1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

Esclavos del Tercer Reich. Los españoles en el KL Mauthausen

Sobre el campo de concentración más terrible de todos, al que solo eran transferidos aquellos individuos ‘irrecuperables’ y que, por tanto, debían de ser condenados a morir

Diego Martínez López / Gutmaro Gómez Bravo 1/10/2022

<p>Imagen del campo de Mauthausen. </p>

Imagen del campo de Mauthausen. 

Francesc Boix

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

[CTXT publica un adelanto de Esclavos del Tercer Reich: Los españoles en el campo de Mauthausen (Cátedra, 2022) escrito por Gutmaro Gómez Bravo y Diego Martínez López.]

 

Instalado inicialmente en 1938 por orden del Reichsführer-SS, Heinrich Himmler, en una cantera de granito a menos de 3 kilómetros del pueblo del que cogería prestado su nombre, el KL Mauthausen no tardaría más de un año en recibir a sus primeros prisioneros de nacionalidad polaca, los cuales, junto con los soviéticos, acabarían conformando los dos contingentes de mayor proporción. El tercero sería precisamente el de los españoles, cuestión que unida a que ningún otro grupo nacional acumularía más miembros en puestos relevantes de la administración del campo y a su participación decisiva en la construcción física del mismo, hicieron que fuera conocido como “el campo de los españoles”.

En lo que se refiere a su estructura, Mauthausen, al igual que otros muchos campos, no adquiriría su forma esencialmente definitiva hasta 1942. Para ese año, contaba ya con una imponente muralla en sus lados oeste y sur, ocho filas de una espesa alambrada electrificada, una amplia red de puestos de vigilancia y su temible búnker, además de los barracones, duchas, cocina, depósitos de agua o la enfermería (revier) que eran necesarios para mantener la logística del campo. Su elemento más característico, sin embargo, lo constituyó su cantera de granito (Wiener Graben), propiedad de la DEST y su escalera de 186 peldaños, especialmente diseñada para infligir un castigo absoluto a todos aquellos que, como esclavos, fueron destinados a la explotación del yacimiento.

Aunque en un primer momento la extracción de las pesadas rocas de la cantera se realizaba a través de una rampa, esta pronto se sustituyó por una escalera de 160 escalones irregulares que, a partir de 1941, sería ampliada hasta los 186. Sobre ella desfilaba diariamente mientras eran aporreados por los SS una hilera de prisioneros exhaustos y desnutridos cargados con piedras de más de 20 kg, las marmitas de la comida y, en ocasiones, con los cadáveres de sus propios compañeros.

Su elemento más característico lo constituyó su cantera de granito y su escalera de 186 peldaños especialmente diseñada para infligir un castigo absoluto

Por otro lado, la violencia en los campos tenía una función clara y precisa que evolucionaría a lo largo del tiempo. Las cárceles, por su parte, terminaron entrando del mismo modo dentro del engranaje de asesinato en masa de todos los definidos como “indeseables”, aplicando las leyes raciales. Entre 1934 y 1936, Alemania iniciaría la denominada “transferencia general” hacia los campos, la cual implicó el el trasvase de unos 14.000 presos, la mayoría alemanes caracterizados de asociales y “biológicamente inferiores”. A pesar de todo, la población penitenciaria fue superior a la que había en los campos de concentración alemanes hasta 1943, momento en que se acelera la llamada Solución Final. Una simbiosis facilitada desde su origen, ya que los campos de concentración bebieron directamente del sistema penal anterior, tomando prestado muchos de sus elementos característicos como eran el trabajo forzado, el castigo disciplinario o su propia apariencia resocializadora. Todo ello quedó regulado y amparado bajo el denominado “sistema de estadios progresivo”. De acuerdo con el mismo, los presos habían de ser clasificados en tres categorías distintas en función de sus características, existiendo un programa completo de sanciones y recompensas en función de la peligrosidad y del prisionero desde finales del siglo XIX. Antes de que concluyera el año de 1940, comenzó a aplicarse un sistema similar en los campos de concentración, divididos en tres categorías para definir el tipo de preso que debían de albergar.

Mauthausen fue el único campo comprendido dentro del tercer y último nivel, honor que nunca habría podido alcanzar de no haber sido por su cantera, destinada originariamente a la creación de las nuevas ciudades alemanas. Aunque, a lo largo de la guerra acabaría por perder su operatividad, la mera existencia de esta clasificación muestra el interés de las autoridades por racionalizar unas entidades cuya violencia traspasaba de lejos su pretendida función reformatoria para caer en el horror más absoluto. Auschwitz y la Solución Final darían buena prueba de ello. Igualmente, resulta muy significativo que Mauthausen fuese reconocido por los propios nazis como campo de tercera categoría, hasta el punto de situarlo como el más terrible de todos los de la red y al que solo debían de ser transferidos aquellos individuos irrecuperables y que, por tanto, debían de ser condenados a morir. Su muerte, sin embargo, estaba sujeta a su condición como prisioneros y a los intereses económicos del Reich por lo que el descanso final solo podía ser concedido como consecuencia del colapso de las fuerzas tras haber contribuido a construir el nuevo Imperio alemán.

Los años más duros y de mayor mortalidad del campo coincidirían precisamente con el internamiento de los primeros españoles y el comienzo de las obras que acabarían dotando de su forma definitiva a Mauthausen. La explicación habría que buscarla en la lógica con la que los nazis entendieron y gestionaron, más que los campos en sí mismos, el trabajo forzado dentro de ellos. Así, hasta abril de 1942, se aplicó un régimen de extenuación generalizado consistente en dificultar lo máximo posible la labor impuesta a los reclusos con el único fin de acelerar su muerte, algo que sumado a la nula atención sanitaria y a una más que insuficiente alimentación provocó auténticos estragos en la población del campo. Las órdenes de incluir en el programa de eutanasia -iniciado en septiembre de 1939- a todos aquellos que estuviesen enfermos durante más de tres meses dadas por Himmler en marzo de 1941 o el mandato, dado en diciembre del mismo año, de acabar con todos los prisioneros acusados de poner en peligro la ocupación alemana, contribuirían sin duda a engrosar las cifras del horror producidas por los campos nazis. La implementación de nuevos instrumentos como la propia cámara de gas, cuya construcción se iniciaría en octubre de 1941, también tendría un impacto grave en dichas cifras.

Ideado inicialmente para una capacidad de 3.000 personas, Mauthausen no tardó prácticamente ni un año desde su creación en alcanzar su punto de saturación, de forma que se hizo necesaria la puesta en funcionamiento de su principal subcampo: Gusen. Iniciado en diciembre de 1939 a través de la explotación de prisioneros austriacos y alemanes, Gusen compartía, en esencia, las mismas características de Mauthausen. Situado a apenas 5 km del campo principal, su propósito original era la explotación de Kastenhofen, la cantera de granito localizada al norte y que, al igual que en Mauthausen, era propiedad de la SS a través de la empresa DEST. La principal diferencia con el KL del que dependía no era otra que la mayor crueldad que caracterizó tanto al trabajo como a las torturas y experimentos que allí se practicaron, un factor clave que se tradujo en una tasa de mortalidad de las más elevadas de todo el conjunto alemán.

Los años más duros y de mayor mortalidad del campo coincidirían precisamente con el internamiento de los primeros españoles

A partir del mes de septiembre de 1941, sin embargo, la Alemania nazi iniciaría un viraje en la forma de gestionar los campos que culminaría el 30 de abril de 1942 con la modificación no solo de la estructura de los campos, sino de todo aquello que atañía a la organización de los mismos hacia el esfuerzo de guerra. El “centro de gravedad” de los campos debía desplazarse hacia el rédito económico, haciéndose hincapié en la necesidad de limitar el uso de la fuerza y, por ende, de reducir las desorbitadas tasas de fallecimientos registradas hasta el momento. Así, entre los meses de mayo de 1943 y marzo de 1944, las ratios de mortandad mensual caerían por debajo del 2% de la población total del campo.

Este nuevo ordenamiento aceleraría la introducción del ámbito concentracionario nazi en el programa de industrialización alemán. De esta forma y a partir de este momento surgieron una infinidad de campos subsidiarios que marcaron el giro en los patrones de deportación, los cuales, en el caso de Mauthausen, se tradujeron en un aumento en los envíos de prisioneros hacia sus campos subsidiarios. Ebensee, por ejemplo, se convertiría en el nuevo destino de miles de esclavos que pasarían a estar ocupados en la fabricación de los famosos misiles V-2, mientras que en Gusen serían introducidos en la industria aeronáutica alemana, con la que colaborarían en la producción de los cazas Messerschmitt. Las transferencias, no obstante, serían paulatinas y no alcanzarían su máximo despliegue hasta 1944.

Las crecientes necesidades económicas del III Reich, unidas a la orden dada también en 1942 por el Ministro de Justicia, Otto Thierack, de extenuar hasta la muerte a todos los elementos “antisociales” condenados y detenidos, incrementarían sustancialmente los envíos de prisioneros a los campos, entre ellos, al KL Mauthausen. En esta coyuntura Himmler tomaría la decisión de ordenar la construcción de dos nuevos campos anexos al lager austriaco, los cuales pasarían a conocerse como Gusen II y Gusen III. El primero sería erigido a tan solo 3 km de la ciudad de St. Georgen, mientras que el segundo sería levantado a 8 km de la localidad de Lungitz, que hasta marzo y diciembre de 1944 no entraron en funcionamiento. Con el objetivo de resituar la posición de los campos dentro de la estructura productiva alemana y de asegurarlos como centros clave de la industria bélica alemana, toda la red de Gusen quedaría integrada dentro de la conocida como operación B8 Bergkristall, un proyecto secreto que preveía la excavación y construcción subterránea de toda una red fabril plenamente operativa que fuese impenetrable a los crecientes ataques aéreos de los aliados. Aunque la mayor parte de la mano de obra ocupada en estas tareas correspondió a prisioneros soviéticos e italianos, los españoles también fueron destinados a los túneles.

A pesar de la preeminencia adquirida por Gusen, la realidad es que Mauthausen llegaría a contar con más de cuarenta subcampos, albergando en ellos a más de 85.000 personas. La situación daría un dramático vuelco durante los meses finales de 1944. El avance de las tropas soviéticas en el Este obligaría a Alemania a iniciar un repliegue que acabó imposibilitando el control de campos de concentración cruciales como el propio Auschwitz, generando una avalancha de presos que pasarían a engrosar las ya de por sí atestadas instalaciones del KL Mauthausen y sus anexos. El hacinamiento impulsaría a las autoridades de los campos a acelerar el exterminio de aquellos enfermos o débiles de los que ya no serían capaces de obtener ningún rédito, algo que conseguirían especialmente a través de drásticas reducciones en las raciones de comida. El resultado sería el esperable, llegando a producir el mayor volumen de fallecidos de toda la historia de Mauthausen. A pesar de ello, la velocidad de las muertes seguía siendo lenta para los SS, por lo que optaron por recurrir al concurso de instalaciones externas para agilizar el proceso. A tal fin, se emplearía el imponente castillo de Hartheim, situado en la también austriaca localidad de Linz, a aproximadamente 30 km del campo de Mauthausen, y que fue empleado durante la segunda mitad del año 1944 para poner fin a las vidas de más de 5.800 prisioneros.

Sin embargo, esta no había sido la única vez que los nazis habían hecho uso para sus fines de este monumental castillo renacentista.  Levantado a comienzos del siglo XVII con fines privados y donado en 1898 a una asociación benéfica que lo convertiría en un centro de atención a enfermos y discapacitados, Hartheim había estado en poder de la Alemania de Hitler desde 1938. Mantenido en un estado general de inactividad desde entonces, su funcionamiento sería reactivado en 1940 para convertirlo en uno de los nodos del “programa de eutanasia” que los alemanes habían puesto en marcha durante el mes de septiembre de 1939, un proyecto eugenésico bajo cuyo alcance el castillo de Hartheim sería transformado en un espacio de experimentación y asesinato sistemático que acabaría con toda la población enferma, discapacitada e improductiva de la Alta Austria. Una vez cumplida su función, el castillo pasaría a convertirse en pieza de la llamada “Aktion 14f13”, por la cual, todos aquellos internos en los campos de concentración circundantes que estuviesen impedidos para continuar trabajando habían de ser exterminados en sus salas. En total, se estima que más de 30.000 personas dejaron allí sus vidas, de entre ellas, al menos 12.000 procedían de Mauthausen.

El último año de guerra sería el más duro y trágico de todos, especialmente debido a los desplazamientos masivos de población desde el este de Europa y a la disolución durante los últimos meses de la mayor parte de los campos satélites que rodeaban Mauthausen. La imposibilidad de recluir a toda esta masa humana en el campo principal acabaría por disparar, una vez más, las ya de por sí descontroladas tasas de mortalidad. El 5 de mayo comenzaría finalmente la liberación por parte de tropas norteamericanas, poniendo fin a una mortal pesadilla por la que se había obligado a transitar a cerca de 200.000 personas. Menos de la mitad sobreviviría para contarlo. Su historia había comenzado mucho antes, y se había desencadenado en el cruce fatal entre dos guerras, la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial.

[CTXT publica un adelanto de Esclavos del Tercer Reich: Los españoles en el campo de Mauthausen (Cátedra, 2022) escrito por Gutmaro Gómez Bravo y Diego Martínez López.]

 

Instalado inicialmente en 1938 por orden del Reichsführer-SS, Heinrich Himmler, en una cantera de granito a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego Martínez López /

Autor >

Gutmaro Gómez Bravo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí