1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pluralidad

Reconciliación y, entonces sí, hacia la vida buena

Anímense a tratar de actuar como demócratas, cuidando de quienes son diferentes pero aliados/as e imprescindibles en esta lucha por una vida digna, sabrosa, que millones anhelamos

Víctor Alonso Rocafort 10/06/2023

<p>Alberto Garzón y Pablo Iglesias, en la Puerta del Sol, después de firmar el 'pacto de los botellines', en 2016.</p>

Alberto Garzón y Pablo Iglesias, en la Puerta del Sol, después de firmar el 'pacto de los botellines', en 2016.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La anhelada alianza de la izquierda no ha comenzado bien. No sería conveniente alargar el drama, pero tampoco dejarlo con este desenlace amargo. Una vez alcanzado un precario acuerdo formal de mínimos, en la segunda fase que ahora se abre ante el 23J, la posible desmovilización de mucha gente decepcionada con el inédito veto a Irene Montero amenaza nuevamente con que se produzca la llegada de la extrema derecha al poder. Montero, con todos sus errores, que no han sido pocos, ha resistido en primera línea la brutal resaca reaccionaria frente a los históricos avances feministas de los últimos años, donde su Ministerio ha jugado un papel de recogida e impulso crucial. Guste o no, atesora un importante capital simbólico. No es comprensible, ni inteligente, ni tampoco es algo propio de una cultura plural que se quiere de la solidaridad y los cuidados, exigir a otra organización aliada su exclusión. 

La estrategia errejonista ha estado marcada desde el inicio de este ciclo por un nacional-populismo schmittiano de voluntad pactista hacia su derecha y excluyente hacia su izquierda. Su responsabilidad en tiempos del procés a la hora de agitar la rojigualda, confundiendo y disgregando culturalmente a la izquierda, mientras la derecha se armaba precisamente de manera populista con todo, está todavía por estudiarse. Hoy esta corriente, ante la claudicación ideológica de Izquierda Unida y la victoria inmisericorde que creen haber acometido sobre Podemos, se hace de momento con los mandos teóricos del espacio sin apenas contrapesos, apoyada en el laborismo del viejo siglo XX que parecen representar de momento Yolanda Díaz y Comisiones Obreras, en lo que algunos, con razón, ya ven la herencia latente del eurocomunismo. Este panorama hace que a los demócratas radicales, que en este ciclo hemos tenido como referente la experiencia del 15M, nos cueste todavía más reconocernos en Sumar. Ante los colosales retos ecosociales que tenemos enfrente, con el decrecimiento como bandera para cumplir con el mandato emitido por Naciones Unidas de reducción de emisiones fósiles a la mitad para 2030, la innovadora estrategia de moderación ante los grandes poderes no parece tampoco el mejor de los caminos.  

Es precisa una sincera reconciliación en el espacio antes de lanzarse unitariamente a la fase tres de esta precampaña, la difusión de un proyecto de vida buena

Aquí va por tanto una propuesta de urgencia: es precisa una sincera reconciliación en el espacio antes de lanzarse unitariamente a la fase tres de esta precampaña, la difusión de un proyecto de vida buena. Los distintos proyectos de la izquierda han de aprender a dialogar, convivir y acordar. Pepe Mujica ha insistido desde Uruguay en las últimas semanas en ello sin éxito. Mucho me temo que no va a ser posible resultar creíbles hacia fuera si antes no se arregla el desaguisado de los últimos días. Y hay tiempo para ello. Para comprender mejor esta propuesta, quizá sea útil comenzar relatando una breve historia. 

El pacto de los botellines entre Podemos e Izquierda Unida en 2016 no empezó bien. Recuerdo no solo la tensión previa a la espera de noticias de la típica negociación entre aparatos a ver quién rascaba más puestos y dinero, sino que tengo sobre todo grabado el instante después al abrazo entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón, en la Puerta del Sol, cuando los equipos de ambos nos reunimos de camino a la sala Mirador. Ocupamos un pequeño bar del centro de Madrid, en una sala donde todo el mundo estaba consultando su teléfono móvil, sin hablar, supuestamente para comprobar el efecto en redes de la performance previa. Yo solo observaba la escena y pensaba que aquello no podía salir bien. Había comprobado horas antes, formando parte de un pequeño grupo que acompañaba a Garzón, de su buena relación con Iglesias; pero ahora nadie hablaba. No podía ir bien, reflexionaba en aquel bar, si la nueva etapa empezaba con tamaña desconfianza e incomunicación entre ambos equipos, con ese mostrar silencioso de lo importante que era cada cual en un mundo virtual que nos alejaba de quienes deberían haberse convertido, desde ese mismo momento, en compañeros y compañeras del gran proyecto que necesitábamos para ganar un país. 

Esa campaña estuvo así llena de desencuentros. Los actos se sucedían siempre cronometrando minutos, midiendo logos, repasando el orden de las escaletas para opacar al otro y pugnando por el más nimio de los detalles. Mientras, no se paraba de criticar al nuevo aliado. Estaba dirigida por un Íñigo Errejón que venía de una gran campaña en 2015, sí, pero que no creía precisamente en la unidad con IU. Así que tras las sonrisas, entre bambalinas, más que una alianza juramentada para ganar las elecciones lo que había era una disputa soterrada que tendría su guinda al inicio de la noche electoral. Recuerdo llegar y ser enseguida informado de que, de todo el espacio del Teatro Goya para seguir los resultados, se había reservado un esquina en lo alto, pequeña, separada del resto, para que nos ubicáramos la gente de IU-UP. Fue un adelanto de los despachos sin luz natural al llegar al Congreso, o de la última fila en la que ubicaron a nuestros diputados y diputadas en el Hemiciclo. Esto iba de pez grande comiendo a chico, puro capitalismo predador y patriarcal.  

Las alianzas han de ser genuinas para funcionar

Como es sabido, la unión en aquellas elecciones apenas sumó, y una de las enseñanzas que me llevé es que las alianzas han de ser genuinas para funcionar. Toda campaña goza de un interlineado capaz de ser leído por la gente. Resulta imposible transmitir una ilusión veraz, la confianza en un equipo cohesionado de trabajo político, si ese equipo no está sintonizado y anda cada día a la gresca. 

Hay quien correrá entonces a sacar la conclusión de que entonces es mejor no forzar una coalición entre gente que ya no se soporta. O que tampoco hay tiempo para construir algo válido, se alegará. Pero no es lo que voy a defender aquí. En parte porque la coalición ya está montada, Podemos tiene un peso menor, pero sustancial, y ahora todo esto ha de funcionar. Así que, aunque recortada brutalmente por el veto, la pluralidad sigue latiendo en Sumar. Si no impugnamos hoy esta vieja manera de hacer política, de atacar al débil con todo cuando se ve desguarnecido, solo hemos de esperar a que los antiguos rivales de ayer, ya miremos a la dupla Díaz-Errejón, o a las corrientes del propio errejonismo y de IU, hoy aliados circunstanciales ante el enemigo común, vuelvan pronto a las andadas entre sí. No deberíamos tampoco ceder a la tentación de entregarnos a un nuevo liderazgo para que ejerza como jueza suprema de toda disputa. A pesar del indudable avance que supone tener al fin a una mujer al frente del espacio, algunos hemos observado con desazón ciertas continuidades preocupantes como la exhibición de su rostro en las papeletas. 

Seguramente las bases para una nueva cultura política en el espacio, más conectado con el Sol de 2011 que con el Vistalegre de 2014, tarden en llegar. Pero para conseguir avances imprescindibles en la buena dirección no se puede repetir lo de Sol en 2016, un escenario hoy agudizado por unas relaciones que se adivinan especialmente deterioradas.

No deberíamos tampoco ceder a la tentación de entregarnos a un nuevo liderazgo para que ejerza como jueza suprema de toda disputa

Antes del próximo 19 de junio, cuando todavía se pueden integrar nombres a las listas, creo posible la reconciliación de las izquierdas. Eso, me temo, no saldrá de nuevas reuniones con el cuchillo entre los dientes con el ánimo de lograr más, más y más para sí mismos como organización a costa del resto, pues insisto: ¿puede haber algo más neoliberal que esta mentalidad? En su lugar, ¿por qué no convocar un encuentro para que los y las líderes de los diversos espacios, cuyas relaciones han quedado comprensiblemente dañadas tras años de relaciones internas tóxicas, militares y competitivas hasta el extremo, se reconcilien? Y que se digan lo que hayan de decirse, que asuman sus errores, sus actitudes despóticas a la interna, también sus aprendizajes y corajes, sus dificultades para sobrellevar las tensiones; y ojalá terminen con un abrazo. Es decir, una vez sacudida la presión por lograr el acuerdo, algunos nos preguntamos por qué no intentar algo tan humano, y al mismo tiempo tan político, como entenderse para transformar un país. 

Más allá del prisma arendtiano desde el que quien me conoce sabe que escribo, la palabra, el perdón de aquellos asuntos que juzgamos como no imperdonables, la reconstrucción de vínculos humanos, la promesa y la libertad a la hora de reconstruir amistades han sido siempre parte central de lo político. 

¿Por qué no convocar un encuentro para que los y las líderes de los diversos espacios, cuyas relaciones han quedado comprensiblemente dañadas tras años de relaciones internas tóxicas se reconcilien?

Habrá quienes al leer estas líneas quizá las tachen de ingenuas, e incluso de contraproducentes. Puede ser. Pero ni imaginan lo bien que les vendrá a cada cual esa paz reconciliatoria. En términos electorales los focos seguirían en Sumar, pero ahora ofreciendo un segundo impulso unitario, esperanzador, de cara al 23J. A este lo guiaría la buena política y no el reguero de reproches que ya suenan de manera atronadora, fruto de escaramuzas internas propias de las hermandades oligárquicas a lo Succession. Más aún, con toda la distancia que he mantenido con Podemos desde el minuto uno de 2014, pero desde el reconocimiento también de lo logrado, creo sinceramente que sería el broche que merecen como grupo tras todo lo sufrido. Lo que finalmente quedaría como relato, una vez despejada la hojarasca tuitera y televisiva de la inmediatez, sería insuperable. El impulso que nos daría para salir a las calles e inventar mil modos para obtener la victoria en las urnas, y con ello proteger y mejorar las vidas de las millones de personas que aspiran a representar, sería decisivo. 

Una vez lograda esta reconciliación, con Irene Montero y con toda la gente que se reconoce en ese espacio reincorporadas a la batalla de todas las batallas en clave electoral, es entonces cuando habríamos de focalizarnos en la fase 3: la difusión de un proyecto de vida buena. 

Ya los clásicos señalaban como el objetivo principal de la política al tratar de ir más allá de la mera supervivencia, aquello que Francia Márquez en nuestros días ha denominado desde Colombia como vida sabrosa. El pan y las rosas, se decía en el siglo XX. Y si nos fijamos en las rosas, en unos días de negociación marcados por las inquietantes noticias que llegaban sobre los límites planetarios sobrepasados, el derretimiento del Ártico o los incendios en Canadá, habría de ofrecerse de manera clara el giro biocéntrico que el gran reto de nuestro siglo XXI nos demanda.

Sobre la crisis ecosocial, el propio proyecto de Sumar tiene una propuesta excelente surgida de uno de sus grupos de deliberación que no merece quedar diluida ni guardada en un cajón. Conocemos desde hace décadas las medidas que, con coraje, habría que emprender para hacer de la vivienda un derecho real y no meramente nominal, de los empleos una actividad digna en espacios democratizados o del estudio un derecho humano sin barreras ni segregaciones de clase. Sabemos cómo habrían de gravarse los grandes ingresos y propiedades para repartir. También somos muy conscientes en todo el espacio de que una vida buena se tiene cuando se puede amar a quien se quiera sin que te abran la cabeza, cuando por ser mujer y/o una persona racializada una no se encuentra sometida día y noche a la ignominia, cuando une tiene la libertad de definirse a sí misme como desea sin perder el respeto de su comunidad. 

Sumar tiene una propuesta excelente surgida de uno de sus grupos de deliberación que no merece quedar diluida ni guardada en un cajón

Frente al ataque antidemocrático de los bulos, ante la demonización del adversario llevado por los medios oligárquicos, contra una derecha entregada al regreso de una España en blanco y negro, asfixiante y fascista, ofrezcamos deliberación y debate sustantivo, vayamos al fondo de los asuntos. Cuando el ser humano calma esa reacción emocional instintiva por la que una imagen o un eslogan malintencionado le llevan a activar sus miedos, iras u odios, casi siempre es posible dialogar. Y qué mejor que intentarlo llevados en volandas por las pasiones felices que se abren paso tras la reconciliación. Hablar sobre el derecho de toda mujer a consentir una relación sexual o el derecho de cualquier preso en una democracia a rehabilitarse. Asumiendo los aprendizajes para rectificar cuando se yerra. Pero vayamos un paso más allá de la defensa y preguntemos directamente por qué tipo de vida se quiere, la de los precios bajos para la vivienda o la de no llegar a fin de mes; la de los salarios mínimos cada vez más altos o la de la explotación laboral salvaje; la del asfalto, los atascos y los malos humos o la de una comunidad cercana, biodiversa y con aire limpio. La del amor en libertad o la del miedo, la culpa y el castigo de las viejas sotanas. 

El último estadio de mi propuesta sería aún más ambicioso, casi de ese territorio del sueño del que salen siempre, ya lo decía Aristóteles, los proyectos de mejora de la polis. Se trataría de que esta reconciliación de las izquierdas y este foco en los proyectos de vida buena pusieran las bases de una nueva cultura política. Necesitamos dejar atrás los modos de comportamiento propios del capitalismo neoliberal. La renuncia al elitismo ha de ser clara, y de ahí la oportunidad que ha de darse a los sorteos, a las rotaciones periódicas, a las portavocías plurales, a las audiencias públicas casi cotidianas y a las asambleas deliberativas decisorias. Es desde el gobierno de los y las cualquiera como se combate la abstención de las clases populares. Y quien esté ya pensando de nuevo que menudo ingenuo estoy hecho, que eche la vista atrás, o que repase la última semana o cuente las cifras de afiliaciones de los últimos tiempos, y que me diga, por favor, cuáles han sido los éxitos organizativos del modo elitista, predador y competitivo de hacer política en el espacio. 

Lo más bonito de las reconciliaciones no solo es que cesan las pesadillas donde los antiguos amigos te persiguen con saña, o que junto a la amistad recobrada, sin saber por qué, a la mínima se te humedecen los ojos. Casi lo mejor es que poco a poco vuelve la confianza en el ser humano, tan fundamental en toda política transformadora. Ayuda a comprender la complejidad de los cimientos humanos de la política, así como se afronta ya la nueva etapa con la madurez experiencial de haber roto todos los puentes en el pasado y saber que, de manera milagrosa, estos se han reconstruido. Será más difícil que se rompan, y será mucho más fácil que nos conduzcan a un mejor proyecto colectivo. 

Un último consejo: no piensen ni sientan como oligarcas, renuncien también a encaramarse lejos de toda empatía en grandiosas estrategias. Anímense en cambio, por favor, a tratar de actuar a cada instante como demócratas, cuidando de quienes son diferentes pero aliados/as e imprescindibles en esta lucha por una vida digna, sabrosa, que millones anhelamos. 

La anhelada alianza de la izquierda no ha comenzado bien. No sería conveniente alargar el drama, pero tampoco dejarlo con este desenlace amargo. Una vez alcanzado un precario acuerdo formal de mínimos, en la segunda fase que ahora se abre ante el 23J, la posible desmovilización de mucha gente...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcoantonio-mira

    Si el autor de este artículo hubiera seguido el consejo con el que lo acaba, es probable que no lo hubiera escrito. Y desde luego, es normal que un comunista (no “euro” sino comunista a secas, pero sobre todo marxista) se sienta bastante ofendido por su análisis sesgado que añade su pedazo de leña al fuego. Es cierto que debemos abrir muy bien nuestra mente a todo aquello que consideremos una buena herramienta para rescatar a los oprimidos y elevar el bienestar de los esclavos, sobre todo a lo que sirva para elevar el discernimiento crítico en una época de pensamiento único y cantos de sirena de los explotadores. El bajo nivel de nuestros “intelectuales” sigue siendo un handicap importante  para participar en una vanguardia tan mediocre. Podría incluirme si no fuese porque de mí no depende ninguna decisión política tan trascendental como salvar la humanidad del capitalismo asesino y siempre alerta (al contrario que sus servidores y esclavos). Seguiremos en la brecha.

    Hace 1 año 1 mes

  2. Salvador Blissett

    Zzzzzzzzzzzzzz

    Hace 1 año 1 mes

  3. juan-ab

    Estoy de acuerdo contigo, Víctor Alonso Rocafort, en que ha de haber reconciliación. Aunque no sin antes de un desbroce que vendrá precedido y anunciado por un “Estruendo de multitud en los montes, / como de mucho pueblo. / Y traen los instrumentos de su furor / para borrar del suelo a los opresores. / Y los castigarán por su iniquidad / y harán que cese la arrogancia de los soberbios. “ (Isaías, XIII). Yolanda Díaz ya lo ha echado todo a perder. Cuando termine de pudrirse habrá que arar y sembrar para la vida buena.

    Hace 1 año 1 mes

  4. manuel-avalos

    Me pregunto si quien actúa ninguneando e imponiendo, habiendo sido capaz de ese comportamiento, sería capaz ahora, en el punto al que hemos llegado, de obrar según escribe aquí el autor. No lo creo. Me ha costado mucho aceptar como realidad lo que la intuición me planteaba ante tantos bulos y declaraciones fuera de contexto. Finalmente la realidad cayó como una losa, cómo siempre. A mi parecer tanto YD como IE y todo el arco de la izquierda de la sonrisa, están ahí sin heridas mediáticas por algo, de alguna forma la izquierda rojiparda ha aceptado sus 30 monedas, es la realidad, cae como una losa.

    Hace 1 año 1 mes

  5. carlos3

    Por fin alguien se acuerda de que en el camino se perdió la voz de las personas anónimas! La que puso en jaque al poder y a los medios convencionales! Basta ya de escalafones, plazas en propiedad y manipulaciones para lograrlas!

    Hace 1 año 1 mes

  6. ileana-benitez-soto

    Pero eso no fue lo que entendimos las gentes del pueblo del pacto de los botellines. En política más que las palabras cuentan los gestos. Nosotros de IU celebramos ese pacto. Mucha gente se que no, pero la percepción no fue tan brutal como la de ahora. No siento odio por YD, siento que no me representa como el psoe, así que no la votaré. Yo ya he decido mi voto será para Bildu. Yo quiero ruido, no quiero una izquierda sonriente, 

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí