1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

50 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE PICASSO

El ‘Guernica’ o la punta del iceberg

Alemania mantiene en la sombra su implicación directa en la Guerra Civil española a través de la Legión Cóndor, responsable entre otras acciones del bombardeo de Gernika

Carmela Negrete Berlín , 11/04/2023

<p>Un oficial alemán de la Legión Cóndor instruye a soldados de infantería del bando nacional en Ávila, enero de 1939. Imagen coloreada. <strong>/ Archivo Federal Alemán</strong></p>

Un oficial alemán de la Legión Cóndor instruye a soldados de infantería del bando nacional en Ávila, enero de 1939. Imagen coloreada. / Archivo Federal Alemán

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Son muchos los artículos que se publican estos días con motivo del 50º aniversario del fallecimiento del pintor malagueño más universal y conocido, Pablo Picasso. También en Alemania. En todas esas informaciones se hace referencia a una de sus obras más famosas: el ‘Guernica’. El cuadro representa el dolor de la guerra durante la “Guerra de España” o Spanienkrieg, término alternativo que usan varios historiadores alemanes para hacer hincapié en el carácter de guerra de intervención por encima de la idea de guerra tan solo civil. Encargado por la República para la Exposición Mundial de París de 1937, el ‘Guernica’ ha pasado a ser la única imagen para muchos alemanes de la participación de la Alemania de Hitler en el golpe de Estado de Franco.

“Por primera vez en la historia se produce un bombardeo de civiles desde el aire sin previo aviso”, asegura un documental de la cadena francoalemana Arte con el título Picasso sin leyendas al hablar del cuadro. Esta afirmación no es cierta. Se bombardeó desde el principio de la guerra a la población. Por ejemplo en Nerva, Huelva, donde las bombas cayeron un mes después de comenzar la guerra, como cuenta el historiador Miguel Ángel Collado Aguilar en el artículo “El terror aéreo sobre la Cuenca Minera de Riotinto del 20 al 26 de agosto de 1936”. En ese lugar, como en muchos otros de la geografía española, se produjeron bombardeos cuya atribución es difícil de concretar debido a la pérdida del archivo de la Legión Cóndor durante la Segunda Guerra Mundial y también a la falta de estudios concretos. La República contaba con muy pocos aviones. La Aviazione Legionaria italiana también había bombardeado Durango un mes antes del ataque a Gernika.

El ‘Guernica’ ha pasado a ser la única imagen para muchos alemanes de la participación de la Alemania de Hitler en el golpe de Estado de Franco

El diario Süddeutsche Zeitung se refiere al ensalzamiento del pintor “de las víctimas civiles del ataque aéreo ordenado por el general Franco a la Legión Cóndor alemana en la ciudad norteña”, en la que, recordemos, fallecieron unas dos mil personas el 26 de abril de 1937. Nótese la entonación en la responsabilidad del dictador español. La idea que se da, de que Alemania intervino en España a petición del propio país, es también errónea, ya que el gobierno de la República era el único gobierno democráticamente elegido. El semanario Die Zeit escribe que “Picasso ha pasado de moda” y no menciona ni siquiera la Legión Cóndor, que bombardeó la ciudad vasca que da nombre al cuadro, sino que solo habla de “su enorme lienzo pacifista” de pasada, y así se quita de líos.

No fue hasta 1997, ni tampoco por casualidad, que el Parlamento alemán y el por entonces presidente Roman Herzog pidieron oficialmente disculpas a la ciudad vizcaína de Gernika, exactamente sesenta años después de la matanza. La ciudad vasca y los familiares de las víctimas habían reclamado el gesto. Alemania, por su parte, pensó que con eso ya estaría: “El hecho de que el interés político se haya focalizado en Gernika, por el propio alcance de Picasso, tampoco es casual, ya que actúa como bomba de humo para bloquear la posibilidad de un debate público sobre la responsabilidad de Alemania en la destrucción del régimen democrático republicano y sobre el alcance de su intervención ilegítima en España”, explica a CTXT el profesor de historia de la Universidad Autónoma de Barcelona David Alegre Lorenz.

El hecho de que el interés político se haya focalizado en Gernika actúa como bomba de humo 

La Legión Cóndor llegaba en agosto de 1936 a España formada por “alemanes voluntarios” y debían “ayudar militarmente al general golpista Francisco Franco en la lucha contra la República Española”, explica la web del Museo Vivo en Línea, (LeMO), un proyecto conjunto del Museo de Historia Alemana, la Fundación Casa de la Historia y el Archivo Federal de Alemania. “A través de rotaciones de los contingentes participaron en la operación militar española alrededor de 20.000 soldados de la Wehrmacht”, puede leerse en dicha web. El Museo recuerda que los dictadores Adolf Hitler y Benito Mussolini “justificaron la intervención con su resolución en la ‘lucha contra el bolchevismo’”, así como para “probar nuevos sistemas de armamento, en especial de la Luftwaffe (ejército del aire alemán)”. Aquellos “victoriosos soldados de la legión tras la derrota humillante de 1918 eran un ejemplo para los jóvenes”, explica. Para los propios soldados la guerra tenía “un carácter aventurero”.

Si bien en la descripción completa del texto no hay errores de bulto (aunque llama la atención que en otro artículo titulado “Las relaciones alemano-españolas entre 1936 y 1945” se dice que el número de alemanes enviados era tan solo la mitad, 10.000), faltan datos sobre las víctimas, los objetivos concretos de los bombardeos y, lo más importante, sobre lo que supuso dicha intervención para el devenir de la guerra. Además, la web explica que la dictadura franquista enviaba materias primas a Alemania, sin mencionar que éstas eran el pago –léase saqueo– por el apoyo militar anterior. El diccionario, obviamente, no es una publicación especializada en este asunto, pero su descripción dice mucho de cómo se concibe en Alemania la intromisión en el conflicto civil español.

El Museo rectificó su biografía de Francisco Franco el pasado febrero tras una petición de la autora de este artículo. En la versión anterior, que estaba ilustrada con la foto que sigue online, con un Franco engalanado, de una postal precisamente dedicada a la Legión Cóndor, no se mencionaba ni siquiera que fue un dictador. “Político y militar”, decía el título. En dicha biografía no se hablaba de las víctimas de la dictadura, ni de la existencia de campos de concentración, ni de la persecución de la disidencia, ni de las ejecuciones, ni de los bebés robados, ni del trabajo forzado. La respuesta del Museo a la misiva destacaba que “como portal en línea en idioma alemán, LeMO se ocupa principalmente de la historia alemana y ello también en relación con otros países”, y explicaba que la Guerra Civil española y las relaciones hispanogermanas durante el Nacionalsocialismo se detallan en otros artículos. Y se disculpaba ante el hecho de que “es desafortunado que, aparentemente, no hayamos logrado aquí hacer comprensible el carácter del gobierno de Franco como una dictadura y nos gustaría mejorarlo en una revisión”. Un lapsus, vamos. Eso sí, han cumplido incluyendo al menos algunos aspectos después de la presión.

“Ningún gobierno español ha manifestado la voluntad de reclamar a sus homólogos alemanes un reconocimiento de los crímenes de lesa humanidad”

“La reparación casi siempre ha venido precedida por la presión diplomático-política del país agredido y por tanto a reparar sobre Alemania”, explica Alegre Lorenz, que es experto en estudios de la guerra y los fascismos. “Ningún gobierno español ha manifestado nunca una clara voluntad de reclamar a sus homólogos alemanes un reconocimiento de los crímenes de lesa humanidad cometidos por ciudadanos alemanes en territorio español”, añade. En los años 70 habría ido en contra del talante del propio régimen franquista, explica, el cual “fue posible solo gracias a ese apoyo exterior italogermano, borrado de la historia una vez que las potencias del Eje son derrotadas en la Segunda Guerra Mundial”. 

Ello hizo de la Guerra Civil, según el historiador, “en primer lugar, la victoria de los elementos supuestamente sanos de la sociedad española y, en segundo lugar, de la civilización occidental, en una suerte de cruzada contra el bolchevismo”. La Transición a la democracia llevó, según él, a que se instaurase un discurso de “todos fuimos culpables” que venía del propio franquismo y que “buscaba diluir la responsabilidad de los golpistas por lo ocurrido en España en el marco de la agresión contra un estado legalmente constituido”.

En ese mismo sentido se expresa el investigador de la Universidade de Lisboa Antonio Muñoz Sánchez: “La Legión Cóndor es el vacío por excelencia”, asegura. “Solo los vascos, y no el gobierno central, fueron quienes impulsaron ya desde la Transición la iniciativa de presionar a Alemania para que reconociera el crimen de Gernika”, explica a CTXT. “Y Alemania lo hizo, y lo hizo bien.” Pero no fue más allá: “Con ello, digamos que ya se da por contenta, ya cubre el cupo de reconocimiento de sus crímenes en España.” Muñoz Sánchez, que ha investigado la historia de los trabajadores forzados españoles en Alemania y su lucha por las indemnizaciones, explica que el país “nunca más recibió presión de ninguna otra región, ni desde el gobierno central para purgar esa culpa, para que Alemania impulsara exposiciones, estudios o indemnizaciones por los crímenes de la Legión Cóndor en España”.

¿Cómo casa ésto con la idea de que Alemania sea el país que, a menudo, se pone como ejemplo de buenas prácticas en cuanto a memoria histórica? En el estudio de la Legión Cóndor hay honrosas excepciones, como la directora del Centro para la Investigación del Antisemitismo de la Universidad Técnica de Berlín, Stephanie Schüler-Springorum, que aseguraba en unas jornadas celebradas en Berlín en 2021 que en la República Federal “no se entiende hasta hoy mismo que su responsabilidad por el dolor español va mucho más allá que el caso de Gernika”. En efecto, el tema no interesa a la opinión pública ni a la prensa. 

Ni siquiera noticias de cierto alcance en España salen en los medios alemanes. El estudio del profesor Xavier Irujo, el Atlas de los bombardeos en Euskadi desde 1936 al 37, no ha interesado. El documental de 2018 Experimento Stuka, que fue debatido en España, pasó sin pena ni gloria en Alemania. Pocos conocen en Alemania que la Legión Cóndor llegó a bombardear caravanas de refugiados, como lo sucedido en la ‘Desbandá’ entre Málaga y Almería entre el 6 y el 8 de febrero de 1937, asesinando a más de 3.000 personas.

“Los alemanes están muy orgullosos de lo bien que han trabajado su oscuro pasado”, explica Muñoz Sánchez, que presentó en 2021 en Berlín una exposición sobre el trabajo forzado de los Rotspanier, como llamaba el nazismo a los republicanos españoles y que puede visitarse estos días en Frankfurt. “Y realmente impresiona la infraestructura tremenda de museos, exposiciones, monumentos, así como la presencia constante de los crímenes nazis en televisión, en la radio, en los periódicos”, recalca. “El sentido de responsabilidad histórica de la Alemania posrreunificación es profundo y sincero, y eso es verdaderamente ejemplar.” 

Sin embargo, también recuerda que “llegar hasta aquí ha sido un viaje muy largo, tortuoso y nada neutral”. Para el experto, “la Alemania oficial, sus instituciones, ha avanzado en la construcción de su memoria democrática desde los 80 a golpe de protestas, de críticas y del impacto de películas en la opinión pública”. Es lo que cuenta en su artículo “La lucha de los antiguos trabajadores forzados españoles del III Reich por ser reconocidos como víctimas del nazismo (1956-1972)”.

En esa historia de ausencias, además, hubo capítulos vergonzosos, como las jubilaciones que recibieron los “héroes” que bombardearon a los españoles, mientras a los combatientes de las Brigadas Internacionales no se les concedió pensiones hasta los años 70. También los soldados de la División Azul recibieron pensiones alemanas, mientras a las víctimas españolas del nazismo se las negaron y tuvieron que ir a juicio. La admiración por los criminales golpistas alemanes continuó dentro del propio ejército alemán hasta 1998 de forma oficial, hasta que el Bundestag decidió que era hora de dejar de adorar al piloto Werner Mölders. Sin embargo, la autora de este artículo presenció en 2015 una ceremonia en su honor en el cementerio alemán en que está enterrado en Berlín, a la que asistió al menos un oficial del ejército. Un cuartel tenía por entonces un monolito en su honor y otro publicaba una revista con su nombre.

“Existe cierta tendencia a la idealización respecto a la supuesta capacidad de Alemania para abordar su pasado traumático”

“Las políticas de reparación alemanas tuvieron un contexto muy concreto, que fue el de los últimos treinta años del siglo XX, inaugurados con la Genuflexión de Varsovia y la llamada Ostpolitik de Willy Brandt”, explica Alegre Lorenz. “Escoger qué reparar y qué reconocer por parte de las autoridades públicas de un estado tiene mucho que ver con el tipo de imagen que queremos proyectar del país en el mundo”, asegura. La República Federal habría asumido culpas en aquellos casos más visibles a nivel mediático. “España nunca ha sido muy importante en esta agenda política, sobre todo por el desinterés de los sucesivos gobiernos democráticos a escapar de las narrativas elaboradas al final de la dictadura”. El historiador cree que “existe cierta tendencia a la idealización respecto a la supuesta capacidad de Alemania como estado y de los alemanes como sociedad para abordar su pasado traumático con responsabilidad”.

De hecho, como recuerda Muñoz Sánchez, “la ley de indemnización a las víctimas del nazismo de los años 50 carecía de una voluntad profunda y sincera de resarcir a las víctimas y a las familias, sino que trataba sobre todo de crear una buena imagen externa de la República Federal”. Muchas víctimas lo pasaron mal para ser resarcidas, explica. “Un ejemplo fueron los trabajadores forzados españoles, que tuvieron que ir a juicio porque Alemania se negaba totalmente a indemnizarlos”. Y reflexiona que Alemania se atrevió a tratarlos así porque sabía que Franco no protestaría. “Incluso cuando ganaron, no obtuvieron ningún reconocimiento simbólico, y eso pese a que fueron los primeros trabajadores forzados del III Reich en ser reconocidos formalmente como víctimas del nazismo”. Cuando en los años noventa Alemania “descubrió” a los trabajadores forzados del Reich, en parte gracias a películas como La Lista de Schindler y la crítica pública consecuente, se vio obligada a pagar indemnizaciones millonarias a polacos, ucranianos o rusos: “Ya nadie recordaba que treinta años antes los españoles habían logrado también ser indemnizados”, recalca Muñoz Sánchez.

Alegre Lorenz deja un importante apunte: “Creo que la sociedad alemana no solo puede estar empezando a ser indiferente a los crímenes que se cometieron en nombre de su país, sino que, dentro de cierto discurso ultra, que existe en todos los países, se tiende a destacar los sufrimientos por los que pasaron los propios alemanes en la Segunda Guerra Mundial y la posguerra, con expulsiones y huidas masivas, bombardeos indiscriminados contra la población civil, violaciones y asesinatos”. En el caso de la Legión Cóndor, “fue entendida y consumida durante años del modo en que lo explicaron sus protagonistas: como una simpática aventura”. Para Muñoz Sánchez, “Alemania se enorgullece de su memoria democrática, la vende a toda Europa como ejemplar, mira por encima del hombro a España, se escandaliza por las cruces franquistas, por las fosas sin abrir, por la ausencia, en fin, de una memoria democrática en España... Pero la intervención alemana en la Guerra Civil, de eso casi no se acuerdan.”

En junio del año pasado, el gobierno de Asturias a iniciativa de Podemos pidió a Alemania información sobre las actuaciones de la Legión Cóndor en dicha región. La Oficina Central de las Administraciones Regionales de Justicia para el Esclarecimiento de los Crímenes Nacionalsocialistas en la localidad de Ludwigsburg contestó que no hay investigación al respecto, ya que no actúa de oficio. Mientras no exista una reclamación oficial no la habrá tampoco. 

Es posible que Alemania no fomente el estudio de su intromisión ilegal en la Guerra Civil española porque ya tiene varios frentes abiertos en cuanto a memoria histórica se refiere. El gobierno de Polonia reclama a Alemania nada menos que 1,3 billones de euros como reparaciones de guerra. Aunque no se le da mucha publicidad, también Italia y Grecia reclaman todavía el pago de compensaciones por los crímenes cometidos en dichos países por el nazismo. En el caso español, ni siquiera se han disculpado por contribuir de forma decisiva a acabar con una de las primeras democracias de Europa.

“España construyó una democracia sin memoria de la Guerra Civil y el franquismo”, recuerda Muñoz Sánchez. “Por eso no reclamó nunca responsabilidades a Alemania, nunca animó siquiera a Bonn y luego a Berlín a impulsar iniciativas conjuntas como una simple exposición sobre el desgraciado pasado común de sus fascismos”. Precisamente es eso lo que ocurre en el caso de la avenida de Berlín dedicada hasta hoy mismo a la criminal Legión Cóndor, la llamada Spanische Allee. El historiador explica que en junio de 1939, “miles de soldados de la Legión Cóndor recién llegados de España desfilaron bajo la Puerta de Brandenburgo y por el bulevar Unter den Linden ante el Führer”. La fiesta, que exaltaba el apoyo alemán a la derrota del “bolchevismo” fue glorificada por el Ayuntamiento de Berlín renombrando la calle como Spanische Allee (‘avenida Española’).

El investigador español afincado en Berlín y activista de Izquierda Unida y de Die Linke Jaime Martínez Porro ha intentado desde 2019 que se cambie el nombre de la avenida sin éxito. La solución hasta ahora es la metáfora viva de la problemática que trata de explicar este artículo: la avenida se queda con el nombre que se le dio en la parada militar en honor a los criminales de guerra de la Legión Cóndor, que habían asesinado a miles de españoles y contribuyeron a acabar con la democracia, mientras que la plazoleta adyacente se llama ahora plaza de Gernika.

Son muchos los artículos que se publican estos días con motivo del 50º aniversario del fallecimiento del pintor malagueño más universal y conocido, Pablo Picasso. También en Alemania. En todas esas informaciones se hace referencia a una de sus obras más famosas: el ‘Guernica’. El cuadro representa el dolor de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manuel-avalos

    Muy interesante el artículo si, obliga a reflexionar sobre nuestra historia cercana y la importancia de que ésta sea veraz para poder evolucionar como sociedad sin trabas ni cadenas pasadas, al margen de la responsabilidad de quienes lo han permitido. Saberlo y aceptarlo nos permitiría al menos seleccionar mejor a nuestros gobiernos y mejorar de verdad nuestra sociedad.

    Hace 1 año 3 meses

  2. hernanfbarriales

    Artículo super interesante, muchas gracias Carmela! Me permito aportar una referencia adicional con la que dí trabajando en mi proyecto de buscador de documentación de la Guerra Civil (https://buscar.combatientes.es), en la que se enjuicia a varios pilotos alemanes capturados en Pais Vasco. El documento puede consultarse online a través del portal de PARES, pongo el enlace en esta publicación de twitter: https://twitter.com/BCombatientes/status/1642465800152920068 . Un saludo!

    Hace 1 año 3 meses

  3. ignacioparedesasenciooutlook-es

    ES IMPRESCINDIBLE TERMINAR CON LAS PRESCRIPCIONES DE TODOS LOS DELITOS, MIENTRAS QUE ESTO NO SUCEDA, SEGUIRÁN RIÉNDOSE DE TOD@S Y DESTRUYENDO EL MUNDO

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí