1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Eugenia Tenenbaum / Historiadora del Arte

“Quizá Picasso no sería tan grande si hubiese tenido que prepararse la comida”

Deborah García 2/10/2022

<p>Eugenia Tenenbaum, historiadora del Arte.</p>

Eugenia Tenenbaum, historiadora del Arte.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Empiezo este texto por el final de la conversación que mantuve con Eugenia Tenenbaum, autora de La mirada inquieta: Cómo disfrutar del arte con tus propios ojos (Temas de hoy, 2022), cuando al pedirle que me dijera qué cuadro explicaría una y otra vez a sus amigas, me responde que le cuesta pero que escoge a Paula Rego, recientemente fallecida. Me cuenta que hablaría de sus pasteles sobre el aborto porque en ellos revierte totalmente la mirada masculina en sus obras, y que la enfrentaría a Balthus porque las niñas de Balthus son las mismas que en Rego van a abortar. Ante esta afirmación yo no puedo evitar sentir un escalofrío porque me emociona pensar que es precisamente en ese colocar una imagen al lado de otra, en esa conversación que surge entre las diferentes obras, en las que su libro La mirada inquieta cobra más sentido que nunca. Su libro es ambicioso y a veces cae en las contradicciones pero sin duda, el trabajo que hay detrás de ese intento de abarcar toda la historia del arte para dar herramientas a quien no las tiene, o cree que no las tiene, es sin duda descomunal. Terminé de hablar con Eugenia diciéndole algo que sentí después de nuestra conversación, que ella y su libro son faros.

Cuadro perteneciente a la colección 'Untitled', de Paula Rego.

No puedo evitar preguntarme cómo ha sido el proceso de creación de una imagen o de una obra, quería empezar esta conversación preguntándote por las condiciones que han hecho posible este libro. La mirada inquieta es un libro con muchísimo trabajo detrás, cuéntanos un poco cómo ha sido ese proceso.

Ha sido un infierno realmente. Ha sido un proyecto que comenzó en mayo del 2020 y desde entonces hasta marzo del 2022 no he conocido el descanso mental. Me sentí muy agradecida de haber comenzado terapia en mayo de 2021 porque he tenido un acompañamiento psicológico esencial. No era capaz de decirme cosas bonitas mientras escribía. No estaba satisfecha. No era suficiente. Pensaba que era una mierda. Yo estaba paralizada por las expectativas que me había creado del libro y por las contradicciones que iba viendo en él. Al mismo tiempo, agradecí llegar hasta el final. Ha sido un proceso de autoconocimiento. Es un libro que escribí mientras pasaba por el duelo de la muerte de mi abuela y ahora por fin con la promoción estoy empezando a disfrutarlo.

Me ha llamado la atención lo que comentas de las contradicciones. A mí me chocó que has estructurado el libro como una visita por el museo cuando desde el principio críticas muchísimo a la institución museística.

Me atormentaba que, para llevar la perspectiva de género, o decolonial, o de clase a gente que no está familiarizada con el arte tenía que partir del discurso tradicional. Creo que para hacer una crítica hay que conocer el discurso, una lucha entre lo hegemónico y lo contrahegemónico. Vivo esa contradicción desde mi propia experiencia como historiadora del arte. El museo es mi espacio de trabajo y de aprendizaje, y es necesario ir con herramientas vinculadas con el pensamiento crítico.

Creo que pese a esa contradicción, la estructura misma del libro, te ha permitido explorar diferentes maneras de escribir. Es algo muy positivo para acercar el arte a gente que no es necesariamente especialista en Historia del Arte.

Recuerdo que cuando estaba estructurando el tipo de libro que quería escribir, pensaba en mis seguidoras, algunas no tienen ni idea de arte, y en esas personas que entran con curiosidad al museo y al salir se sienten perdidas. Es necesario ir a los museos pero es necesario que se renueven. La visita al museo me permitía explorar diferentes maneras de escribir: la voz académica de manual y también la voz reflexiva del ensayo.

¿Fotos en los museos? ¿Móviles? Cuál crees que es el cometido más importante que tienen los museos en cuanto a esto?

Totalmente a favor de usar las nuevas tecnologías y las redes para acercar el arte a la gente. Hay que superar esa barrera de pasividad a la hora de entrar en un museo, que se puedan hacer fotos, hacer vídeos y que se pueda dialogar en torno a las obras. Y el reto es, en mi opinión, digitalizar, que haya un compromiso por parte de las instituciones a la hora de mostrar tanto las obras expuestas como las que están en sus fondos. Es esencial, sobre todo para conocer la obra de las mujeres, que no suele estar ni expuesta ni digitalizada.

¿Qué tiene que pasar para que nos apetezca ir a un museo en 2022?

Creo que en primer lugar el reto es a nivel discursivo. Realmente todas estas perspectivas y metodologías y estas conversaciones son de todo menos novedosas y deben permear en las estructuras para que cambien los discursos. Algo que me hizo ver que el Museo del Prado, por ejemplo, tiene un posicionamiento que se acerca más al marketing y al womanwashing, digamos, es que al clausurarse la exposición de “Invitadas”, Falomir [director del Museo del Prado] al día siguiente anunciaba “Pasiones mitológicas”, que como decía la crítica de arte Emma Trinidad son más bien posesiones mitológicas. ¿Cómo puede ser que Carlos G. Navarro esté intentando introducir un discurso feminista y revisionista un día y al siguiente demuestren que no les interesan las obras de las mujeres ni la perspectiva de género?

Parece que es un intento de lavado de imagen, como si fuera una cuestión de cupo y para callar bocas.

Ten en cuenta que se pasó de “Invitadas” a “Pasiones mitológicas” en un día. Una exposición a la que se le puede hacer mucha crítica feminista porque es ese el tipo de discurso que prima la romantización de las violencias sexuales a través del rapto y la mitología.

No me vale que durante seis meses al año utilicen el Museo del Prado tres o cuatro veces para exhibir algunas mujeres

En realidad ese es el problema de las exposiciones temporales, que responden más al marketing que a un verdadero interés por renovar e introducir cambios a la hora de ver y leer las imágenes.

El problema de las exposiciones temporales es que también contribuyen a este posicionamiento marketiniano. No me vale que durante seis meses al año utilicen el Museo del Prado tres o cuatro veces para exhibir algunas mujeres porque en doscientos años no han mostrado el mínimo interés por el arte creado por mujeres, y que además lo hagan para compensar este bagaje. No me sirve que me traigas a Clara Peeters, a Anguissola o a Fontana, cuando no cambian el discurso y no cambian las cartelas de los museos, y sobre todo, cuando no contratas a mujeres feministas.

En este sentido, ¿crees que se está haciendo bien a nivel museístico, que se está cuidando a la gente que visita las exposiciones a través de los discursos que se comparten y de las obras que se está decidiendo exhibir? ¿Alguna exposición que te haya llevado a reflexionar sobre esto?

En Mapfre recuerdo una de Giacometti, Balthus, y Derain. Una de las obras de Balthus representaba a Derain vestido con una bata y una mano en el pecho, con una niña en segundo término, con una pose y un subtexto, que a mí me resultaba turbio. Además, en una vitrina exhibieron la bata. Me pareció doblemente problemático. Me parece muy interesante que a nivel museográfico se den conversaciones entre las obras como en este caso, algo que a menudo pasa desapercibido para la gente, pero que aquí generaba una fetichización muy desagradable.

Derain, pintado por Balthus.

¿No te parece que otros de los grandes retos de la Historia del Arte es poder explicar la obra de artistas que han sido unos cabronazos sin que haya personas que se rasguen las vestiduras?

Para mí el arte tiene un poder educacional y conversacional increíble. Una de las cosas que más molesta de los sectores reaccionarios es que eso sigue pasando ahora, seguimos viendo ese cuadro y sigue habiendo muchos Balthus, Picassos y Gauguines, y no somos capaces de enfrentarlos. A nivel museístico no estamos haciendo bien el trabajo, porque no estamos cuidando a la gente que visita estas exposiciones y estos museos. Toda la sala de Mapfre llena con las niñas de Balthus y en las cartelas palabras como sensual, unida a palabras como niñas, atractivo, erótico, menores de edad y abusos infantiles. Todo mezclado. Mujeres que han sufrido abuso visitan estas salas y al no dar contexto a las obras, las estás revictimizando y estás apoyando a su agresor. Las dejas desangeladas, desde un espacio, el del arte, que debe curar.

¿De qué sirven al final todos nuestros libros y nuestros textos, y todos nuestros discursos y perspectivas si todo esto no está permeando a la hora de enfrentarnos a una obra de arte?

Exacto. Además es una cuestión de rigor. A mí me cabrea mucho la construcción del genio. Cuando sacamos algunas informaciones a la luz se ve muy bien cómo ha calado en la gente esta noción del genio como un superhombre al que no se le puede chistar. Al final lo digo en el libro, cuando no introducimos estas nuevas conversaciones faltamos al rigor, pero también estamos faltando a la posibilidad de crear una sociedad mejor.

Esos supergenios a los que había que hacerles la comida y a los que había que hacerles la cama para que pudieran crear y crear. ¿Quién le ponía a Morandi la comida en la mesa, quién cuidaba de Matisse cuando no se podía ni mover, quién cuida a Gauguin comido por la sífilis?

Se niega la biografía pero el lugar que tú ocupas en el mundo, tus influencias, tu clase social, tu género o tu sexo, todo influye en el arte que haces.

Yo, como tú, no soy muy fan de las biografías, pero me parece muy necesario que sepamos en qué condiciones se ha creado una obra o qué ha hecho posible que una carrera despunte. Vámonos a otra exposición más de Picasso.

No, es que además nos salen por los ojos. Para mí es una cuestión política. Ver arte de mujeres, leer a mujeres. Cuando miro mi estantería de hace seis años, me digo que son todo hombres. ¡Me he pasado veinte años de mi vida leyendo tan solo a hombres! No puede ser, y tomo la decisión consciente y política de leer a mujeres, a no ser que deba leer a hombres por una cuestión profesional o de la universidad. Ya no es solo tener acceso a otra mirada, a otra forma de estar en el mundo, es darme cuenta de que puedo aprender de todo sin leerlos a ellos.

Se niega la biografia pero el lugar que tú ocupas en el mundo influye en el arte que haces, tus influencias, tu clase social, tu género o tu sexo

Hace unos días terminé Lo que hay de Sara Torres y me dije, es que no necesito nada más. Este libro responde a todo lo que necesito y entiende y hace que entienda mi manera de estar en el mundo. Es como cuando veo un cuadro de Paula Becker, de Mary Cassatt o de Lotte Laserstein, todo está ahí.

Madre mía, el libro de Sara Torres, se lo he pasado a todas mis amigas.

Con Sara Torres pasamos a los cuidados y a los cuidados en el arte porque a menudo aquellas que han puesto los cuidados en el centro del Arte han sido las mujeres, a través de los llamados géneros menores, y las que han propiciado que haya hombres que pueden dedicarse por entero a crear han sido también mujeres.

Griselda Pollock, que es la resistencia de la resistencia y al igual que ella Estrella de Diego, plantean esta cuestión de los géneros menores: ¿son géneros menores porque son menos importantes y por eso se dedicaron a ellos las mujeres, o son géneros menores porque son los que desarrollaron las mujeres? Es curioso que en este tipo de pinturas como el bodegón o la pintura de flores, las pioneras son ellas pero a menudo se habla de ellos. Además, debemos decir que el desarrollo de estos géneros no responde a algo biológico, es una imposición que responde a la forma en la que habitamos los espacios. Es algo que menciono en el libro, si Cassatt o Morisot hubieran podido explorar otros espacios y quizá si hubieran podido estar doce horas delante de la Catedral de Rouen habrían pintado otros cuadros, pero no podían pintar solas.

'After the bath', por Cassatt.

A raíz de esto que comentas, apunté también en mis notas que a partir del siglo XIX las mujeres comienzan a pintar interiores, vida doméstica y gente cuidando niños. Tenemos ese género menor asociado también a los cuidados y a las mujeres artistas, pero cuando lo hacen Bonnard y Vuillard son unos genios.

Esto me pasó con Sorolla cuando asistí a la exposición de “La edad dichosa”. Pinta la domesticidad igual que Cassatt pero en ella es “algo de mujeres” y en él es genialidad e intimidad. Esta doble moral del discurso me cabrea. Podría aprovecharse para reflexionar sobre la mirada masculina voyeurista y como esta, modifica la forma en la que las mujeres habitan esos espacios.

¡Qué tarde nos llegan textos tan importantes como los de Griselda Pollock o Linda Nochlin! Textos publicados en los 70-80, nos llegan ahora. Escribimos sobre cuestiones que ya han sido abordadas por otras historiografías y otras mujeres, y en ese proceso de escribir, nos buscamos en otras, trazando una genealogía en el arte, en la historia, en la literatura, y lo que vemos es que está ahí, pero silenciado.

Si yo no llego a conocer a Almudena Hernando y a todas estas mujeres, ¿cuál sería el discurso y la narrativa a la que estaría adscrita? Al final otro de los problemas es que un ensayo nunca está terminado. Siempre hay información nueva. Nuevas perspectivas  que contemplar, y eso también fue parte de mi calvario.

Claro. Comentas en el epílogo que el trabajo no termina cuando se acaba el libro. La persona que lo ha leído, al terminarlo tiene herramientas para poder habitar la Historia del Arte y sobre todo para trazar su propio itinerario por el museo. Sumamos miradas, perspectivas, discursos y el resultado es una Historia del Arte más justa, que todas podemos sentir nuestra.

Claro y si alguien puede decirme: aquí hay una contradicción, Eugenia. Si puedes criticarlo, a mí me encanta que lo hagas, porque soy fan del aprendizaje colectivo y de esa conversación que surge y hace que avancemos.

He echado de menos en tu paseo por el museo, una bajada a los fondos. Estoy obsesionada con rescatar del olvido pintoras, necesito saber que existieron. Me interesa saber qué pintaron. Cuando el año pasado fui a la inauguración de “Close up” en Basilea y vi que solo estaban expuestas mujeres dije: esta exposición da sentido a todo lo que hago. Sacad a las mujeres de los fondos de los museos y exponedlas, como instituciones es vuestra responsabilidad.

Tienes razón. Es una pasada. Una cosa que dice Semiramis González y también Rozsika Parker y Griselda Pollock, es que, en muchos casos, no es cierto que las mujeres no crearan en el centro. Crearon en el centro con sus condiciones específicas y diferentes, pero en el centro. El arte realizado por mujeres no es lo residual, ni es lo específico. Ellas son el epicentro. Igual que tienes los huevos grandes colgando diciéndome que puedo entender la Historia del Arte a partir solo de hombres, puedes hacer lo propio con las mujeres.

Me pareció precioso lo que cuentas en las páginas iniciales de La mirada inquieta sobre esas pinturas rupestres que fueron interpretadas como dardos y flechas, cuando eran en realidad vegetación. Es parecido a lo que yo intentaba contar hablando de prehistoria en mi libro cuando decía que aparece un diente y automáticamente se llena ese relato y esa historia diciendo que pertenecen a un niño.

Luego nos acusan a ti y a mí de presentismo pero encuentran unas pinturas en una cueva y dicen que lo hizo un hombre y que hablan de guerra. En el libro, a partir del Renacimiento yo empiezo a hablar de una campaña de marketing brutal, cómo en el siglo XIX (que es un siglo que me apasiona pero es el summum renacentista) se procede a eliminar a las mujeres. ¿Cómo es posible que dos siglos después estemos aún pensando que las mujeres no aportaron ni hicieron nada?

En este punto quiero resaltar el libro Tierra de damas de Isabel Mellén porque demuestra que las mujeres en la Edad Media no solo trabajan desde las propias canteras sino que además promovieron la construcción de Iglesias y las diseñaron. Las mujeres estaban presentes en todas las esferas, incluso en la jurídica, y fueron borradas. Luego llega una obra del taller de Giotto, y damos por hecho que es de Giotto. Empezamos a repensar conceptos como autor, genio, musa, en fin, todo.

Sí. Siempre que se habla de dos hombres que se adscriben y se influyen es colaboración pero cuando es hombre-mujer es alumna, o musa. Piensa por ejemplo en Camille Claudel, la aprendiz. Siempre por debajo de él. Esto no puede ni debe ser así.

'Shattered Light', por Lee Krasner.

Pero es que pones un Krasner al lado de un Pollock y es evidente que hay un diálogo entre ambas obras. Lo triste es que ella empiece a ser reconocida tras la muerte de él. Y nuestro cometido es hacer que ambas obras dialoguen pero también que esté presente en la Historia del Arte Lee Krasner, porque no tiene sentido su ausencia a la hora de hablar de expresionismo abstracto, o de otras mujeres y sus aportaciones.

Totalmente. Y ojo, también a esa labor de mecenazgo y patronazgo, y no me refiero solo a la del renacimiento, que se lleva a cabo en el siglo XX. Me viene a la mente Luise Strauss que fue una figura que permitió el exilio de los surrealistas de París a Estados Unidos, y que además le estuvo pagando durante meses el alquiler a Max Ernst, a Andre Breton y al que sería su futuro marido, Tanguy. Es el ejemplo de mujer, muy vinculada con la aristocracia que usa su dinero para promocionar arte y artistas. Les está dando dinero para llevar el arte alrededor del mundo. Pero no, el genio surge, ¡boom! como una seta en el monte. Y no es así. Alguien lo promociona, lo cuida, lo mueve y a menudo, son también mujeres. Hay un tejido que está integrado por mujeres y no nos hablan de ellas. Pensemos toda la infraestructura que hace posible que ellos puedan pasarse toda la vida pintando un retrato, o un paraguayo, frutas, o una puesta de sol. Es que quizá Rubens no hubiera sido tan grande, o Rembrandt, o Picasso, si hubiesen tenido que prepararse la comida, lavar sus pinceles y sus calzoncillos.

Portada de 'La mirada inquieta', escrito por Eugenia Tenenbaum.

Para terminar recomiéndame algún libro. Yo, recomiendo el tuyo.

Maestras antiguas. Mujeres, arte e ideología de Rozsika Parker y Griselda Pollock y Cómo terminar con la escritura de las mujeres de Joanna Russ. Te van a encantar.

Empiezo este texto por el final de la conversación que mantuve con Eugenia Tenenbaum, autora de La mirada inquieta: Cómo disfrutar del arte con tus propios ojos (Temas de hoy, 2022), cuando al pedirle que me dijera qué cuadro explicaría una y otra vez a sus amigas, me responde...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Deborah García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí