1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crisis ecosocial

La desobediencia civil ante la trampa de la sociedad del espectáculo

Los ataques a cuadros famosos responden a la necesidad de los movimientos por el clima de causar impacto en los medios, que ignoran estas acciones si no le son útiles

Juan Bordera 26/10/2022

<p>Imagen de las activistas de Just Stop Oil tras lanzar sopa de tomate contra el cuadro ‘Los Girasoles’ de Van Gogh.</p>

Imagen de las activistas de Just Stop Oil tras lanzar sopa de tomate contra el cuadro ‘Los Girasoles’ de Van Gogh.

just stop oil

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El verano ha sido histórico: sequías en decenas de países, ola de calor tras ola de calor, países como Pakistán sufriendo inundaciones espantosas, estudios de acreditados científicos que avisan de la inminencia de los temibles puntos de no retorno climáticos… y, de repente, van dos chicas jóvenes, lanzan el contenido de una lata de sopa de tomate al cuadro Los Girasoles de Van Gogh, y se arma la de dios. 

Poco después, un Monet, de la serie Los Almiares, ha sido víctima del puré de patatas del colectivo Letzte Generation y hasta la figura de cera de Carlos III de Inglaterra ha recibido un tartazo. Ya lo avisamos hace meses:  el tiempo de la desobediencia civil ha llegado. Ahora toca analizar qué está pasando para tratar de que esta sea útil a la causa. 

El colectivo Just Stop Oil, que pretende, mediante desobediencia civil no violenta, que no haya nuevas inversiones en combustibles fósiles en el Reino Unido, es el responsable de dos de las acciones, girasoles y tartazos, y con ellas se ha desatado un tsunami de opiniones y artículos sobre la legitimidad de este modus operandi. No recuerdo una acción de ningún movimiento social reciente que haya suscitado tanto debate como la del cuadro de Van Gogh. Un debate que ya querríamos muchos que hubiera sido provocado por los sucesos que apuntan a un desastre en ciernes para buena parte de la humanidad. Pero parece que eso no importa tanto, o quizá es que la concatenación de desastres –y la espectacularización de los mismos– nos tiene ya anestesiados. 

Esa es una razón de peso para defender este tipo de acciones, que al menos permite abrir un paréntesis entre las habituales dosis de anestesia que ofrecen los grandes medios de comunicación. Unos medios que deberían estar informando mucho más y mejor sobre un problema tan crucial. Y seguro que lo harían, claro, si no tuvieran entre sus accionistas y financiadores a muchas de las compañías responsables de generar el problema y beneficiarse de él a corto plazo –a largo no ganará nadie–. 

Por el impacto mediático y el debate generado podría parecer que la acción es un éxito incuestionable. Pero, como casi todo, quizá no sea tan simple: que precisamente unos medios de comunicación que sistemáticamente ignoran el problema, se niegan a profundizar en el estado del mismo y sus causas, o directamente llaman a negacionistas para debatir e “informar” sobre caos climático, presten tanta atención a una acción, debería hacernos reflexionar al respecto de su utilidad.

Muchas personas, incluso desde dentro de los propios colectivos, creen que la táctica no es la más apropiada porque hay quien se quedará con la imagen y no sabrá jamás que el cuadro no fue dañado, ni los porqués de tal acto, explicados maravillosamente por una de las responsables de la acción en un vídeo que en Twitter ha sobrepasado los siete millones de reproducciones

El vídeo de la acción suma más de 50 millones y los hilos más difundidos al principio no eran precisamente favorables. Algunos incluso caían en acusaciones hacia muchas otras formas de activismo medioambiental, mezclándolas con intereses oscuros de la industria fósil. Es una ley no escrita que la cantidad de energía necesaria para desmentir un bulo siempre será mayor que la cantidad necesaria para diseminarlo. 

¿Se ha cortado una oreja el movimiento climático con lo del cuadro de Van Gogh? Esa es la pregunta que hay que responder. La respuesta –si es que existe– no es tan evidente.

Como los medios de comunicación son quienes nos dan altavoz, el impacto en los mismos determina el éxito de una acción

Lo que sí es incuestionable es que en ocasiones desde los movimientos sociales caemos en exceso en la espectacularización: como los medios de comunicación son quienes nos dan altavoz, el impacto en los mismos determina el éxito de una acción. “Es lo único que podemos medir”, defenderá una buena cantidad de activistas. Eso hace que, inevitablemente, cuando la práctica habitual deja de ser noticia se tenga que ir un paso más allá, lo cual a veces nos acaba separando de la sociedad que queremos transformar. Esta es una primera parte de la trampa de la sociedad del espectáculo: impacto no siempre equivale a éxito. Y la inercia juega a la contra, ya que tiende a fomentar la espectacularización y el aislamiento.

A medida que el poco tiempo que tenemos para reaccionar transcurre, esto lleva hacia posturas más radicales, incluso a escisiones en los grandes movimientos –denominados flancos– que tienen efectos positivos y negativos ampliamente estudiados. De hecho, un mismo autor, el doctor en sociología Rob Willer, tiene publicaciones que apuntan hacia ambas direcciones, hacia el efecto positivo que las acciones más radicales pueden producir al ensanchar la Ventana de Overton –los límites aceptables del discurso– y normalizar posiciones más estándar; y el no tan positivo, ya que pueden generar divisiones internas y menos apoyo externo. De que el primer efecto sea mayor que el segundo, depende el éxito a largo plazo de una acción. 

Tanto los que creen que fue un error, como los que defienden la acción sin fisuras, argumentan razones que podrían considerarse acertadas, y quizá ahí se encuentre la no-respuesta: no es tanto el hecho en sí, la acción, sino la capacidad posterior de defenderla. Un acto como el de Los Girasoles puede no ser un éxito instantáneo y comprenderse mejor a posteriori (o al revés) gracias a la labor de las personas que la ejecutaron, de los apoyos que hayan recabado, de cómo los medios traten a la acción o de si la realidad acaba dándoles la razón a los perpetradores. Desgraciadamente esta última cuestión el movimiento climático la tiene asegurada.

La segunda parte de la trampa de la sociedad del espectáculo radica en la falsa sensación de libertad. Los mismos medios que están amplificando el contenido de esta protesta, mezclándolo en ocasiones con burdas teorías de la conspiración, no hicieron apenas caso a protestas que probablemente tendrían mucha más aceptación. Just Stop Oil lleva meses haciendo de las suyas, y otros movimientos, mucho más tiempo. No es casualidad que las huelgas, como la reciente paralización de parte del transporte y las refinerías en Francia, o la de los trabajadores del metal en Cádiz se traten principalmente en los grandes medios para enfatizar los disturbios y emborronar la imagen que se hace la sociedad de estas protestas –señal del miedo que le tiene el poder a esta herramienta– o que a procesos que son una innovación social tremenda y que tendrían que haber tenido un impacto inmediato en los medios, como la Asamblea Ciudadana por el Clima –defendida tanto por Extinction Rebellion como por Rebelión Científica–, no se le haya hecho ni puñetero caso. Algo que también dice mucho y muy bueno del potencial de esa herramienta de democratización. 

Mientras escribo esto, compañeros y compañeras del movimiento Rebelión Científica están intentando que en Alemania se tomen medidas adecuadas para hacer frente al enorme problema que enfrentamos, pero no se les hará tanto caso como al pobre e intacto cuadro de Los Girasoles. A pesar de que haya autoras del propio IPCC, como Julia Steinberger, pasando a la desobediencia civil ante la falta de alternativas, mejor preocupémonos de unos girasoles que no han sufrido daño alguno. Igual cuando nos queramos dar cuenta de que son los girasoles de verdad los que están en peligro, ya sea tarde.  

En su visionaria La sociedad del espectáculo, Guy Debord alertó ya en los sesenta sobre cómo el espectáculo nos aparta de la actividad, nos mantiene pasivos ante una catástrofe cuyas ruinas y retos se van acumulando. Y los medios de incomunicación profundizan ese mecanismo ideal de separación mediante el cual eligen qué amplificar para mantener el status quo. No cabe pensar que las redes sociales puedan ayudar a escapar de esta trampa, ya que el algoritmo suele fomentar y nutrirse de la polarización, cerrando el círculo vicioso.

Los grandes medios intentan configurar un imaginario en el cual cualquier acción disruptiva es ignorada salvo cuando sirve para legitimar sus posiciones

Los grandes medios intentan configurar un imaginario en el cual cualquier acción disruptiva es ignorada salvo cuando sirve para legitimar sus posiciones. Eso es lo que hay que desvelar para poder darle la vuelta. Debord hablaba del détournement, o desvío, como la posibilidad de distorsionar el significado de un evento o un objeto para producir un efecto crítico. Esto es lo que acciones como estas últimas tratan de lograr, con más o menos acierto. Tomar conciencia es la única manera de abolir el efecto negativo del espectáculo. Ser conscientes de la manipulación para que no sea tan fácil tolerarla, ayuda a combatirla. 

No tengo ninguna duda de que estamos ante el principio de una ola de acciones de desobediencia civil al respecto de la cuestión climática. Y en un mundo que no reacciona ante el abismo que tiene delante y cuya vigesimoséptima Cumbre del Clima será patrocinada por Coca Cola, no hay duda, es lo que nos merecemos. 

Acciones de este tipo deben abrir un debate del que las mismas acciones no deberían estar exentas. ¿Es casualidad que en la sociedad individualista del espectáculo tendamos hacia acciones más individuales? ¿Deberíamos estar llevando el tomate y el puré de patatas a Iberdrola o a Repsol más que a los museos? Sin duda, y sobre todo tratando de que estas protestas vuelvan a ser masivas. Tiempo al tiempo.

El verano ha sido histórico: sequías en decenas de países, ola de calor tras ola de calor, países como Pakistán sufriendo inundaciones espantosas, estudios de acreditados científicos que avisan de...

Autor >

Juan Bordera

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí