1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rodrigo Nunes / Filósofo brasileño

“Bolsonaro es solo un catalizador. Que sea él u otro es contingente”

Bernardo Gutiérrez 17/10/2022

<p>Rodrigo Nunes, filósofo brasileño.</p>

Rodrigo Nunes, filósofo brasileño.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El filósofo Rodrigo Nunes (Río de Janeiro, 1978) ha publicado este año uno de los ensayos sobre el bolsonarismo mejor recibidos por la prensa brasileña. Nunes, profesor de filosofía de la Pontifícia Universidade de Río de Janeiro (PUC ), analiza en Do transe à vertigem (Ubu Editora) detalles que pasan desapercibidos a primera vista. Si la izquierda suele estigmatizar al bolsonarismo como un espectro político asociado al odio y a las pasiones tristes, Nunes lo define como un fenómeno interclasista que acierta al diagnosticar que “las cosas van muy mal”, aunque sus explicaciones de la crisis múltiple que atraviesa Brasil y el mundo estén “distorsionadas” y sean “fantasiosas”.

Rodrigo Nunes, vinculado históricamente a los movimientos del ecosistema del Fórum Social Mundial, también ha publicado este año Neither vertical nor horizontal, con la prestigiosa Verso Books, libro en el que enuncia una teoría de la organización política en la era de la red. En cuestiones organizacionales, Nunes no considera al bolsonarismo un movimiento de masas disciplinado, sino una especie de “enjambre de emprendedores buscando nicho de mercado”. En Do transe à vertigem, el autor explica cómo es el núcleo duro del bolsonarismo (“una baja alta clase media”) y los motivos de parte de las personas que ascendieron socialmente durante los gobiernos petistas para dar la espalda a la izquierda. Para el filósofo, las fake news en las que se apoya el bolsonarismo y la nueva extrema derecha mundial responden a una necesidad inconsciente de negar los profundos problemas por los que atraviesa el mundo. La extrema derecha, según él, ofrece la promesa de que “hay respuestas relativamente sencillas a problemas grandes”.

Esta entrevista comenzó como una conversación presencial en Río de Janeiro, antes del primer turno de las elecciones, y se ha completado por correo electrónico.

Jair Bolsonaro ha conseguido mejor resultado del esperado en el primer turno: un 43,20% de los votos. Consiguió un gran resultado en el congreso (98 diputados) y en el Senado. Las encuestas no supieron ver esa fuerza. ¿Por qué?

Este fenómeno de anticipación de la segunda vuelta en los últimos días de la primera ya se había observado en 2018. Hubo una migración de quizás un 3% de los votos de Ciro Gomes, candidato de centro izquierda cuya campaña ha sido mucho más dura contra Lula que contra Bolsonaro. Y el resto, ¿de donde vendría? Hay hipótesis pero no respuestas claras. Puede ser que haya problemas metodológicos con las encuestas; puede que muchos bolsonaristas rehúsen participar en las encuestas, que consideran fraudulentas; puede ser que haya existido un “voto de vergüenza” en Bolsonaro. Antes de las elecciones algunos especialistas dijeron que si existía un voto de vergüenza, sería para Lula. Confieso que la idea me parecía contra intuitiva. Después de cuatro años desastrosos bajo muchos aspectos, parecía haber muchas más razones para que algunos de sus votantes no reconocieran serlo...

Si Bolsonaro pierde en el segundo turno, como apuntan todas las encuestas, ¿qué va a ocurrir con el “bolsonarismo”? The Economist insinuó recientemente que “Bolsonaro could be Trump”. O sea, que la justicia podría complicarle la vida, como a Trump. ¿Hay bolsonarismo para rato?, ¿puede llegar a existir un bolsonarismo sin Bolsonaro?

Aunque debamos considerar el resultado como una victoria de la izquierda, tanto en términos totales (en la presidencial por lo menos) como en términos relativos a 2018 (Lula casi ha doblado el resultado de Fernando Haddad entonces), se trata de una demostración de pujanza del bolsonarismo. Esto prueba que el bolsonarismo seguirá siendo una fuerza política importante por bastante tiempo. Si pierde Bolsonaro, la gran cuestión es si él y sus hijos responderán a causas judiciales, y si podrán seguir en la política. Si es así, lo más probable es que continúen manejando su considerable capital político. Si no, puede que se abra una lucha para decidir quién heredará el capital político de Bolsonaro, lo que puede debilitar al bolsonarismo. Lo que parece seguro es que, pase lo que pase, la élite económica y la derecha tradicional intentará utilizar esta fuerza en su favor.

Aunque debamos considerar el resultado como una victoria de la izquierda, se trata de una demostración de pujanza del bolsonarismo

En su libro Do transe à vertigem, explica que no todos los electores de Bolsonaro son bolsonaristas. Un porcentaje podría ser antipetista (como se conoce al detractor del Partido dos Trabalhadores, PT). Otra porción serían votantes puntuales. Con la hipótesis de una derrota electoral de Bolsonaro, ¿cuáles de sus votantes podría abandonar el proyecto?, ¿qué tipo de perfiles continuarán en el barco?

Efectivamente, hay que distinguir quienes votan a Bolsonaro por motivos circunstanciales (el principal es justamente el rechazo al PT) y un voto de identificación más profunda con la figura del presidente. En el 2018, el sentimiento antipetista era muy fuerte por la combinación de crisis económica y escándalos de corrupción. Además, el bolsonarismo fue extremadamente eficaz en crear una cadena de asociaciones entre recesión, corrupción, la inversión en programas sociales y un supuesto proyecto comunista que haría de Brasil una nueva Venezuela. Pero ahora, tras cuatro años desastrosos, la comparación con las administraciones anteriores favorece al PT. El voto de identificación se ha consolidado porque, durante todo su gobierno, la actividad fundamental de Bolsonaro no ha sido gobernar sino mantener esta base social activa y movilizada. Como en el caso de Trump, ahí reside una fuerza y una debilidad: esta base es un capital político potentísimo, pero el coste de sostenerla puede hacerle perder a los electores circunstanciales que necesita para ganar las elecciones.

La victoria del PT en la primera vuelta es una señal de que Bolsonaro ya perdió una parte de estos electores. A muchos, el PT, aunque no sea ideal, ahora les parece la opción menos mala. El problema es que quienes se quedan con el actual presidente tienden a constituir una identidad cada vez más fija y radicalizada. Y como en EEUU, si su candidato no gana, muchos estarán convencidos de que fueron víctimas del establishment.

En su ensayo defiende que el bolsonarismo es interclasista. O sea, no es un proyecto exclusivo de clase media, de clase alta, de las élites... que es una de las teorías de la izquierda...

Debe comprenderse el bolsonarismo como la convergencia de un conjunto de elementos preexistentes que ya estaban bastante diseminados por diferentes sectores de la sociedad brasileña –militarismo, antiintelectualismo, emprendimiento, conservadurismo social, el discurso anticorrupción, libertad de mercado y anticomunismo– y que encuentran identidad y dirección política por primera vez en la campaña presidencial del 2018. Bolsonaro es más un catalizador que un demiurgo. Que sea él u otro es relativamente contingente. Por eso se puede imaginar un bolsonarismo sin él o más allá de él.

Estamos hablando de algo que recibe una costura política desde arriba, pero que está fundado desde abajo sobre las afinidades fuertes entre estos elementos. Como estos elementos están difundidos por toda la sociedad, permiten una aproximación entre sectores bastante dispares, de los más populares al 1%. Yo lo describo como el encuentro entre los que han desistido de esperar las promesas no cumplidas de la modernización (de las relaciones sociales, laborales, institucionales, políticas) y de los que saben que estas promesas no siguen disponibles. O sea, una situación en que el Estado no cumple ya ninguna función de protección de las relaciones de poder existentes, y cada uno está libre para ejercer el poder que tenga en la esfera en que lo tenga, aunque solo sea en la familia, sobre su mujer e hijos. Para mucha gente en las periferias de Brasil, la lucha constante de todos contra todos es ya una realidad vivida cotidianamente, y la idea de que nada va a intervenir puede sonar no como amenaza, sino como liberación.

El voto de la clase denominada working poor, los perdedores de la globalización, se usa para justificar el trumpismo o fenómenos como Le Pen en Francia, a pesar de que hay estudios que contradicen esa explicación. En su ensayo rescata el concepto de “baja alta clase media”, usado por George Orwell en Camino para Wigan (1937), para intentar encontrar el núcleo duro del bolsonarismo. ¿Cuáles son las características de esa lumpen elite?

Si Bolsonaro obtuvo muchos votos entre los estratos sociales más populares en 2018, las presentes elecciones indican que tal vez aquellos fueron votantes más bien circunstanciales. En las encuestas de hace cuatro años quedaba claro que el primer sector que Bolsonaro conquistó fue el 10 o 12% más rico de la población, lo que en un país de clase media muy pequeña como Brasil reúne desde gente que posee islas y helicópteros a gente que tiene una buena renta, pero carece de activos financieros o de capital cultural y social. A estos últimos no les fue mal durante los gobiernos del PT, pero vieron a los más ricos volverse mucho más ricos y a los más pobres volverse menos pobres y empezar a amenazar sus marcadores de estatus social. Este sector combina ideas de emprendimiento y meritocracia y una experiencia de relativo fracaso o inseguridad, y por lo tanto también mucho resentimiento. Como este resentimiento no logra identificar las condiciones estructurales del fracaso o de la inseguridad, porque las únicas explicaciones admitidas tienen que ver con el esfuerzo individual, entonces buscan identificar ‘quiénes son los que están recibiendo ayudas indebidas para que yo no consiga lo que merezco’. En esta brecha entra el discurso de la extrema derecha para decir que el problema es un establishment de izquierda que le quita derechos a algunos para darles privilegios a otros: los pobres, los indígenas, los negros, las mujeres, los LGBTQIA...

El corazón del voto de identificación con Bolsonaro está ahí. No me parece que sea un análisis que se aplica únicamente a Brasil.

Si Bolsonaro obtuvo muchos votos entre los estratos sociales más populares en 2018, las presentes elecciones indican que tal vez fueron votantes circunstanciales

¿Cómo explica que muchas de las personas pobres que habían mejorado su situación durante los gobierno del PT dieran la espalda a la izquierda en las elecciones, hecho constatado en 2018? Bolsonaro tiene la preferencia de la clase media baja...

El boom de las commodities permitió a las administraciones petistas ofrecer más inclusión social y reconocimiento que cualquier gobierno anterior. Pero esto se hizo porque la economía estaba en crecimiento acelerado, no porque se hubieran tocado los cuellos de botella estructurales, como el mercado financiero, la injusticia del sistema fiscal, la baja rendición de cuentas del sistema político, la propiedad de la tierra, los oligopolios en áreas como el transporte urbano... Cuando el crecimiento se ralentiza, estos límites vuelven a hacerse evidentes. Viene la crisis y mucha gente que había pasado a tener expectativas más altas durante los gobiernos petistas experimenta una reducción súbita de sus horizontes. Esto produce el mismo tipo de resentimiento que la “alta baja clase media” acumuló a lo largo de una década. Y este resentimiento se conecta con el hecho de que, aunque hubiese existido inclusión y reconocimiento bajo el PT, no se transformaron las relaciones de precariedad, individualismo y competición producidas por un largo periodo de neoliberalización de la economía.

“Neoliberalismo desde abajo”, un concepto que tomo de la científica social argentina Verónica Gago, exprime la idea de que, bajo estas condiciones, el “emprendedurismo de uno mismo” deviene el modo espontáneo gracias al cual las personas comprenden su lugar en el mundo y desarrollan estrategias de vida. Fue así cómo el PT, que había incentivado al “emprendedurismo popular” durante los años de boom, vio cómo esta idea acabó volviéndose contra el partido. Cuando gente que había logrado sacar un diploma o abrir un negocio de pronto se encuentra forzada a ser conductor de Uber, pasan a interpretar su éxito anterior como individual y el fracaso presente, como culpa de una crisis causada por estas mismas políticas. Nace de ahí un espíritu igualitario perverso que es muy característico de nuestro tiempo: si yo me veo bajo condiciones cada vez más brutales de trabajo y vida, quiero que estas por lo menos valgan para todos sin excepción, y por eso estoy contra cualquier protección y a favor de la explotación, porque mantengo la ilusión de que un día seré un vencedor.

En su ensayo apunta una diferencia importante entre Trump y Bolsonaro y el fascismo histórico, ya que el fascismo contaba con organizaciones de masa altamente disciplinadas y el trumpismo y el bolsonarismo parecen, según sus propias palabras, “un enjambre de emprendedores descubriendo un nicho de mercado”. ¿Existen más diferencias?

En general, la discusión sobre si podemos o no hablar de fascismo hoy no me interesa tanto porque, como no hay concepto consensual de fascismo, no tiene solución. Un argumento que se utiliza a menudo es que no podríamos hablar de fascismo porque solo existe cuando hay un movimiento organizado según un modelo paramilitar. Entonces sí deberíamos hablar de fascismo en el caso del Bharatiya Janata Party (BJP) /  Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS) en la India. Pero el criterio me parece equivocado. Si la manera en la que se organiza la vida social hoy es tan distinta de cómo se organizaba en los años 20 del siglo pasado, ¿no deberíamos esperar que el fascismo también tuviera otras formas de organización? Es en este sentido por lo que digo que Trump y Bolsonaro han externalizado buena parte de su trabajo de organización a “emprendedores políticos” de los medios y las plataformas digitales, en cuya actividad se mezclan la agitación y sus propios intereses económicos. Pero también las estructuras paramilitares han sido externalizadas en EE.UU. y Brasil. Bolsonaro tiene relaciones bastante estrechas con las milicias de Río, grupos de policías militares que establecen un control territorial sobre áreas de la ciudad.

¿Existen elementos comunes entre el fascismo histórico y la nueva extrema derecha?

Yo destacaría que en ambos casos tenemos crisis económica y crisis de legitimidad del sistema político, así como una intensificación de la competición entre individuos y países. La diferencia es que la cosa hoy se presenta mucho más terminal, porque en el horizonte está la crisis ambiental y la perspectiva de vivir en un mundo donde cabe cada vez menos gente. En circunstancias así, el mensaje de la extrema derecha tiene bastante sentido: los recursos devienen escasos, llega una guerra de todos contra todos, hay que atacar primero a quienes no son como nosotros (migrantes, negros, musulmanes, indígenas, LGBTQIA etc.). Por eso funciona. Algo que es a la vez semejanza y diferencia es la duplicidad de figuras como Bolsonaro y Trump. Alguien como Hitler era al mismo tiempo excepcional y ordinario (“King Kong y barbero de la esquina”, escribió Adorno) y encarnaba tanto la ley como su suspensión; pero esta suspensión se ejercía en nombre de la patria, del destino de la nación. Trump y Bolsonaro son figuras del orden y de la disciplina, pero también de la permisividad. Contra el aborto, pero en favor de grabbing pussy (Trump defendió que a las mujeres había que agarrarlas por el coño); a favor de la brutalidad policial, pero todo el tiempo huyendo de la ley. Y esto señala una distinción radical entre los dos períodos. Mientras en los años 1920 y 1930 se trataba de robustecer la nación para enfrentarse a la competición entre imperios, ahora la competición se agudiza también entre los individuos de la sociedad. La duplicidad contemporánea apunta hacia ese estado de naturaleza en el que luchar significa operar en el límite del derecho y la moral, y vencer equivale a alcanzar una posición en la que ya no se está sometido a las leyes. Ahí se comprende la obsesión de Bolsonaro y de la derecha norteamericana con la liberalización de la posesión de armas, que no es más que la privatización del derecho soberano del Estado sobre la vida y la muerte.

Una de las narrativas de la izquierda es que Bolsonaro solo llegó al poder por culpa de las fake news. Según sus propias palabras, “las fantasías de la extrema derecha son una respuesta razonable”. ¿Esas fake news encajan con frustraciones, malestares y deseos más profundos?

Me parece esencial comprender la extrema derecha no como negatividad o falta de racionalidad, de sentido, sino como algo que tiene una realidad positiva. No es ausencia de nada, funciona y se conecta a los deseos e intereses de manera bastante objetiva, aunque compleja. ¿Que puede explicar que haya tanta adhesión a discursos que niegan la pandemia o el calentamiento global?, ¿de dónde viene esa demanda? Existe una necesidad inconsciente ampliamente compartida de negar lo que tenemos delante, porque es demasiado duro aguantarlo: la perspectiva de extinción de la vida en la Tierra, el hecho de que hace una década el neoliberalismo ya no funciona ni en sus propios términos pero nada ha tomado su lugar, nuestra incapacidad colectiva de forzar a nuestras instituciones políticas para que se hagan cargo de estas cuestiones. Es lo que Freud llamó Verleugnung, la renegación

El establishment político, incluso buena parte de la izquierda, prefiere fingir que se trata de una mala fase, que luego todo volverá a la normalidad, que es posible seguir sin cambiar nada. La extrema derecha hace algo distinto. Sus narrativas reconocen que las cosas van muy mal, y por eso se comunican con el sentimiento antisistémico que ha quedado en el aire desde la crisis del 2008; pero lo hacen de manera distorsionada y fantasiosa: “Sí, hay algo muy grave pasando, es una gran conspiración de billonarios pedófilos”. Ofrece la promesa de que hay respuestas relativamente sencillas a problemas tan grandes. ¿Es irracional? En cierta manera, sin duda. Pero al mismo tiempo tiene perfecto sentido.

El filósofo Rodrigo Nunes (Río de Janeiro, 1978) ha publicado este año uno de los ensayos sobre el bolsonarismo mejor recibidos por la prensa brasileña. Nunes, profesor de filosofía de la Pontifícia Universidade de Río de Janeiro (PUC ), analiza en Do transe à vertigem (Ubu Editora) detalles que pasan...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí