1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FONSI LOAIZA / Autor de ‘Qatar. Sangre, dinero y fútbol’

“Los jeques árabes han entendido que para dominar el mundo deben dominar el fútbol”

Ricardo Uribarri 26/11/2022

<p>Fonsi Loaiza.</p>

Fonsi Loaiza.

Imagen cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La pelota ya rueda en Catar. Pero por más que haya quien prefiera centrarse en lo estrictamente deportivo, otras muchas personas no olvidan los oscuros antecedentes que arrastra el primer Mundial de fútbol que se disputa en Oriente Próximo. Más allá de la anomalía de celebrarlo entre noviembre y diciembre para evitar las altas temperaturas del verano en la región, hay varios aspectos que ensombrecen su adjudicación y posterior preparación. De todos ellos habla Fonsi Loaiza (San Fernando, Cádiz, 1990) en su último libro, Qatar. Sangre, dinero y fútbol (Akal), una lectura necesaria para comprender por qué estamos ante un gran evento deportivo que pasará a la historia manchado de corrupción, pérdida de vidas y ausencia de derechos humanos.

¿Qué se va a encontrar la persona que compre el libro?

Me centro mucho en los tejemanejes y las corruptelas que ha ido generando la tiranía de Catar, no solo gracias al fútbol, con la compra de voluntades para llevarse este Mundial para lavar su imagen, sino también en cómo se ha hecho con un poder tremendo en el Estado español. Participa en grandes empresas del IBEX 35, en grupos mediáticos como Prisa, y tiene negocios con Mediapro a través de Bein Sports. Además, está el poder que ha ido tejiendo con la Casa Real española, que tan bien conocemos por los chanchullos de Juan Carlos I con los jeques árabes.

Infantino, en el partido inaugural, estaba sentado con Mohammed Bin Salman, heredero de la monarquía saudí, que es el que mandó asesinar al periodista Khashoggi

Para conocer la historia de este Mundial hay que remontarse 12 años atrás, a la concesión por parte de la FIFA de su organización, una adjudicación plagada de intereses político-económicos y de casos de corrupción.

Los nuevos actores dentro del deporte son los jeques árabes, que han entendido que para dominar el mundo deben dominar el fútbol, comprando voluntades ante la hipocresía de los Estados occidentales. Yo señalo que mientras Nicolas Sarkozy nos decía que iba a hacer un capitalismo más humano, que había que reformar el capitalismo, estaba reunido con el emir de Catar vendiendo la votación del Mundial junto a Platini, y presionando a otros países para que votaran a favor de los cataríes. En esto no solo han entrado los jeques de Catar; también Arabia Saudí está peleando para llevarse el Mundial de 2030. El propio presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en el partido inaugural de este Mundial, estaba sentado con Mohammed Bin Salman, el príncipe heredero de la monarquía saudí, que es el que mandó asesinar al periodista Khashoggi.

Ni siquiera el hecho de incluir en sus estatutos el compromiso con los derechos humanos y la lucha contra la discriminación por la orientación sexual impidió a la FIFA premiar a un país con carencias claras en derechos humanos. El dinero pudo más que todo eso.

La FIFA es una mafia, una organización criminal que ha ido vendiendo competiciones a los dictadores, como en los casos de Videla, Mussolini… y que tiene su sede en Suiza para lavar el dinero. Ya ha demostrado que vende estas competiciones al mejor postor.

Este Mundial es el más caro de la historia y el más siniestro por el elevado número de trabajadores muertos en las obras relacionadas con el evento, un hecho ante el que la FIFA ha cerrado los ojos. Ni siquiera estudia indemnizar a las familias.

Esto es un reflejo de nuestra sociedad. Mientras los obreros estaban trabajando en verano a 50 grados, se ha cambiado el calendario para que los futbolistas no jueguen a altas temperaturas. La paradoja es que hay varios jugadores que se están resfriando por el aire acondicionado de esas instalaciones que se han construido en mitad del desierto.  

Mientras los obreros estaban trabajando en verano a 50 grados, se ha cambiado el calendario para que los futbolistas no jueguen a altas temperaturas

¿Qué papel han jugado futbolistas, técnicos y federaciones en el proceso? Ha habido algunos gestos de protesta, pero llama la atención la renuncia a portar el brazalete de “One Love” ante la amenaza de tarjeta amarilla.

Son mercenarios del balón. Muchos de ellos acaban sus carreras en estos países. Es el caso de  Xavi, Raúl, Guardiola o Gabi, que se retiran en Catar para ganar más millones y que han perdido toda conciencia de clase. Se ha visto también en las elecciones de Brasil, cuando Neymar y Robinho apoyaron a la ultraderecha de Bolsonaro, e incluso Donato alentó el golpe de Estado contra Lula. Lo reflejó muy bien el exfutbolista brasileño Juninho Pernambucano, que dijo que se ponía enfermo al ver que gente que venía de lo más bajo, al final se ponía del otro lado. El propio Cafú, exinternacional brasileño, es embajador del Mundial de Catar y hace alabanzas del régimen tirano.

Alguna selección, como la alemana, se ha significado en la protesta. En España apenas ha habido gestos. Y los pocos han sido vetados por la Liga.

Es tremendo que hace unos días les dijeran a los aficionados del Éibar y del Alavés que no podían sacar una pancarta de boicot al Mundial porque “manchaba el fútbol”. Parece que mancha más el fútbol una pancarta que los 6.500 obreros fallecidos. Como en el caso de la Cultural Leonesa, un club controlado por Catar, en el que un aficionado sacó una pancarta a favor de los derechos humanos y fue retirada por la policía. Así opera el Estado represor español. Es cierto que hay que alabar a la afición alemana, pero también que las iniciativas españolas a favor del boicot que han hecho asociaciones como la FASFE o clubes de accionariado popular se han visto censuradas por no dejarles entrar con las pancartas para que no se vean en televisión. Tiene su explicación en que los dirigentes del fútbol hacen grandes negocios con los cataríes.

Muchos futbolistas acaban sus carreras en estos países. Es el caso de Xavi, Raúl, Guardiola o Gabi, que se retiran en Catar para ganar más millones

En relación con los patrocinadores, ¿deberían haber pensado más en la responsabilidad social corporativa y menos en el negocio?

Es verdad que ha habido alguna propuesta como el caso de Hummel con Dinamarca, aunque creo que también lo hacen porque mediáticamente les va a venir bien. Algunos artistas han renunciado a actuar en Catar, como Shakira o Dua Lipa, debido a la presión social, y eso habla bien de la sociedad. Otra forma de luchar es hacer boicot a las marcas que han dado su apoyo a este régimen tirano, como Coca-Cola, Visa, o la plataforma de criptomonedas Crypto.com.

La política tampoco ha dado ejemplo en este sentido. Hace pocos meses, el Gobierno recibió al emir de Catar con todos los honores.

El cinismo de España se refleja en la masacre de Melilla. Se asesina a migrantes, y ni se abre una comisión de investigación porque el PSOE ha pactado con el PP y Vox que no se lleve a cabo. Sin embargo, cuando viene el emir de Catar hay un gran recibimiento, le ponen medallas del Congreso y del Senado… Almeida dice que las monarquías de España y Catar son el ejemplo de que las sociedades avanzan. Claro, tienen mucho dinero invertido en nuestro país, en Iberdrola, El Corte Inglés, en IAG [International Airlines Group, compañía resultante de la fusión entre Iberia y British Airways]. Cada vez acumulan más poder gracias a las inversiones en sectores estratégicos como la energía o las aerolíneas. También hablo en el libro de la hipocresía de Nadia Calviño, que se escudaba en el feminismo para no salir en una foto en la que solo estuvieran hombres, pero se fotografió con el emir de Catar y sus colegas.

En el libro menciona a muchas empresas españolas y personalidades que se han beneficiado económicamente de los negocios con Catar.

La Casa Real es una de las que promueve este tipo de negocios de los jeques árabes en España. También señalo a Juan Miguel Villar Mir, este marqués que llegó a vicepresidente del Gobierno de Arias Navarro de la mano de Juan Carlos I, quien le otorgó también el marquesado; que hacía todo tipo de negocios en los países árabes con su constructora OHL, a la que ahora ha cambiado el nombre a OHLA para lavar su imagen.

Parece que mancha más al fútbol una pancarta que los 6.500 obreros fallecidos

No solo el fútbol ha sucumbido al dinero árabe. Golf, Fórmula 1 y muchos otros deportes también celebran grandes torneos en la zona. ¿Por qué estas teocracias han escogido el deporte para invertir en él su dinero?

Por una parte, para lavar su imagen debido a que el deporte es intocable, dada la consideración de semidioses que tienen los deportistas en la sociedad capitalista, aunque lo cierto es que los atletas son más bien esclavos millonarios de un sistema en el que no tienen ni voz ni voto. Las monarquías del Golfo saben que para dominar el mundo deben dominar el deporte. Arabia Saudí tiene ahora la Superliga de golf y a Donald Trump como aliado en la competición. Además, la prensa deportiva es la que más incumple su deber de fiscalizar a los poderosos. En lugar de hacer más cultos a los aficionados, los embrutece con programas como El Chiringuito, tanto en España como en otros países.

¿Qué opinión le merece que una televisión pública como TVE haya invertido 35 millones de euros en una competición como esta?

Es vergonzoso que la televisión pública haya comprado a Mediapro una parte de los derechos audiovisuales de este Mundial sin pasar control democrático alguno. RTVE sigue funcionando como cuando gobernaba el PP. Paga a comentaristas como Iniesta o Casillas un sueldo que no creo que sea bajo. El dinero del contribuyente financia una televisión sin control alguno. Luego presumen de apoyar el deporte femenino. Nos encontramos ante una teocracia feudal que vulnera todos los derechos de las mujeres.

En los últimos días hemos visto titulares de prensa que han querido dar una imagen positiva del Mundial.

Es curioso cómo el grupo Prisa y el diario AS en concreto llegaron a tener una web que se llamaba AS Arabia y que bendecía todo lo que venía desde el Golfo porque están en su propio consejo de administración. Su entonces director, Alfredo Relaño, fue allí a hacer el paripé y a bendecir todo lo que se estaba haciendo en el Mundial. Hubo un artículo de Joaquín Maroto, que fue director de Comunicación de Florentino Pérez en ACS y el Real Madrid, que decía que los trabajadores tenían hasta piscinas, cosa que no se creían ni ellos. Lo hacían por el dinero que ponían los cataríes en esos medios de comunicación. Al Jazeera también es catarí, y está el caso de Bein Sports, un antiguo canal de televisión participado por Mediapro y una empresa catarí. Así es cómo van entrando en los países occidentales.

La polémica intervención de Infantino, en la que defendió su celebración en Catar y arremetió contra Europa, ¿habría que enmarcarla en sus relaciones con las autoridades del país?

Él mismo vive en Catar. Está tejiendo muchas redes clientelares con ellos y quizá termine dándole también un Mundial a Arabia. Ha dejado que la FIFA haga lo que pide Catar en este Mundial, con el tema de sancionar los brazaletes contra la homofobia con tarjetas amarillas. Es peor incluso que su antecesor, Joseph Blatter.

¿Cree que Catar logrará lavar su imagen con el Mundial o le puede salir el tiro por la culata?

Esperemos que le salga mal, que los llamamientos al boicot supongan que no haya grandes audiencias. Ellos al final consegurián lo que pretenden, que es que grandes inversores vayan al país y hagan negocios. En ese propósito están. La inmobiliaria Colonial, que tiene muchos intereses en España, también está controlada por los cataríes. Es curioso que esa empresa estuviera controlada en 1992, cuando los Juegos Olímpicos de Barcelona, por Samaranch, y ahora en el Mundial está en manos de los cataríes.

Hago un llamamiento de boicot a la gente para que no siga este Mundial y no sea cómplice de esta barbaridad

El de Catar no es el primer evento deportivo de la historia que se utiliza para blanquear un régimen. ¿Seguirá esta tendencia en el futuro?

Si la FIFA sigue gobernada por la misma mafia, con los antecedentes que ya les conocemos, va a seguir de la misma manera. No soy optimista salvo que haya una gran revolución en el sistema capitalista.

Supongo que no va a ver ningún partido del Mundial.

No, no voy a ver ninguno. Y hago un llamamiento de boicot a todos mis amigos y conocidos y a la gente en general para que no siga este Mundial y no sea cómplice de esta barbaridad, de esta infamia. Algunos periodistas dicen que los aficionados no tienen que pagar por lo que han hecho los dirigentes de la FIFA. Pero si no somos capaces siquiera de no ver el Mundial, apaga y vámonos. 

La pelota ya rueda en Catar. Pero por más que haya quien prefiera centrarse en lo estrictamente deportivo, otras muchas personas no olvidan los oscuros antecedentes que arrastra el primer Mundial de fútbol que se disputa en Oriente Próximo. Más allá de la anomalía de celebrarlo entre noviembre y diciembre para...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí