1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tribuna

Los fascistas históricos también fueron camaleones políticos

La derecha dura solo se adhiere a las costumbres de la democracia mientras carece del poder de monopolio para actuar de otra manera. Hoy está auspiciando un embrutecimiento comparable al que condujo a los regímenes fascistas

Robert Misik 2/12/2022

<p>Mussolini arenga a la multitud en la Piazza Duomo de Milán, en mayo de 1930.</p>

Mussolini arenga a la multitud en la Piazza Duomo de Milán, en mayo de 1930.

Archivo federal alemán

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los ultraderechistas, algunos descendientes directos o indirectos de los partidos fascistas, están llegando al poder en Europa; el caso más reciente ha sido en Italia, donde Giorgia Meloni ha alcanzado la cúspide del gobierno. El hilo negro de su Fratelli d'Italia se remonta a la “posfascista” Alleanza Nationale y el “neofascista” Movimento Sociale Italiano hasta ser lo que es hoy. En Austria, el Freiheitliche Partei Österreichs (FPÖ), cuyo predecesor surgió en la década de 1940 como una especie de punto de confluencia exnazi, ya ha saboreado el poder más de una vez.

Pero incluso los partidos de ultraderecha de nuevo cuño, como los Demócratas de Suecia, de los que depende el nuevo gobierno de la derecha en ese país, no son simplemente “populistas”. Por decirlo de forma esquemática, tienen más en común con Benito Mussolini que con Juan Perón y el epónimo “ismo” que derivó de su gobierno autoritario-populista en Argentina.

Evitar la palabra que empieza con “f”

Abjuramos, no obstante, de la palabra que empieza con “f”. La nueva ultraderecha rechazaría con indignación el calificativo de “fascista”: insistiría, después de todo, en que bajo su gobierno no habría supresión de la disidencia, ni anarquía ni violencia callejera, ni siquiera campos de concentración. La oposición a la extrema derecha también evita el término, ya que intuitivamente saben que sólo se presentaría como una prueba más de que “el establishment” quería socavar su legitimidad y secundar a sus maltratados electores.

Sin embargo, sigue existiendo un problema: incluso los fascistas históricos no fueron tan “fascistas” hasta que se aseguraron el gobierno de un solo partido; tampoco se convirtieron en ello de golpe. Los nazis privaron legalmente a los judíos del derecho al voto y los etiquetaron como Untermenschen –personas de segunda categoría con rasgos de carácter reprobables– antes de que el ambiente estuviera preparado para los pogromos violentos. El pogromo de noviembre tuvo lugar en 1938, casi seis años después del nombramiento de Adolf Hitler como canciller y más de cuatro años después del referéndum que le confirió la condición de führer.

Incluso los fascistas históricos no fueron tan “fascistas” hasta que se aseguraron el gobierno de un solo partido; tampoco se convirtieron en ello de golpe

Los fascistas históricos también fueron camaleones políticos: Mussolini anteriormente fue socialista. En el momento crucial, hubo una toma de conciencia de la ambición de poder: la ira, el odio e incluso el miedo son emociones políticas mucho más fuertes que la esperanza. Los socialistas movilizaron la esperanza, los fascistas el cóctel embriagador del miedo y el odio.

Marcar la agenda

Tanto si se trata de fascistas como de “únicamente” ultraderechistas, cabe suponer que tales fuerzas celebrarán aún más éxitos en el futuro. Es cierto que las sociedades modernas, especialmente las economías avanzadas y las comunidades progresistas del occidente histórico, son diversas en todos los aspectos: condiciones de vida, entornos sociales, mentalidades políticas e ideológicas y criterios étnicos. Esto significa que, incluso allí donde la derecha se ha radicalizado enormemente y es muy popular entre sus bases, suele haber mayorías que la rechazan apasionadamente. Pero esta derecha suele marcar la agenda, mientras que sus oponentes se mantienen a la defensiva.

Se puede culpar de ello a la incapacidad de la izquierda, los liberales y los progresistas en general, pero probablemente haya razones más profundas. Éstas tienen que ver con fenómenos a menudo analizados, como el neoliberalismo o el alejamiento de los partidos obreros clásicos de sus ambientes tradicionales y el sentimiento entre las clases trabajadoras de que ya no están representadas.

Pero ahora se añade algo más: un miedo profundo a la inestabilidad global, al declive, a la pérdida de prosperidad. La depresión es general y hay poco optimismo. Este estado de ánimo fatalista es el combustible de la estrechez de miras agresiva.

Reacciones defensivas

Los que se sienten inseguros quieren defender lo que tienen: prefieren tener muros a su alrededor para mantener a raya las fechorías del mundo. La esperanza lo tiene difícil cuando el cambio solo se imagina a peor. Las crisis económicas y energéticas interconectadas, la guerra y la inflación oscurecen el ánimo. Las reacciones defensivas favorables a la derecha son comprensibles.

“Hoy el fascismo no es expansivo, sino contractivo”, escribe Georg Diez en el Tageszeitung de Berlín. Kia Vahland sugiere en el Süddeutsche Zeitung que el fascismo no es solo una forma de gobierno “sino también una actitud. Y esto, por desgracia, está celebrando su regreso en diversas formaciones y sistemas políticos”.

La extrema derecha de hoy no quiere conquistar imperios, sino decir “paren el mundo: queremos bajarnos”. Entonces, ¿en qué se parece al fascismo histórico y en qué se distingue de él?

Un hábil camuflaje

El fascismo histórico era reaccionario como forma de gobierno, en sus objetivos declarados y en la realidad. Estaba explícitamente en contra de la democracia y el parlamentarismo, y también a favor de un culto autoritario al führer. Aunque invocaba el “sentido común” y la opinión supuestamente unificada del Volk, rara vez se apropiaba de las preferencias democráticas. Nació de la guerra y fue moldeado por la “disciplina” de los militares.

El fascismo actual invoca valores democráticos y pretende ser la voz de la gran masa oprimida por una poderosa “élite” minoritaria

El fascismo actual, en cambio, invoca valores democráticos y pretende ser la voz de la gran masa oprimida por una poderosa “élite” minoritaria. Sus protagonistas saben utilizar los valores del liberalismo y del consumismo hedonista, lo que significa que incluso se propaga en ambientes antiautoritarios, como han señalado los sociólogos Oliver Nachtwey y Carolin Amlinger: valores como la “autonomía”, la “autodeterminación” y la “autorrealización” pueden integrarse sorprendentemente bien en movimientos autoritarios.

La extrema derecha a menudo se camufla hábilmente como un movimiento de libertad contra los gobiernos invasores que ignoran los deseos de los ciudadanos. Los fascistas han aprendido a “utilizar los principios de la democracia liberal para socavarlos y abolirlos”, como apunta Diez.

Con la desinformación y la provocación, sumadas a la distorsión de la realidad y la simplificación radical de su complejidad, se alimenta una polarización de nosotros contra ellos. A partir de esta guerra sintética dirigida a la opinión pública, solo hace falta que salte una chispa para que surja la violencia real a la que la retórica política apocalíptica ya ha otorgado legitimidad.

Cambiar los cimientos 

En la época dorada de la democracia liberal de posguerra, la derecha conservadora, cuando fue elegida, por supuesto trató de imponer su programa. Pero incluso en su forma reaccionaria, a la sombra del Holocausto, no cuestionó los principios y el funcionamiento de la democracia y aceptó las derrotas. Actualmente, el conservadurismo autoritario y la derecha fascista no lo hacen. Intentan cambiar los cimientos de la democracia de tal modo que sea prácticamente imposible expulsarlos a través del voto.

El conservadurismo autoritario y la derecha fascista intentan cambiar los cimientos de la democracia de tal modo que sea prácticamente imposible expulsarlos a través del voto

Están reprimiendo a los medios de comunicación independientes y a la oposición, cambiando las leyes electorales, manipulando las circunscripciones e invocando la falsa democracia de los plebiscitos diarios, desde las encuestas de opinión hasta falsos referendos. Allí donde cuentan con las mayorías necesarias, utilizan estas posibilidades antidemocráticas sin escrúpulos.

Pensemos en la Hungría de Viktor Orbán. Pensemos en los republicanos del “make America great again”. O el ansia de poder del Gobierno de extrema derecha austriaco bajo el teóricamente conservador Sebastian Kurz en alianza con el FPÖ entre 2017 y 2019, que aún podría haber terminado muy mal si el gobierno no se hubiera derrumbado por las revelaciones de corrupción que afectan al líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, y al propio Kurz. En general, la derecha dura únicamente se adhiere a las costumbres de la democracia mientras carece del poder de monopolio para actuar de otra manera –como durante el tiempo que duran los gobiernos de coalición–.

La máquina del odio

Las “imágenes del enemigo” –Feindbilder en el mundo de habla alemana– se construyen sin freno y se provocan emociones . En el ámbito nacional, el objetivo son los supuestos defensores de un “marxismo cultural” que pretende prohibir a la gente “normal” disfrutar de sus estilos de vida. En la línea de fuego externa están los “migrantes”, especialmente los refugiados de países predominantemente musulmanes, con grupos étnicos enteros estereotipados y con chivos expiatorios de la delincuencia, entre estridentes advertencias de un “gran reemplazo” de los cristianos europeos.

Internet se ha convertido en una gigantesca máquina de odio. La lógica de las “redes sociales”, impulsadas por el comercio, amplifica la indignación, exacerbada por la competitividad dentro de sus burbujas, en las que los participantes se radicalizan para impresionar a los suyos.

Se establece un mundo de fantasía en el que la población autóctona –o al menos el electorado de la extrema derecha– puede redefinirse como una “víctima” tan amenazada que cualquier forma de resistencia está justificada. Uno se siente amenazado por las hordas y, como siempre en la historia –incluida la de la primera mitad del siglo pasado–, esta amenaza fantasiosa legitima a los cautivados por ella a actos inhumanos que rechazarían en circunstancias normales.

El embrutecimiento es lento, gradual, una pendiente resbaladiza apenas visible. Sin embargo, independientemente de si fascismo es la palabra correcta para referirnos a la amenaza, restarle importancia sería un error mucho mayor.

------------

Robert Misik es un escritor y ensayista que reside en Viena. Publica en Medios como Die Zeit y Die Tageszeitung. Ganador del premio de periodismo económico otorgado por la John Maynard Keynes Society.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Social Europe.

Traducción de Paloma Farré.

Los ultraderechistas, algunos descendientes directos o indirectos de los partidos fascistas, están llegando al poder en Europa; el caso más reciente ha sido en Italia, donde Giorgia Meloni ha alcanzado la cúspide del gobierno. El hilo negro de su Fratelli d'Italia se remonta a la “posfascista” Alleanza Nationale...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Robert Misik

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    ¿Hasta cuando habrá que aguantar el "Traspaso de Poderes desde EL PARDO hasta el cambalache-trueque en LA ZARZUELA: Juan Carlos I y Felipe VI: "Todo ATADO-Amamantado-Anexionado y Bien ATADA-Amoralidad-Aprovechada", Regímenes 1936-1978 (Democracia irreal en plena segunda década del siglo XXI) . Apáticos y Pasotas: LA ZARZUELA y sus reyezuelos políticos: ARLEQUINES (PP+VOX="Fantasías Aznar Estigmas Sátrapas"; BUFONES (PSOE). Maestros Toreros en LA PIEL DE TORO ESPAGNISTÁN-Las Piedras Chinas en EUROPA DEMOCRÁTICA; Parece ser que no se han sado cuenta de que "Hasta el RABO todo es TORO FRANQUISTA".-Dejando transcurrir 14 Años y Días vistas: Concretamente Viernes 18-07-2036: CENTENARIO GOLPE DE ESTADO Francisco FRANCO Bahamonde.-Espero y deseo que nunca llegue tan nefasto día LA ZARZUELA.-PP-PSOE. en la tercera década del citado siglo XXI.

    Hace 2 meses 2 días

  2. amanarma

    Gracias por el artículo, toca muchos aspectos interesantes que invitan a la reflexión. No estoy de acuerdo con la aparente diferencia entre el fascismo originario y el actual, ciertamente las circunstancias han cambiado, pero hay concomitancias imprescindibles: la defensa del heteropatriarcado (los valores históricos del macho fecundador, guerrero, proveedor...), la defensa de la patria (con una mirada exclusiva y monopolizadora), la idealización del pasado por remoto que sea (el imperio, la grandeza de las gestas, etc.) la apropiación y monopolización de la simbología (tanto religiosa, como militar, bandera. himno nacional... hasta deportiva si viene al caso), la perpetua búsqueda y criminalización de enemigos (uniendo inmigrantes, okupas, feministas, comunistas, maleantes, perceptores de ayudas sociales...), la victimización frente a las críticas (sobre todo si están bien argumentadas) desprecio hacia los débiles, acoso, siembra de odio y miedo... No sólo eso, pero eso al menos, lo tienen en común. Invito a los lectores que lean Scurati.

    Hace 2 meses 3 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí