1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NO NI NÁ

Ya te vale, Josu Jon (Imaz)

El mercado de la luz, un recurso esencial para la vida, se rige por una ley de la selva llena de trucos e indefensión. Si como a mí le toca en el bando de los ‘tontos’, puede pagar 400 euros más que una familia vecina con mayor consumo

Vanesa Jiménez 22/09/2022

<p>Ladrones.</p>

Ladrones.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El consejero delegado de Repsol ganó 4,24 millones de euros el año pasado, un 15% más”. No ni ná. El consejero delegado de Repsol, que responde al nombre de Josu Jon Imaz, y que muchas y muchos recordarán como presidente del PNV y como consejero de Industria en el Gobierno vasco, es un hombre rico, que en 2021 fue más rico aún gracias a que su empresa logró el mayor beneficio en una década por la subida del precio del petróleo y a que él, que es un tipo con suerte, tiene una parte de sus suculentos emolumentos en retribución variable. Sí, sí, responderá Josu Jon, yo no me quejo, pero para fortuna la de Ignacio Sánchez-Galán, presidente ejecutivo de Iberdrola, que en 2021 se embolsó 13,20 millones, un 8,23% más que el año anterior. NO NI NÁ. 

Hoy voy a incumplir una máxima del periodismo –seguramente ya no es una máxima ni es nada– que dice que el autor de un texto no debería protagonizar la información. Lo de apartarse y dar la voz a otras y otros que no la tienen. Pero miren, esto me afecta a mí y supongo que también a muchos, así que me parece un servicio público como la copa de un pino centenario. Voy con ello. Dos facturas de la luz en Madrid. Una pertenece a un domicilio en el distrito de Chamberí. Otra, a uno en Chamartín. Unos cuatro kilómetros de distancia. El hogar A tiene facturación mensual y en julio paga 101,72 euros por 781 KWh consumidos, y en agosto 88,73 euros por 658 KWh. Total: 190,45 euros por 1.439 KWh. En el hogar B la facturación es bimestral y a principios de septiembre llega una factura que provoca un amago de desmayo en quien la recibe. Periodo de facturación: del 26 de junio al 25 de agosto. Consumo: 1.090 KWh. Importe: 592,56 euros. El hogar B consume 349 KWh menos y paga 402,11 euros más. El hogar A está en el mercado regulado. Recuerden a Galán, el señor millonario del párrafo anterior: “Solamente los tontos que siguen con la tarifa regulada del Gobierno pagan más luz”. El hogar B está en el mercado libre, y ya se habrán imaginado que es el mío. 

Aquella factura me heló el cuerpo. Por mí, claro, porque casi 600 euros por un servicio esencial para la vida es inasumible. Pero sobre todo porque si eso estaba pasando en muchos hogares y pequeñas empresas nos íbamos a morir de hambre antes de la cuenta. Que está a la vuelta de la esquina. Así que empecé a leer, preguntar e investigar. Y a analizar la factura. 

Lo primero que me llamó la atención era un nuevo concepto, que aparecía con el nombre “Coste Intervención gas RDL 10/2022”, y que incrementaba el importe en casi 160 euros. Al comparar el recibo con el anterior descubrí que ya estaba contemplado en la factura de mayo y junio, pero como eran 20 euros y el total no tan abusivo se me había escapado. La letra pequeña lo explicaba así: 

“Con la entrada en operación del mecanismo de ajuste regulado en el Real Decreto-ley 10/2022, que modifica el funcionamiento del mercado eléctrico, se establece un nuevo coste regulado temporal de aplicación desde el 15 de junio de 2022 y hasta el 31 de mayo de 2023. Este nuevo coste regulado se recogerá en tus facturas en un nuevo concepto denominado "Coste Intervención gas RDL 10/2022". Se trata de un importe variable asociado a los nuevos contratos, renovaciones y prórrogas posteriores al 26 de abril de 2022”.

Si dan a leer ese párrafo a una de mis vecinas, asidua de la Plaza de Colón, les dirá, sin dudarlo un segundo, que ese nuevo coste va directo a pagar el combustible del Falcon de Pedro Sánchez, que lo coge hasta para cortarse el pelo. Si leen este editorial de CTXT, entenderán que ese RDL es el que establece la llamada “excepción ibérica”, también conocida como “topado del gas”, y que sin ella las facturas se habrían multiplicado no por 3, sino por 5 o por 7, como está ocurriendo ya en Europa. No sé si es consuelo.

Bien, resuelta la primera incógnita, fruto más de mi desconocimiento que de otra cosa, fui a por la segunda: el coste por el topado del gas se aplicaba a los nuevos contratos, renovaciones y prórrogas posteriores al 26 de abril de 2022, y el mío es de 2019. En la primera llamada a Repsol descubrí que renuevan los contratos una vez al año –ellos, no sé si otras compañías de suministros lo harán– y que al mío le había tocado el 8 de junio. Supuestamente me lo habían comunicado por correo postal y como yo, que no recibí ningún aviso, no dije nada en contra, procedieron jubilosos a aplicarme sus nuevas condiciones. Y no solo comenzaron a cargarme el coste por la intervención del gas, también modificaron el precio del KWh. En la factura de la luz julio-agosto, la de los casi 600 euros, el KWh queda fijado en 0,330664 euros. En las anteriores era más difícil saberlo, porque en la línea en la que se muestra el consumo aparece KWh x “Proporcional” y para conocer ese proporcional hay que hacer una regla de tres y la cosa se complica algo. Creo que fue en la tercera conversación telefónica con Repsol cuando me enteré de que el precio que se me aplicaba antes de la modificación unilateral de mi contrato rozaba los 0,16 euros. Sí, lo que leen. De 0,16 a 0,33 euros por KWh . 

Entre la primera llamada a Repsol y el momento en el que escribo se han sucedido varias llamadas y varias reclamaciones. Agradezco a las dos mujeres que me han atendido en todas las ocasiones su interés y comprensión. Yo hubiese querido hablar con el señor Imaz, o con algunos de sus lugartenientes, no con dos trabajadoras que más de una vez tuvieron que callar ante la evidencia y que si tenían que elegir bando era el de los clientes. 

El asunto aún no está resuelto, al menos por mi parte, así que por el momento este es el estado de la cosa. Tras la primera reclamación, me llamaron para anunciarme que en mi caso, que era un caso especial, porque el contrato se renovó el 8 de junio y el coste del topado empezó a aplicarse el 15, iban a devolverme el importe cargado en la factura y me iban a “condonar” el de las facturas venideras. Condonar es un verbo fabuloso, porque no sé qué deuda me van a perdonar, si en todo caso la tiene Repsol conmigo. Tras la segunda reclamación, la compañía procedió a ofrecerme nuevas condiciones para mi contrato, que se aplicarían de forma retroactiva al primer día en el que empezó a correr la factura en curso: “Precio energía (sin impuestos), 0,1697 €/KWh”. La tercera reclamación está aún en marcha, y consiste en una petición de explicación formal, y en lo que se derive de esta, sobre por qué Repsol pasó a cobrarme 0,330664 euros por KWh en la renovación de mi contrato en junio. ¿Por qué no 0,255981 o 0,298877 o 0,198763, o 0,317623 o ya puestos 2 euros? ¿El 33 es el número de la suerte de Jon?

Las conclusiones de esto que se les ha narrado son todas trágicas y dolorosas. La primera, y fundamental, es que el mercado de la luz, un recurso esencial para la vida, se rige por una ley de la selva llena de desconocimiento, trucos, vericuetos, indefensión, incertidumbre…, en la que, según parece, hay listos y tontos, y en la que sin duda hay gente que gana mucho dinero. La segunda, derivada de esa primera, es que todo es tan arbitrario que, si te toca en el bando de los tontos, que es el mío, puedes pagar 400 euros más que una familia vecina que ha consumido más electricidad que tú. Si estás en ese bando, tus opciones de morirte de hambre antes son mayores. Ah, es la economía, estúpida. Y la tercera, que tampoco está mal, es que si tienes tiempo, ganas y algo de conocimiento –poco en mi caso– y reclamas, la factura, mi factura, se reduce sensiblemente como por arte de magia y además obtienes unas condiciones mucho más ventajosas. ¿Ha muerto Putin, ha acabado la guerra, ya no estamos en escasez energética? ¿Por qué yo puedo tener ahora un precio mucho más barato del KWh que hace una semana? ¿Por pesada, por listilla, por otro motivo? ¿Y las personas que no pueden reclamar? ¿Y nuestras personas mayores? 

Mientras la crisis energética nos sumerge en una emergencia humanitaria, hay personas, como el consejero delegado de Repsol y sus colegas, que están muy enfadadas con el Gobierno por el impuesto que grava los beneficios extraordinarios de las eléctricas. Ahora, supongo, estarán también muy irritados con Bruselas, que hace unos días presentó un plan con el mismo objetivo. Y ojo a las palabras de Ursula Von der Leyen: “Están acumulando ganancias caídas del cielo que nunca pensaron que obtendrían”, por lo que tienen que “compartirse y canalizarse a los que más lo necesitan”. Imaz no piensa lo mismo que la presidenta de la Comisión Europea, y alega que su negocio es cíclico y que “a veces se gana y a veces se pierde”. Mire, no. Esto sería así en un mundo ficticio donde todas fuéramos iguales y pudiésemos hacer una media. En la realidad, ustedes siempre ganan y nosotras siempre perdemos. 

Para despedirme, quiero darle un consejo al señor CEO de Repsol, porque aquí todo es siempre sin acritud. Josu Jon, no haga como yo, que estoy en modo ahorro, y encienda las luces cuando se levante de noche, usted que puede. Las puertas (giratorias) son muy traicioneras. Que se lo digan a mi hombro. No ni ná. 

* Soy periodista desde hace más de 25 años, fundadora de CTXT y directora adjunta de la revista. Y si he podido escribir este artículo es porque somos un medio libre, que se financia gracias a sus suscriptores. A los medios y periodistas decentes, aunque no sean libres, les pido que en esta etapa sean un servicio público. O al menos lo intenten. Si no estamos ahora, es posible que ya no seamos necesarios nunca.

El consejero delegado de Repsol ganó 4,24 millones de euros el año pasado, un 15% más”. No...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juabmz

    Pues resulta que no es solo Repsol, también Iberdrola me la ha jugado: con la renovación del contrato (dicen que me han informado de las nuevas tarifas, pero es mentira) me aplican una subida en la energía consumida del 79% (Kw/h/día) aunque me aplican (porque son así de "enrrollaos") en concepto aparte un descuento del 15%, es decir, el aumento real que me han aplicado es del ¡64 %! del año pasado a este (por supuesto, lo del tope del gas es aparte). También a mí me han ofrecido nuevas condiciones con una subida de "solo" el 19% que estoy comparando con las tarifas de SOM ENERGÍA por si decido invitar al listillo del señor Sánchez Galán a timar a su familia y allegados. No dejen de revisar sus facturas, algo me dice que el cártel energético andan haciendo piña trilera.

    Hace 1 mes 28 días

  2. nortzu5

    La cara de santico que tenía ( no sé ahora) el Iosu Ion Imaz!!!. Cuando después de que dejara los cargos en el PNV salió que tenía pasta en Suiza ¿?, me quedé flipada. Cuando hace poco supe que tenía semejante puestazo ( puertas rotatorias) en Repsol también. Definitivamente las apariencias engañan y no era un tipo pusilánime- parecequebuenico sino  un “ mátalas callando, cógelas a tientas” o directamente un zorro ( de listo).

    Hace 2 meses 5 días

  3. danimoti

    Hola Vanesa, ¿Me podrías decir donde has cursado el master en facturación energética? Es para una amiga. Gracias

    Hace 2 meses 5 días

  4. danimoti

    Hola Vanesa, ¿Me podrías decir donde has cursado el master en facturación energética? Es para una amiga. Gracias

    Hace 2 meses 5 días

  5. juliofo

    La única solución es hacerte dueña de tu compañía eléctrica. Por 100 euros (1 vez en la vida) te haces socia de SOM ENERGIA, un lujo de cooperativa eléctrica que: no te tima, compra toda la energía verde y te trata de cine; y hasta te deja participar con tu voto en la toma de decisiones de la asamblea anual y otras consultas. Fin de tus problemas. Ojalá existieran más SOM TELEFONO, SOM BANCO, SOM SEGUROS, etc. (y menos Legalitas, Sanitas, Securitas, etcétera).

    Hace 2 meses 8 días

  6. juabmz

    Leyendo su esclarecedor artículo me ha entrado una mala leche importante. ¿Cómo es posible que algo así suceda? ¿Cómo es posible que estemos en manos de tanto canalla? ¿Qué clase de contubernio es esto que llaman "democracia plena española" que cuando no son los bancos son las energéticas quienes la hacen con cierta clase política -la de siempre, a sueldo- mirando para otro lado? Pero muchas gracias por escribirlo, espero que sea muy leído y ayude a muchas personas.

    Hace 2 meses 8 días

  7. savers66

    Gracias Vanesa por su Artículo. Directo, acertado y oportuno. He cumplido ya 72 años y me siento impotente ante una clase política que no es capaz y tampoco quiere enfrentarse a los oligopolios energético y bancario. Tal vez deba emprender estudios de legislación y economía para intentar arañar unos euros a esos ladrones sin escrúpulos, pero cunde la desesperanza y me falta energía positiva. Gracias Vanesa, gracias Contexto.

    Hace 2 meses 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí