1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Negro sobre negro VI

Jean-Claude Izzo: poeta, inmigrante, marsellés

El discreto escritor de poemarios que en los cinco últimos años de su vida se convirtió en un fenómeno editorial del ‘noir’

Xosé Manuel Pereiro 4/12/2022

<p>Jean-Claude Izzo.</p>

Jean-Claude Izzo.

Colección Sébastien Izzo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nació en los estertores de la II Guerra Mundial, en el barrio marsellés de Panier, lo que quedaba de la Massilia fundada por los griegos y de la ciudad medieval entre murallas, después del urbanismo quirúrgico del siglo XIX y de la demolición, todavía más quirúrgica, que hicieron los ocupantes nazis en 1943 para evitar que allí se refugiasen los de la Resistencia. Los que fueron refugiándose allí eran los que acudían a hacer los trabajos que no querían hacer los franceses. Ritals (los italianos, de “r(efugié) italien”), fuesen nabos (napolitanos, italianos del Sur) o babis (los del Norte); espingouins (españoles), argelinos (y desde la independencia de Argelia, pieds-noirs), armenios… “Marsella es la única ciudad del mundo donde alguien puede llegar con su maleta, sin un céntimo en el bolsillo y decir: aquí estoy en casa”, dijo Jean-Claude Izzo en 1995, en el festival Etonnants Voyageurs, en Saint-Malo (Bretaña).

En el Panier había nacido su madre, Isabel Babbete Navarro, hija de emigrantes españoles. Y allí llegó su padre a los 14 años, desde Castel de San Giorgio (Salerno), huyendo del hambre y de Mussolini. Su madre era costurera y su padre camarero, así que, pese a destacar en la escuela y a las inquietudes culturales que mostraba al escribir poemas e historias, las autoridades académicas derivaron al joven Jean-Claude a una formación más acorde con su barrio y sus orígenes familiares: tornero. No se sabe (al menos yo) si ejerció alguna vez ese oficio. En 1963 comenzó a trabajar en una librería y se implicó con Pax Christi, un movimiento pacifista católico. Al año siguiente lo llamaron a filas, a Toulon. Protestó con una huelga de hambre durante un mes, que le costó ser destinado al ejército colonial, a Djibouti, y allí a mes y medio de cárcel. Perdió 15 kilos.

Destrucción del Panier por los nazis en feb 1943. Fuente: Bundesarchiv. Wolfgang Vennemann

De vuelta a Francia, se afilió al PSU (escisión de izquierdas de la SFIO, el entonces partido socialista oficial) y fue candidato en sus filas en las legislativas de 1968. Después se afilia al PCF y comienza a trabajar en el diario comunista La Marseillaise. En esa época (1970) sale a la luz el primero de sus poemarios, Poèmes à haute voix. Publicará un total de seis hasta 1976, dos años antes de dejar el Partido Comunista, La Marseillaise y Marsella e irse a París a trabajar, entre otras publicaciones, en una revista mutualista. Mantiene un silencio editorial de casi dos décadas hasta que, con 50 años, deja caer la bomba Total Kheops, la primera obra de su ‘Trilogía de Marsella’. Editada, como las otras dos (Chourmo, y Soleá), por la Série noire de Gallimard, vendió en Francia 140.000 ejemplares y ganó el Trophée 813 de 1995 a la mejor novela francófona. E Izzo se mudó a Bretaña, a Saint-Malo.

Total Khéops (el título, “follón total”) es una frase creada por Akhenaton, fundador del grupo de rap IAM, y tiene, como toda la trilogía, dos protagonistas, Fabio Montale y Marsella. El apellido Montale es un homenaje al poeta italiano Eugenio Montale, el personaje lo es al Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán. Como el exagente de la CIA barcelonés de origen gallego, Fabio Montale tiene un buen nivel cultural, pero en lugar de quemar libros después de haberlos leído, cita a poetas. También, como Carvalho y como casi todos los protagonistas del policial mediterráneo, es un amante de la gastronomía local. “Ange nos había colocado en la terraza, con una botella de rosado del Puy-Sainte-Réparade. De menú, relleno de tomate, patatas, calabacín y cebolla. Tenía hambre, y estaba delicioso. Me encanta comer. Pero más cuando tengo problemas, y más aún cuando me codeo con la muerte” (Chourmo).

Total Kheops vendió en Francia 140.000 ejemplares y ganó el Trophée 813 de 1995 a la mejor novela francófona

En la primera novela, Montale es policía, y como es habitual en el género, no está contento. “Los viejos amigos que ya no me llamaban. Las mujeres que me abandonaban. Mis sueños y mis iras los habían puesto en cuarentena. Envejecía sin desear nada ya. Sin pasión. Follaba con putas. Y la felicidad estaba en la punta de una caña de pescar”. No está contento con su trabajo. Está mal considerado en comisaría –lo de citar poetas probablemente no ayude– y por ello, para que haga labor de contención social, está destinado a las cités, los barrios de inmigrantes árabes. Esos barrios que la mayoría de los marselleses no conocen ni conocerán “y que mirarán siempre con los ‘ojos’ de la tele. Como el Bronx, vaya”. Esos sitios en los que hay que saber por dónde se pisa y quién es quién: “Nuevo en el barrio igual a peligro. Poli. Soplón. O el nuevo propietario de una finca rehabilitada que iría a quejarse de inseguridad ciudadana al ayuntamiento. Vendría la pasma. Controles, días en comisaría. Quizás hostias. Marrones. Una vez a su altura, echó una mirada al que tenía pinta de cabecilla. Una mirada directa, franca. Breve. Después continuó. No se movió ni uno. Se habían entendido”.

Tampoco está precisamente contento con el mundo en general: “Cada año tachaba de mi libreta al amigo que decía alguna frase racista. Despreciaba a aquellos que ya sólo soñaban con un coche nuevo y vacaciones en el Club Mediterráneo. Olvidaba a todos los que jugaban a la lotería. Me gustaba la pesca y el silencio. Caminar por las colinas. Beber cassis fresco. Lagavulin, u Oban, por la noche, tarde. Hablaba poco. Tenía opinión sobre todo. La vida, la muerte. El Bien, el Mal. Estaba loco por el cine. Me apasionaba la música. No leía ya las novelas de mis coetáneos. Y, por encima de todo, me repugnaban los tibios, los blandos”. De hecho, de una familia modesta, utilizada a su pesar por mafiosos, hace este cruel retrato: “En sus ojos, huidizos, ni una chispa de rebeldía. Amargados de nacimiento. Sólo sentirán odio por los más pobres que ellos. Y por todos esos que les comerán el pan. Árabes, negros, amarillos. Nunca estarían contra los ricos. Se veía ya lo que iban a ser. Poca cosa. En el mejor de los casos, los chicos, taxistas como su papá. Y la chica, peluquera. O dependienta del Carrefour. Franceses medios. Ciudadanos del miedo”.

Pero, sobre todo, Fabio Montale/Jean-Claude Izzo está muy, muy descontento con la deriva de la otra protagonista de la Trilogía, Marsella. “Marsella no es una ciudad para turistas. No hay nada que ver. Su belleza no se fotografía. Se comparte. Aquí hay que tomar partido. Apasionarse”, escribió. “Yo pertenecía a esa raza de marselleses a los que se la pela la imagen que puedan tener en París, o donde sea, de nosotros”. Ese “donde sea” incluye Europa, o Bruselas, y su plan Euroméditerranée para que Marsella vuelva a entrar en la escena internacional. “Ese nuevo puerto interesaba tremendamente a los promotores inmobiliarios. Doscientas hectáreas para construir. Una verdadera mina. Imaginaban que trasladarían el puerto y construirían una nueva Marsella a la orilla del mar. Ya tenían los arquitectos y los proyectos iban viento en popa. Yo no podía concebir Marsella sin sus dársenas, sus viejos hangares sin barcos”, hace decir Izzo a su personaje. Y lo podríamos suscribir muchos de los que vivimos en ciudades portuarias. Toda la narrativa descarnada que Izzo usa para describir los hechos se convierte en lenguaje poético cuando describe los itinerarios por su ciudad, sus cambios de luz.

Sobre todo, Fabio Montale/Jean-Claude Izzo está muy, muy descontento con la deriva de la otra protagonista de la Trilogía, Marsella

Montale tiene un pasado de delincuente juvenil, y Total Khéops es la investigación centrada en sus dos amigos de la infancia, que optaron por seguir en el lado salvaje de la vida y a los que acaban de matar. Los recuerdos del pasado común de los tres, y de Lole, la mujer a la que amaron, se mezclan con la descripción del racismo contra los inmigrantes magrebíes y del creciente fenómeno de la extrema derecha, aliada de la mafia local (que aparece con nombres y apellidos reales). El policía misántropo ha dejado de serlo (policía) en la segunda novela Chourmo (1996). El título está también extraído del mundo del rap. Los seguidores del Massilia Sound System lo habían tomado como denominación del provenzal chiourme, los remeros de las galeras, y una traducción muy libre sería “la basca”. Montale, a título particular, intenta dar con el hijo adolescente de una prima, amor de juventud, para encontrarse con que la corrupción económica va ahora de la mano de los expresos convertidos en islamistas radicales. (Si se están preguntando a qué viene tanto rap, Izzo/Montale reconoce que no aprecia demasiado la música, pero admira las letras, y asegura que los marselleses están especialmente dotados para ello porque practican la tchatche, una palabra y una costumbre que viene del castellano ‘cháchara’).

En contraste, la trilogía la cierra Soleá (1998). No solo por el palo del flamenco preferido de su amor imposible, Lole, sino por el tema de Miles Davis de ese título. Soleá es una muestra más, según su autor, de que el horror (de la Mafia, en este caso internacional) supera en la realidad a cualquier ficción, como sufren en sus carnes los personajes. La mezcla de realidad cruda y terrible y de poesía llamó la atención de Joan de Segarra, que en 2001 se preguntaba en El País por qué la obra de Izzo no se había traducido, que él supiera, a ninguna de las cuatro lenguas peninsulares. Incluso se comprometía a hacerle al editor una bullabesa para la presentación a la prensa. No fue hasta 11 años después cuando Akal se animó a empezar a publicar –no sabemos si bullabesa de por medio– los tres libros de Izzo, en traducción de Matilde Sáenz López.

Jean-Claude Izzo, por supuesto, no llegó a conocer las versiones en la lengua de sus abuelos maternos. Enfermo de cáncer, en los menos de cinco años que tuvo después de su primera novela, publicó, además de la trilogía, tres libros de poesía y otras dos novelas: Les marins perdus (Los marineros perdidos. Ed. Montesinos) y Le soleil des mourants. Murió, en Marsella, en 2000. Un año antes, afortunadamente, de ver cómo en una serie de televisión quien interpretaba a su Montale –entre las protestas de la familia– era Alain Delon, un derechista amigo de mafiosos.

Nació en los estertores de la II Guerra Mundial, en el barrio marsellés de Panier, lo que quedaba de la Massilia fundada por los griegos y de la ciudad medieval entre murallas, después del urbanismo quirúrgico del siglo XIX y de la demolición, todavía más quirúrgica, que hicieron los ocupantes nazis en 1943 para...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí