1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REACCIÓN PATRIARCAL

De la virago a la feminazi: siglo y medio de antifeminismo

A lo largo de la historia, los movimientos misóginos han empleado diferentes términos y estrategias para ridiculizar a las mujeres que pedían el reconocimiento de sus derechos

Javier Ugarte Pérez 6/12/2022

<p>Así trataba de ridiculizar la propaganda misógina a las sufragistas.</p>

Así trataba de ridiculizar la propaganda misógina a las sufragistas.

twitter.com/femerenas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El movimiento sufragista y sus oponentes

En Occidente, el problema femenino se planteó en la segunda mitad del siglo XIX, cuando un porcentaje significativo de mujeres de clase media y alta comenzó a reclamar derechos políticos que se reconocían a los varones. Se trataba del movimiento sufragista y sus integrantes exigían la posibilidad de votar cuando los varones podían hacerlo, en la convicción de que este derecho abría la puerta a muchos otros: al poder votar, las mujeres serían escuchadas por los representantes democráticos de la nación. La exigencia de derechos políticos iba de la mano del incremento de la educación, tanto de varones como de mujeres, pero especialmente de estas últimas, pese a los tradicionales obstáculos para ser admitidas en las facultades universitarias; tal es la reclamación central de Virginia Woolf en su opúsculo Tres guineas.

El movimiento sufragista estaba relacionado con los internados laicos para muchachas, que fueron las primeras instituciones donde las jóvenes de familias adineradas adquirían estudios cualificados lejos de sus hogares. Los conservadores atacaron tales instituciones con el argumento de que los internados eran lugares donde algunas profesoras masculinizadas, a las que denominaban “viragos” (o varonas), apartaban a sus alumnas del camino recto; esto es, del matrimonio y la maternidad. Los misóginos sospechaban que las docentes que se dedicaban a la docencia podían ser pervertidas para rodearse de jóvenes que siguieran sus preferencias. Las obras de Sigmund Freud ayudaban a desconfiar de los motivos de una mujer que no pretendiera ser una buena esposa y madre. Desde luego, las enseñantes debían estar solteras y carecer de descendencia para consagrarse a su tarea; sin embargo, para quienes se oponían a tales novedades, ello constituía motivo para una nueva crítica: no alumbraban niños que engrandecieran la patria. En contrapartida, defendían la continuidad de las instituciones caritativas dependientes de alguna iglesia y pensadas para huérfanos. A los conservadores también les preocupaba que entre las jóvenes surgieran pasiones inconvenientes. Su base eran los comentarios de admiración que las discípulas expresaban por sus maestras y los arrebatos (raves) de amor que se profesaban entre sí.

El periodo de la moral victoriana se caracterizó por el crecimiento de los mercados, una renovada expansión imperial y el surgimiento de grandes fábricas y bancos. En tal contexto, los internados proporcionaban a las jóvenes una formación que les resultaba necesaria para contraer un buen matrimonio, puesto que todo hombre de éxito necesitaba que su esposa tuviera una mentalidad cosmopolita, además de servirle de consejera sobre ciertos asuntos. Para aprovechar las dinámicas industrialistas e imperialistas eran precisos dirigentes lúcidos y mujeres con una visión realista de su tiempo. A las solteras, su formación les ayudaba a administrar su patrimonio; si las circunstancias las obligaban a buscar un empleo, la educación de calidad les abría las puertas del trabajo asalariado. Pese a las críticas misóginas, todo coadyuvaba para que los progenitores desembolsaran un buen dinero con el fin de que sus hijas se formaran en instituciones de calidad, al igual que hacían sus hermanos. Para costear tantos dispendios, las parejas redujeron su descendencia.

En el mundo del arte, la misoginia se reflejó en la renovación del mito de Pandora, a quien se puede considerar la primera femme fatale de la historia, así como por la aparición de la vampiresa; la primera abocaba a la desesperación y ruina a los varones que la rodeaban, mientras la segunda los agotaba. En opinión de los conservadores, tales mujeres actuaban por capricho y resentimiento. También sospechaban que estas mujeres mantenían relaciones íntimas solo para contagiar la sífilis a sus amantes, en reciprocidad a lo que había sucedido durante siglos. Las bostonianas (1886) de Henry James, cuyas protagonistas son precisamente sufragistas, inicia un ciclo literario que concluye medio siglo después con el personaje de Lulú, protagonista de novelas y óperas, quien acepta propuestas homoeróticas como vía para el ascenso social.

En el mundo del arte, la misoginia se reflejó en la renovación del mito de Pandora, la primera femme fatale de la historia

El progreso femenino en el siglo XX

La ola misógina decayó con el estallido de la Primera Guerra Mundial y se hundió definitivamente con la Gran Depresión de 1929 y el posterior estallido de la Segunda Guerra Mundial. Los motivos son dos. El primero radica en que, merced a su contribución al desarrollo, muchos gobiernos concedieron el voto femenino durante el periodo de entreguerras; por ejemplo, España y Portugal lo autorizaron en 1931, mucho antes que Francia. El segundo motivo consiste en que resultaría absurdo calificar de “virago” a quien era animada por su gobierno a trabajar en siderurgias y astilleros para reemplazar a los obreros que iban al frente de batalla como soldados; si las mujeres no se empleaban en industrias pesadas, el país sería derrotado en breve plazo. Las guerras mundiales fueron enormes desgracias, pero a las mujeres les sirvieron para demostrarse a sí mismas, y al conjunto de la sociedad, la relevancia de sus tareas.

La última contienda mundial fue seguida por unas décadas de acelerado desarrollo económico que duraron hasta la década de 1970. En el periodo posbélico, los empleos abundaban y cualquiera dispuesto a trabajar era bienvenido por su contribución a la prosperidad colectiva. En coherencia con su importancia, la nueva generación de mujeres trabajadoras reclamó una ampliación de derechos, para lo que se integró en movimientos sindicales y feministas. Así, sus líderes exigieron la capacidad de dirigir su salud reproductiva y, por lo tanto, el acceso a métodos anticonceptivos, así como al aborto gratuito.

A lo largo del siglo XX, las mujeres han progresado de manera acelerada, tanto en su educación general como en capacitación laboral. Primero coparon las facultades de letras, luego de ciencias (lo que incluye Medicina) y actualmente son cada vez más frecuentes en los estudios técnicos. No obstante, desde 1970 los países capitalistas han experimentado periodos de expansión seguidos de crisis, acordes con un debilitamiento de su base industrial, un incremento de la economía financiera y, como aspecto positivo, un aumento en la esperanza de vida. En la actualidad, el progreso material más acelerado tiene lugar en los países que adquirieron en las últimas décadas una potente base industrial, como China y Corea del Sur.

Las crisis que, desde hace medio siglo, cíclicamente conmocionan a los países capitalistas provocan que haya pocos empleos bien remunerados, por los que compiten tanto mujeres como varones; a menudo, las primeras están mejor formadas que los segundos, aunque ello no conlleva necesariamente que se las contrate. A su vez, la pugna por los empleos, junto a la exigencia de nuevos derechos reproductivos y laborales, conllevó una renovación del campo de la misoginia, en este caso dirigido contra las feministas (más que hacia las mujeres como colectivo). Quienes se oponen a la ampliación de derechos de las mujeres inventaron una afrenta más absurda que la precedente: el acrónimo feminazi.

El insulto “feminazi”

Las feministas que solicitan ayudas específicas como madres o trabajadoras actualmente son tildadas de “feminazis”

Como tantos conceptos de sociología política, “feminazi” tiene origen estadounidense. El término fue popularizado, en la década de 1990, por un locutor de radio de ideología conservadora para aludir a mujeres de fuerte voluntad que, supuestamente, se esfuerzan por incrementar cuanto sea factible el número de abortos con el fin de abocar la especie a la extinción; sin embargo, el impulsor del término nunca nombró una feminista que adoptara esta posición. Si las mujeres que a principios del siglo XX reclamaban el voto eran caricaturizadas como viragos, las feministas que solicitan ayudas específicas como madres o trabajadoras, junto al reconocimiento de su libertad sexual, actualmente son tildadas por sus opositores de “feminazis”. Los nuevos antifeministas aúnan los reclamos por la igualdad con el genocidio nazi, para lo que soslayan el hecho de que el nacionalsocialismo persiguió y condenó todas las demandas feministas y homosexuales, resultando que el acrónimo “feminazi” constituye un oxímoron. Por lo tanto, para la nueva misoginia, el intento de promover la igualdad entre varones y mujeres con medidas políticas conlleva el ascenso del nazismo, aunque nadie sepa cómo tiene lugar la conexión entre procesos tan dispares. Si, pese a lo absurdo del término, los antifeministas lo utilizan es para aprovechar el rechazo que conlleva etiquetar como “nazi” a cualquier opositor político.

Pese a que la campaña de desprestigio del feminismo resulta incoherente de principio a fin, el eslogan se mantiene por dos motivos. Por un lado, algunos millonarios ultraconservadores están dispuestos a gastar su dinero difundiendo su ideología en medios de comunicación, en lugar de promover la filantropía; la misoginia siempre forma parte de cualquier campaña reaccionaria. En los actuales países occidentales, los adinerados pagan tan pocos impuestos y la economía financiera resulta tan inestable, que algunas personas acumulan unos recursos que no saben cómo aprovechar. Dicho con otras palabras: gastar dinero en impedir que lleguen al gobierno partidos de izquierda les resulta más barato que pagar los impuestos que estos partidos quizás les impondrían en el caso de gobernar. En el otro extremo social, miembros de la vieja clase obrera, empobrecidos por el actual sistema económico, en algunos casos están dispuestos a echar la culpa de su situación a cualquiera que reclame nuevos derechos, ya se trate de feministas, homosexuales, personas trans o inmigrantes. Otros trabajadores, por el contrario, luchan por la conquista de derechos universales y una reducción de la desigualdad de ingresos.

Como todo insulto de raíz política, “feminazi” intenta que un grupo de personas marginadas se contengan antes de exigir una mejora de sus condiciones existenciales. En la actualidad, no tiene sentido calificar de “lesbiana” a cualquier mujer que compita por ascensos laborales con varones, cuando tantas asalariadas se muestran notoriamente heterosexuales; además, el hecho de ser lesbiana (o virago) ha dejado de constituir un estigma social, en especial a partir de la aprobación del matrimonio igualitario. El problema radica en que, en nuestros días, resulta más fácil calificar de “feminazi” a una feminista que a quien realmente defiende principios fascistas. Pese a la incoherencia del insulto, cabe lamentar que continuará utilizándose mientras persistan las crisis económicas, la competencia por los buenos empleos y la enorme desigualdad de ingresos entre las clases sociales.

El movimiento sufragista y sus oponentes

En Occidente, el problema femenino se planteó en la segunda mitad del siglo XIX, cuando un porcentaje significativo de mujeres de clase media y alta comenzó a reclamar derechos políticos que se reconocían a los varones. Se trataba del movimiento...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Ugarte Pérez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí