1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARTE Y POLÍTICA

Documenta15: plomo fundido

Concluye la gran exposición de Kassel con amagos de censura y presiones del ‘lobby’ judío

Ángela Molina 1/10/2022

<p>Presentación de Documenta 15 en junio de 2022.</p>

Presentación de Documenta 15 en junio de 2022.

twitter | documenta15

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La historia y los relatos viven ya vidas separadas y nuestras sensibilidades contemporáneas no parecen capaces de conciliarlas. Esto explica el triste papel de buena parte del periodismo, convertido en propaganda; también del pródigo y veleidoso arte, cada vez más sujeto a las leyes del mercado, al control, las cancelaciones, con la consiguiente falta de crítica, que vive la peor de todas las épocas.

El pasado 25 de septiembre, el mismo día que se clausuraba la Documenta15 –“el museo de los cien días” de Kassel–, el periódico israelí The Jerusalem Post proclamaba a Volodímir Zelensky el “judío más influyente de 2022” por “cambiar el mundo a través de su uso de los medios y la diplomacia y por poner a Occidente en contra de Rusia y su presidente”. Argumentan que la habilidad del presidente ucraniano y excomediante de televisión “ha sido tan grande que convenció a Estados Unidos y a Europa de denigrar no solo a Putin sino a todo lo relacionado con el país, desde los atletas rusos a los gatos azules. Logró que Suecia y Finlandia descartaran décadas de neutralidad militar y solicitaran ser miembros de la OTAN e inspiró a la UE a abandonar su política de no armar a las naciones involucradas en conflictos. Casi todo el bloque fue persuadido de sancionar a los productores de gas y petróleo rusos a pesar de que ha llevado los precios a niveles récord y causado estragos en sus economías. Su dureza y coraje –dice el panegírico– le han convertido en leyenda, a la altura de Winston Churchill”.

Reconoce el medio israelí que “Zelensky, hijo de padres judíos y abuelos víctimas del Holocausto”, minimizó su judaísmo durante su candidatura a la presidencia de Ucrania en 2019. “En un país donde el colaborador nazi Stepan Bandera es declarado oficialmente héroe y los grupos neonazis están formalmente incorporados al ejército era poco probable que centrarse en su origen étnico ayudara en su campaña”.

La noticia, no exenta de belicosidad, es de una ironía obscena para cualquier ideología. Resulta extraño que los judíos, tan perspicaces en encontrar competencia en todas partes, no sepan ver las consecuencias nefastas de sus acciones en algunos contextos, por admirable que consideren la causa. El lector más o menos aburrido por los acontecimientos que vive el mundo será incapaz de descubrir en la designación del “judío del año” alguna conexión interna entre la verdad objetiva y la seriedad. Hasta Woody Allen, a sus 86 años, haría magia negra con la noticia.

El filósofo polaco Zygmunt Bauman, hijo de judíos y huido del Holocausto gracias a una oportuna fuga a la URSS en 1939, declaró hace pocos meses que “los descendientes de las víctimas de los guetos nazis intentan convertir la franja de Gaza en otro gueto”. Valga este juicio libre y certero como arranque para el análisis de los tristes acontecimientos que han rodeado Documenta15 y que han derivado en un suplemento que creíamos superado: la supremacía estética. 

Los críticos israelíes han obtenido lo contrario de lo que buscaban, cohesionar y fortalecer aún más las creencias y valores estéticos de unos discursos creados desde el sur global

Las consecuencias han sido paradójicamente tan perniciosas para el arte en general que ya se empieza a hablar de un nuevo efecto boomerang en la cara de los expedicionarios punitivos del judaísmo institucional, que no podrán decir que han levantado el trofeo de guerra contra la lucha palestina, pues la victoria psicológica ha resultado caer en la cesta de los comisarios de la cita artística internacional, el colectivo indonesio Ruangrupa. En contra de toda lógica militar, los críticos israelíes han obtenido lo contrario de lo que buscaban, cohesionar y fortalecer aún más las creencias y valores estéticos (la estética como ideología) de unos discursos creados desde el sur global, que promueven el colectivismo, la defensa del planeta y la convivencia pacífica entre los pueblos. Visto desde una perspectiva más clásica, sería una lucha de clases líquida. Con el plomo recibido, han construido su memorial.

Desde meses antes de la apertura de Documenta15, la diplomacia israelí ha ido derramando sobre este certamen artístico, considerado el más prestigioso del mundo, plomo fundido (así nombraron la brutal ofensiva contra Gaza en enero de 2009 que acabo con 1.400 palestinos muertos, la mayoría civiles, en tan solo veintidós días), acusándola de antisemitismo y antisionismo por “legitimar el odio a Israel y glorificar el terrorismo”.

Pero hagamos historia, si todavía es posible.

Los hechos, cronológicamente, se desarrollaron así.

Documenta, sociedad limitada con objetivos sociales cuyos socios son la ciudad de Kassel y el estado de Hesse –de los que recibe el presupuesto principal, al que se añaden las aportaciones menores del gobierno federal de Alemania, espósnores y cajas de ahorro: un total de 42 millones de euros–, es un evento artístico quinquenal. El comisario/a o comisarios son seleccionados por un comité de expertos de prestigio. Para la edición decimoquinta, deciden Ute Meta Bauer, directora del Centro de Arte Contemporáneo de Singapur; Charles Esche, director de Van Abbemuseum de Eindhoven; el cineasta Amar Kanwar; Elvira Dyangani Ose, directora del MACBA; Frances Morris, directora de la Tate Modern; y Jochen Voltz, director de la pinacoteca de Sao Paulo. Acuerdan la opción del colectivo indonesio Ruangrupa. 

En enero de este año, aparecen las primeras acusaciones de antisemitismo desde el blog Alliance Against Anti-Semitism Kassel. Aseguran que los citados miembros del comité, el colectivo Ruangrupa y algunos artistas que participarán en el evento, están a favor del movimiento pro-Palestina BDS (Boycott, Divestment, Sanctions), que pide el boicot económico y cultural al estado de Israel. Y añaden que los colectivos The Question of Funding y Khalil al Sakakini Cultural Center (KSCC), ya muestran un sesgo antisemita en esta Documenta. Estalla el escándalo y el ruido en la prensa y televisión alemanas. Se exigen explicaciones. El alcalde de Kassel, Christian Geselle sale en defensa del trabajo de los comisarios y afirma que Documenta15 no es antisemita y que hay que respetar la libertad artística.

 

El 28 de abril, el presidente del Consejo General de los Judíos en Alemania, Josef Schuster, publica una carta dirigida a la ministra de Cultura, Claudia Roth, criticando Documenta15 con el argumento de que una serie de charlas que se desarrollarán antes de la inauguración, tituladas “We need to Talk! Art-Freedom-Solidarity”, se centran en el racismo antipalestino y que el Consejo General de los Judíos no ha sido invitado a participar en las discusiones. Ante las presiones, se cancelan las tablas de debate y Ruangrupa publica una carta abierta donde explica que las charlas se posponen y que apoyan al BDS, enfatizando que no son antisemitas.

El presidente Frank Walter Steinmeier avise de que hay límites a la libertad artística cuando se refiere a cuestiones políticas. El canciller Scholz asegura que por primera vez en treinta años el presidente del gobierno no irá a la inauguración

El 20 de junio encuentran “motivos antisemitas” en la obra del colectivo indonesio Taring Padi, un mural agit-prop de ocho por doce metros titulado People’s Justice, que se ha instalado en la Friedrichsplatz de Kassel. Se decide cubrirlo con tres lonas negras y un día después se descuelga. Según un portavoz de la embajada israelí, hay dos figuras en el mural que recuerdan la propaganda de Goebbels; uno de los personajes es un policía con cabeza de cerdo que luce una estrella de David y que lleva escrito en el casco “Mossad” –el nombre del servicio de inteligencia israelí–; el segundo es un hombre con colmillos de vampiro, rizos a ambos lados de la cabeza y una kipá, que claramente ridiculiza a un judío ortodoxo. Lleva una gorra con el emblema SS del cuerpo de élite de la Alemania nazi. Sus autores se disculpan por no haber sabido contextualizar el trabajo que, explican, fue realizado en 2002, en medio de las protestas estudiantiles durante el régimen de Suharto en Indonesia (una dictadura que duró tres décadas y que fue ayudada en las sombras por los servicios de inteligencia CIA, M15 y algunos gobiernos europeos). De hecho, el mural había sido exhibido en las últimas dos décadas en varias ciudades de todo el mundo, pero hasta Kassel nadie se había dado cuenta de que entre los cientos de personajes representados había “dos claramente antisemitas” (según Schuster).

Por fin se inaugura Documenta15 después de que el presidente alemán Frank Walter Steinmeier avise de que hay límites a la libertad artística cuando se refiere a cuestiones políticas. El canciller Scholz asegura que por primera vez en treinta años el presidente del gobierno no irá a la inauguración. La ministra de Cultura pide explicaciones y promete más control. Ruangrupa se excusa públicamente por no haber revisado cuidadosamente la obra antes de la inauguración, argumentando que no hubo la suficiente comunicación entre los diferentes miembros, pues no hay una estructura jerárquica en el proceso curatorial, en la que nueve colectivos estaban invitados y ellos, a su vez, invitaban a otros artistas, el sistema lumbung.

Se suceden las deserciones. Meron Mendel, director del Instituto de Educación Anna Frank, renuncia como asesor de Documenta. Y la artista alemana Hito Steyerl pide retirar su trabajo, con el argumento de que no ha habido voluntad para aclarar el escándalo y, de paso, denuncia las condiciones laborales. El 16 de julio, la directora general de Documenta, Sabine Schormann, deja el cargo.

La última nota estridente suena el 16 de septiembre, cuando las acusaciones de antisemitismo vuelven a pesar sobre la organización del evento. Antes, la prensa ha actuado de megáfono hasta crear el ambiente que impulsará, en el mes de agosto, la puesta en marcha de un comité de expertos que “controlará los contenidos”. Piden censurar la obra Tokyo Rees Film festival (TRFF), un trabajo basado en cuatro películas pro-palestinas, rodadas entre los años sesenta y ochenta, del colectivo Subversive Film, que consideran “altamente problemático”. En su informe, el grupo de asesores recomienda acciones inmediatas: “No son solo las películas, que contienen elementos antisemitas y antisionistas, sino también los comentarios que legitiman el odio a Israel y la glorificación del terrorismo presente en el material de origen a través de su discusión acrítica”. La respuesta de Ruangrupa, de los autores palestinos The Question of Funding y de los artistas que firman la pieza Subversive Film, además de prácticamente todos los artistas presentes en esta edición, es inmediata. Envían una carta de protesta a la junta directiva y a los accionistas de Documenta: “Estamos enfadados, estamos tristes, estamos cansados, estamos unidos. Porque defendemos nuestro rechazo a la censura, nos opusimos enérgicamente a la creación de ese panel asesor científico. No aceptamos las alegaciones de su informe preliminar, que descaradamente reproduce afirmaciones mal investigadas de los medios; asimismo, el informe carece de prueba científica, referencias académicas, argumentación rigurosa e integridad”. El domingo pasado, Documenta15 cerró sus puertas. La visitaron 738.000 personas.

Ese es el relato de lo ocurrido. Y ahora la historia. Hace un año, por estas fechas, el Museo Histórico Alemán de Berlín ilustraba en una exposición cómo la Documenta de Kassel debe su auge y estatus a su dimensión política. Es cierto –señalaba en el catálogo el presidente del museo berlinés, Raphael Gross… que Documenta “marcó un nuevo comienzo estético radical” tras el nazismo. Pero en realidad hubo líneas ininterrumpidas que procedían del nacionalsocialismo. Las obras de artistas judíos asesinados no encontraron lugar en las primeras ediciones”. Prosigue más adelante: “La mitad de los 21 miembros del consejo directivo de la primera edición (1955) había militado en el Partido nacionalsocialista, en las SS o en la Sturmabteilung, la milicia creada por los nazis en los años veinte”. Entre ellos, el cofundador de la cita artística, el historiador del arte Werner Haftmann, quien llegó a afirmar que “ningún pintor moderno fue judío”. Arnold Bode, otro de los fundadores de Documenta, también fue miembro activo del NSDAP (Partido Nacionalista Obrero Alemán). Y muchos artistas judíos que hablaban sobre los crímenes nazis fueron excluidos de la Documenta.

Es posible que todo el escándalo que ha rodeado Documenta15 no hubiera ocurrido si el colectivo Ruangrupa, que en todo momento ofreció y buscó diálogo con las posturas críticas, hubiera pertenecido a esas otras élites del mundo del arte, asentadas en el norte global de los sistemas culturales europeos y norteamericanos. Ruangrupa viene del sur, tiene una estructura horizontal, a sus miembros les interesa afrontar los temas postcoloniales, la crisis climática, las desigualdades de género y raza. Aseguran que no pretenden aniquilar el capitalismo, ni reformarlo, lo aceptan como un sistema que ha devenido simplemente destructivo. La clave para este colectivo es aprender a sobrevivir en este sistema económico catastrófico. Experimentan en propia carne los conflictos que han querido visibilizar y hacer circular en Documenta, a diferencia de otros comisarios que, con las mismas preocupaciones, parecen más “legitimados” como agentes sociales. 

La Documenta11 (2002), inaugurada meses después del atentado del 11-S en Nueva York, con el escenario de fondo de una comunidad internacional altamente sensibilizada contra el islamismo, se abría con imágenes y vídeos de los supervivientes palestinos y miembros del movimiento Hamás tras sufrir los ataques de israelíes fuertemente armados en Hebrón y Gaza. El comisario de aquella edición era Okwui Enwezor (1963-2019), nigeriano formado en Estados Unidos con un amplio historial de bienales y exposiciones a sus espaldas. Enwezor no tuvo que justificarse ni dar demasiadas explicaciones por la inclusión de aquellos trabajos. El aclamado curador había conseguido imprimir una mirada crítica al postconialismo desde postulados neomarxistas. “Es necesario –solía decir– viajar a las raíces del conflicto para encontrar una solución sólida de futuro, y hace falta hacerlo desde la palabra: la palabra musitada, pintada, leída, por parte de artistas y colectivos inéditos y radicales. ¿De qué manera artistas, filósofos, coreógrafos, a través de imágenes, gestos, palabras, pueden recoger a otros públicos en el acto de escuchar, hablar, reaccionar, para dar sentido a los conflictos de nuestro tiempo?”.

Desde este pensamiento, el trabajo de Ruangrupa en Documenta15 es todo un ejemplo del poder transformador del arte, el que no tiene plomo en las alas.

La historia y los relatos viven ya vidas separadas y nuestras sensibilidades contemporáneas no parecen capaces de conciliarlas. Esto explica el triste papel de buena parte del periodismo, convertido en propaganda; también del pródigo y veleidoso arte, cada vez más sujeto a las leyes del mercado, al control, las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ángela Molina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí