1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

separación de poderes

Jueces políticos que nos quieren gobernar

El sobreempoderamiento que sienten algunos por lucir una toga con puntillas les hace levitar y considerarse por encima del Legislativo y el Ejecutivo

Jesús López-Medel 17/03/2023

<p>Tribunal Constitucional, PP</p>

Tribunal Constitucional, PP

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A veces, mis artículos contienen referencias personales y así será en este también. Quisiera recordar cómo me borré de Twitter. Utilizaba la plataforma para compartir mis ideas y pensamientos en el ámbito político, social y jurídico, junto con gustos personales sobre cultura, música, etc. Y a la inversa, para recibir lo mismo de personas que me parecían de interés. En general estaba contento.

Tuve suerte y no me vi zarandeado o insultado, lo cual ya era meritorio. Pero hubo algo que me llevó a dejar esta red en 2018. Fue la exhibición frecuente de juezas y jueces con fotos con toga, incluso con bandera al fondo, donde opinaban de lo divino y lo humano. Eso sucedía con cierta frecuencia. A mí me molesta bastante. En aquel tiempo, había acontecido el 1 de octubre anterior el procés en Cataluña. Desde ese otoño, todo ello bajaba por las redes como un aluvión. 

Me empezó a parecer obscena la exhibición y militancia activa acerca de unos hechos que, si bien pronto fueron judicializados, tenían un claro carácter político

Ya entonces me empezó a parecer obscena la exhibición y militancia activa de este sector acerca de unos hechos que, si bien pronto fueron judicializados, tenían un claro carácter político. El fervor a la hora de criticar las acciones de los líderes catalanistas y mostrar la “solidaridad” e identificación con el instructor Pablo Llarena en su empeño de incriminarles, incluso por delito de rebelión, estaba henchido de ardor patriótico. Y no se les ha curado.

Fue muy determinante la rápida acción del juez instructor de imputar por delito de rebelión a los participantes en el proceso soberanista, lo que suponía atribuir su enjuiciamiento al Tribunal Supremo en lugar de al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Posteriormente se advertiría que era evidente que no les era aplicable, pero esa imputación sirvió para desviar el asunto del juez natural al Supremo. Allí la gran abundancia de magistrados muy conservadores aseguraría que se sintieran no solo juzgadores sino también salvadores de la patria. Ese desvío del asunto hacia ese tribunal (que suponía, también, imposibilidad de recurso) fue uno de los varios déficits de lo que no sería un juicio imparcial.

Pero, más allá de la Sala II, me parecía muy peligrosa esa implicación partidista y entrometida de jueces ordinarios que en tuits prestaban apoyo solidario a otro juzgador, que estaba haciendo una instrucción penal muy severa e incriminatoria. En aquel tiempo, los presidentes de tribunales de justicia a nivel autonómico se juramentaban para pronunciarse individual y colectivamente en cualquier ocasión en la línea dura del instructor Llanera y en defensa de la unidad de España.

Todo ese tipo de manifestaciones, recogidas en los activistas medios de comunicación de una derecha cada vez más radicalizada, tenían reflejo, como antes indicaba, en las redes sociales. El gran vedetismo de muy diversos juezas y jueces, confundiendo sus ideas políticas legítimas con la exigible prudencia y neutralidad, me pareció tan impúdico que me empujó a abandonar Twitter. 

Fue el momento culmen de una locura colectiva judicial que consistía en hacer méritos patrióticos y exhibirlos, y que luego ha amainado, pero no desaparecido, según algunos amigos me cuentan. Pero lo que se ha incrementado notablemente es el “entogamiento”. El sobreempoderamiento producido por la llevanza de una toga con puntillas ha hecho que algunos leviten y se consideren en la práctica no como miembros de un poder que tiene sus equilibrios, como los otros, sino por encima del Legislativo y el Ejecutivo.

La finalidad era blanquear a Vox, convirtiendo a ese partido ultra en adalid de los derechos y las libertades

En los últimos años, esto ha tenido numerosas manifestaciones. Hay que recordar los pronunciamientos de varios juzgados unipersonales y tribunales superiores (el de Madrid, especialmente) donde enjuiciaban retiradas de denominaciones de calles a personajes funestos de la dictadura y la Guerra Civil. Eso, en cumplimiento de una ley, la de Memoria Histórica, se traducía en que jueces sin complejos echasen abajo las decisiones municipales de retirar varios de esos nombres, como el del General Millán Astray y otros, con gran alborozo del alcalde monaguillo capitalino. 

En algunos casos, el Tribunal Supremo ha enderezado algunos de esos disparates. ¿Y cuál era la razón “jurídica” de aquellos jueces? Pues que no consideraban justificadas o motivadas las retiradas del callejero de aquellos personajes. Es decir, se entrometían los jueces en funciones gubernativas, en este caso de los ayuntamientos, y despreciaban la ley aprobada por el Parlamento. 

Otros casos abundantes de intromisiones varias se produjeron con ocasión de las restricciones por la pandemia. Ahí están las muy surrealistas sentencias del Constitucional dictadas por algunos personajes de triste memoria, que hicieron un uso más que retorcido del derecho. La finalidad, además de criticar al Gobierno, era blanquear a Vox (igual que políticamente lo ha hecho el PP y los abundantes medios cavernícolas), estimando su recurso con una sentencia patética y muy política, inaudita en el mundo occidental, convirtiendo a ese partido ultra en adalid de los derechos y las libertades. 

Además, es sabido que las comunidades autónomas tuvieron que pronunciarse en varias ocasiones sobre la hora de cierre de los locales de ocio, sobre el máximo de personas que podían estar juntas, etc. Fueron sobre todo las asociaciones de hostelería quienes recurrieron ante los tribunales superiores autonómicos. Pues bien, el elenco de decisiones judiciales fue extraordinariamente variado. La mayoría de los tribunales no se limitó a decir si las decisiones gubernativas eran o no conforme a derecho (lo cual es únicamente su función) sino a opinar si podían ser diez comensales en lugar de ocho o si la hora de cierre de locales en la noche debía ser las dos de la madrugada o las doce de la noche. Estas decisiones, que podrían ser criterios opinables, escapaban absolutamente a la función de los jueces: juzgar según la ley la decisión administrativa y punto.

Llarena hizo varias referencias críticas muy políticas y totalmente fuera de lugar a las decisiones del legislador

Existen cada vez más ámbitos en los que se produce esa intromisión de los jueces en otras funciones que no les corresponden. Desde luego, habrá que reflexionar a fondo sobre la alimentación de ese ego y empoderamiento que reciben en la escuela judicial, que debería evitar fomentar efluvios de criptonita de quienes son poder judicial tras superar la oposición con solo dos ejercicios orales memorísticos, pero también son ya servidores públicos en prácticas. 

No voy a entrar a analizar por qué en la aplicación de la “ley del sí es sí” unos jueces han actuado con generosidad con los delincuentes otorgando reducciones automáticas de condenas y otros, la mayoría, silenciosa, no lo han hecho, aunque alguien tendrá derecho a pensar que las diferencias no son solo de carácter interpretativo jurídico. Pero sí, en cambio, voy a referirme a las intromisiones reiteradas y muy actuales sobre el primer caso que al principio señalé: el enjuiciamiento de los implicados en el procés catalán.

Tanto el magistrado instructor, Pablo Llarena, como el presidente de la Sala, Manuel Marchena, han dejado abundante testimonio de su actitud en todo momento en el enjuiciamiento mencionado, aplicándose con enorme celo y lengua (escritura) muy suelta que sobrepasa la exigencia del equilibrio e imparcialidad necesarias. 

Así, hace poco, en su reciente auto sobre los incriminados que se encuentran fuera de España, Llarena hizo varias referencias críticas muy políticas y totalmente fuera de lugar a las decisiones del legislador sobre la supresión del delito de sedición y la nueva regulación de la malversación. No es quien, por muy entogado que se sienta, para emitir sus opiniones en una resolución judicial. 

El Gobierno Rajoy no quiso buscar soluciones políticas al conflicto con Cataluña, se cruzó de brazos y encomendó a la judicatura la función de salvar a la patria

No constituye esto una sorpresa, porque en su actuación en todo el proceso era evidente que se dejaba llevar o, al menos, influía en él su ideología. Y como no le gusta lo que ha legislado el Parlamento, único representante de la titularidad de la soberanía, se lanza a criticarlo. Asimismo, como juez patriótico, se aplica a hacer manifestaciones sobre la unidad de España y el modo, a su criterio, de salvaguardarla. Un pronóstico que anticipo a los lectores: Pablo Llarena será promocionado en la próxima renovación del TC al capelo cardenalicio de este tribunal devaluado por el PP y PSOE. 

Por otra parte, la actuación de Manuel Marchena está siendo en todo este asunto un reflejo de su trabajo no solo jurídico sino también de su pensamiento militante muy conservador. El Gobierno Rajoy no quiso buscar soluciones políticas al conflicto con Cataluña, se cruzó de brazos y encomendó a la judicatura la función de salvar a la patria. Marchena y su legión de compañeros de Sala asumieron eso desde una aplicación contundente y con saña, sin reparos en hacer un uso tan hábil como retorcido de las normas procesales y penales para imponer su criterio ideológico. No les pudo condenar por un imaginario y más que inexistente delito de rebelión (ya sirvió la imputación del otro), pero aplicó la sedición y la malversación con la mayor gravedad que pudo.

Sobre el indulto, se podían haber pronunciado en contra, pero cargaron muchísimo las críticas. Reformados recientemente los dos mencionados tipos penales por el Parlamento, se suprimió la sedición y se rebajó la malversación. Pero no. ¿Quién es el Poder Legislativo para separarle de sus ideas políticas convertidas en sentencias y de su soberbia? Sobre ello, a pesar de las reformas normativas, buscaron una vía torticera e imaginativa para no tener que variar su pena inicial. Hay que reconocerle su habilidad ingenieril, eso de hacer justicia lo sustituye por ser justiciero y muy artero. Y, como su colega instructor, procede sin traba a criticar al Legislativo en su legítima capacidad de decisión política y normativa para dirigir la nación. ¡Vaya tropa! 

—----------------------

Jesús López-Medel es abogado del Estado.

A veces, mis artículos contienen referencias personales y así será en este también. Quisiera recordar cómo me borré de Twitter. Utilizaba la plataforma para compartir mis ideas y pensamientos en el ámbito político, social y jurídico, junto con gustos personales sobre cultura, música, etc. Y a la inversa, para...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús López-Medel

Es abogado del Estado.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    La secta del opus dei con su terrible y maligna influencia sobre la judicatura es la amalgama que explica buena parte de como el carácter conservador de la judicatura se extralimita en sus sentencias, tanto en observaciones que suponen críticas al poder legislativo como en aplicaciones no justificadas en la ley. El opus dei tiene la capacidad de influir en la formación de muchos de los miembros de la carrera judicial así como en sus oposiciones de acceso y ya con la toga sobre sus cabezas en la promoción de sus carreras profesionales, sean o no miembros de esa secta de apariencia clerical. A las personas se les conoce mejor que por su ideario por la coherencia entre dichos y hechos, y en esto sin lugar a dudas destacan esos miembros y sus adláteres por su absoluta incoherencia. Hablan de respeto a la ley y lo milagrosos es que ni se atragantan ni se avergüenzan cada vez que lo mencionan. Dan asco, pero no podemos olvidarnos que son peligrosos y están al servicio de poderes económicos cuyos objetivos y rentabilidades consideran incuestionables y por encima de los pensamientos, voluntades y necesidades de la población.

    Hace 2 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí