1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SEXUALIZACIÓN

Mucho más que Marilyn

‘Blonde’ es un insulto a la inteligencia y a la identidad sexual de la mujer. Una vez muerta, nos creemos con el derecho a banalizar y ridiculizar a Norma Jeane como una simple ‘rubia’ follantisca

Aníbal Malvar 10/10/2022

<p>Marilyn Monroe.</p>

Marilyn Monroe.

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A finales de 1960, un obispo y un sacerdote católicos asistieron al preestreno de The Misfits (en España, Vidas Rebeldes), la última película que terminó Marilyn Monroe. Al acabar el pase, los religiosos amenazaron con pedir la censura de la cinta por pornográfica. Lo cuenta Arthur Miller, dramaturgo, autor del guion y marido de la actriz: “La escena que se les atragantó fue aquella en la que Marilyn sale de la casa y se abraza a un árbol. Va completamente vestida. No lleva zapatos”.

–¿Cuál es el problema? –preguntó Miller.

–Pues es evidente que se trata de una masturbación –respondieron los doctores de la iglesia.

La anécdota la recoge Lawrence Grobel en su exhaustiva y documentada biografía de John Huston, director de aquella obra maestra sepulcral que enterró también las interpretaciones póstumas de Clark Gable y James Barton.

Que alguien considerara masturbatorio el abrazo de una mujer vestida a un árbol es algo que solo le podía suceder a Marilyn. Y a su pesar.

La hipersexualización de la rubia eterna perdura 60 años después de su muerte, como demuestra el reciente biopic Blonde dirigido por Andrew Dominik y estrenado por Netflix. Según escribió David Torres, la Marilyn de Dominik es “un pelele sin voluntad que sólo existe para que la pisoteen”. Y es que Dominik, como tantos otros creadores e investigadores (masculinos y femeninos) que han profundizado en el mayor icono pop de la historia de Hollywood, parece haberse documentado únicamente en el olor de las bragas de la actriz y en el sabor de las lágrimas de su pañuelo.

Que alguien considerara masturbatorio el abrazo de una mujer vestida a un árbol es algo que solo le podía suceder a Marilyn

Pero Norma Jeane era mucho más, según atestiguan sus dos amigos John Huston y Truman Capote en dos de las obras cumbres de la literatura norteamericana del siglo XX.

Huston y Capote eran dos seres antípodos: un macho alfa cazador de elefantes y un atildado homosexual orgulloso de su feminidad exacerbada. Sin embargo, además de ser compadres, tenían un rasgo común: la energía emancipadora, antimachista avant la lettre, de sus personajes femeninos. Basten como ejemplos la Gretta hustoniana de Dublineses y la Holly Golightly de Desayuno con diamantes. Quizá por eso supieron entender a Marilyn por encima de estereotipos.

Además de rodar su última película, Huston también le había dado su primer papel con texto en La jungla de asfalto. Lo cuenta el propio director en sus memorias A libro abierto. “La escena que iba a leer requería que Ángela estuviera tumbada en un diván; en mi despacho no había ningún diván, pero Marilyn dijo:

–Me gustaría hacer la escena en el suelo.

–Por supuesto, querida, como a ti te apetezca.

Y así fue como la hizo. Se quitó los zapatos, se echó en el suelo y leyó para nosotros. Cuando terminó, Arthur y yo nos miramos y asentimos. Era Ángela de los pies a la cabeza. Y era condenadamente buena”.

Su interpretación en La jungla de asfalto (1950) le valió a Marilyn un contrato con la Fox que la elevaría al estrellato.

Otro de los rasgos comunes de Huston y Capote es que ninguno de los dos, por razones obviamente distintas, intentó follar con ella. El mujeriego Huston fue quizá uno de los pocos machos de aquel Hollywood capaz de presumir de tal hazaña. De sus memorias y de sus abundantes reflexiones sobre ella se desprende no solo un reconocido instinto protector (Orson Welles decía que Huston había sido su Svengali), sino un profundo respeto hacia la artista, la mujer, la poeta callejera inédita y la actriz. Quizá por ello fue el director capaz de filmar las dos mejores interpretaciones (primera y última) de la actriz. Sin dejar de iluminar su carnalidad, la despojó de cualquier desviación morbosa y objetualizante.

Tras el preestreno de The Misfits, a los perversos e ignorantes curitas católicos que la vieron y quisieron censurar a Marilyn por abrazarse a un árbol presuntamente masturbador, Huston les arrojó una despectiva frase:

–¿Quiénes creéis que somos?

Una pregunta que sigue vigente cuando hoy, en redes sociales, se censura a mujeres por difundir fotos de sus tetas amamantando a un hijo.

El director de segunda unidad de Huston en The Misfits, Tom Shaw, documenta  otro affaire innatural con las tetas de Marilyn durante el rodaje. En una escena en la que Gable se acercaba a besar castamente a Marilyn acostada, esta dejó deslizar las sábanas hasta que se atisbaran los pechos. Hubo gran agitación entre el equipo para saber si aquella toma debería o no incluirse en el metraje.

–Tenemos que apartar a la gente de los televisores –dijo ella, defendiendo la escena-. Me encanta hacer cosas que los censores no aprobarían.

Alguien le preguntó a Huston si era consciente de la situación.

–Lo he visto. Siempre he sabido que las chicas tienen tetas –respondió con naturalidad.

Norman Mailer recoge esta anécdota en su vasta y basta biografía de la actriz. Mailer era un gran escritor, y entrevistó durante horas a Marilyn. Pero, a diferencia de Huston y Capote, sus personajes hembra nunca pasaron de parecer un coño rodeado de adjetivos, desde la Patty Lorraine de Los tipos duros no bailan hasta la nebulosa y secundaria Kittredge de El fantasma de Harlot.

Mailer era un gran escritor, y entrevistó durante horas a Marilyn. Pero sus personajes hembra nunca pasaron de parecer un coño rodeado de adjetivos

–Huston no quería que el aura estética de su película se viera ensombrecida por su competitiva teta –concluyó Mailer con su martilleante y testosterónica delicadeza.

Un tío capaz de acuchillar a su mujer en público con una estilográfica, como hizo Mailer, tampoco parece la persona ideal para retratar intelectual ni artísticamente a un personaje como Marilyn. De Mailer nunca podría decir Norma Jeane lo que sí dijo de Huston: “De no ser por él, nadie me conocería”.

Aquella frase no tuvo que sentarle nada bien al celosísimo y ególatra Truman Capote. A pesar de su narcisismo patológico, y de que lo intentó, Capote siempre fue incapaz de retratarse a sí mismo con más encanto que a sus personajes, inventados o reales. Un rasgo de sinceridad incontenible. En Música para camaleones, relata su encuentro con Marilyn en el entierro de Constance Collier, una prestigiosa actriz inglesa con “voz de catedral” que había tratado mucho a Oscar Wilde y a Chaplin, y que acabó dando clase a Audrey y Katherine Hepburn, a Vivien Leigh y a la propia Marilyn, a la que calificaba como su “problema especial”.

Era 28 de abril de 1955, y Marilyn no sabía qué ponerse en el funeral de su maestra para que no la reconocieran y los bajos de su falda se llenaran de fotógrafos. A pesar de que Collier nunca había visto una película (ella decía que por su miopía, pero la lógica hace pensar otras razones), adoptó como alumna a la ya famosísima Marilyn: “Hay algo ahí. Hay una hermosa criatura –le dijo a Capote–. No en el sentido evidente. No creo que sea actriz en absoluto, al menos en la acepción tradicional. Lo que ella posee, esa presencia, esa luminosidad, esa inteligencia brillante, nunca emergería en el escenario. Es tan frágil y delicada que solo puede captarla una cámara. Es como el vuelo de un colibrí: solo una cámara puede fijar su poesía”.

El politoxicómano Capote le ruega a la politoxicómana Marilyn que no se meta en el lavabo antes del inicio del funeral de Collier. Podría haberse ido a drogar, porque nadie la había reconocido: “Lo que se le ocurrió ponerse habría sido apropiado para la abadesa de un convento en audiencia particular con el Papa. Llevaba el pelo enteramente oculto por un pañuelo de gasa negra; un vestido negro suelto y largo que de algún modo parecía prestado; gafas oscuras en forma de búho que dramatizaban la palidez de vainilla de su piel de leche fresca. Parecía tener doce años: una virgen pubescente que acaba de entrar en un orfanato y está llorando su desgracia”.

–Nunca conseguiré el papel adecuado –le dijo Marilyn a Capote tras el funeral. Mi físico está contra mí.

Cinco años después de esta entrevista, Marilyn rodaría The Misfits, quizá la única película (esto es muy aventurado) en la que su físico jugó a su favor. El rodaje fue un infierno, porque Marilyn se alimentaba a base de estimulantes y antidepresivos, y llegaba siempre tan tarde que apenas se podía rodar durante un par de horas por jornada mientras Clark Gable y Monty Clift dejaban cocer su paciencia bajo el sol del desierto de Nevada.

El ludópata Huston, a veces por las noches, la llevaba al casino y le hacía tirar los dados (cuenta Grobel):

–¿Qué tengo que pedir que salga, John?

–Tú no pienses, cielo, solo tira. Esa es la historia de tu vida. No lo pienses, hazlo.

En esa época había firmado Huston un contrato para rodar una película sobre Sigmund Freud, en la que no creía. El psicoanálisis le parecía una chorrada. Pero había perdido tanto dinero en los casinos que se comprometió a hacerla a cambio de cuantiosos adelantos. Además, el feto del guion lo había pergeñado Jean Paul Sartre, quien pidió la participación de Marilyn porque la consideraba “una de las mejores actrices norteamericanas”.

El 4 de noviembre de 1960, último día de rodaje de The Misfits, Marilyn rechazó el encargo de su amigo y svengali John Huston, por una simple cuestión de respeto a la privacidad, deferencia de la que Marilyn nunca gozó:

–No puedo hacerlo, John, porque Anne Freud [hija y experimento de Sigmund] no quiere que se haga una película sobre ella.

PS y apunte personal: una vez muerta, nos creemos con el derecho a banalizar y ridiculizar al personaje de Norma Jeane como una simple blonde follantisca. Pero creo que sería de respeto y de ley vindicar a una dama que no objetualizó a las mujeres. Los que la objetualizaron fueron los que vieron su inocente abrazo a un árbol como una masturbación. La banalización de la cultura clásica llega al punto de ver una versión de El retrato de Dorian Gray en la que Henry Botton se enfrenta físicamente a Dorian en un espectacular incendio (Oliver Parker, 2009). Como si no hubiera otra forma de actualizar a Wilde, o a Marilyn, que meterlos en un final de Rambo III. Norma Jeane no era un coño rodeado de llamas espermatozoicas e inseguridades, sino una gran actriz a la que le gustaba follar (como a todos). Pero es el mercado, amigos. Y por eso yo no tengo Netflix. Blonde es un insulto a la inteligencia, a la identidad sexual de la mujer, y a los que intentamos tomar un café en una cafetería de pueblo con una chica genial que un día se llamó Norma.

A finales de 1960, un obispo y un sacerdote católicos asistieron al preestreno de The Misfits (en España, Vidas Rebeldes), la última película que terminó Marilyn Monroe. Al acabar el pase, los religiosos amenazaron con pedir la censura de la cinta por pornográfica. Lo cuenta Arthur Miller,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    Aprecio que hayas aparcado tu ironía habitual para escribir con el corazón. Perfecto, maestro. Yo también la sigo queriendo.

    Hace 3 meses 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí