1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El experimento Meloni

El modelo de sociedad de la futura primera ministra italiana es la Hungría de Orbán, pero lo más probable es que su gobierno no haga movimientos bruscos y trate de consolidar una imagen aceptable para el sistema

Steven Forti 3/10/2022

<p>Giorgia Meloni en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), celebrada en Florida en febrero.</p>

Giorgia Meloni en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), celebrada en Florida en febrero.

Vox España

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Hubiera deseado tanto ser la Evita Perón de las masas populistas en Italia. Pero estará condenada por la fuerza de las cosas a ser una arisca Thatcher sin ni siquiera mantener la autonomía de la dirección. Porque la dirección la tienen otros. En sede supranacional”. Así resumía Rino Formica, exministro socialista en tiempos de la Primera República, hace unos días lo que el futuro le depararía a Giorgia Meloni. A sus 96 años, Formica algo sabe de la política italiana y de sus carambolas inesperadas. Fue el mismo Formica quien planteó hace unas semanas que Draghi estaba jugando el papel de “Lord Protector” de Meloni. Esto es, Draghi como garante internacional de la líder de Hermanos de Italia (HdI) a cambio de que esta no discuta una serie de cuestiones, empezando por el compromiso atlántico. Parece que Formica no estaba muy equivocado. ¿Está en lo cierto también ahora?

Las dos incógnitas

No hace falta decir que adivinar lo que puede pasar es siempre un ejercicio extremadamente complicado. O directamente imposible. Aún más en estos tiempos. Hay además una serie de incógnitas por despejar, empezando por la composición del nuevo ejecutivo que tomará posesión a finales de octubre. ¿Quién ocupará los ministerios clave? Las voces que circulan estos días apuntan para la cartera de Economía a Fabio Panetta, actual miembro del comité ejecutivo del BCE y anteriormente director general del Banco de Italia, o Domenico Siniscalco, exministro de Economía con Berlusconi en 2004-2005 y luego responsable para Italia de Morgan Stanley. Para las carteras de Asuntos Exteriores y de Defensa se habla de la actual jefa de los servicios italianos, Elisabetta Belloni, del exembajador en Pakistán y Alto Representante de la OTAN en Afganistán en 2021, Stefano Pontecorvo, o del exembajador en los Estados Unidos y ministro durante el gobierno técnico de Mario Monti, Giulio Terzi di Sant’Agata. Finalmente, para la cartera de Interior los nombres que circulan en los palacios son el de Matteo Piantedosi, actual prefecto de Roma y jefe de gabinete de Salvini cuando ocupaba el palacio del Viminale entre 2018 y 2019, y Giuseppe Pecoraro, exprefecto de Roma con una larga carrera en la administración italiana.

Hermanos de Italia ha pasado en menos de un lustro del 4% de los votos al 26% y no cuenta en sus filas con políticos capaces y preparados

Como se puede apreciar, se trata de perfiles técnicos, con experiencia y buenos contactos: economistas, embajadores, funcionarios del Estado. Y, que no se olvide, nombres potables para Washington, Bruselas y el presidente de la República, Sergio Mattarella, que puede poner peros o incluso imponer vetos, como pasó en 2018 con el euroescéptico Paolo Savona, propuesto como ministro de Economía por el gobierno de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. Es cierto que en lo que en Italia se llama irónicamente Totoministri –en alusión al Totocalcio, es decir, la Quiniela– aparecen para las susodichas carteras también los nombres del inefable Salvini, que pretendería volver a Interior, o de Antonio Tajani, expresidente del Europarlamento, y dirigentes de peso de HdI como Ignazio La Russa, Guido Crosetto y Alfredo Urso, con experiencia de gobierno en tiempos de Fini y Berlusconi, que podrían acabar en Exteriores o Defensa. Veremos.

Lo que a nadie se le escapa, y menos aún a Meloni, es que el nuevo ejecutivo será su tarjeta de presentación a nivel internacional. La líder de Hermanos de Italia, además, sabe muy bien que tiene un problema que se llama clase política: su partido ha pasado en menos de un lustro del 4% de los votos al 26%. No tiene gente capaz y preparada para gestionar los ayuntamientos o las consejerías en las regiones, ¿puede tener, pues, alguien adecuado para llevar ministerios de peso como estos? Contesten ustedes mismos.

La segunda incógnita tiene que ver con la relación entre los miembros de la coalición. En pocas palabras, ¿Salvini y Berlusconi aceptarán el rol de segundones sin rechistar? Conociendo el ego de los dos y la situación que tienen puertas adentro en sus partidos, es difícil, aunque el resultado electoral –HdI ha obtenido muchos más votos que la Liga (8,8%) y Forza Italia (8,1%) juntos– comporta que la línea política la marquen Meloni y los suyos. Ahora bien, hay un elemento a tener en cuenta: en los colegios uninominales, que la coalición ultraderechista ha ganado por goleada debido a que el centroizquierda ha ido por separado, el reparto de los candidatos se hizo con un acuerdo previo por cuotas. Esto quiere decir que la Liga y Forza Italia tienen más diputados y senadores de los que les tocarían por el porcentaje de votos obtenido. En suma, la mayoría de la coalición es amplia en las dos cámaras, pero Salvini y Berlusconi tienen la llave del Parlamento. Un tema que no es baladí de cara al futuro.

¿Qué es Hermanos de Italia?

A estas dos incógnitas hay que añadir una doble cuestión: cuál es la identidad de Hermanos de Italia y qué quiere ser de mayor. Estos días se ha escrito mucho sobre el partido fundado en 2012 por esa joven que con quince años, a principios de los noventa, se afilió a las juventudes del Movimiento Social Italiano (MSI). Se la ha definido como una formación fascista, neofascista, posfascista, ultraderechista, conservadora y mucho más. La confusión es, pues, notable. Personalmente, prefiero hablar de extrema derecha 2.0, entendiendo con esta categoría una gran familia global en la cual encontramos partidos y movimientos como el trumpismo, el bolsonarismo, el lepenismo, la misma Liga de Salvini, Vox, Chega, Fidesz, Ley y Justicia, el Likud israelí o los Partidos de la Libertad austríaco y neerlandés, entre otros. Hay diferencias y divergencias entre ellos, pero son más las cosas que comparten.

En el caso del partido de Meloni, no cabe duda de que hay un sólido hilo rojo con la tradición neofascista, representada por el MSI, y la posfascista, representada por la Alianza Nacional (AN) de Fini. No solo porque Meloni y todo su inner circle –la llamada generación Atreju, por el nombre del mitin anual que las juventudes de AN organizaban– vienen de ese mundo, sino por la presencia de esa cultura política en las bases ideológicas y la Weltanschauung del partido. No es casualidad que en el símbolo de HdI reluzca la llama tricolor que fue la marca del MSI. Tampoco que en su autobiografía, Io sono Giorgia –todo un best seller en Italia el año pasado–, Meloni presente HdI como “un nuevo partido para una antigua tradición” y afirme que “he recogido el testigo de una historia larga, setenta años, he cargado en mis espaldas los sueños y las esperanzas de un pueblo que se había encontrado sin un partido, sin un líder”. Más claro, el agua.

La cultura política neocon tiene, como mínimo, el mismo peso que la neofascista en Hermanos de Italia

Ahora bien, reducir HdI a esto sería un craso error. No se trata tanto de que uno de sus fundadores y hombres de poder en la sombra, Crosetto, viene de la Democracia Cristiana y el berlusconismo. Sino de que la otra cultura política que encontramos en HdI, y que tiene el mismo peso como mínimo que la neo y posfascista, es la del neoconservadurismo que en las últimas dos décadas ha virado marcadamente hacia posiciones autoritarias, alejándose en temas de valores y derechos de los conservadores a la Thatcher y profundizando mucho la radicalización que ya se dio con los neocons yankee en tiempos de Bush hijo. De hecho, además de Karol Wojtyla y Joseph Ratzinger, las principales referencias ideológicas para HdI son los filósofos Roger Scruton y Yoram Hazony, además del polaco Ryszard Legutko, todos citados en más ocasiones por la misma Meloni en su autobiografía.

La Internacional Neoconservadora

Autor de The Meaning of Conservatism (1980), Scruton fue en los ochenta el fundador y editor de The Salisbury Review, una revista de la órbita de los Tories británicos que defendía el tradicionalismo político, recuperando el pensamiento de Edmund Burke. Hazony es un nacionalista israelí, cercano a Benjamin Netanyahu, autor de La virtud del nacionalismo (2018) y presidente de la Fundación Edmund Burke: se ha convertido en un referente también para el mundo trumpista. Finalmente, Legutko, además de ser un dirigente del partido ultra polaco Ley y Justicia (PiS por sus siglas en polaco), es autor de obras como The Demon in Democracy: Totalitarian Temptations in Free Societies (2019), donde afirma que el sistema político liberal tiene, al fin y al cabo, los mismos objetivos que el comunista.

No extraña, pues, ni que en el símbolo de HdI aparezca la palabra “conservadores” –al lado de otra: “soberanistas”– ni que Meloni presida los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), partido del cual Legutko es copresidente. En el ECR encontramos no solo a HdI y el PiS, sino también a Vox, los Demócratas de Suecia, el Likud y el N-VA flamenco, además de otros partidos del este y el norte del continente. Hasta el Brexit, ahí estaban también los Tories, con los cuales Meloni tiene una excelente relación, así como con los republicanos norteamericanos. Trump la invitó a principios de este año a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), celebrada en Florida. También Orbán se mueve en esas coordenadas: en mayo organizó la primera reunión europea de la CPAC en Budapest y en 2020 participó, junto a Meloni, Abascal y Marion Maréchal Le Pen, en la conferencia dedicada a Reagan y Wojtyla que la Fundación Edmund Burke de Hazony organizó en Roma.

Hay sobre todo dos personas que mantienen estas conexiones por parte de HdI. Uno es Raffaele Fitto, eurodiputado y posiblemente futuro ministro de Asuntos Europeos que, tras dar sus primeros pasos en política con la Democracia Cristiana, entró en Forza Italia y fue presidente de la región de Apulia y ministro en el último gobierno de Berlusconi. El otro es Francesco Giubilei, joven presidente de los dos principales think tanks de HdI, Nazione Futura y la Fundación Tatarella, dedicada a Giuseppe Tatarella, histórico dirigente del MSI y fundador, con Fini, de AN. Por cierto, justo este fin de semana, Giubilei ha organizado en Roma la conferencia “Italian Conservatism: Europe, Identity, Freedom”, en la cual han participado, entre otros, Jorge Buxadé, Balász Orbán –hombre de confianza del autócrata húngaro–, André Ventura –líder de Chega–, John O’Sullivan –exasesor de Thatcher– y Mattias Karlsson –dirigente de los Demócratas de Suecia.  

Os preguntaréis por qué os aburro con esta retahíla de nombres. La cuestión es que si perdemos de vista estas redes globales y, por supuesto, esta cultura política, la neoconservadora, que se ha ido transformando en las últimas décadas, no entendemos ni qué es Hermanos de Italia ni qué quiere ser en el futuro próximo.

Un partido conservador de masas

El objetivo de Meloni es, en síntesis, el de crear en Italia un gran partido conservador de masas. Tengamos en cuenta qué significa para todo este sector el concepto de conservadurismo. No hablamos de la Democracia Cristiana de la segunda mitad del siglo XX, ni de los neoliberales de los años ochenta. Como explica el mismo Giubilei en la biografía que ha escrito de Meloni –publicada en traducción española, con prólogo de Buxadé, por la Editorial IVAT-Homo Legens, es decir, la editorial de Vox fundada por Gabriel Ariza–, este nuevo conservadurismo se resume en la triada “Dios, Patria y Familia” a la cual tenemos que sumar la “Libertad”, en el sentido de la aceptación del marco neoliberal. Estamos delante, pues, de una reformulación del “viejo” conservadurismo donde al culto neoliberal del libre mercado se suma el paradigma identitario y soberanista. Cobran centralidad los valores y una visión restringida de los derechos. Es un conservadurismo, en suma, más autoritario.

El modelo de partido para HdI serían los actuales conservadores británicos y norteamericanos, transformados respecto a la época de Thatcher y Reagan con la entrada en escena de las guerras culturales

Si tenemos en cuenta esto podemos entender la operación de cooptación de dirigentes que provienen del berlusconismo por parte de Meloni como el mismo Fitto, Marcello Pera, Giulio Tremonti o  el democristiano Gianfranco Rotondi. No se trata solo de suplir la falta de cuadros políticos en HdI, que también, sino de poner las bases de un nuevo proyecto político, a partir de una visión del mundo que tiene muchas convergencias. Esta radicalización de los conservadores de antaño, por así llamarlos, no es una peculiaridad italiana. Los Tories británicos y los Republicanos estadounidense lo demuestran, así como el caso de Fidesz, el partido fundado por Orbán tras la caída del Telón de Acero como un movimiento liberal. No olvidemos que el premier húngaro fue becado por la fundación de Georges Soros a finales de los ochenta. Algo similar se dio en Polonia con Kaczynski y los suyos. Si no me creen, lean El ocaso de la democracia de Anne Applebaum que viene de ese mundo y se quedó anonadada por el giro reaccionario de sus antiguos compinches.

El modelo de partido para HdI serían pues los actuales conservadores británicos y norteamericanos, transformados respecto a la época de Thatcher y Reagan con la entrada en escena de las guerras culturales. Recuerden el Tea Party y lo que significó al otro lado del charco antes de que apareciese Trump. En Italia, cabe recordar, no existió nunca un partido conservador propiamente dicho: la Democracia Cristiana fue muchas cosas a la vez, mientras que Forza Italia fue/es un partido-hacienda dependiente de su líder. Quizás deberíamos tener en cuenta la experiencia del Pueblo de la Libertad, fundado por Berlusconi en 2009 como la fusión de Forza Italia y AN. Experiencia que fracasó y de la cual Meloni, La Russa y Crosetto salieron a finales de 2012 –por la negativa del Cavaliere a dejar paso a una nueva generación y por el apoyo al gobierno técnico de Mario Monti– para fundar HdI. En mi opinión, pues, este es el objetivo de Meloni: unificar bajo nuevos parámetros toda o gran parte de la derecha italiana. Un Pueblo de la Libertad ultraderechista. Otra cosa es que lo consiga.

¿Qué gobierno será el de Meloni?

Volvamos entonces al escenario dibujado por Rino Formica. ¿Será Meloni la nueva Thatcher de la Garbatella? Si nos ceñimos a las políticas económicas, estas se parecerán mucho. Aún más en la coyuntura de los próximos tiempos, marcada por la crisis energética, la inflación y una más que probable recesión económica. Bajada de impuestos, buena relación con la patronal, recortes de políticas sociales. Ahora bien, la visión de la sociedad que propone Meloni es más restrictiva que la de Thatcher en temas de valores. Se parece mucho más a la de Trump y del ejecutivo polaco o húngaro.

El atlantismo, el soberanismo y el ultraconservadurismo serán los pilares de la acción del futuro ejecutivo transalpino

En un anterior artículo, de hecho, hablé de la posible polonización de Italia en el caso de una amplia victoria de la coalición de ultraderecha hegemonizada por Meloni. En síntesis, un gobierno cuyas vigas maestras serían el atlantismo, el soberanismo y el ultraconservadurismo. Estoy convencido de que esos serán los pilares de la acción del futuro ejecutivo transalpino. Ahora bien, esto no significa que Italia se vaya a convertir de la noche a la mañana en una democracia iliberal o un “régimen híbrido de autocracia electoral”, para citar a la resolución del Europarlamento sobre Hungría. Meloni es consciente de que debe moverse con pies de plomo: sabe que si quiere durar debe evitar un choque frontal con Washington y Bruselas. De ahí el esfuerzo por presentarse como moderada durante la campaña electoral y las poquísimas declaraciones tras la victoria del 25S. De ahí su tan repetida fe atlantista y la negativa a, como pide Salvini, aumentar el gasto público, lo que impactaría en las cuentas de un país cuya deuda pública supera el 150% del PIB. Esas, recordémoslo, son las líneas rojas que no puede traspasar.

Desde el minuto uno habrá, eso sí, una burda retórica ultranacionalista y se apostará una vez más por las guerras culturales. No habrá, sin embargo, al menos al principio, leyes que recorten derechos de una tajada. Será todo más sutil, difuso, paulatino. Se mantendrá la ley 194 que garantiza el aborto, pero se hará en la práctica imposible abortar, como ya ha conseguido HdI en una de las dos regiones que preside, Las Marcas. Se mantendrá posiblemente la misma legislación en cuanto a inmigración, que de por sí ya es muy restrictiva, pero se aplicará a rajatabla o se endurecerá hasta donde se pueda. Poco a poco, sin que suenen demasiadas alarmas. Y también para acostumbrar a la ciudadanía. Para hacer todo más aceptable, a fin de cuentas.  

El objetivo, en síntesis, es consolidarse, pasar un invierno que será extremadamente difícil debido a la coyuntura internacional, convertirse en un gobierno presentable, incluso un socio más o menos fiable en temas cruciales. Nada de pedir la salida del euro y la UE: ya no estamos en esa tesitura. La idea de UE que tiene HdI es confederal, es decir, como explicaba en su programa electoral para las europeas de 2019, “de una Confederación europea de Estados nacionales y soberanos, capaces de cooperar en las grandes cuestiones […] pero libres de autodeterminarse en todo lo que puede ser decidido mejor a nivel nacional”. Meloni jugará pues a dos bandas: por un lado, fortalecerá el eje con Varsovia y Budapest, aunque a veces no lo diga explícitamente. A los amigos no los dejará en la estacada cuando necesiten ayuda, véase en alguna votación clave en sede europea. No olvidemos que el de Orbán y Morawiecki es su modelo de sociedad: si lo pudiese aplicar ahora mismo lo haría. Pero sabe, primero, que Italia no es Hungría o Polonia por el peso que tiene en la UE y, segundo, que la sociedad italiana no es la de los países del Este.

Por otro lado, no se encerrará –léase: suicidará– en un triángulo Roma-Budapest-Varsovia, contraproducente e incomprensible para las élites italianas. Intentará jugar un papel en Europa, pero a su manera. Buscará convergencias cuando le convengan con París y con Berlín, fortalecerá los lazos con Washington y quizás con Londres. Probará posiblemente también a romper el eje franco-alemán. Obviamente, se pondrá de perfil cuando se trate de avanzar en la integración europea. Habrá menos compromiso en la aplicación del Green Deal. Se pisará el freno y se pondrán muchos peros a las reformas que pide y pedirá la Comisión. Y todo se aliñará con una retórica soberanista chabacana contra los “tecnócratas de Bruselas”. Pero se evitará, en todo lo posible, el choque frontal que, sin embargo, no se puede descartar si las cosas en algún momento se les van de las manos, si superan las líneas rojas antes citadas o si pisan el acelerador en cuanto a derechos fundamentales y separación de poderes. Un escenario más bien a largo plazo, en todo caso.

Ahora la cuestión crucial es qué hará Bruselas. Resumiendo, ¿dejará hacer? Me temo que no le queda otra, en el caso de que Meloni y los suyos sean mínimamente inteligentes y respeten las reglas del juego. En la Comisión el objetivo es que Italia no se convierta en una nueva, más grande y amenazadora Hungría. Sin embargo, hay una última pregunta que cabe hacerse: ¿puede ser el de Meloni un experimento? Es decir, si funciona, por así decirlo, el modelo italiano, ¿se aplicará en otras latitudes? Esto es lo que se están planteando cada vez más explícitamente los Populares: una alianza con el ECR de cara a la próxima legislatura europea. Lo que está pasando en Suecia apunta en esta dirección. En la primavera de 2024, cuando se celebran las próximas elecciones europeas, nos jugamos mucho.

“Hubiera deseado tanto ser la Evita Perón de las masas populistas en Italia. Pero estará condenada por la fuerza de las cosas a ser una arisca Thatcher sin ni siquiera mantener la autonomía de la dirección. Porque la dirección la tienen otros. En sede supranacional”. Así resumía Rino Formica, exministro...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí