiéndose en un símbolo estadounidense de consumo y de actitud en la posguerra, aunque irónicamente estaba copiada de un juguete obsceno alemán y era fabricada en Japón, las dos potencias derrotadas del eje suministraban material para los sueños de las niñas de la potencia triunfadora de la guerra. Handler confiaba en el potencial mercantil de Barbie, pero eliminó los elementos que se considerarían perversos y la convirtió en el prototipo del modelo inalcanzable de belleza, el estándar de pechos prominentes, cintura imposiblemente estrecha, piernas larguísimas y sedosa cabellera rubia. Sin embargo, a finales de la década de los cincuenta, Mattel comisionó a un experto de marketing llamado Ernest Dichter un estudio de cómo mejorar su producto y aumentar las ventas. Entre los puntos que resaltó era que se debía explorar el lado oscuro de Barbie, que no tenía que ser únicamente una buena chica, cariñosa y amable sino que podía ser también vana, egoísta y ordinaria, ya que en el juego esas características eran deseables y podían canalizar la rebelión contra la madre. Barbie podía ser la muchacha popular y cruel, la villana en quien proyectar las frustraciones y amarguras. De ahí que Barbie sea un objeto de consumo, de fascinación y de rechazo. Esta es una muñeca creada para complacer a las niñas que a la vez se ofrece como la competencia más desleal que jamás tendrán. Sin duda a eso se debe que Barbie sea a menudo objeto de abuso, mutilaciones y decapitación. Leslie Jameson escribe en su ensayo Por qué Barbie debe ser castigada: “Resulta que Barbie fue solo el primer nombre que le di al proyecto de toda la vida de castigarme con la perfección imaginada de los demás… Quizás esto es lo que ofrece Barbie, la oportunidad de sentir ambas cosas a la vez: querer algo y querer destruirlo. Querer convertirte en algo y odiarte a ti misma por querer convertirte en eso”.[6]

Barbie representa el dogma de la belleza como estrategia de vida, como coraza espiritual, sentimental, laboral y vivencial. Inicialmente se trataba de una visión anglosajona de la perfección física pero con el tiempo aparecieron una variedad de Barbies en diferentes tonos de piel y etnicidades y todas eran llamadas simplemente Barbie. No obstante, como escribe Ann Du Cille: “La circulación de una plétora de Barbies diversas pero idénticas colapsa la diferencia en un pluralismo de ‘igualdad’ que no logra desplazar la jerarquía del yo blanco frente al otro no blanco”.[7] Barbie presenta, de acuerdo con Kim Toffoletti, “roles de género fijos, normas heterosexuales y valores consumistas a los que las mujeres deben aspirar”.[8] Las otras Barbies, con sus propios adjetivos, atuendos, destrezas y peinados específicos comparten los atributos más radicales en términos de formas físicas y rasgos faciales pero casi siempre son vistas como variantes de la norma caucásica. Barbie ha sido el recurso con que se ha enseñado por décadas a las niñas que la apariencia lo es todo y los bienes materiales representan el éxito y la felicidad. Es un producto que exige la compra de accesorios y más productos porque nada es suficiente ante los frenéticos cambios de la moda. Barbie es un ciborg con proporciones imposibles (tan baja de peso que no podría menstruar y su cintura no podría acomodar más que medio hígado y algunos centímetros de intestino), que ha tenido un gran impacto cultural en casi todo el mundo, ha moldeado la percepción de millones de niñas y mujeres y más importante, ha sido el ideal contra el que las personas han comparado su propio cuerpo en las últimas seis décadas. La muñeca multifacética es al mismo tiempo emblema del sometimiento a imposibles modelos de belleza y consumo compulsivo, supremo objeto de parodia e ideal de las luchas feministas y queer. Barbie tiene una larga historia en la comunidad gay que la ha adoptado como icono transgresor donde es un emblema de subversión a las normas y al orden de los géneros sexuales. El extraño y polimorfo culto de Barbie es un perfecto ejemplo del concepto de lo banal subversivo, acuñado por el crítico cubano radicado en México, Juan Molina.

El extraño y polimorfo culto de Barbie es un perfecto ejemplo del concepto de lo banal subversivo

Barbie nació como una figura femenina sin identidad (todas las Barbies de cualquier color, etnicidad y constitución son Barbie) ni historia personal ni edad ni gustos ni vínculos ni familia ni hijos y sobre todo antagónica a la complejidad, despojada de ideas o cualidades que pudieran ser malinterpretadas por los consumidores (con la no poco notable excepción de la Barbie militar). Sus creadores corporativos decidieron darle algo de contexto al publicar una serie de libros infantiles en los que se establecía la historia netamente “americana” de Barbie, quien vivía en la pequeña ciudad de Willows, se llamaba Barbara Millicent Roberts y su ocupación era modelo. Su novio era Ken Carson, sus hermanas Skipper (a la que le crecían senos al moverle el brazo), Stacie y Kelly y tenía como amigas a Francie, Midge (una problemática muñeca embarazada) y Christie. En los años ochenta, Mattel decidió explotar el lema que flotaba en el Zeitgeist: “Las niñas pueden hacer cualquier cosa”, por lo que decidieron convertir a su muñeca estrella en inspiración en diversos dominios. Así concibieron la Barbie astronauta (1984), Barbie doctora (1987) y Barbie piloto de guerra durante la Guerra del Golfo (1990), entre otras profesiones, pasiones y diversiones.

Barbie, la película

Barbie, la muñeca más famosa del mundo, es uno de los símbolos más complejos y abigarrados de la cultura del consumo así como sujeto de análisis académico y de estudios culturales. Sin embargo, sus representaciones en cine y vídeo habían sido vehículos promocionales mediocres, como los 42 videos animados que se produjeron a partir de 2001, o bien corrosivamente críticos como el mediometraje de culto, Superstar. The Story of Karen Carpenter (1987), en el que Todd Haynes utiliza Barbies para contar la historia del ascenso y caída de la cantante que murió de anorexia. La cineasta, actriz y productora Greta Gerwig, en su trabajo como directora ha explorado la feminidad y el feminismo, la comedia negra semiautobiográfica, Lady Bird (2017) y la adaptación del clásico, Mujercitas (2019). Filmar Barbie era para ella una oportunidad y un inmenso riesgo de convertir en película a una muñeca con su extensa mitología, a una gran corporación y a la crítica feminista y consumista que han generado. Así como la muñeca es un símbolo de la esquizofrenia de la cultura de consumo y de la apropiación de ideas de liberación femenina, la cinta de Gerwig es muchas cosas contradictorias al mismo tiempo, una comedia, un filme panfletario que predica y machaca un rosario liberal, un musical y un arco del viaje del héroe campbelliano. De ahí que no sorprenda que el eslogan del filme sea: “Si amas a Barbie, esta película es para ti. Si odias a Barbie, esta película es para ti”.

En la cinta de Gerwig (coescrita por ella y su marido Noah Baumbach, como un reciclaje de La gran aventura LEGO, 2014), la estrella es literalmente la Estereotípica Barbie, la rubia despampanante y básica, interpretada por una siempre fascinante Margot Robbie, como representante de los arquetipos más convencionales de belleza dominante. Barbie tiene una vida perfecta en Barbieland, un suburbio-pesadilla kitsch rosado donde casi todas las habitantes son Barbie y los hombres, Ken. Esta no es estrictamente una sociedad matriarcal ya que, si bien el poder legal, autoridad moral y propiedad están en plásticas manos femeninas, no hay una matriarca ni una madre Barbie propiamente. La armonía, el orden, la limpieza y la frivolidad dominan, sin embargo, en esta utopía femenina donde las chicas populares controlan el universo, mientras los Kens son un proletariado desposeído (ellos no tienen “casa de sus sueños” y nadie sabe dónde duermen), ocioso y redundante. El único sentido existencial de Ken es ser reivindicado por la mirada de Barbie. El Estereotípico Ken (Ryan Gosling) tiene como ocupación: “Playa” (no salvavidas ni nadador ni nada remotamente útil). Ken quiere a Barbie, pero desde la inmadurez mental y fisiológica que se refleja en la ausencia de genitales y pezones, no le queda claro cómo canalizar sus deseos.

La muñeca Lilli, en una vitrina del Museo Barbie en Praga. / Messy Nessy Chic

Todos los días en Barbieland son el mejor día, hasta que la felicidad se ve perturbada cuando Barbie comienza a pensar en la muerte, descubre con horror que sus pies se han aplanado, sus talones pueden tocar el suelo y le han aparecido señales de celulitis. Su vida comienza a descomponerse, su waffle está quemado, la leche cuajada y ha perdido la capacidad de flotar hacia su auto. Estos desperfectos obligan a Barbie a visitar a la Weird Barbie (Kate McKinnon), con la que jugaron demasiado violentamente y dejaron estropeada, que es una especie de eremita y sabia. Ella le asegura que sus problemas se deben a su humana en el mundo real, así que la única cura es ir a buscarla para hacerla cambiar. Barbie viaja con Ken como polizón al mundo real, y en Malibú descubre que ha sido engañada con la fantasía de que: “Todos los problemas del feminismo y la desigualdad han sido resueltos” (como dice Hellen Mirren en off). Barbie es objeto de miradas de lujuria y burlas, así como de piropos a los que responde: “No tengo vagina”, lo cual en este tiempo de fluidez de género puede ser interpretado de muchas maneras. Después de desencuentros y arrestos por robo, Barbie llega al edificio de Mattel donde conoce al director de la empresa (Will Ferrell) y su junta de ejecutivos, todos hombres, la solución que proponen es que regrese a la caja. Barbie escapa y entre los pasillos y cubículos da con su creadora, Ruth Handler (Rhea Perlman), en un guiño y referencia al encuentro de Roy Batty y el doctor Tyrell en Blade Runner (Scott, 1982) y a la visita de Neo al Oráculo en The Matrix (las Wachowskis, 1999).

Barbie encuentra a su humana, Sasha (Ariana Greenblatt), y a su madre, Gloria (America Ferrera), que resulta ser una empleada de Mattel frustrada con su vida, quien es la verdadera responsable del colapso de la perfección de Barbie debido a que pasa su tiempo dibujando Barbies alternativas y trágicas: Barbie Vergüenza Paralizante, Barbie Celulitis y Barbie Pensamientos Incontrolables de la Muerte. Sasha por su parte representa a una generación de activismo político progresivo y justicia social, por lo que es una crítica feroz e indignada del legado de Barbie y sus amos corporativos. En su primer encuentro con Barbie, Sasha la ridiculiza y la hace llorar al señalarla como la representación de todo lo que está mal en la cultura y llamarla fascista. A lo que Barbie responde entre sollozos: “Pero no controlo ni los trenes ni el flujo del comercio global”. Gerwig sintió la paradójica necesidad de hacer que Sasha fuera una chica popular que puede someter a los demás tanto por sus ideas como por su actitud y apariencia. Mientras Barbie descubre con horror que se le responsabiliza en parte de la condición de sometimiento femenino debido a ser un estándar imposible de alcanzar, Ken regresa repleto de ideas acerca del patriarcado, de los caballos como extensiones del hombre y de un nuevo orden para someter a las Barbies. Al no encontrar resistencia por parte de las Barbies, demasiado acostumbradas a no tener confrontaciones, Ken derroca el orden imperante y crea Kendom, una fantasía incel.

Los puntos de vista en torno al feminismo son tan genéricos que es un milagro que hayan logrado provocar la furia de conservadores

Barbie no logra resolver su predicamento, pero regresa a Barbieland con Sasha y Gloria para descubrir que su mundo ha sido transformado en una caricatura grotesca del gusto masculino. Gloria (la única madre en esta historia) ayuda a la liberación de las Barbies simplemente al exponer las “disonancias cognitivas”, dualidades y la dialéctica del dilema de ser mujer. De esa manera las “desprograma”. La obvia ironía es que ellas están programadas para una vida de bailes, fiestas y superficialidad a pesar de ser ganadoras del premio Nobel, abogadas o físicas. Los puntos de vista en torno al feminismo, la masculinidad tóxica y el patriarcado son tan genéricos y derivativos que realmente es un milagro que hayan logrado provocar la furia de conservadores y reaccionarios. Los Ken son engatusados al explotar su ego (los hacen cantar canciones interminables, explicar la trama de El Padrino y lucirse vanidosamente) por lo que olvidan su responsabilidad de votar, y el orden femenino con su materialismo gozoso regresa. La idea de Gloria de enumerar las contradicciones y absurdos del orden imperante es la misma fórmula ingenua en que la cinta apoya su fe: basta con exhibir y burlarse de la monstruosidad corporativa y manipulación consumista para arrebatarle su poder y liberarse. Esta reiteración se presenta como si se tratara de un encantamiento, de una plegaria, de un dogma o de una terapia psicoanalítica exprés.

La cinta arranca con la fractura irreversible del paradigma de las niñas que juegan a la mamá con muñecas (“¿Dónde está la diversión en eso?”, se pregunta Mirren), preparándose para una vida de servicio, obediencia y sacrificio. Jugar para las niñas tan sólo podía ser equivalente a pretender ser adultas y por tanto madres. Es el equivalente al momento de la evolución de la especie, con su referencia a 2001 Odisea del espacio (Kubrick, 1968), en que los homínidos descubren el uso de herramientas, especialmente para machacar cráneos. Aquí las niñas se rebelan a su destino de madres sometidas al ver emerger a una gigantesca Barbie de su caja-monolito rosado como si fuese una venus botticelliana que cubre su desnudez con el emblemático traje de baño con patrón de cebra que fue su primer atuendo.

Con toda su ironía, abundancia de citas (que van desde Jacques Demy hasta Toy Story), chistes en torno a las políticas comerciales de Mattel (productos absurdos, muñecas descontinuadas, vestuarios estridentes, ejecutivos que justifican la ausencia de mujeres en la dirección porque ellos “son hijos de mujeres y sobrinos de tías”), descomunal esmero en cada escena (la fotografía de Rodrigo Prieto es fantástica) y un desfile de convenciones de militancia es muy difícil no ver esta cinta como una feroz estrategia de product-placement o como un comercial ficcionalizado que intenta hacernos sentir menos vulnerables al consumismo, con más poder crítico y autoridad sobre nuestras decisiones, usando peroratas aprobadas por departamentos de marketing corporativos. Hace mucho entendimos que una cultura neuróticamente reflexiva en la que arte y publicidad van de la mano recicla sistemáticamente la crítica como eslogan y campaña publicitaria.

La cinta concluye con la autoexpulsión o autoexilio de Barbie del paraíso, que Handler permite. La confirmación de que el sueño pinochesco de Barbie se ha cumplido es su visita a un ginecólogo, con lo que asumimos que la ausencia genital entre sus piernas ha desaparecido para ser reemplazada por un sexo funcional. De manera semejante, Barbie acepta la celulitis, la enfermedad, la vejez y la muerte. La mayoría de los comentaristas políticos, oportunistas, conservadores y derechistas (desde Elon Musk hasta el senador texano Ted Cruz) atacaron a la cinta por su política woke (ese insulto burdo que enciende las sensibilidades reaccionarias) y “antihombres”. Muchos auguraban su inminente colapso comercial (ha sido un éxito gigante) y la acusaban de ser un panfleto “izquierdista”, a pesar de que hasta un pedazo de PVC puede ver su estruendoso mensaje archicapitalista. Gerwig no logrará desprogramar la enajenación que promueve la muñeca perfecta pero obviamente ese no era su objetivo. Su perspectiva política aquí está endulzada y simplificada para el consumo del público infantil y veraniego pero donde acierta es al mostrar las contradicciones y controversias que presenta la muñeca y cómo su cuerpo plástico hipersexualizado y asexual a la vez es un campo de batalla cultural.

La historia de Barbie no es la de un juguete sino de todo lo que le sucede a la mujer y refleja, a través del espejo corporativo (que es sin duda hipócrita y mercenario pero depende de ser fiel a la realidad para vender sus productos), la historia de la opresión y liberación femenina desde mediados del siglo pasado, así como otras batallas sociales (la desegregación racial en Estados Unidos) y morales (la ruptura con el imperativo de tener hijos). Barbie es más que nada un síntoma. Al humanizarse Barbie conquista el derecho a un cuerpo biológico frágil, cambiante e impredecible. No parece mucho y al mismo tiempo es algo inmenso, especialmente en un tiempo en que fuerzas reaccionarias buscan revertir las conquistas de las luchas femeninas, desde el derecho al aborto hasta la igualdad salarial.

----------

Naief Yehya es un periodista, escritor y crítico cultural mexicano.



[1] M.G. Lord, Forever Barbie. The Unauthorized Biography of a Real Doll, Walker and Company, Nueva York, 2004, p. 46.

[2] Ibidem, p. 36.

[3] Ibidem, p. 3634.

[4] Ibidem, p. 40.

[5] Ibidem, p. 46

[6] Leslie Jamison, “Why Barbie Must Be Punished”, New Yorker, 29 de julio de 2023.

[7] Ann Du Cille, ‘Dyes and Dolls: Multicultural Barbie and the Merchandizing of Difference’, citado en Kim Toffoletti, Cyborgs and Barbie Dolls. Feminism, Popular Culture and the Posthuman Body, I.B. Tauris & Co., Nueva York, 2007, p. 60.

[8] Kim Toffoletti, Cyborgs and Barbie Dolls, cit., p. 60.

Plagio. Plástico. Perfección

El origen de Barbie está en el personaje del cómic alemán Bild Lilli, de Reinhard Beuthien, que se publicaba en el periódico Bild Zeitung y debutó en 1952. Lilli era una mujer de “cascos ligeros”, cazafortunas, exhibicionista desparpajada e...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Naief Yehya

es pornografógrafo, ensayista y narrador.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. josefina-alix-trueba

    Estoy de acuerdo en que la película es un auténtico bodrio y hasta me parece un colosal engaño. Me indigna que se le esté poniendo el apellido de "genial película feminista" cuando, desde mi punto de vista, es un muy inteligente marketing de Mattel: los muñecos que salen en la peli se venden a 75€ y el cochecito rosa se vende a 150€! Señoras y señores, el patriarcado es algo mucho más serio y peligroso que una panda de señorines imbéciles a los que se vence fácilmente con cuatro engañiflas. Me parece bien que se haga una película satírica con el tema pero ¡por favor! no nos la vendan como la gran película feminista del milenio.

    Hace 10 meses 12 días

  2. humberto-altamirano-aguilera

    Lo que sí demuestra este bodrio de película que, como quien escribe ese artículo la he olvidado al rato de verla, es que hay muchos actores que son mercenarios como Ryan Gosling y Will Ferrell, que seguramente por un jugoso contrato han sido partícipes de este bodrio monumental.

    Hace 10 meses 13 días

  3. Fernando

    Excelente artículo. Después de Barbie y el 23J los del "que te vote Txapote" están desesperados, ja, ja, ja.

    Hace 10 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí