1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

La inteligencia, la guerra y el euribor

¿Por qué sube la extrema derecha, por qué subirá en esta crisis? Porque ofrece lo mismo que el europeísmo chupatintas-de-Washington, pero con mentiras de colores. Y con pechuga de pollo

Guillem Martínez 1/10/2022

<p>Euribor.</p>

Euribor.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Básicamente, lo que ha pasado es lo siguiente, aparten a los niños. Se han roto las relativas tablas eternas en la guerra, de manera que Ucrania ha ganado a Rusia un huevo –esa unidad de medida espiritual– de territorio. Eso ha acelerado el carácter híbrido de la guerra. Rusia ha montado referéndums, bélicos, en las antípodas de lo estipulado como referéndum por la Comisión de Venecia, que han supuesto la incorporación del 15% de Ucrania al trademark Rusia. Ojo: se trata de la mayor incorporación territorial de una sola tacada en Europa desde lo de Polonia. Es decir, se trata de esa misma disciplina wagneriana. La ampliación del concepto Rusia puede suponer, a su vez, el incremento de la amenaza nuclear, en caso de que se ataque ese nuevo territorio incorporado. O no, si pensamos que ese territorio se está atacando ya a lo bestia, y que desde hace tiempo se ataca non-stop a Crimea, lo que viene a ser lo mismo. Por otra parte, el posible –o más que posible– sabotaje a los gasoductos Nord Stream lo cambia todo, por lo que todas las partes hacen muy bien en comportarse como si eso no fuera así. Concepto lo-cambia-todo: se trataría de un acto de guerra sobre puntos de acceso de gas a la UE, por lo que hay más gasoductos, y más plantas de regasificación disponibles para esa disciplina, que, al parecer, intenta invertir la tendencia a la baja del precio del gas desde finales de agosto. La guerra se ha intensificado, vamos. Mucho. Y todo eso, ¿por qué?

2- Si bien no hay que creer todo la información que llega sobre la guerra, es perceptible que toda la cadena de hechos del punto 1 parte de un solo hecho. Un error de inteligencia en la parte rusa. Sostenido ante una ofensiva, hasta el punto de que culmina en otro posible gran error de inteligencia: la movilización de reservistas. Vete a saber lo que es un reservista. En todo caso, parece ser un tipo de civil que quiere seguir siéndolo, como casi todo el mundo. Con lo que se ha liado. Gracias a ese tipo de inteligencia que es su ausencia.

3- Sobre la ausencia de inteligencia. Un amigote chino me vertebró una gran zona de la inteligencia del siglo XXI a través de esta frase subordinada: “China no puede ir a la guerra, pues en China todos somos hijos únicos”. Lo que, independientemente de que China tenga o no esa inteligencia, que vete a saber, me parece una genialidad. Que explica dónde estamos. Rusia, Ucrania, Europa, USA… están en una guerra de hijos únicos. Es decir, estamos en un punto absurdo, no deseable, contraproducente y carente de inteligencia. Rusia parece que, por ahora, es quien más ha olvidado ese dato de que ya no somos carne de cañón patriótica, sino hijos únicos. ¿Lo ha olvidado Europa?

4- Para evaluarlo, conviene señalar que Europa, obviamente, está en guerra. Concretamente, dos. Una es la guerra de Ucrania, a la que Europa no aporta sus hijos únicos, sino armamento para desmembrar a los hijos únicos de un tercer país. La otra guerra es anterior. No tiene por qué estar relacionada con la de Ucrania. O sí. En todo caso, esa guerra no-de-Ucrania empezó en agosto de 2021, a través, en esta ocasión, del aumento del precio de los combustibles. Esta es la gran guerra europea, a la que se suma el engorro de la otra, que le da forma. La guerra es de los Estados y empresas energéticas contra sus propios hijos únicos, y consiste en el colapso –el colapso; el colapso– de una cultura económica iniciada en los años ochenta, tendente a la jubilación del mercado y a la digitalización financiera de cualquier tipo de tramo económico posible, e independientemente de que el resultado de ello sea antieconómico, poco ético o, incluso, ilegal. En el punto 5 queda explicado con mayor efecto plis-plas.

Esa guerra no-de-Ucrania empezó en agosto de 2021, a través, en esta ocasión, del aumento del precio de los combustibles. Esta es la gran guerra europea, a la que se suma el engorro de la otra, que le da forma

5- El diario Expansión, de por sí poco dado al veganismo y a la pacha-mama-experience, ha explicado, recientemente, que de cada diez euros en el precio del gas, nueve corresponden al concepto especulación. Esto es, al tratamiento financiero, en mercados de futuro, por ejemplo, de un producto sencillo hasta el aburrimiento, como lo es el gas. Lo que explica el neoliberalismo barroco, estadio en el que estamos. No consiste en el robo organizado, sino que es más desmesurado y, por lo mismo, desorganizado. Es el abandono absoluto del sistema decimal, esto es, de la cuenta de la vieja, la causalidad, la transparencia, la realidad. Los precios se establecen fuera del mercado, a partir de métodos crípticos, arbitrarios y abusivos, con márgenes ilícitos y antieconómicos, en régimen de oligopolio garantizado por el Estado o por su prima, la Comisión. Son precios incomprensibles por definición, y no corresponden a ninguna ecuación o cálculo. No se pierdan, en ese sentido, el punto 13, que es de traca.

6- Rusia, todo apunta a ello, carece de inteligencia, como está demostrando en su guerra. Europa, todo apunta a ello, carece de inteligencia, como está demostrando en la suya. Lo que no solo es dramático, sino que explicará, cuando la propaganda cese, la partida, por ahora incomprensible. La ausencia de inteligencia es, como su nombre indica, universal, pasa en todas las familias, incluso en las reales. Pero afecta más a las culturas verticales, donde la inteligencia no es necesaria. Lo que explica los desastres rusos, y lo que explica que Europa no está –desde hace ya tiempo, lo que es dramático– en su mejor momento democrático, lo que explicaría, a su vez, sus desastres, sus recibos de la luz, por ejemplo. El neoliberalismo –no se pierdan, lo dicho, el punto 13– es un pack de dinámicas en la economía que exceden, fatalmente y por necesidad, el Estado de Derecho. Esto es, la democracia. Esto es, la inteligencia. Socorro.

Los precios se establecen fuera del mercado, a partir de métodos crípticos, arbitrarios y abusivos, con márgenes ilícitos y antieconómicos, en régimen de oligopolio garantizado por el Estado o por su prima, la Comisión

7- Uno de los síntomas de lo contrario a la inteligencia es la lentitud. Pues bien, el 30 de septiembre, por fin, y casi un mes después de haber sido propuestas por una Comisión que, a su vez, fue lenta –si nos ponemos estrictos, va un año retrasada, desde agosto del 2021–, los ministros del ramo de cada Estado han aprobado las medidas de choque de la UE para la cosa energética. Que son, a saber, tres. El a) ahorro energético. Que sería del 10% y con algún tipo de recompensa, cuando fuera voluntario. Y del 5% de tipo obligatorio y chungo, y en horas puntas. Se supone que a través de cortes, zas, que el Estado ordenaría a las compañías eléctricas. Acostúmbrense a ellos, me temo. También se establece, la creación de b) un impuesto especial –esto es, momentáneo, como todo en el teatro– del 33% sobre los beneficios extra de las empresas energéticas –lo que es una alocución repleta de triquiñuelas, ahora que la leo. Por último, o c) un tope –palabra importante en el siglo XXI; tope es lo contrario a intervención y significa, me temo, la garantía absoluta para los beneficios de las empresas, que no se tocan un ápice– que afectaría a las energías renovables –y, por ello, a la energía nuclear y la de carbón, que la Comisión califica de verdes; ¿recuerdan el concepto ausencia-de-inteligencia?–. Se supone que con ello se rebajaría el precio total del recibo eléctrico europeo, que no sería 6 ó 7 veces más alto que el recibo del año pasado, como hasta ahora, sino tan solo 2 ó 3 veces, como sucede con la excepción ibérica, esa adelantada a su tiempo –el tiempo de los beneficios desmesurados y garantizados de la empresa sobre los hijos únicos–. Lo que nos lleva al terruño, donde veremos más y con mayor detalle la inteligencia de la Comisión y de los Estados en acción en un momento excepcional. Y no, no es una inteligencia excepcional.

8- Empieza a incorporarse a los recibos eléctricos la parte –del león– de la excepción ibérica. Se trata de una partida críptica, que dobla o triplica el recibo. Aquí cabe señalar que las empresas eléctricas cargan en esa partida, en algunos casos, todo lo que pueden, más allá del deber y exponiendo, con absoluto desprecio, su propia honestidad. Pese a ello, el recibo español sigue siendo más barato que el europeo. Lo que es dramáticamente imperceptible. Sí, no te cortan la cabeza, sólo las piernas. Lo que, llegado a un punto, puede ser peor, pues te sigue quedando la cabeza, jurando en arameo. La excepción ibérica como su prima, la futura excepción europea, no es una intervención reguladora en la economía. Es evitar hacerla. Es mantener la desregulación, la selva, con algún rasgo de simpatía hacia la ciudadanía. Aun suponiendo un gasto menor para la ciudadanía, la sensación es que ningún gobierno –cuidadín– podrá subsistir al recibo de la electricidad, insultante, que está llegando desde junio. Lo que nos lleva a dibujar los bandos ideológicos en esta guerra europea, previa a su gran batalla del otoño-invierno. Seguimos en el terruño, que es un buen punto para explicar las inteligencias implicadas. Algo complicado, pues es, básicamente, una. Con dos matices categóricos e importantes.

Aun suponiendo un gasto menor para la ciudadanía, la sensación es que ningún gobierno –cuidadín– podrá subsistir al recibo de la electricidad, insultante, que está llegando desde junio

9- Por una parte tenemos a la Comisión, cuyas políticas son defendidas, en solitario, por el PSOE. Y, por otro, el soberanismo, tendencias reaccionarias y también neoliberales, presentes en las derechas españolas, destinadas, si no cambian –algo que no ocurre desde el Hombre Reaccionario de Orce–, a un fatal enfrentamiento con Europa. PP y Vox, por ejemplo, apuestan, en modo UK, por bajadas de impuestos a gogó, y por subvenciones puntuales y directas a la ciudadanía para pagar algún recibo. Algo que ha desautorizado la Comisión, e incluso el FMI –ese psicópata con experiencia pasada, a la que se remite–, y que en UK está conduciendo a un desastre perceptible en tiempo real. No existe, ni se la espera, la socialdemocracia. El PSOE apuesta, literalmente, por la literalidad de la Comisión. Un itinerario que es una pista americana inasequible a la piedad social –reforma de las pensiones, tasas a la banca y empresas energéticas que no compensan lo mangado en esos sectores filantrópicos, reforma del IRPF en la misma línea y límite de la Comisión, como en su día la reforma laboral y que, como la reforma laboral, puede ser positiva, visto el coladero que es el actual IRPF–. La metáfora de la dureza del itinerario es el cierre de las oficinas del INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social) y de la Tesorería de la SS, un símbolo de un gobierno que no habla con la sociedad, pues su itinerario viene de arriba y es innegociable. Por detalles así –de violentos– no solo se pierden elecciones, sino épocas. El soberanismo parte, en ese sentido, con una ventaja sobre la oficialidad europeísta del PSOE. A saber: todo en el soberanismo es mentira, por lo que pueden emitir solo mensajes positivos, magnéticos y humanos, siempre que sean absolutamente y radicalmente falsos. Como los que ha emitido el soberanismo local para anunciar rebajas fiscales anti-Comisión que, en lo que ha sido una derrota cultural, han copiado del PP la Generalitat valenciana primero, y el Gobierno después.

10- Ante la falta de inteligencia, le va a ir mejor al soberanismo borderline, ese suicida corriendo contra el muro, que al europeísmo sin inteligencia ni alma, en tanto dispone de paletas con más colores, donde todo es ya gris. Exemplum: una pesadilla como Hungría es el único Estado europeo que –de manera propagandística, efectista, desastrosa– dispone de margen de audacia para hacer cosas espectaculares, imposibles en Europa. Como el topaje –es decir, poco, nada– de combustibles –desde 2013– y de alimentos –desde este año–. Concretamente seis –azúcar, harina, aceite de girasol, patas de cerdo, pechugas de pollo y leche–. Algo imposible, por ejemplo, en España, donde se niegan a ello, precisamente, las extremas derechas, ese objeto que, como el fascismo o la filatelia, es contradictorio de un terruño a otro. ¿Por qué sube la extrema derecha, por qué subirá en esta crisis? Porque ofrece lo mismo que el europeísmo chupatintas-de-Washington, pero con mentiras de colores. Y con pechuga de pollo. 

11- Nos vamos yendo. No sin antes explicarles el chiste del euribor. Con una inflación en la eurozona del 10%, el BCE sigue con su plan de ir subiendo intereses. Yupi. Se especula con que en UK y en USA se llegará al 6%. Lo que indica que eso es lo que puede pasar en Europa. Con esas subidas, y en 30 días, el euribor ha subido cerca del 600% –se dice rápido–. De un interés negativo ha llegado ya al 2,2%, lo que supone un aumento en la hipoteca media de unos 200 euros mensuales. Aún así, el euribor puede subir a cimas en modo K2. O, al menos, podría hacerlo, pues como el gas o la electricidad, el euribor es otra ficción, otra manierismo de un neoliberalismo barroco. 

Ante la falta de inteligencia, le va a ir mejor al soberanismo borderline, ese suicida corriendo contra el muro, que al europeísmo sin inteligencia ni alma, en tanto dispone de paletas con más colores, donde todo es ya gris

12- Juan Moreno Yagüe es un abogado sevillano, próximo al 15M, cyber y en modo power to the people, que en la anterior década llegó a chulear al euribor, a partir de una sentencia que, prácticamente lo desmantelaba, y que posteriormente fue anulada en la Audiencia de Sevilla. Actualmente trabaja en Acción para la Recuperación de Intereses Bancarios –Ariba–, una idea suya, bajo la que pretende –si no cae por una ventana, como los divergentes rusos– canalizar reclamaciones bancarias en forma de demanda. Parte de lo aprendido en su trayectoria, y de la jurisprudencia europea al respecto. Ya le entrevistaré cuando salga del armario con todo esto, en breve. Por ahora le cedo la palabra, o punto 13, que explica –gas, electricidad, euribor– donde estamos, me temo.

13- “El euribor no es un producto o servicio de algo que tenga precio en el mercado. Es el mercado. Del precio de dinero”. En él, “un producto, el dinero, es manipulado, infringiendo las reglas de la competencia”. ¿Cómo? “El euribor es un mercado sin operaciones”. “Debería haber un registro de toda actividad que se produzca relacionado con los datos que conforman el índice euribor, su generación y su envío, pero eso no existe”. “Ninguna autoridad reguladora de actividades de juego y apuestas aceptaría un conjunto de reglas con tales imprecisiones”. Penalizado no solo en la sentencia que consiguió Juan Moreno Yagüe en Sevilla, sino en el TJUE, y en la Comisión de la Competencia, el euribor, desde la pasada década, y a pesar de todo ello, no ha ganado transparencia, sino opacidad. Su web oficial, aquella en la que comunica al mundo el precio del euribor, antaño gratuita, hoy, en lo que es una metáfora de lo que está pasando en este mercado, en el gasístico, en el eléctrico, cuesta una subscripción anual de 42.400 euros.

14- Es la guerra, amiguitos. Entre hijos únicos, contra los hijos únicos. Y a partir de mecánicas y apriorismos usuales desde los años ochenta, y ajenos a las ciencias sociales, a la cultura democrática y a la inteligencia. Sin inteligencia, será necesario que el colapso colapse, para tomar medidas.

1- Básicamente, lo que ha pasado es lo siguiente, aparten a los niños. Se han roto las relativas tablas eternas en la guerra, de manera que Ucrania ha ganado a Rusia un huevo –esa unidad de medida espiritual– de territorio. Eso ha acelerado el carácter híbrido de la guerra. Rusia ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    En ESPAGNISTÁN tenemos las piedras chinas en la EUROPA DEMOCRÁTICA-Siglo XXI, pues todavía sigue vigente sin visos de caducidad en la segunda década que tras 14 años y días vistas, sin que "LA ZARZUELA"-Juan Carlos I.-Felipe VI; con sus reyezuelos políticos-centros: Diestro-Arlequines: PP-La Pepa de los Pepes y sus segunda marca e hijuela bastarda-ultraderecha-"VOX".-FAES; y Zurdo-Bufones PSOE (Pinochos Sátrapas Oscuros Estigmas).-Maestros toreros en "La Piel de Toro", apáticos y pasotas, todavía no se han dado cuenta que hasta el rabo todos es toro ultraderecha con yerro de la ganadería Victorina "Fanatismos Aznar Estigmas Sátrapas (a) cesar nerón-pirámides faraónicas.

    Hace 1 mes 29 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí