1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDUCACIÓN ECOSOCIAL

En el futuro diremos que ganamos

Cuando llegas al final del tobogán, ves que hay mucha gente que se atrevió a tirarse antes que tú, y que por eso tienes derecho a la educación pública, la sanidad o a descansar un par de días por semana

María González Reyes 24/05/2023

<p>Camino al colegio.</p>

Camino al colegio.

Hernán Piñera

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hace poco estuve en una charla en la que pusieron una foto donde salía una mujer perteneciente al movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) con una camiseta que decía: “He estado en el futuro y ganamos”.

Me pareció muy sugerente y pensé que reflejaba una manera distinta de afrontar los retos que tienen los centros educativos frente a la crisis sistémica. Afrontarlos pensando que estamos en el futuro y que conseguimos superarlos. En realidad eso representa para mí la educación ecosocial y ecofeminista. Hacer prácticas educativas pensando que en el futuro diremos: “Ganamos”. 

Pero ¿qué significa decir que ganamos?

Significa que conseguimos poner en el centro de nuestras prácticas educativas la pérdida de biodiversidad y el caos climático y que logramos capacitar a nuestro alumnado para que tuviera una vida buena. Que aprendieron a reconocerse como parte de una red formada por tierra, agua, plantas, animales y aire. Que asumieron que la vida solo es posible si alguien nos cuida, y que supieron que esas tareas las estaban asumiendo mayoritariamente, y no de forma libre, las mujeres. Que comprendieron que formamos parte de entramados ecosistémicos de los que requerimos toda una serie de funciones, como la fertilización del suelo, la depuración de aguas o la polinización, sin las cuales la vida no sería posible.

Significa que supimos que la educación ecosocial tenía muchos puntos de conexión con la educación popular. Que en ambos casos se trataba de hacer una construcción del conocimiento que tuviera en cuenta el contexto social. Una educación que trata de transformar realidades mediante la creación de pensamiento crítico anclada en procesos de participación y acción.

Significa que afrontamos los retos que teníamos por delante y los convertimos en acciones que transformaron los centros educativos y su entorno. Que ecologizamos el curriculum y trabajamos estos temas como eje central de nuestro día a día, y no como algo anecdótico que tratar en un momento concreto del curso. Que hicimos de las escuelas e institutos lugares donde la naturaleza estuviera presente (en los patios, en los huertos, en las aulas), donde las prácticas tuvieran en cuenta el contexto socioambiental (en la gestión de los residuos o de la energía, en lo que se comía, en los materiales que se compraban…). Que se posibilitó vivir experiencias de conexión con la naturaleza. Que se facilitó que el alumnado fuera un agente activo de cambio.

Que ganamos significa, también, que el profesorado entendió que tenía una tarea esencial seleccionando qué contenidos trabajar, con qué metodologías y cómo evaluar, porque sabían que marcaba un mundo radicalmente distinto si educaban para legitimar el modelo actual y posicionarse en él de la forma más ventajosa posible o educaban para que el alumnado comprendiera los grandes problemas que ya tenían por delante y que adquirieran valores, habilidades y conocimientos que les permitieran desarrollarse críticamente ante ellos.

Pero para que en el futuro podamos echar la vista atrás y decir que ganamos, hizo falta buscar el impulso.

Y el impulso lo sacamos de imaginar escenarios de futuro llenos de vidas dignas. Que nos convencimos de que el mundo por el que luchamos es un mundo en el que merece la pena vivir.

De saber que improbable e imposible son dos términos distintos. Que el éxito no está asegurado pero el fracaso tampoco. 

Muchas personas no se organizan porque no hemos creado estructuras para hacerlo

De asumir la responsabilidad de contribuir a cambiar el mundo. Una responsabilidad que surge de la asunción de los privilegios que tenemos muchas personas. Las que no pasamos hambre y tenemos la posibilidad de saciar, no sólo la necesidad de pan, sino también la de rosas. 

De comprender que a la gente no le da igual todo. Que muchas personas no se organizan porque no hemos creado estructuras para hacerlo, porque hay que levantarse demasiado temprano para ir a trabajar y luego el cuerpo está demasiado cansado. 

De saber que estar informadas y conocer las caras de las personas que deciden las reglas del juego es un privilegio de quienes no vivimos en el borde. Que hay muchas personas que no actúan porque tienen vidas complejas y cuando todo parece estar a punto de romperse es difícil intervenir para cambiar las reglas.

El impulso lo sacamos también de asumir que confrontar el poder iba intrínsecamente ligado a tener conflictos, y que comprendimos que la única forma de hacerles frente era en colectivo.

Ganamos porque ante la incertidumbre buscamos en la acción y la organización, algo a lo que agarrarnos.

Ganamos porque sacamos la fuerza y el impulso de la naturaleza, de las mujeres, de las comunidades indígenas, de las campesinas y campesinos, de la certeza de no querer seguir viendo sufrir a muchas personas y a otros seres vivos.

Ganamos porque conseguimos coger impulso para revertir situaciones injustas y poner de manifiesto que las desigualdades, la precariedad y las guerras se conectan de forma íntima con el deterioro ecológico. 

Ganamos porque supimos preparar al alumnado para el futuro que tenían por delante y dotarlos de estrategias que les ayudaron a diferenciar los procesos que sostienen la vida de aquellos que la destruyen.

Y lo hicimos permitiendo y fomentando que se hicieran preguntas relevantes.

Que cuestionasen si los desequilibrios y desigualdades y deterioro ambiental tenían que ser admitidos como el orden normal de las cosas.

Si tenían que ver como normal que los derechos de las personas dependan del lugar en el que nacieron y no de su condición de seres humanos.

Si tenían que resignarse a que lo normal sea que las mujeres tengamos miedo cuando volvemos solas a casa de noche. A que un silencio sea entendido como un sí. 

Si tenían que convencerse de que lo que nos protege son las rejas en las ventanas y los ejércitos y no los vínculos de comunidad.

Si tenían que creer que es posible construir la paz desde los relatos securitarios que refuerzan las lógicas autoritarias y de militarización.

Si lo normal es que la propiedad privada sea más sagrada que lo comunitario. Si lo normal es que solo tenga valor lo que tiene un precio.

Si hay que valorar si por delante del derecho a migrar tendría que estar el de no verte obligada a hacerlo porque los buques europeos se llevaron todos los peces o porque la tierra se secó como consecuencia de la contaminación.

Si es necesario cuestionar el reparto de los recursos limitados y señalar a quiénes salen perdiendo y quiénes ganando.

Si tiene sentido seguir creyendo que la tecnología resolverá la extinción de especies y que no llueva.

Que fueran capaces de preguntarse cómo se decide el tamaño de la riqueza, cuándo una persona es, oficialmente, rica. Cuántos bienes naturales tiene que acumular, cuánto poder, qué tipo de conocimientos acapara. 

La evolución favorece modos de vida basados en la cooperación entre especies. En saber que en el bosque todo está plagado de sentido

O el tamaño de la pobreza. Cuando una persona es, oficialmente, pobre. Si basta con no tener dinero o es necesario que te hayan desposeído también de la posibilidad de soñarte diferente. Si basta con no tener un plato de comida o lo que te cose a la pobreza es no tener acceso a los recursos que permiten vivir. Al agua, a la tierra, al viento.

Es cuestionar si lo normal es que una especie ponga en jaque la vida de todas las demás. 

Es saber que, en el silencio del bosque, se puede escuchar que cuando los recursos comienzan a escasear, la evolución favorece modos de vida basados en la cooperación entre especies. En saber que en el bosque todo está plagado de sentido.

Y cuando miramos este presente desde el futuro vemos que cuestionar y hacer preguntas relevantes nos permitió reflexionar sobre las consecuencias que tiene conformarnos con que nos parezca normal que el mundo esté así. 

Permitió cuestionarnos si este orden de las cosas tenía que ser admitido, si teníamos que rendirnos al abuso de poder y la destrucción de la naturaleza sin que nada estallase. 

Y porque lo pensaron y lo sintieron muchas personas de las comunidades educativas comenzaron a disentir y desobedecer. 

Y eso permitió colocar en primer plano la crisis climática, con todos sus datos e informes. Con todas las implicaciones que conlleva para la vida de muchas personas y del resto de seres vivos con los que compartimos el planeta. 

Permitió construir un mundo en el que las oportunidades educativas no dependían de haber nacido en una casa con un único baño a compartir entre varias familias o en una con un baño propio para cada miembro. En el que el alumnado sabía sembrar.

Y disintieron y se rebelaron de muchas maneras, asumiendo que vivimos en un planeta finito y que quien acaparaba los bienes naturales no los iba a repartir sin conflicto. 

Y en ese escenario se miró hacia atrás, y se recordó la importancia de que el alumnado supiera qué significa “No pasarán”. 

La memoria genera lo que somos, nuestra identidad

Porque la memoria genera lo que somos, nuestra identidad. Y desde ese futuro recordaremos que la identidad y la memoria de las comunidades educativas se construyó tejiendo redes y dando oportunidades educativas a quien más las necesitaba. Una identidad que se basaba en conseguir que todo el alumnado tuviera derecho a la palabra futuro. 

Y la memoria se generó, también, construyendo esperanza.

Porque tener esperanza en el futuro es distinto a ese optimismo que dice que todo irá bien pase lo que pase. Es fijarse en que cuando esta normalidad se rompe la gente da un paso al frente, no toda, pero sí la mayoría, para cooperar y ayudar.

Los centros educativos se atrevieron a soñar lo que parecía imposible, pero que en realidad era solo improbable y esto permitió crear un cambio de imaginarios. Un cambio que partió de muchas personas de distintas procedencias, clases sociales y formas de ver el mundo que se juntan de manera natural en los centros educativos.

Lo que creemos importa. Si creemos que seremos capaces de producir cambios profundos es más probable que lo consigamos.

Lo que creemos da forma al mundo. Por eso es esencial que las y los docentes pensemos, no solo que somos capaces de contribuir al cambio, sino que ese cambio es posible.

Una identidad que se basaba en conseguir que todo el alumnado tuviera derecho a la palabra futuro

A veces pienso que imaginar futuros peores en este escenario de incertidumbre nos ha quitado la capacidad de pensar en mundos mejores. Pero entonces llega alguien y te empuja, como la primera vez que me tiré sola por un tobogán. Era pequeña y tenía miedo, pensaba que si no había alguien para frenarme en la parte de abajo el impulso me haría salir volando. Detrás de mí había un niño que no entendía qué hacía yo ahí subida, quieta, sin tirarme. Y me dio vergüenza y me lancé, por primera vez, sin que hubiera alguien abajo para frenarme.

A veces pasa esto, alguien te empuja a lanzarte por donde no pensaste que lo harías. Te empuja quizás sin saber que te está empujando. O sí, pero en realidad da igual, porque te das cuenta de que hay cosas que deberían dar más vergüenza que miedo. 

Y buscas una tregua para deshacer tus nudos. Pero te das cuenta de que si deshaces solo tus nudos no es suficiente, porque hay un entramado de nudos que no son tuyos. Porque sabes que la alegría solo permanece en los lugares donde hay justicia. 

Y te tiras. Y cuando llegas al final del tobogán, con todo tu impulso, ves que hay mucha gente que se atrevió a tirarse antes que tú, y que por eso tienes derecho a la educación pública o sanidad pública o a descansar un par de días por semana. Y sales a la calle. Y te juntas con todas las personas que se lanzaron antes que tú.

Ganamos porque ahora, justo ahora que está pasando lo que está pasando. 

Ahora que parece que tantas cosas se vienen abajo y aplastan. 

Y hacen tener ganas de cerrar los ojos. 

Ahora. Justo ahora. Es cuando puede ocurrir algo. 

Eso que pensábamos que era imposible pero que, en realidad, era solo improbable.

Porque, a veces, cuando pasa lo que está pasando, ocurre también lo que nunca pensamos que podría pasar. 

Y, entonces, todo cambia.

Hace poco estuve en una charla en la que pusieron una foto donde salía una mujer perteneciente al movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) con una camiseta que decía: “He estado en el futuro y ganamos”.

Me pareció muy sugerente y pensé que reflejaba una manera distinta de afrontar los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

María González Reyes

Es escritora, activista de Ecologistas en Acción y profesora de Educación Secundaria.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí