1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JAZZMADRID 2022

Ascensión y plenitud con Abdullah Ibrahim

Un recorrido por las figuras más destacadas y los mejores momentos que dejó el festival musical en Madrid

Pedro Calvo 6/12/2022

<p>Abdullah Ibrahim saluda al público durante el concierto que ofreció en JAZZMADRID 2022. </p>

Abdullah Ibrahim saluda al público durante el concierto que ofreció en JAZZMADRID 2022. 

Cortesía de JAZZMADRID

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El flamenco y el jazz son los dos sujetos principales de la temporada musical otoño/invierno. Dos géneros esencialmente inclusivos, que permiten la expresión de multitud de individualidades de cualquier latitud. La última palabra de JAZZMADRID 2022 ha salido de las yemas de los dedos de Abdullah Ibrahim, un músico bendecido con un espíritu libérrimo y liberador. Y con unas manos mágicas. El público del teatro Fernán Gómez aplaudía y aplaudía, agradecido. Abdullah correspondió a tanto buen rollo con un canto desde lo más profundo. Concierto hermosérrimo y purificador, que el octogenario pianista de Ciudad del Cabo rubricó con los ojos cerrados, puesto en pie y con la mano derecha en la oreja para escuchar su propio canto. Un canto a capela que evocaba la tradición africana y que era en realidad un espiritual que hablaba de cruzar el río Jordán, de trabajar los campos de algodón… Y de volver a la casa donde se nació para encontrarse con que ya no hay nadie para recibirte. Abdullah Ibrahim tiene 88 años. Y es una torre del mejor jazz que ha parido el siglo XX y el XXI.

A Abdullah le hemos disfrutado antes en Madrid y otras ciudades a lo largo de cuatro décadas. En ocasiones ha venido flotando bajo largas, elegantes y vaporosas vestiduras africanas, blancas o azules. Pero la otra noche vino enfundado en un estiloso traje negro, con camisa y corbata del mismo color catafalco. La imagen es siempre la misma: un santo. Un santo que junta las manos a modo de oración para dar las gracias por el diluvio de aplausos que celebra su música. Y su música es una bendición: intensidad y delicadeza derramándose a placer. Una melancolía honda emana de los temas de Ibrahim. Es una melancolía rara, porque en su seno y su deriva tiene una alegría de vivir esperanzada y meditabunda. Triste, feliz y sonriente, ese es el retrato en movimiento de Abdullah Ibrahim. Dominador del sosiego.

Abdullah, hipnótico e imponente, irradia espiritualidad ecuménica. Se cambió el nombre al hacerse musulmán en 1968, abandonando aquel sonoro y quizá equívoco apelativo: Dollar Brand. Fue justo en el momento de descubrir revelaciones y rebeliones, las de los Black Panthers. Su música tiene la carga emocional de cuando tuvo que levantarse contra el apartheid. Es una celebración espiritual en la que se revuelve la imaginación con tradiciones sudafricanas, himnos religiosos holandeses, jazz, blues y demás músicas hermanas, incluyendo a toda la barra de los airados chicos del free jazz (con el argentino Gato Barbieri formó un dúo modélico). Delante tenemos a un apóstol del jazz. Su primer grupo con Hugh Masekela en los años 50 se llamaba The Jazz Epistles. A reglón seguido (y derecho), Abdullah y Duke Ellington tuvieron una epifanía mutua en el arranque de los años 60. Consecuencia inmediata: Ellington dejó que Abdullah se sentara algunas noches al piano de su mítica orquesta celestial. Thelonius Monk le entregó su marca de enigmas y divagaciones. Y Abdullah cose y recose con paciencia y precisión la memoria acumulada, las heridas y dulzuras del alma. 

No sabemos qué saben unas de otras, pero la reciente composición Bolero Blue III –no es la única en ese tono de Ibrahim– viene del mismo sitio en el que están Solitude (Duke Ellington), Round Midnight (Thelonious Monk), Ode to Life (Don Pullen), All Alone (Mal Waldron) o Variaciones sobre un tema de Chopin (Frederic Mompou). Música desolada pero alentadora, callada pero despierta. El concierto madrileño siguió el formato de los dos últimos álbumes de Ibrahim, Dream Team (2019) y Solotude (2021). Son discos a piano solo: un reconcentrado de la obra de este grandísimo músico con pulsión mística. Un creador humanísimo que desnuda sus composiciones y las despoja de todo adorno. Su pócima cuece en una reducción de Abdullah Ibrahim. Implosión que enlaza sin pausa unos temas con otros durante 50 minutos. Y de la cabeza te saca cualquier mala piedra que puedas tener. Algunas piezas son un jugueteo minimalista con un ritmo de danza. Esqueletos bailando canciones de amor y lucha.

Sorprendido, agradecido y feliz, Abdullah dejó que las muchachas dijeran la última palabra. La elegancia de poseer la luz

Como todos los fuegos el fuego, todas las músicas la música. La música es políglota. La de Abdullah, muy políglota. Eché de menos alguna escapada hacia las impetuosas oleadas de Mannenberg y Soweto Is Where It Is At: dos temas de mediados de los años 70 que fueron dos himnos sin palabras y dos piezas de cabecera en el movimiento antiapartheid sudafricano. Ahora la expresión viene en modo austero y misterioso. En el espacio entre nota y nota da tiempo a respirar, a pensar y asimilar emociones bondadosas con resonancias secretas. Tras el espiritual a capela, nuevo chaparrón de aplausos. Y nueva propina: Abdullah se arrancó con otro cántico y en el patio de butacas se levantaron tres muchachas, presumiblemente compatriotas del sudafricano. Y comenzó a cantar ese tema con armonías de gran belleza. Sorprendido, agradecido y feliz, Abdullah dejó que las muchachas dijeran la última palabra. La elegancia de poseer la luz.

Surtido de lujo

Salgo de la posesión Abdullah. JAZZMADRID 2022, unido al ciclo “Villanos del Jazz”, nos ha permitido todos los días durante mes y medio dar la vuelta al día en ochenta mundos, según la expresión que cantaba el cronopio Cortázar. El jazz es esencialmente cosmopolita, un surtido de lujo y fantasía. La fiesta comenzó con Mark Guiliana, baterista prometeico y todopoderoso, que llegó con el también prometeico pianista Jason Lindner. Estos dos músicos fueron mitad y parte esencial de los pocos elegidos por David Bowie para construir su descomunal testamento discográfico Blackstar. Hizo Guiliana jazz para viciosos del ingenio. 

El siguiente punto filipino de mi itinerario de temporada fue Kurt Elling en compañía del guitarrista Charlie Hunter. El vocalista de Chicago quizá sea el crooner del momento. Dijo que había escrito algunas letras para el último disco con Hunter, SuperBlue (2021), pero que no sabía bien lo que querían decir, que lo importante es que todas son para bailar. Elling sabe muy bien la función de cada palabra, la manera de encarnarse, como se pudo apreciar al cantar en un idioma apenas conocido: el castellano. Así le escuchamos una versión cristalina del bolero Si te contara. Se fueron Elling y Hunter metiendo fuego con un cosquilloso blues del siglo XXI que olía a siglo XIX.

Se agradece el cuidado en mostrar el jazz hecho por mujeres. No siempre fue así y hay que celebrarlo. Como el jazz es eminentemente inclusivo, Oumou Sangaré vino de Mali con su disco Timbuktu. Sincretismo de tradiciones del África Occidental con el folk y el blues. Esa vida común puede apreciarse en un tema tan demoledor como Wassulu Don, donde la voz de Oumou se revuelca con el boogie venenoso de John Lee Hooker. Lanzó un alegato contra la guerra y el público reaccionó con juerga agradecida. Y Sangaré respondió este piropo: “Por dentro sois black”. Noches antes, la chilena Melissa Aldana presentó su disco 12 Stars, donde se incluye Los ojos de Chile, himno de apoyo a la contestación política y las movilizaciones chilenas de 2019. Melisa es hija del saxofonista Marcos Aldana y nieta del postbebop. Su música suena compleja, alambicada y con cerebro de mujer. 

Más mujeres del jazz. La saxofonista alemana Ingrid Laubrock vino en compañía de Andy Milne, pianista noruego. Una extraña pareja que hace free-jazz de aventura personal. Parecen escapados de la serie The Big Bang Theory, intelectuales con aire locuelo y pegada demoledora. Cyrille Aimée, criada en el mismo pueblo en que vivió Django Reinhardt, Samois-sur-Seine, entró en esto del jazz deambulando por el swing manouche, la bossa brasileña y la cosa latina. En el despegue colocó una versión elegante, delicada y musculosa de Petite Fleur, añejo tótem decó de Sidney Bechet. La cosa latina le viene a Cyrille por parte de madre, que es dominicana. Consecuencia: Aimée hizo su versión de Estrellitas y duendes, sentimentalismo de Juan Luis Guerra. Hizo una pieza doblando la voz y armonizándola con la maquinita looper. Mucho me gustó su enrollada versión de I'll Be Seeing You, joya del American Songbook. Y me gustaron también sus palabras de despedida: “Gracias por venir a escuchar música en vivo”.

La variedad de propuestas jazzísticas ha venido creciendo desde hace más de un siglo a una velocidad de crucero. El violonchelo era un instrumento raro en el jazz o en el flamenco, ahora está ahí tan campante. Eric Friedlander, hijo del famoso fotógrafo musical Lee Friedlander, fraguó estilo en la vanguardia neoyorquina. Vino con un compañero al piano tanto o más sobresaliente: Dave Douglas. Eric maneja su violonchelo con la destreza de un grande multiuso. Crea suspense y te cuelga la próxima nota pasmosa o un acorde exultante. El futuro del jazz ya está aquí, con este sexagenario. Eric Friedlander lo mismo se lía con el torbellino John Zorn que le vende seda a Laurie Anderson. 

De Steve Coleman soy devoto. Hace un jazz vanguardista, arriscado, multicultural, juvenil y… sexagenario. De Chicago, Steve es fundador del colectivo M-Base, tremendo cocedero de la vanguardia neoyorkina. No es un estilo más, sino otra forma de concebir la expresión. Una experiencia que puede enlazar la música del otro Coleman, Ornette (sin parentesco biológico), con el hip hop o la cosa latina. En Madrid salieron a golpe de batería y toque de clarín. La voz hiphopera de Kokayi MC aparece soberbiamente encastrada con la sección de metales: el saxo explorador de Steve y la trompeta locuaz y sugerente de Jonathan Finlayson. Una experiencia arrogante, arrebatada, turbulenta, superadora y feliz. Una explosión de energía que te enciende el pelo. Digo con melancolía que no pude asistir a otras maravillas de la programación 2022. Dejo aquí algunos nombres y varios dientes largos: Cecile McLorin, Paolo Fresu, Lizz Wright, Adam Ben Ezra, Aki Takase, Kenny Garrett, Billy Cobham, Al Di Meola, Melody Gardot, Steve Turre…

El flamenco y el jazz son los dos sujetos principales de la temporada musical otoño/invierno. Dos géneros esencialmente inclusivos, que permiten la expresión de multitud de individualidades de cualquier latitud. La última palabra de JAZZMADRID 2022 ha salido de las yemas de los dedos de Abdullah Ibrahim, un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Calvo

Periodista chusquero. Nací en Cuatro Caminos (Madrid), en 1954. Vengo de los felices tiempos del estajanovismo plumilla. Me dio por escribir de músicas y de la tele. Tengo el humor ahí. Una manía. En RNE me dejan ponerme fino delante del micro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí