1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diario itinerante

Arquitectura del poder: de Kubitschek a Lula

Más de 70 años después del gobierno de Juscelino Kubitschek, los edificios de Niemeyer, en lugar de emblemas de una democracia dinámica, empiezan a parecer símbolos de parálisis presidencial

Andy Robinson Brasilia , 31/05/2023

<p>Brasilia: dos estructuras semicirculares –una cóncava la otra convexa– simbolizan la Cámara y el Senado. /<strong> Foto: A. R.</strong></p>

Brasilia: dos estructuras semicirculares –una cóncava la otra convexa– simbolizan la Cámara y el Senado. / Foto: A. R.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Brasilia, capital de un futurismo ya anticuado, es una prueba asombrosa de lo que puede hacer un presidente brasileño si cuenta con un amplio apoyo social. Concretamente Juscelino Kubitschek, jefe de Estado entre 1956 y 1961. Tal vez por eso, la modernista plaza de Los Tres Poderes fue atacada con tanta saña el pasado 8 de enero. El asalto no fue solo a un Estado que los bolsonaristas consideran una democracia corrupta infiltrada por el “marxismo cultural” sino a la modernidad y al modelo desarrollista de Getulio Vargas y Kubitschek.

Tras decidir casi unilateralmente construir una nueva capital política en la sabana del interior brasileño, a 1.000 kilómetros de Río de Janeiro, Kubitschek inauguró la primera obra en octubre de 1956. Menos de cuatro años después, en octubre de 1960, Brasilia ya había sustituido a Río como capital. 

Obra del arquitecto predilecto de Kubitschek, el revolucionario modernista Oscar Niemeyer, las torres rectangulares del Congreso, rematadas con dos estructuras semicirculares –una cóncava, la otra convexa– para simbolizar la Cámara y el Senado, se convirtieron en un icono de una nueva potencia y de un presidente audaz. 

Con el apoyo del Congreso a su plan de desarrollo nacional, Kubitschek lideraría el llamado milagro económico brasileño, con una industrialización vertiginosa impulsada desde el Estado y tasas de crecimiento anuales en torno al 10%.

Pero, más de 70 años después, con el gobierno de otro icónico presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, ya en su quinto mes,  los edificios de Niemeyer, en lugar de emblemas de una democracia dinámica, empiezan a parecer símbolos de parálisis presidencial. Al igual que en otros países  latinoamericanos –Colombia, Perú, Chile– en los que la izquierda ha recuperado el poder ejecutivo, pero no el legislativo ni el jurídico, las promesas de cambio de la campaña electoral empiezan a estrellarse contra un parlamento insumiso.

El Congreso en Brasilia. Foto: A.R.

“Lula cree que la correlación de fuerzas va en su contra, pero tiene que impulsar medidas que cambien esa correlación y no lo está haciendo”, dijo el filósofo Vladimir Safatle, autor de Só mais um esforço, un libro que detalla las pautas para la refundación de la izquierda en América Latina. Safatle, que está a punto de publicar en la revista Piauí un artículo sobre la estética del asalto bolsonarista a Brasilia, contra la yugular del modernismo, sostiene que si el presidente no sabe recuperar la iniciativa, la extrema derecha lo hará. “Cortaron con un cuchillo el lienzo del cuadro Las mulatas de Emiliano di Cavalcanti”, asegura en referencia al gran pintor modernista y miembro, al igual que Niemeyer, del Partido Comunista. 

Tal y como se comprobó el 8 de enero, cuando militares en el cuartel de Brasilia conocido como Fort Apache –otro edificio del modernismo de Niemeyer en el sector militar–, este tal vez menos despreciado por el bolsonarismo, se negaron a cumplir las órdenes de Lula de detener a los insurgentes, nada se puede descartar en Brasil dado el apoyo con el que cuenta Bolsonaro.

Cuartel militar en Brasilia. Foto: Centro de Comunicação Social do Exército.

La agenda legislativa del Gobierno de Lula, que enfrenta una agresiva oposición bolsonarista –102 de los 513 escaños del Congreso– y un bloque de centro de siete partidos –189 escaños alineados con los lobbies de siempre–, no acaba de arrancar.   

Los 222 escaños del bloque progubernamental no son suficientes y crece el pesimismo en el entorno del Gobierno respecto a la implementación del ambicioso programa con el que Lula ganó las elecciones, concretamente una nueva fase de desarrollismo industrial tras casi una década de privatizaciones y estancamiento económico.   

Si  la arquitectura modernista del Congreso lo asemeja a una cárcel, la imponente torre de hormigón y cristal negro del banco central, al otro extremo del eje monumental, plasma el poder intransigente de una autoridad monetaria empeñada en mantener los tipos de interés reales más altos del mundo.  Al frente está el exconsejero delegado del Banco Santander Roberto Campos Neto, que iba a votar vestido al estilo bolsonarista: camiseta amarilla de la selección de fútbol.

Sede del banco central de Brasil. Foto: Divulgação/Câmara dos Deputados.

Mientras, en la elegante sede del Supremo Tribunal Federal (también de Niemeyer), todo indica que se desestimará una demanda presentada por el Gobierno contra la privatización de la gigantesca empresa eléctrica Electrobras, aprobada durante el gobierno de Bolsonaro.  

Sede del Supremo Tribunal Federal. Foto: Garotadpi via Wikimedia Commons.

Aunque los grandes medios de comunicación, liderados por la Rede Globo, no apoyan a la extrema derecha como en otros países de la región, sí atacan cualquier intento por parte del presidente de izquierdas de reactivar la economía mediante estímulos fiscales.   

“Lula está viviendo una paradoja: fue elegido con ambiciones mayores que en elecciones anteriores. Pero tiene mucho menos poder que entonces”, explicaron asesores del presidente

“Lula está viviendo una paradoja: fue elegido con ambiciones mayores que en elecciones anteriores y estaba empeñado en no hacer concesiones. Pero ahora tiene mucho menos poder que entonces”, explicaron asesores del presidente, consultados por la periodista Mônica Bergamo. El veterano líder del PT se siente “ansioso y hasta triste”, según estos asesores. 

Lula necesita movilizar la calle como los presidentes desarrollistas de los cuarenta y cincuenta y como el mismo PT en los años ochenta y noventa. Pero no está claro que haya un movimiento para movilizar. Ni el diputado de izquierdas Guilherme Boulos, que fundó el Movimiento de los Trabajadores sin Techo, parece estar en condiciones de sacar a su gente a la calle pese a los miles de sin techo durmiendo en las calles de Sao Paulo y Río. Mientras, los medios de derecha y centro tachan de terrorista al histórico Movimiento de Trabajadores sin Tierra, pese a sus en absoluto amenazadoras tiendas de alimentos sanos en los distritos de la clase media progresista en Sao Paulo.

Por el momento, Lula y su ministro de Hacienda, Fernando Haddad, se han visto forzados a respaldar la creación de un marco presupuestario más restrictivo de lo que querían, que difícilmente permitirá una expansión económica y que ha sido criticado por los líderes en el Congreso de su propia agrupación política, el Partido de los Trabajadores (PT).

Lula, eso sí, ha podido subir el salario mínimo e implementar un nuevo sistema de prestaciones para las familias pobres, así como un nuevo programa de viviendas públicas. Es más, acaba de anunciar una bajada del precio de los combustibles (fijado por la petrolera estatal Petrobras) para ayudar a estimular el consumo.  

Pero otras medidas, como la prohibición de las falsas noticias generadas en el “gabinete de odio” bolsonarista o la marcha atrás de la privatización del saneamiento público, han sido tumbadas en el Congreso. El presidente de la Cámara, Arthur Lira, simpatizante en su día de Bolsonaro, insiste en no permitir que “se dé un paso atrás” respecto a las medidas promercado adoptadas bajo el gobierno anterior en el área de privatizaciones y desregulación.  

Incluso el plan de Lula para salvar la Amazonia puede estar en peligro. El compromiso presidencial de crear nuevas reservas de conservación ha chocado con el lobby de grandes productores de monocultivos y la poderosa bancada ruralista, con 350 diputados en la Cámara. Para apaciguar al lobby Lula  nombró ministro de Agricultura al empresario sojero Carlos Bávaro. Pero crecen las presiones para restar competencias a  la  ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, formada políticamente en el movimiento de defensa de la Amazonia.  

“El gobierno no tiene una base consolidada en la Cámara de Diputados mientras que el frente parlamentario agropecuario es una de las bancadas más organizadas del Congreso”, advirtió el diario Folha de Sao Paulo.   

Aunque la deforestación ya empieza a bajar tras la devastación de los años de Bolsonaro, más concesiones a los grandes grupos del “agronegocio” podrían dar señales peligrosas a los delincuentes medioambientales.   

Ni Lula, con su conocido pragmatismo, parece saber qué hacer. Ha optado por una serie de viajes al exterior donde la reconstrucción de la imagen exterior brasileña resulta más fácil que la construcción de una política doméstica. Desde su vivienda en el Palacio de Alvorada (otra obra espectacular de Niemeyer) no solo añora las hazañas de presidentes como Kubitschek sino también el poder que él mismo ejercía durante los primeros gobiernos del PT (2003-2011).   

La residencia presidencial, el Palacio de la Alvorada. Foto: Ricardo Stuckert/Presidência da República (2006).

Entonces, Lula logró el apoyo del Congreso para la mayor parte de su programa de transformación social; constantes subidas del salario mínimo, subvenciones y créditos baratos a los más pobres, fuertes inversiones públicas. Decenas de millones de excluidos se incorporaron al mercado formal de trabajo y salieron de la pobreza y la marginación.   

Eso sí: a veces en un sistema político profundamente clientelar, el apoyo parlamentario se logra haciendo la vista gorda presidencial, como en el caso de financiación irregular de partidos, conocido como Mensalao.  

Ahora, tras una campaña electoral en la que Lula se comprometió a reconstruir el país tras los años de Bolsonaro, los obstáculos son enormes. “Lula nunca había tenido tantas dificultades para crear una base en el Congreso Nacional”, advierte Matheus Leitao, en la revista Veja.  

“Hacen falta nuevas articulaciones en la Cámara o una forma de ejercer presión sobre el Congreso desde medios de comunicación o empresarios afines”, dijo Jorge Chaloub, analista político de la Universidad de Juiz de Fora, en Minas Gerais. La alternativa sería convocar “manifestaciones masivas de apoyo a Lula”, añade. “Pero todo esto es muy difícil”.  

Si sirve de consuelo para el presidente en su laberinto, Kubitschek también se topaba con problemas en los años del milagro, empezando por dos intentos de golpe de Estado. Tres años después de su salida de la presidencia, los militares tomaron el poder en una dictadura que duraría hasta 1984. Pero, como escribe Michael Reid, excorresponsal en Brasil de The Economist, Kubitschek estaba dotado “del activo político más codiciado de todos: un optimismo sin límites”.  

Brasilia, capital de un futurismo ya anticuado, es una prueba asombrosa de lo que puede hacer un presidente brasileño si cuenta con un amplio apoyo social. Concretamente Juscelino Kubitschek, jefe de Estado entre 1956 y 1961. Tal vez por eso, la modernista plaza de Los Tres Poderes fue atacada con tanta saña el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    En la época de Kubitschek aún se podía ser optimista, ahora nada invita a ello.

    Hace 8 meses 18 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí