1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Italia

Meloni: fascista con piel de conservadora

Aunque intenta desvincular a su partido de Mussolini, la política de la próxima primera ministra se basa en el etnonacionalismo, el anticomunismo y el rechazo a los valores de la Ilustración

Franco Ferrari 7/09/2022

<p>La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, en una imagen reciente. </p>

La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, en una imagen reciente. 

wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Giorgia Meloni ha presentado su candidatura para ser la próxima primera ministra de Italia, si su coalición obtiene la mayoría en las elecciones del próximo 25 de septiembre, y a juzgar por las encuestas actuales, tiene casi garantizado que lo conseguirá. Se espera que la coalición de “centroderecha” formada por su partido Fratelli d'Italia, la Lega de Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi obtenga entre el 45 y el 47% de los apoyos, y que la formación de Meloni obtenga aproximadamente la mitad de este total. Según el sistema electoral italiano, esta votación daría a los partidos de derecha una clara mayoría de escaños.

El lado opuesto de la política italiana ha visto el rotundo fracaso del intento, organizado por el Partito Democrático de Enrico Letta, de construir una amplia coalición de centroizquierda. En su lugar, se ha fragmentado en varias formaciones rivales. En el centro hay una alianza entre dos partidos ultraneoliberales (Italia Viva, de Matteo Renzi; y Azione, de Carlo Calenda). Estos destacan su continuidad con las políticas del gobierno saliente del tecnócrata Mario Draghi. En el lado de la izquierda liberal y pro-OTAN, los demócratas de Letta solo han conseguido reunir el apoyo de algunas fuerzas menores con orientaciones contradictorias. El ecléctico Movimento 5 Estrellas, rompiendo su anterior pacto con los demócratas, ha rechazado un entendimiento con otras fuerzas. La izquierda radical, que abandonó el Parlamento en 2018, se ha reorganizado en la Unione Popolare, liderada por el exalcalde de Nápoles Luigi de Magistris.

Con tantas posibilidades de dirigir el próximo gobierno, Fratelli d'Italia se mueve en dos direcciones tácticas. En primer lugar, ha dado prioridad a la cuestión de la candidatura de Meloni para liderar un posible gobierno de derechas. El objetivo es presumir de su propia legitimidad popular y evitar las maniobras postelectorales de los aliados que buscan imponer una figura ajena a los distintos partidos. En segundo lugar, intenta presentar un perfil tranquilizador como partido fundamentalmente prosistema.

La formación de Meloni se creó en 2012 reivindicando su continuidad con la corriente neofascista encarnada durante cuatro décadas por el Movimento Sociale Italiano (MSI)

¿Conservadores europeos?

La formación de Meloni se creó en 2012 reivindicando su continuidad con la corriente neofascista encarnada durante cuatro décadas por el Movimento Sociale Italiano (MSI) antes de su transformación, en la década de 1990, en Alleanza Nazionale. Al tener sus raíces en un MSI vinculado tanto sentimental como ideológicamente a los 20 años de gobierno fascista, la cuestión de la naturaleza de los Fratelli d'Italia ha surgido continuamente en los últimos años. Este foco de atención ha crecido especialmente desde que pasó de ser una fuerza marginal a lo que las encuestas acreditan como el primer partido de Italia.

La semana pasada, Meloni emitió un vídeo en varios idiomas para descartar la etiqueta de fascista o neofascista. Sin embargo, esta relación de continuidad o ruptura no es tan sencilla como se suele presentar, tanto por parte de quienes presentan de forma simplista una continuación del pasado como por parte de quienes la niegan rotundamente.

Actualmente, Fratelli d'Italia se presenta como un partido “conservador”, para lo cual hace gala de la presidencia de Meloni del partido Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), de ámbito continental. Esta formación, que agrupa a varias fuerzas dentro y fuera de la Unión Europea, y está alineada con el grupo correspondiente en el Parlamento Europeo, surgió como una iniciativa de los conservadores británicos y del partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia (PiS). Con la salida de Gran Bretaña de la UE, los tories han dado un paso atrás, pero siguen manteniendo una relación de colaboración. Los partidos formalmente vinculados al ECR fuera de Europa son el GOP (Partido Republicano estadounidense) y el Likud de Israel.

El objetivo que persigue Meloni no es renegar de la continuidad con la derecha neofascista de la posguerra, sino insertarla en una corriente más amplia que goce de mayor legitimidad

Desde el punto de vista ideológico, el objetivo que persigue Meloni no es renegar de la continuidad con la derecha neofascista de la posguerra, sino insertarla en una corriente más amplia que goce de mayor legitimidad para gobernar un país de Europa Occidental. El fascismo histórico queda “relegado al pasado” y se condenan algunos aspectos del mismo que difícilmente podrían repetirse en el presente. Sin embargo, se mantienen otras referencias ideológicas básicas.

Tradición contraria a los principios de la Ilustración 

En sus Tesis de Trieste –aprobadas en el segundo congreso del partido, que tuvo lugar en diciembre de 2017, y que continúan siendo consideradas su manifiesto de referencia– la actividad del partido se sitúa en el contexto de una batalla ideológica de larga duración que se remonta al menos a la Revolución Francesa. “Nuestra civilización”, escribe Fratelli d'Italia, “es ahora agredida en sus estructuras constitutivas por un ataque concéntrico llevado a cabo en nombre de la lucha contra los prejuicios, con el mismo esquema ideológico que la Ilustración inauguró por primera vez su cruzada en nombre de la razón contra la autoridad de la tradición”. Y lo que más se reprocha a la Ilustración es precisamente esa elevación de la razón por encima de la tradición.

Los partidarios de la “sociedad abierta”, leemos, quieren imponer “políticas sociales y culturales que, en nombre del progreso, pretenden arrancar los fundamentos del modelo de civilización que los pueblos europeos han creado durante milenios”. De este modo, el enfrentamiento opone la Ilustración, la razón y el progreso a una identidad que deriva de la tradición y que debe encarnarse en la autoridad. El propio Benito Mussolini (aunque ideológicamente ecléctico cuando le convenía) se jactaba de que el fascismo se oponía a los “principios de 1789” franceses.

Este es el marco en el que opera el conjunto de valores de Fratelli d'Italia. De él se deriva, en primer lugar, un nacionalismo de motivación étnica. La retórica patriótica, muy presente en la propaganda de lo que se ha autodefinido como “movimiento patriota”, se basa en la nación como “organismo vivo”.

Para la extrema derecha, la Primera Guerra Mundial es un momento primordial en la formación histórica de la identidad italiana. Se ve como una continuación del Risorgimento, del que nació el Estado unitario italiano. El conjunto de acontecimientos que abarcan desde la derrota militar en Caporetto, en otoño de 1917, hasta la victoria sobre las Potencias Centrales en Vittorio Veneto, en octubre de 1918, se ensalza como el verdadero crisol de la identidad nacional. La sacralización de la guerra y el culto a los muertos (únicamente del lado italiano, por supuesto) se consideran esenciales para la construcción de una identidad nacional que debe defenderse de los elementos corrosivos.

Anticomunismo

Se trata de una representación que se nutre más de mitologías que de auténticas reconstrucciones históricas. Sin embargo, la exaltación de la Primera Guerra Mundial también se considera implícitamente necesaria para encubrir en lo posible la Segunda Guerra Mundial, en la que se alinearon las fuerzas liberales y comunistas contra el bloque nazi-fascista. También se intenta borrar la Resistencia y el movimiento partisano como referente ideal de la Italia democrática.

El comunismo se sigue considerando un enemigo absoluto porque se percibe como la conclusión más extrema de ciertas ideas de la Ilustración, incluido el internacionalismo

El comunismo se sigue considerando un enemigo absoluto porque se percibe como la conclusión más extrema de ciertas ideas de la Ilustración, incluido el internacionalismo. La propia idea de conflicto social, inherente a la perspectiva de la lucha de clases, se cree que destruye la identidad nacional.

Mientras se alardea abiertamente de un nacionalismo de base étnica, en el que las identidades nacionales están fijadas en el tiempo, y son incapaces de evolucionar y cambiar, existe una concepción jerárquica de las relaciones sociales que permanece como una corriente subterránea. La idea de que la igualdad es una aspiración por la que hay que trabajar (de hecho, se cuenta entre los valores constitucionales de la República Italiana creada en 1946) también se toma como parte del patrimonio de ideas revolucionarias que contrasta con la “tradición”. Esta visión jerárquica se combina en Fratelli d'Italia con referencias a Margaret Thatcher y Ronald Reagan, cuyo neoliberalismo inspira el enfoque económico del partido. 

Durante décadas, el MSI neofascista estuvo dividido entre diferentes estrategias económicas. Había partidarios del corporativismo y de los “socializadores”, inspirados en las proclamas demagógicas de la República de Salò de 1943-45 (nominalmente dirigida por Mussolini, pero subordinada en todos los aspectos al ocupante nazi). Sin embargo, estas cuestiones económicas se dejaron de lado en gran medida ya durante su transformación en Alleanza Nazionale, bajo el liderazgo de Gianfranco Fini.

La visión neoliberal establecida desde principios de la década de 1980 en los principales países capitalistas, con su componente de darwinismo social, ha resultado aceptable y compatible con la ideología de los herederos del MSI porque acepta como inevitables las diferencias de poder, riqueza y autoridad entre los individuos. Sin embargo, estas diferencias ya no están rígidamente determinadas por una estructura social fija e inmutable, sino que surgen de la competencia entre los individuos, que tiene lugar principalmente en el terreno económico. 

La condena de algunos aspectos del fascismo, reafirmada por Meloni al inicio de la campaña electoral, no es del todo nueva, porque Fini ya había introducido planteamientos similares, e incluso su líder histórico, Giorgio Almirante, aunque alternados con reivindicaciones explícitas de adhesión al fascismo. Esta condena no excluye la continuidad con el marco ideológico (etnonacionalismo, darwinismo social, anticomunismo) en el que se inserta el fascismo histórico.

La condena de algunos elementos desprestigiados del fascismo no se convierte en un compromiso con el antifascismo

En cierta medida, Fratelli d'Italia sigue aplicando el mismo principio que guió a uno de los primeros dirigentes del antiguo MSI, Augusto De Marsanich, según el cual prometía “no restaurar” (la dictadura fascista), pero también “no repudiar” el régimen como parte del patrimonio histórico de la derecha italiana. Sin embargo, la condena de algunos elementos desprestigiados del fascismo no se convierte en un compromiso con el antifascismo. En los medios de comunicación cercanos a los Fratelli d'Italia, la resistencia partisana contra el nazifascismo en la Segunda Guerra Mundial sigue siendo representada únicamente como responsable de acciones criminales y antinacionales.

Prosistema

El acto de equilibrio de Meloni consiste, de este modo, en reivindicar la continuidad con la derecha neofascista al tiempo que se gana la aceptación como fuerza política prosistema. Los elementos básicos del paradigma dominante son dos: 1) el compromiso con el bloque occidental articulado en torno a la OTAN; 2) la defensa de la primacía de las empresas sobre el trabajo.

Los movimientos de Fratelli d'Italia han logrado que el conjunto de la coalición de la derecha italiana se posicione claramente a favor de la ampliación de la OTAN, el apoyo militar a Kiev y las sanciones a Rusia

Sobre el primer punto, Fratelli d'Italia ha aportado las más amplias garantías. El MSI, tras una fase inicial de incertidumbre, se puso del lado del bloque atlántico, favoreciendo la adhesión a la cruzada ideológica anticomunista frente a los discursos de otros elementos de extrema derecha sobre una “tercera” fuerza separada de Estados Unidos y la URSS. El partido de Meloni ha secundado, desde el principio, el apoyo militar a Ucrania en su conflicto con Rusia. Ha defendido abiertamente el envío de armas ofensivas y no sólo defensivas, apoyando el alineamiento del Gobierno de Draghi con la política del Gobierno de Biden.

A lo largo de los años no han faltado las declaraciones de elogio a la política de Vladímir Putin (principalmente en lo que respecta a su “batalla cultural” y su oposición a una supuesta “dictadura LGBTQ”) o de simpatía hacia el húngaro Viktor Orbán. Pero la principal alianza que ha construido Fratelli d'Italia es con la derecha polaca. Las diversas formaciones de la derecha radical europea nunca han sido capaces de encontrar un terreno organizativo común, aunque convergen en muchas cuestiones ideológicas y programáticas, precisamente por sus diferentes actitudes hacia Rusia.

Por razones históricas y geopolíticas, una parte de la derecha siempre ha adoptado posiciones sumamente hostiles hacia Rusia, al tiempo que expresaba una visión ideológica similar a la de Putin en muchos aspectos. Los movimientos de Fratelli d'Italia han logrado que el conjunto de la coalición de la derecha italiana se posicione claramente a favor de la ampliación de la OTAN, el apoyo militar a Kiev y las sanciones a Rusia. 

Desde el punto de vista económico, la adhesión de Fratelli d'Italia al paradigma neoliberal va de la mano del apoyo al equilibrio presupuestario como limitación de la acción gubernamental. La supresión de la “renta ciudadana” (un paquete de prestaciones a los demandantes de empleo introducido en 2019); la reducción de impuestos suavizando el principio de la tributación progresiva; el apoyo a las infraestructuras a través de “grandes proyectos”; y las intervenciones en materia medioambiental estrictamente subordinadas al interés económico. Desde este punto de vista, la política económica de Fratelli d'Italia puede considerarse menos populista no solo que la defendida por el Movimento 5 Estrellas, sino también que las defendidas por la Lega de Salvini y Forza Italia. 

La política económica de Fratelli d'Italia puede considerarse menos populista no solo que la defendida por el Movimento 5 Estrellas, sino también que las defendidas por la Lega de Salvini y Forza Italia

Para Meloni y su partido queda la asignatura pendiente de la relación con la Unión Europea. La primera preocupación es garantizar a sus conciudadanos que los fondos del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNR), asignados a Italia por la Comisión Europea en Bruselas, seguirán llegando según lo previsto. En el momento de su negociación por parte del Gobierno dirigido por Giuseppe Conte (Movimento 5 Estrellas), Meloni intentó oponerse a la solicitud de financiación europea apuntando, en cambio, al posible uso de los Derechos Especiales de Giro proporcionados por el Fondo Monetario Internacional. Esta propuesta fue considerada extraña por muchos economistas. 

A pesar de que el partido ha descartado la posibilidad de un Italexit o de abandonar el euro, sigue siendo muy hostil a un desarrollo federalista de la UE. En algunos discursos, Meloni ha comparado a la UE con la URSS, entendida como una jaula que oprime a sus Estados miembros. Propone una Europa organizada como una confederación de Estados soberanos, pero al mismo tiempo defiende su desarrollo como un “mercado libre”, siguiendo el enfoque que caracterizó la presencia británica en la UE tanto en la versión de Thatcher como en la de Tony Blair.

El programa electoral acordado por la derecha de cara a las elecciones de este mes evita hacer propuestas especialmente controvertidas y utiliza fórmulas más bien vagas. Declara que Italia confirma su “plena adhesión al proceso de integración europea”, pero centrándose en una Unión “más política y menos burocrática”. Sin embargo, también quiere que esta Europa reafirme su identidad “judeocristiana”.

En su libro Io Sono Giorgia (Yo soy Giorgia), la líder de Fratelli d'Italia defiende una idea de Europa que no se identifica con la superación de los nacionalismos que produjeron dos guerras mundiales, sino con la guerra como seña de identidad. Estas abarcan desde la batalla de Poitiers en 732, que frenó la “marea islámica” hasta la defensa de Constantinopla por parte de Constantino XI, pasando por la batalla de Lepanto en 1571, que consiguió “frenar el avance turco”. Como en la batalla de Italia en Caporetto en 1917, la guerra es siempre el conflicto que termina con la supresión incluso física del enemigo, lo que alimenta las fantasías bélicas de “la soldado Meloni” (autodefinición con la que termina esta obra autobiográfica).

Malabarismos 

Cabe destacar que la extrema derecha italiana se encuentra atrapada en no pocas situaciones de malabarismo político-ideológico. Al haber estado siempre en la oposición de los sucesivos gobiernos desde su creación a finales de 2012, Fratelli d'Italia se ha beneficiado de la permanente inestabilidad del sistema político italiano. En particular ha podido reunir apoyos gracias a la crisis de sus dos aliados. Primero Forza Italia se desplomó con el declive del liderazgo de Berlusconi, y luego con el rápido ascenso, seguido de un declive igualmente rápido, del carisma de Salvini.

La derecha italiana, gracias a su articulación entre partidos portadores de identidades distintas y liderazgos fuertes, ha sido capaz de mantener una amplia reserva de apoyos que casi siempre ha oscilado entre el 45 y el 50% del electorado. Únicamente el auge del Movimento 5 Estrellas a lo largo de la década de 2010 fue capaz de arrebatarle una parte importante de los votantes de derechas, pero pronto volvieron, sobre todo gracias a la comunicación populista de Salvini, el líder de la Lega.

En cuanto al centroizquierda, las dos estrategias seguidas por el Partido Democrático desde su formación en 2007 han fracasado. Había apostado por convertirse en una fuerza que pudiera interceptar el apoyo de todos los que no votan a la derecha, eliminando a todos los competidores (la vocación “mayoritaria” de Walter Veltroni, su principal líder). También aspiraba a la suma de una coalición heterogénea de fuerzas, en la que los demócratas mantendrían un liderazgo indiscutible (el “campo amplio” de Letta, su actual líder). Sin embargo, ante el éxito de la derecha, la única alternativa que puede ofrecer es otra coalición tecnócrata, que no se basa en el apoyo de los votantes, sino en una alquimia favorecida por el bizantino sistema electoral italiano.

--------------------

Traducción: Paloma Farré.

Este artículo se publicó antes en inglés en Jacobin.

Giorgia Meloni ha presentado su candidatura para ser la próxima primera ministra de Italia, si su coalición obtiene la mayoría en las elecciones del próximo 25 de septiembre, y a juzgar por las encuestas actuales, tiene casi garantizado que lo conseguirá. Se espera que la coalición de “centroderecha” formada por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Franco Ferrari

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Un análisis, a mi juicio, de trazo muy gordo que confunde más que ilustra. Un art de esos destinados "a regalar el oído" de sus lectores, un ejemplo de lo que no busco -ni espero encontar- en ctxt. Lo que faltan en nuestros medios, incluido ctxt, son librepensadores documentados e independientes, y sobran predicadores org´ñanicos de prejuicios de todos los bandos. (No incluyo a autor en inguna categoría porque le desconzo, hablo de que dice el art) Hoy no hay en Europa -ni es previsible que haya- ningún gobierno comparable a los violentos, sangrintos y brutalemente represores de sus adversarios políticos, sindicales e intelectuales, como lo fueron los no pocos regímenes fascistas -franquismo incluido- del siglo pasado. meloni, como nuestro Aznar, probablemente añoran el fascismo, pero no lo apliican mientras gobiernan porque a)saben que no pueden y b), porque no les hace falta para aplicar sus políticas ulranacionlistas y excluyentes (la Polonia o Hungría de hoy son dos buenos ejemplos). Analizar por qué gana las (neo)extramas derachas en tantos lugares de Europa o en el propio EEUU, responde a causas más complejas que intendtar descalicalificarles tildándoles de facistas, y lo que es más relevante, intentar derrotarlos en las urnas, también. Confundir al personal, es dar pábulo a eso de "a río revuelto, ganancia de pescadores" (sin escrupúlos), que es lo que está pasando, y mortal para quienes son -somos- partidarios de polítucos que trabajen para vanzar hacia un mundo menos inhumano en el que todas las personas tenga derecho a una vida digna y apacible.

    Hace 2 meses 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí