1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ELECCIONES BRASIL

Vuelve la esperanza. Lula da Silva derrotó al fascismo tropical

Tras la victoria, la izquierda debe reconstruir un país devastado por la intolerancia. Durante la campaña, el nuevo presidente prometió reactivar todos los programas sociales interrumpidos en las etapas posteriores a los gobiernos del PT

Zainer Pimentel 31/10/2022

<p>Primeras declaraciones del nuevo presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.</p>

Primeras declaraciones del nuevo presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

redes sociales

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha sido una larga espera para la izquierda democrática; cada mes que pasaba parecía que la pesadilla iba a ser eterna. El 2 de octubre fue un día de frustración en las filas progresistas; se esperaba una victoria que no pudo ser por 1,5% de votos; tocaba empezar de nuevo, ampliar los apoyos para la batalla definitiva cuatro semanas después. Por fin llegó el 30 de octubre, un día que quedará grabado en la memoria democrática del país como una cita electoral sin precedentes desde la redemocratización, parecido a lo que sucedió con el movimiento Directas Ya que puso fin a la dictadura militar en los años 80. En las últimas semanas antes de la segunda vuelta, parte importante del arco democrático brasileño, incluidos antiguos opositores como Fernando Henrique Cardoso, encomendaron a Lula da Silva la misión con tintes épicos de ganar las elecciones contra un candidato sin escrúpulos que jugó sucio, y que dispuso de la máquina administrativa a su antojo. El propio domingo electoral, Bolsonaro trató de dificultar la victoria poniendo a la policía a interceptar autobuses en las zonas en las que el Partido dos Trabalhadores (PT) tenía ventaja. Todos sabían que Lula era el único político en activo capaz de derrotar al fascismo que se estaba adueñando del país.

Por fin las urnas han hablado. Pese al domingo de puente, el pueblo venció el desánimo y fue a votar. El exitoso sistema de urnas electrónicas, tan denostado por los golpistas, entregó otra vez el resultado final en tiempo récord. La pesadilla se acerca a su fin, a pesar del agridulce sabor de boca que deja el avance de la extrema derecha en las regiones centro, sur y sureste del país. Ahora toca reconstruir un país devastado por la intolerancia. Los demócratas han mandado a casa a un presidente aberrante que no ha escondido sus preferencias por la dictadura (dijo sin sonrojarse que en la etapa dictatorial se mató poco). Apenas dos días antes de las elecciones se reunía con los tres comandantes de las fuerzas armadas para intentar consensuar un decreto de estado de alerta militar, y sus hijos aún coqueteaban con la idea absurda de suspender las elecciones. Sin embargo, las circunstancias internas y externas le han superado, y el golpe de Estado de momento está descartado.

Con Bolsonaro, parece que Brasil perdió la ingenuidad. Ese Brasil que, para el extranjero despistado que desembarcaba en cualquier aeropuerto, parecía ser el país alegre de la convivencia pacífica entre credos y razas y del respeto a las diferencias, se ha difuminado en apenas cuatro años de gobierno. El respeto a los rasgos multiétnicos, multiculturales, religiosos, la alegría de la samba y del fútbol que era parte de una especie de magia que contagia el pueblo de norte a sur en el carnaval, era quizás un espejismo que escondía un profundo racismo, acrecentado por enormes  desigualdades sociales, y basado en el privilegio de los ricos sobre los pobres; unas antipatías que el Gobierno Bolsonaro ha sabido explotar a conciencia hasta el punto de incentivar los prejuicios entre las regiones sur y sudeste en contra del noreste.

La victoria de la extrema derecha en 2019 trajo consigo un importante incremento de la violencia política. También del odio y la intolerancia hacia los diferentes. Lula da Silva es un especialista en el diálogo y ahora tendrá la oportunidad de demostrar que su candidatura es realmente producto de la “unión entre los divergentes para vencer a los antagónicos”. 

No se puede esconder que ciertas clases altas y blancas del país jamás pudieron perdonar la conquista de derechos de las clases populares

La marca registrada del gobierno saliente de Jair Bolsonaro es la violencia. Aparte de las decenas de muertes por la intolerancia política, nadie olvidará el asesinato de Marielle Franco, mujer negra y lesbiana defensora de los derechos humanos, concejala por el Partido del Socialismo y Libertad (PSOL) y acribillada junto con el conductor de su coche en Rio de Janeiro. Tampoco las muertes del activista Bruno Pereira y del periodista Dom Phillips, dos defensores de los pueblos de la selva. Para colmo, el mandato del actual presidente termina con la detención de su aliado predilecto, el mandamás Roberto Jefferson, de la formación de extrema derecha Partido Trabalhista Brasileiro (PTB), que, al más puro estilo Al Capone, se atrincheró en su casa y recibió a la policía con granadas y tiros. Por no hablar de la diputada Carla Zambelli, mano derecha del presidente, que un día antes de las elecciones fue filmada persiguiendo y apuntando con una pistola a un hombre negro en las calles centrales de São Paulo, por el simple hecho de decirle a la cara que ganaría Lula. De un plumazo, una sociedad que parecía tolerante hacia las opiniones diversas se ha revelado extremadamente violenta en la convivencia cívica. Quizás esa violencia política tenga algo que ver con el descontento de las clases privilegiadas por el empoderamiento de los sectores más desfavorecidos de la sociedad, hecho innegable que se remonta a la llegada del PT al poder hace poco más de 20 años. No se puede esconder que ciertas clases altas y blancas del país jamás pudieron perdonar la conquista de derechos de las clases populares.

La velocidad del escrutinio ayudó a que se produjese un final feliz en esta jornada histórica en Brasil. A las 19:57 horas de Brasilia, cuando faltaban pocos votos por escrutar, se proclamaba la victoria del candidato Lula da Silva. El resultado fue ajustadísimo: acudieron a las urnas 124.252.792 electores, con un total del 50,90% (60.345.999 votos) para Lula contra el 49,10% (58.206.354 votos) para el actual presidente del Partido Liberal (PL), Jair Bolsonaro.

En esta segunda vuelta, el candidato de la izquierda ganó en dos de las cinco regiones del país: el norte y el noreste. En las otras tres –centro, sur y sureste– se impuso Bolsonaro. Como en la primera vuelta, la más que contundente victoria en el noreste ayudó a Lula da Silva a superar las derrotas en São Paulo y Rio de Janeiro (primer y tercer estados con mayor número de votantes del país, respectivamente), así como a superar el trauma del centro y el sur, donde el descalabro fue inapelable. De los estados de Maranhão a Bahia, pasando por Piauí, Rio Grande do Norte, Paraíba, Pernambuco, Alagoas y Sergipe, el expresidente obtuvo un 69,34%, frente al 30,66% del candidato a reelección. El voto a Lula fue unánime, ya que no perdió en ninguna ciudad de Paraíba, Piauí, Ceará y Sergipe. En el estado de Bahia, que es el más poblado de la región, obtuvo un 72,12%; en el segundo más poblado, Pernambuco, un 66,93%; en Maranhão un 71,14% y en Piauí pulverizó todas las marcas con un 76,86%.

En la memoria colectiva, Lula da Silva fue el mejor presidente de la reciente democracia, y el único que realmente tuvo interés en dar visibilidad y cuidar a las clases populares

Muchas razones explican esa adhesión incontestable del noreste a Lula da Silva. Por un lado, fue en esa región, la más pobre del país, donde las políticas públicas inclusivas de los 14 años de gobiernos del PT tuvieron un mayor impacto socioeconómico y en la calidad de vida de las personas. Medidas como la bolsa familiar, hambre cero, construcción de casas populares, luz para todos, farmacias populares, ciencia sin fronteras, más médicos, agua para todos, creación de universidades públicas y escuelas de formación profesional, las construcciones de cisternas rurales, las leyes de cuotas en las universidades para personas afrodescendientes y alumnos de las escuelas públicas, los sistemas de financiación de la enseñanza superior, la garantía de derechos para las trabajadoras del hogar o el fortalecimiento del Sistema Único de Salud (SUS), entre otros muchos programas sociales, son reconocidos por la población como un éxito del gobierno de izquierdas dirigido a minimizar la deuda del Estado brasileño con los más pobres. En la memoria colectiva, Lula da Silva fue el mejor presidente de la reciente democracia, y el único que realmente tuvo interés en dar visibilidad y cuidar a las clases populares. Por ejemplo, en el municipio de Guaribas (Piauí), que en 2003 fue considerada ciudad modelo del programa ‘hambre cero’ y que en la primera década de este siglo disminuyó su índice de analfabetismo del 58% al 14% y aumentó su índice de Desarrollo Humano en un 137,38%, el PT tuvo 2.949 votos frente a los 129 del PL. Esto puede ilustrar un poco la victoria aplastante de Lula da Silva en el noreste. Además, fue durante su gobierno cuando comenzó el impulso industrial en esa zona hasta entonces olvidada por los partidos conservadores. Minimizar las diferencias económicas regionales también fue uno de los objetivos de los gobiernos populares. Los estados de Bahía, Ceará y Pernambuco, sólo por citar tres, ya no serían los mismos después del paso del gobierno de izquierdas en Brasilia. La modernización portuaria y el inicio del trasvase del río San Francisco fueron grandes obras públicas llevadas a cabo por Lula da Silva y Dilma Rousseff con el objetivo de  desarrollar la región noreste. Aquel esfuerzo del PT por crear programas sociales y mejorar la participación popular en las decisiones del gobierno federal construyó, en los últimos 20 años, una suerte de muro de protección en la sociedad que, pese a las embestidas de los partidos de extrema derecha por conquistar el voto en esa zona, ha tenido éxito. Los enemigos de la izquierda son irrelevantes políticamente en la región, hasta el punto de que para llegar a elegir gobernador de un estado del noreste, muchos adversarios del PT optaron por ocultar al electorado local sus preferencias en el ámbito nacional.

En estas elecciones también se cumplió otra vez la leyenda brasileña de que quien gana en Minas Gerais, gana las elecciones generales

Por otro lado, el éxito de Lula da Silva en la región se explica también por elementos históricos, culturales y de identidad regional. El noreste es la cuna del Brasil colonial. Salvador (la capital de Bahía de mayoría afrodescendiente) es la ciudad con más presencia negra fuera de África. Según el PNAD (Programa Nacional por Muestra de Hogares) del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), 8 de cada 10 personas se declaraban en 2017 negras o mulatas. Salvador fue la primera capital del país, tierra también de mezcla de los pueblos negro, indígena y portugués, y es símbolo de resistencia cultural y antirracista. Allí, con la confirmación de la victoria de Jerônimo Rodrigues sobre ACM Neto, el PT habrá gobernado durante 20 años. La historia de lucha del pueblo contra el racismo estructural es su seña de identidad. En el año 1835, 186 esclavos liberados salieron a las calles de la ciudad de Salvador, en lo que se conoce como la revuelta de los Malês, en contra de las injusticias practicadas contra los negros por las autoridades locales. También en Bahia está la Irmandade da Boa Morte –que se dedicaba, entre otras cosas, a organizar funerales dignos a los esclavos–, considerada el primer movimiento negro feminista de Brasil. Y qué decir de los estados de Alagoas y Pernambuco, tierras en las que se forjó el mito del gran guerrero negro Zumbi dos Palmares, que se rebeló contra la tiranía esclavista, nacido en la mayor comunidad Quilombola y autosuficiente de Brasil (con un área cercana a la superficie de Portugal).

En estas elecciones también se cumplió otra vez la leyenda brasileña de que quien gana en Minas Gerais, el estado sociológica y geográficamente más representativo del país, gana las elecciones generales. El resultado allí fue la fotografía fiel del resultado final del país. La candidatura de la izquierda obtuvo 50,20% de votos, frente al 49,80% de la ultraderecha. La segunda vuelta confirmó la fama de que el minero es testarudo y no cambia de voto por presiones ajenas a su voluntad. Pese a que su gobernador reelecto, Romeu Zema (Partido Novo), amedrentó a los alcaldes y funcionarios administrativos del estado para apoyar a Bolsonaro y no dudó en declararse PT-fóbico (aunque en la primera vuelta había recibido votos de electores del PT), el segundo estado más poblado del país repitió el voto a la izquierda.

En la política social no habrá novedades: pondrá en marcha todos los programas sociales interrumpidos en las etapas posteriores a los gobiernos del PT

Lula da Silva manda un recado al mundo. Probó que es posible ganar al fascismo, pero ya dijo que en 2026, con 81 años, no piensa presentarse otra vez. Por lo tanto, no tiene margen de error en esta legislatura; quiere desterrar los profundos lazos fascistas que Brasil demostró albergar en ese corto espacio de tiempo. Se centrará en la ardua tarea de reconstruir el país más grande de Sudamérica, y para ello quiere contar con toda la sociedad civil, a través de las consultas populares que van a diseñar todas las políticas públicas en las Conferencias Nacionales, que fue una marca de su administración. Pese el avance de la ultraderecha en el arco parlamentario, Lula ya dijo que debe contrarrestarlo agregando en el gobierno a las fuerzas democráticas más allá de las de la izquierda plural. Un servicio más, prestado por ese líder de la política brasileña, fue liderar una lucha antifascista que será muy importante para el resto del mundo. En la política social no habrá novedades: durante la campaña presidencial insistió en que pondrá en marcha todos los programas sociales interrumpidos en las etapas posteriores a los gobiernos del PT. Dijo además que no piensa cumplir la meta fiscal, que urge retomar el desarrollo del país y que para ello su gobierno no debe estar secuestrado por los dictámenes del mercado financiero. Lula da Silva salió más sabio de la cárcel, no quiere venganza pese a ser consciente de que le intentaron “enterrar vivo”. Durante toda la campaña reafirmó su obsesión por alimentar a los más de 30 millones de brasileños que los gobiernos de Temer y Bolsonaro devolvieron a la miseria.

Ha sido una larga espera para la izquierda democrática; cada mes que pasaba parecía que la pesadilla iba a ser eterna. El 2 de octubre fue un día de frustración en las filas progresistas; se esperaba una victoria que no pudo ser por 1,5% de votos; tocaba empezar de nuevo, ampliar los apoyos para la batalla...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Zainer Pimentel

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí