1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LEYENDA ROJIBLANCA

Koke: un legado insuperable

Ejemplo de compromiso, humildad, trabajo y constancia, el capitán del Atleti entra en la historia al lograr una marca de partidos jugados que posiblemente ninguno de nosotros vea sobrepasada

Ricardo Uribarri 4/10/2022

<p>Koke coloca la bandera del Atleti a Neptuno en la celebración del último título liguero.</p>

Koke coloca la bandera del Atleti a Neptuno en la celebración del último título liguero.

Ángel Gutiérrez (Atlético de Madrid)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Les confieso que crecí pensando que no vería a nadie superar el récord de partidos jugados que tenía el mítico Adelardo en el Atlético de Madrid. ¿Qué posibilidades había de que un jugador se mantuviera los años necesarios en el primer equipo para superar esa cifra de 553 partidos? Muy pocas. Y más en el fútbol moderno, con el vaivén de futbolistas que hay de un lado a otro, y en un club como el rojiblanco, donde la estabilidad ha brillado mucho tiempo por su ausencia. Por eso es digno de resaltar como se merece lo que ha conseguido un chico nacido hace 30 años en Vallecas, llamado Jorge Resurrección y conocido como Koke. Protagonista de una marca que, creciendo semana a semana, posiblemente ninguno de nosotros vea sobrepasada.

Hasta las historias de éxito más bonitas, esas en las que mucha gente se ve identificada porque son la que les hubiera gustado vivir, tienen un momento clave en el que el destino ayudó a que las cosas pasaran de una manera y no de otra. En esta ocasión también ha sido así. Y me refiero a la incorporación de Simeone al Atleti como técnico en diciembre de 2011. Koke había debutado con el primer equipo en noviembre de 2009, en el Camp Nou de la mano de Abel Resino, y durante esa campaña y la siguiente, bajo el mando de Quique Sánchez Flores, alternó partidos entre el filial y los mayores. Gregorio Manzano llegó en el verano de 2011 y, hasta que fue destituido en diciembre por la mala situación deportiva, el centrocampista solo había sido dos veces titular en Liga y cinco entre todas las competiciones. Al jugador le entraron dudas y valoró irse al Málaga, que le quería en ese mercado de invierno. Pero el Cholo habló con él y le dijo que se quedara, que iba a ser importante. Dicho y hecho. Ahí empezó una historia que les ha llevado a ser actualmente el entrenador y el futbolista que más tiempo llevan juntos en España. Evidentemente, sin la confianza del argentino, no estaríamos hablando de esto.

Desde que Koke entró con seis años en la disciplina del Atleti ha coincidido con cientos de jugadores, muchos de ellos seguramente con iguales o mejores condiciones que él. ¿Por qué ha sido el que ha llegado más lejos? Primero por sus condiciones humanas. Humildad, compromiso, ética de trabajo intachable, constancia, generosidad con el compañero y pensar siempre en lo mejor para el equipo antes que en el beneficio propio, han sido algunas de las señas de identidad que le han acompañado a lo largo de su carrera. No hay más que ver lo que están diciendo de él estos días sus compañeros para darse cuenta de ello. Como ejemplo, las palabras de Saúl: “Siempre quiero estar cerca de ti porque sé que aprenderé algo seguro. Siempre intentas ayudar a todos. Siempre pones al equipo por encima de tu bien personal. Eres un ejemplo tanto de profesional como de compañero”.

Iniesta dio el mismo número de asistencias en la Liga habiendo jugado 50 partidos más que Koke

Todo eso es muy importante, pero sin cualidades futbolísticas nadie se mantiene tanto tiempo en el primer nivel. Estamos hablando de un equipo que en la última década ha subido su exigencia hasta situarse en el primer escalón nacional y europeo, en el que todos los años llegan refuerzos de categoría y, pese a ello, Koke siempre se ha mantenido en el once titular. Y no solo en el Atleti. A la selección ha ido con todos los seleccionadores que han dirigido a España en los últimos años, hasta el punto de convertirse también en el jugador atlético con más número de internacionalidades de la historia, estando a punto de afrontar su tercer Mundial. Algo le verán. Y es que, a pesar de que algunos aficionados le nieguen el pan y la sal, especialmente aquellos que anteponen el fútbol efectista al efectivo, las estadísticas hablan del valor que ha atesorado en sus años de trayectoria.

Hay quien se atreve a decir que Koke solo sabe jugar dando pases hacia atrás y en horizontal, sin pararse a mirar que desde que compite en la máxima categoría ha dado 110 pases de gol, 86 de ellos en la Liga, lo que le convierte en el quinto mejor pasador de toda la historia de la competición, teniendo por delante solo a Messi, Xavi, Benzema y Cristiano Ronaldo. Ningún centrocampista ha generado más asistencias en la Liga desde que debutó en ella. Dicen que las comparaciones son odiosas y no se trata de decir qué jugador ha sido mejor o no, o cuál ha tenido más cualidades que otro, que para gustos están los colores. Pero para poner a Koke a la altura que se merece, hay que decir, por ejemplo, que Iniesta dio el mismo número de asistencias en la Liga habiendo jugado el exazulgrana 50 partidos más. O que su promedio de pases de gol mejora en mucho el de Modric en el Real Madrid en la Liga, 0,219 del rojiblanco por 0,173 del merengue. Koke es el único jugador entre los nueve primeros de la historia de la Liga que han dado más pases de gol que no pertenece a Real Madrid o Barcelona. Y eso es un mérito añadido teniendo en cuenta que estando bien rodeado todos estos años, no ha tenido junto a él a jugadores del nivel de merengues y culés.

También dicen de él que no corre, que no tiene velocidad. Que no es un sprinter ya lo sabemos. ¿Acaso lo eran Xavi u otros muchos otros jugadores que ocupan posiciones similares en el campo? Pero acusar de eso al vallecano es pinchar en hueso. Si hay un jugador que aparece en muchas zonas del campo, que es generoso en el esfuerzo, que está arriba y abajo y de derecha a izquierda todo el partido, es Koke. No lo digo yo. Lo dicen otra vez los datos. En la actual Liga de Campeones y después de las dos primeras jornadas, habiendo cumplido ya los 30 años, es el tercer jugador de todos los equipos que más distancia había recorrido. Pero es que en la pasada Liga 21-22 fue el segundo jugador de todo el campeonato que más kilómetros recorrió de media por partido, con 11,9, solo superado por el céltico Fran Beltrán con 12,1 (dato de la Liga de Fútbol Profesional). Es paradójico, pero esta virtud quizá le haya podido perjudicar en algún momento. Si Koke no se desgastara tanto yendo a tapar huecos, a ofrecerse continuamente al compañero, a ser el primero en cumplir con las labores defensivas y también de los primeros en ir arriba a hacer presión al rival, seguramente sus estadísticas serían aún mejores. Lo mismo que si a lo largo de su carrera hubiera jugado siempre de interior más cerca del área y no muchas veces de pivote por necesidades tácticas. Pero claro, ya saben el primer punto de su libro de estilo: el equipo siempre es lo más importante.

En la pasada Liga 21-22, Koke fue el segundo jugador de todo el campeonato que más kilómetros recorrió de media por partido

Incluso ha habido quien ha tratado de menoscabar su papel como capitán. Tener que cumplir con ese papel después de gente tan significativa y con tanto liderazgo como Antonio López, Fernando Torres, Gabi o Godín, no era tarea fácil, pero lo está haciendo con nota. Dando la cara siempre que el resultado es negativo y dejando muchas veces que sean otros los que hablen cuando ha sido positivo. Haciendo grupo en el vestuario, animando al que lo necesita y transmitiendo el sentimiento del Atleti al que llega nuevo. Así lo ha expresado Godín en el mensaje de felicitación que le ha enviado: “Orgulloso de que seas tú quien consigue llegar a esta marca tan especial para el club, porque nadie mejor que tú representa los valores y el sentimiento atlético”.

No deja de ser un hecho simbólico que este relevo en la marca de más partidos jugados en el Atlético de Madrid lo protagonicen dos jugadores que son santo y seña de dos de las épocas más gloriosas del club. Del Atleti de finales de los 60 y los 70 que ganó tantos títulos y cuyo capitán era Adelardo, al Atleti de esta última década que, de la mano de Simeone y con Koke como único superviviente de todo este camino y luciendo asimismo el brazalete, ha conseguido también tantos éxitos. Una vez que le ha quitado la distinción de ser el que más veces se ha puesto la camiseta rojiblanca, a Koke le queda ahora otro reto relacionado también con Adelardo que no será fácil: igualarlo, al menos, como el jugador que más trofeos ganó de colchonero. El extremeño consiguió 10 títulos. Koke lleva ocho.

Nada más acabar el partido de Sevilla y haber logrado esa marca para la historia, Simeone hizo un perfecto retrato del jugador que se ha convertido en su prolongación en el campo. Después de aclarar que le va a seguir exigiendo, porque no regala nada a nadie, dijo que “es difícil expresar todo el sentimiento que tengo por Koke, por la persona y después para el futbolista. Un tipo que se entregó, que nunca dudó en comprometerse con el Atlético de Madrid, con sus compañeros y con el cuerpo técnico. Eso es muy difícil de ver”.

Les confieso que crecí pensando que no vería a nadie superar el récord de partidos jugados que tenía el mítico Adelardo en el Atlético de Madrid. ¿Qué posibilidades había de que un jugador se mantuviera los años necesarios en el primer equipo para superar esa cifra de 553 partidos? Muy pocas. Y más en el fútbol...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí