1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

revueltas

Irán: mujeres y vieja cultura persa contra la teocracia

La calle ha puesto de manifiesto que décadas de imposición del islamismo político chií no bastan para suprimir dos milenios de tradición e identidad

Paco Audije 23/12/2022

<p>Concentración el pasado septiembre en Melbourne protestando en solidaridad con las mujeres iraníes. </p>

Concentración el pasado septiembre en Melbourne protestando en solidaridad con las mujeres iraníes. 

Matt Hrkac

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Según Amnistía Internacional, al menos 26 iraníes están en peligro inmediato de sufrir la pena de muerte y medio millar están encarcelados por su participación en la ola de protestas que vive aquel país desde hace más de tres meses. Todas esas personas detenidas y procesadas pueden sufrir penas de hasta diez años de cárcel.

Entre quienes se arriesgan a ser ejecutados en breve, quince están a la espera de juicio; los demás ya están condenados. Se ha sabido de –al menos– dos ahorcamientos en cumplimiento de las condenas a la pena capital.

En un trimestre de protestas, las mujeres y una población urbana y joven se manifiestan frontalmente contra un poder burocrático-militar encabezado por clérigos que sólo admiten como posible su régimen basado en la variante chií (o chiíta) del islam.

Se trata de una teocracia corrupta, apenas decorada con instituciones electorales de apariencia pluralista. Por ejemplo, el máximo dirigente es Alí Jamenei, el líder supremo (que es siempre un ayatollah). Bajo el anterior, se sitúa el presidente elegido, quien a su vez sólo pudo ser previamente candidato tras ser admitido como tal por el Consejo de Guardianes de la Revolución, donde predominan los juristas religiosos.

 Ese ente guardián suele descartar la mayoría de las candidaturas previas a un proceso electoral presidencial en el que las mujeres pueden votar (y ser parlamentarias), pero no optar a ser candidatas a esa presidencia de poderes limitados.

Corrupción y revolución jomeinista

En 1979, la actual estirpe de dirigentes ocupó el poder mediante la manipulación de una revolución popular –con fuerte implicación de las clases más bajas– en la que se produjo una síntesis de la maquinaria religiosa y de ciertas ideas sociales. Todo eso quedó atrás: el poder económico tradicional y nuevas instituciones militares (Guardia de la Revolución Islámica) terminaron acomodándose sobre los restos del pasado.

Incluso utilizaron la memoria de la época de la nacionalización del petróleo que llevó a cabo el primer ministro Mohammed Mossadeq, a mediados del siglo XX. Una revolución, la de Mossadeq, que se enfrentó a los intereses de Londres y Washington, que entonces sometían Irán y explotaban su petróleo y sus recursos económicos. Al llegar al poder, el islamismo jomeinista utilizó, hasta cierto punto, la figura de Mossadeq. Sin exagerar, desde luego, porque esa figura no tenía que ver con la jerarquía de los ayatolás y estaba más próxima a los líderes anticolonialistas laicos del llamado Tercer Mundo, como Nasser o Nehru.

En cualquier caso, en 1979 la dinámica islamista impuso su hegemonía política mediante un trabajo de décadas y con la ayuda ambigua, suicida, confusa  –según podemos comprobar hoy–, de grupos de la izquierda iraní radical de la época.

Civilización, prensa rosa y represión

Todos ellos sufrían la represión y luchaban contra el régimen prooccidental y brutal del Sha o emperador (Shahanshah) Reza Pahlevi, quien triunfara durante años en las portadas europeas de la prensa rosa, junto a su tercera esposa, Farah Diba (la Shahbanou). El 11 de enero de 2023, hará 44 años del final de todo aquel mundo de papel satinado, que escondía enormes desigualdades y una represión atroz: Pahlevi tuvo que exiliarse mientras el clérigo Ruhollah Khomeini (Jomeini) prometía la justicia social  a la muchedumbre reunida en la plaza Azadi (Libertad) de Teherán.

Los seguidores del ayatollah Jomeini, que había regresado de su exilio en París, se impusieron, después de ganar una enorme influencia social con la que lograron derribar la dictadura anterior, un régimen imperial que tenía fuertes vínculos con Washington.

De manera original, el analista Karim Sadjadpour, (estadounidense, iraní por su origen) lo explica en un reciente artículo en The New York Times, donde recuerda un elemento histórico que se olvida con frecuencia: la civilización persa es muy anterior a la islamización de lo que hoy es Irán (antes Persia). Según este punto de vista, parte de la resistencia actual al régimen religioso se basa en rasgos profundos y aspectos culturales que tienen más que ver con la vieja Persia de lo que se cree. No resulta difícil asumir que puede ser así. Un ejemplo de esto: la celebración masiva del Noruz (o Nouruz o Norouz, según otros), que marca el principio del año según el calendario y las tradiciones zoroástricas, en principio ya ajenas a los iraníes actuales.

Islamizados, pero nunca arabizados

La conquista árabe y la islamización del territorio que hoy es la República Islámica de Irán tienen trece siglos... La cultura persa (nunca desaparecida) se desarrolla desde hace unos 2.500 años. En su amplio espacio geográfico, el idioma mayoritario es el farsi (persa), una lengua de raíces indoeuropeas. En Irán, el árabe es ultraminoritario y se utiliza como el latín antes en los países católicos: en fórmulas y ceremonias rituales. Hay una minoría árabe en la provincia suroccidental de Juzestán (Arabistán, según la denominación vigente en los países vecinos). Pero aquel país tiene una gran diversidad étnica y cultural: azeríes y turcomanos, beluchis, luros y kurdos. Los árabes apenas representan el uno por ciento (1%) de las personas con nacionalidad iraní. Irán no es árabe, excepto en esa zona fronteriza situada entre Irak y el Golfo Pérsico (o Arábigo, según los mismos países vecinos y enemigos).

Además de esos aspectos subyacentes de la sociedad iraní, los dilemas de los dirigentes resultan hoy muy directos y tienen que ver con la distancia hacia ellos de las nuevas generaciones. Según el citado Sadjadpour (Sayadpur), “el líder supremo ayatollah Alí Khamenei (Jamenei), único dirigente máximo que han conocido muchos participantes en las protestas, se enfrenta al clásico dilema de cualquier dictador: si no logra presentar una perspectiva de cambio, las protestas continuarán; pero si lo hace, tendrá que hacer frente al riesgo de parecer débil y alentará las protestas”. 

Como sabemos, esta ola de protestas surgió a mediados de septiembre, tras conocerse las circunstancias de la muerte de Mahsa Amini, arrestada por la llamada policía de la moral. Esa joven kurda de 22 años falleció cuando estaba detenida por no llevar el velo islámico “de manera adecuada”.

Más de 20.000 personas han sido detenidas, unas 500 han sido asesinadas o han muerto en la calle, en las cárceles o en las comisarías

Por ahora, el movimiento protestatario sigue siendo amplio y choca con una represión renovada y creciente. Más de 20.000 personas han sido detenidas, unas 500 han sido asesinadas o han muerto en la calle, en las cárceles o en las comisarías. Otros han desaparecido, sobre todo mujeres, y la autoridad teocrática ha ordenado reanudar las ejecuciones públicas mediante ahorcamiento. Las dos últimas víctimas ejecutadas en público tenían, ambos,  23 años. Se llamaban Mohsen Shekari y Majid Reza Rahnavard. Sin embargo, la amplitud de la contestación es ya de tal magnitud que la máquina de la represión parece incapaz de contenerla.

Las mujeres, en las principales ciudades, se quitan el velo y se cortan el pelo en las calles, bailan y se maquillan para contrariar la normativa beata. En no pocos centros de enseñanza abuchean y expulsan a los funcionarios que vienen a amenazar o a sermonear a los estudiantes. Muchos jóvenes dan un tortazo para tirar el turbante de cualquier religioso que transita por la calle para difundir después esa pequeña humillación de los siervos del poder. Grupos de manifestantes prendieron fuego a la casa de Jomeini. Hay cierres y huelgas intermitentes en diversos sectores.

La revuelta es joven y multipolar, pero no tiene dirigentes claros. Los represores cuentan con ello para acabar dispersando y agotando las manifestaciones callejeras.

No obstante, hay que recordar que la teocracia iraní ha logrado sobrevivir antes frente a crisis similares, incluso a una muy seria que sirvió de precedente a las revoluciones árabes. ¿Sucederá lo mismo ahora? Es imposible saberlo. La revuelta es joven y multipolar, pero no tiene dirigentes claros. Los represores cuentan con ello para acabar dispersando y agotando las manifestaciones callejeras.

En los momentos más difíciles para ellos, sueltan lastre. Como el anuncio contradictorio sobre la supresión de la policía de las buenas costumbres. No es probable que eso baste para contener el movimiento liderado por las mujeres a favor de la igualdad y de los derechos individuales. Sadjadpour dice que, en la calle, eso se ha percibido como “debilidad” del poder y no como “magnanimidad” de su parte. Además, cita a un miembro del Parlamento que ha pronosticado que “los velos islámicos volverán a cubrir la cabeza de las mujeres dentro de pocas semanas”. Entre las represalias posibles, el bloqueo de sus cuentas y medios de pago. Junto a la represión medieval, la represión del siglo XXI.

Dudas de un régimen en entredicho

Entre las posibles debilidades del régimen están la salud y la edad del líder supremo (84 años). También la potencial división entre sus fuerzas armadas clásicas –por ahora distantes de la calle– y los cuerpos armados islámicos (Guardianes de la Revolución Islámica, los Basiji, etcétera). Hay quien no descarta tampoco la idea de un pronunciamiento militar que siga el modelo egipcio para regresar después al punto de partida. Es decir, con otra cabeza visible revestida de cambios simbólicos o insignificantes.

Según Sadjadpour, circula asimismo la idea de entregar el liderazgo del régimen religioso a su hijo, Mojtaba Hosseini Khamenei, “tan impopular como el padre”, afirma. El hijo es otro clérigo que dirigió la represión de 2009 contra quienes denunciaron en la calle la supuesta limpieza de los resultados electorales.

El miedo no lo contiene todo

Esta vez parece que –al menos– el miedo a la represión no parece suficiente, aunque ésta se manifieste con la misma o mayor brutalidad que la que hubo en la época de Reza Pahlevi. Gente común, así como parte de las clases medias, artistas, intelectuales de diversos sectores del mundo de la cultura, deportistas y el exilio organizado en muchos países, empujan en contra de la continuidad.

Quien va a una manifestación en Teherán ya sabe que puede terminar detenido, torturado, desaparecido o asesinado. Pero las mujeres siguen gritando su lema inicial: “Mujer, vida, libertad”. “Queremos una vida normal, no el paraíso a la fuerza que prometen los religiosos”, repiten. “No queremos salir de Irán, queremos que nos lo devuelvan”, gritan los manifestantes.

Karim Sadjadpour es escéptico sobre los análisis de inteligencia israelíes y norteamericanos que afirman que el régimen se impondrá sin remedio. Recuerda que afirmaron lo mismo pocos meses antes de que Reza Pahlevi tuviera que huir en un avión.

En Irán, lo que ya ha puesto de manifiesto la calle es que décadas de imposición del islamismo político chií no han bastado para suprimir 'dos milenios de cultura política persa'

En Irán, lo que ya ha puesto de manifiesto la calle es que décadas de imposición del islamismo político chií no han bastado para suprimir “dos milenios de cultura política persa”, afirma el historiador Abbas Amanat. En su propia variante, el islam forma parte del país; pero no sirve para explicar sin más su evolución completa.

En los viejos grabados, en la vida social, en la música, en la literatura, en muchas formas de la intimidad familiar, del idioma y los hábitos de los iraníes, sigue percibiéndose que no es un país que se pueda asimilar a algo parecido al tipo de reaccionarismo religioso saudí. Por supuesto, ni siquiera sus religiosos se reconocen en el wahabismo de Riad.

Y cuando uno viaja a la India, por ejemplo, encuentra todo tipo de formas de representación islámica con aspectos de apertura cultural que se fusionaron en el pasado con la vieja cultura persa. Eso nunca existió en la península Arábiga.

“El idioma persa, los mitos y los ritmos de la memoria histórica perduraron en el tiempo. Los iraníes están convencidos de que sus invasores terminaron apreciando (fundiéndose) con la alta cultura de la poesía, la comida, la pintura, el vino, la música, la etiqueta y las festividades persas”, afirma Hamanat. En Persia no se produjo la arabización que sí aconteció –de manera más o menos incompleta– en los países del norte de África.

Más que el islam en sí mismo, que no está en cuestión, sí hay ya una buena parte de la población –y las mujeres son el mejor ejemplo– que rechaza en bloque el rigorismo religioso. Lo consideran ajeno a su identidad profunda.

Entre las manifestantes y sus compañeros de revuelta hay coraje y valor; también un cierto sentido de identidad cultural patriótica. La vieja civilización persa es asimismo una corriente de fondo y una amenaza de peso contra el sistema y la corrupción del aparato teocrático. Contra los dirigentes islámicos de Irán.

Según Amnistía Internacional, al menos 26 iraníes están en peligro inmediato de sufrir la pena de muerte y medio millar están encarcelados por su participación en la ola de protestas que vive aquel país desde hace más de tres meses. Todas esas personas detenidas y procesadas pueden sufrir penas de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí