1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La crisis es una mierda II

¿En el camino hacia ‘Mad Max’? La crisis también es ecológica

Lejos de escenarios apocalípticos, lo más probable es que todos tengamos que hacer frente a una caída progresiva de lo que llamamos nuestro ‘nivel adquisitivo’ o nuestra ‘calidad de vida’

Emmanuel Rodríguez 9/09/2022

<p>Un grupo de hombres trabajando en una fábrica textil en Chimaltenango, Guatemala.</p>

Un grupo de hombres trabajando en una fábrica textil en Chimaltenango, Guatemala.

Maria Fleischmann

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En 1979, a caballo de la segunda gran subida de precios decretada por la OPEP, se estrenaba la película Mad Max. Ambientada en Australia, protagonizada y dirigida por australianos, la película muestra paisajes desérticos, un océano desecado y una crisis absoluta de materiales y energía. Con una imaginación que no se despega ni media pulgada del patrón cultural anglosajón, los humanos, despojados de la fina capa civilizatoria, degeneran en un régimen de clanes y pandillas enfrentados a machete y pistola por la gasolina. Como los australianos son más ingleses que norteamericanos, aquí ni la familia se salva; el héroe es además demasiado ambivalente como para producir una identificación sin resistencias. Homo homini lupus, en términos estrictamente hobbesianos.

Cierto, las sociedades europeas, pacificadas y demasiado complacientes, apenas disponen de una capacidad imaginativa que las enfrente a la llamada crisis ecológica. La generalización de la palabra “colapso”, que a día de hoy parece ganar enteros frente al término “transición”, es demasiado tétrica y abstracta como para ofrecer alguna inteligibilidad sobre el horizonte futuro, ni siquiera del más inmediato. Paralizadas por su aversión patológica al riesgo, las clases medias que dominan estas sociedades y que, mal que bien, han sorteado las últimas tres décadas, solo conciben dos opciones de futuro: o todo seguirá más o menos igual, o el “colapso”. El incipiente auge de lo que me atrevo a llamar “ecopsicopatías” –depresión, ansiedad, pánico, derivados por la conciencia del cambio climático– muestra los perfiles indeterminados y amenazantes de esa palabra. En un sentido lato, “colapso” quiere decir que las cosas no van a ser iguales, y que estas sociedades, estabilizadas después de 1945, lo van a volver a pasar mal, francamente mal.

Pero más allá de la impresión subjetiva, ¿qué es el “colapso”?, ¿es esa caída civilizatoria que en 10, 20 o 30 años, a más tardar, nos va a devolver a la máxima locura, en un mundo desecado, inhabitable y dominado por la agresividad innata de los seres humanos? En la anterior entrega de “La crisis es una mierda” se presentaba una explicación acerca del significado último del actual periodo inflacionario. Al mismo tiempo, se apuntaba una reordenación severa de la gran fábrica global, apurada por sus deficiencias logísticas y por el contrabalanceo de la geopolítica mundial al que obliga la consolidación de las potencias asiáticas. En esta segunda entrega, se va a incidir en un segundo factor de crisis, que opera también sobre el encarecimiento a largo plazo de los precios. Se trata de algo que podríamos resumir con el rótulo “crisis ecológica” y que para muchos es sinónimo de “colapso”.

>Una precisión de partida: uno de los grandes problemas a la hora de abordar la crisis ecológica, y concretamente del cambio climático, es que normalmente reproduce la separación entre naturaleza y sociedad, que es característica del modo “moderno” en el que entendemos nuestra civilización, esa misma que podemos apellidar con el término “capitalista”. A saber, la base ecológica menguada habría impuesto al crecimiento económico (realización y promesa de nuestra civilización “capitalista”) un límite obvio determinado por la finitud de los recursos del planeta. El resultado de ese límite es el “colapso” de nuestra civilización. 

El problema de este enfoque es que aunque en nuestro marco cultural o analítico separemos sociedad y naturaleza, toda sociedad es una determinada forma de ecología (lo que es señalado una y otra vez por el pensamiento ecologista), pero también toda ecología que incluya a los humanos es una forma de sociedad (lo que no está comprendido por ese mismo pensamiento). Por no andarnos por la ramas, la crisis ecológica de nuestra civilización no se va a presentar de otra forma que como crisis capitalista. Y en esta fórmula está contenido todo el problema a la hora de entender la palabra colapso.

No hace ni una década, se presentó en inglés y poco después tradujimos al español en la editorial Traficantes de Sueños, la obra mayor del último heredero de una escuela que iniciara Wallerstein hace ya más de medio siglo: la teoría del sistema-mundo. El autor y su obra, Jason Moore y El capitalismo en la trama de la vida, afirmaban que desde el primer momento del origen del capitalismo comercial hacia el siglo XV, este se había constituido como un determinado tipo de ecología-mundo. El capitalismo ha estado basado siempre en la depredación de los recursos, pero de una forma que debía ser más rápida incluso que la de la mercantilización de los mismos (lo que quiere decir su conversión en mercancías con precio de mercado). Moore hablaba así de que el capitalismo es un régimen de frontera: el capitalismo requiere de la apropiación incesante de tierras, minerales, energía y trabajo, “factores” por los que paga poco o nada. Nuestra economía ha tomado históricamente gran cantidad de capital natural, que no se ha incorporado a los precios. 

El capitalismo ha estado basado siempre en la depredación de los recursos, pero de una forma que debía ser más rápida incluso que la de la mercantilización de los mismos

En todas las grandes épocas, el crecimiento económico ha estado por tanto asociado a lo que este autor llama la apropiación de los ‘Cuatro Baratos’: tierra-minerales, energía, alimentos y trabajo. Por considerar un solo ejemplo histórico, la gran etapa previa a la Revolución Industrial, que culmina el capitalismo comercial del Atlántico (siglo XVIII), vino acompañada de la apropiación de una gran cantidad de tierras en las Américas y el Caribe, que fueron convertidas en plantaciones (café, azúcar, tabaco, especies), cultivadas por más de seis millones de africanos explotados como esclavos, y que produjeron toda una serie de bienes de exportación que pasaron de ser objetos de lujo a mercancías de consumo corriente en Europa, primer gran centro de la civilización capitalista.

En fechas más recientes, el neoliberalismo triunfante, entre 1979 y la Gran Recesión iniciada en 2008, se basó en un rápido abaratamiento por apropiación de los ‘Cuatro Baratos’. En ese periodo entre 300 y 500 millones de campesinos chinos y de los países circundantes fueron convertidos en el músculo y el cerebro del gran taller del mundo; durante esas tres décadas trabajaron hasta la extenuación con horarios propios de la Inglaterra de Dickens y con salarios poco mejores. También en esos mismos años, las sucesivas olas de la revolución verde llevaron a todos los países tropicales (y algunos no tanto, como España) a la expansión del uso de fertilizantes y pesticidas de síntesis, a la vez que la producción de alimentos se convertía en una suerte de petroindustria, y la frontera agrícola ganaba millones de hectáreas anuales sobre áreas tropicales (como el Mato Grosso) o sobre las mismas selvas ecuatoriales (Amazonas, Indonesia y cuenca del Congo). Por otro lado, tras la última acción del cartel petrolero de la OPEP en 1979, la explotación a buen ritmo de los viejos campos petrolíferos, los nuevos yacimientos off-shore y el desbloqueo de las importaciones del antiguo bloque soviético en 1989, animaron una nueva edad dorada de energía barata, al igual que pasó con la mayor parte de los minerales industriales más corrientes (hierro, aluminio, zinc, etc.). En conjunto, y a pesar de los avisos del informe del Club de Roma (Los límites del crecimiento, publicado en 1972), el capitalismo logró superar el Rubicón del año 2000, desplazando al futuro los augurios de estos primeros agoreros.

Entre 1979 y la Gran Recesión, de 300 a 500 millones de campesinos chinos y de los países circundantes fueron convertidos en el músculo y el cerebro del gran taller del mundo

Hoy lo podemos decir sin miedo: la globalización neoliberal, con sus tratados de libre comercio y sus programas ajuste estructural, aun cuando abarataron todavía más el trabajo en el conjunto del planeta, impulsaron una gran época de consumo de masas y de sensación de prosperidad, al menos en Occidente y en la coste asiática del Pacífico. El aumento de las desigualdades y el ataque a los salarios y al gasto social no deben ocultar su fabulosa contrapartida en forma de unas mayorías sociales satisfechas y pacificadas en los países ricos. Así pues, si bien se incrementaron las cifras de pobreza, se degradaron muchos servicios públicos y disminuyeron las oportunidades laborales de las generaciones más jóvenes, todo esto se vio generosamente compensado por medio del acceso a tecnología, moda y alimentos producidos en medio mundo y a precios de ganga. En esta misma línea, se “democratizaron” toda clase de “experiencias” que serían impensables sin este complejo de trabajo-materiales-alimentos baratos y que van desde la generalización de la gastronomía étnica (con productos exóticos y elaborada por chefs igualmente “étnicos”) hasta el turismo low cost en destinos lejanos. La “chacha” inmigrada con salarios de miseria, o la proliferación de toda clase de servicios personales a bajo precio, contribuyeron igualmente a sostener el “nivel de vida” en el centro del centro de la economía mundo. Por añadidura, las burbujas financieras y la facilitación del crédito (el dinero podría ser considerado el quinto barato) proporcionaron el fuel monetario necesario para complementar unos salarios comprimidos.

Desde esta perspectiva, la Gran Recesión iniciada en 2008 tiene una base en la degradación de la ecología capitalista. Desde mediados de la década de los dos mil, se reconoce un encarecimiento progresivo de los ‘Cuatro Baratos’. La gran reserva de mano de obra china se fue agotando, y hoy ya no hay apenas campesinos que proletarizar; de igual forma, la presión del clandestino pero eficaz movimiento obrero de ese país (en estos años las huelgas fueron continuas y masivas) consiguió más que cuadruplicar los salarios industriales reales entre 1990 y 2010. En las presiones inflacionarias a medio plazo intervino también la entrada en peak oil de muchas cuencas petrolíferas (principalmente en EEUU, pero también en otras regiones), lo que en parte estuvo detrás de los aumentos espectaculares del crudo en 2008. Y desde esos años resulta igualmente observable una ralentización o, incluso, una caída del incremento de los rendimientos agrícolas en muchas partes del planeta debido a los efectos negativos del calentamiento global y del envenenamiento de la tierra. En definitiva, la Gran Recesión de 2008 protagonizada por la caída de los bancos de inversión estadounidenses, el pinchazo de las burbujas inmobiliarias como la española y, en general, la crisis de la financiarización que acompaña a la globalización, tendría una base inflacionaria en los ‘Cuatro Baratos’ que cada vez lo son menos: trabajo, alimentos, materiales y energía. 

Por eso, cuando hablamos de colapso, el resultado más probable, al menos para la inmensa mayoría de este gran polo de consumo que es Occidente, es que ya no habrá “democracia” en lo que se refiere a esas formas de consumo (caracterizadas por bienes de consumo tirados de precio, una alta movilidad, trabajo inmigrado barato, etc.), que irán quedando reducidas a una minoría de la población. Es seguro que los precios van a resultar cada vez menos asequibles en relación con unos salarios medios devaluados. Y todo ello parece de nuevo determinar una suerte de “decrecimiento obligado” (por adornado que esté de razones morales) en lo que se refiere a energía, transporte, servicios personales, petroalimentos, consumo de carne, etc. 

Cuando hablamos de colapso, el resultado más probable, al menos para Occidente, es que ya no habrá “democracia” en lo que se refiere a esas formas de consumo

Cuando se decía que la crisis ecológica va a ser (de hecho ya es) una crisis capitalista, debemos entender eso: que la mayoría de la población va a hacer cada vez menos con su dinero, pues a buen seguro (y muy lejos de los escenarios tipo Mad Max) seguiremos sumergidos en economías monetarias fundamentadas en los salarios, así como en las transferencias y subvenciones por parte del Estado, amén de dependientes de la grandes cadenas de distribución (supermercados) en las que compramos todo aquello que necesitamos. Como posible aportación a la emergente y fascinante colapsología extrema, lo más probable es que la crisis advenga no por una repentina vuelta a los circuitos comerciales cortos y a la producción directa de alimentos después de una serie de caídas sucesivas que van desde la red eléctrica, los servicios públicos y las cadenas de suministro. Este escenario solo es planteable si las crisis ecológicas y políticas llevan a la guerra nuclear. 

Lo más probable es que todos tengamos que hacer frente a una caída progresiva de lo que llamamos nuestro “nivel adquisitivo” o “nuestra calidad de vida”. Paradójicamente, vamos en camino de una suerte de nuevo universalismo negativo, donde una parte creciente de la población nos veremos reunidos en la marea humana que año tras año ve cómo se vuelve más pobre, sin poder desengancharse de ningún modo significativo de una forma de vida inscrita de cabo a rabo en la economía monetaria capitalista. 

Puede que este escenario de carestía (más que de escasez absoluta) decepcione nuestra fascinación por la catástrofe. Pero lo más probable es que la próxima era de revueltas se parezca más a lo ocurrido en Francia entre 2018 y 2019 –cuando los ‘chalecos amarillos’, a raíz de los impuestos al diésel, se levantaron contra la carestía creciente de su modo de vida y la hipocresía “verde” de su clase política–, que con cualquier movimiento de conciencia frente al abismo de la crisis ecológica. Estamos todavía lejos del Homo homini lupus que anima la imaginación apocalíptica, también de la gran ordalía ecologista a lo Greta Thunberg. La evaluación sobre las primeras décadas de la crisis civilizatoria es modesta y a la vez brutal. El fin del progreso significa que vamos a ser más pobres; las posibilidades de cambio (para bien y para mal) están contenidas en esta pobreza sobrevenida.

En resumen, estamos metidos de lleno en una crisis capitalista (incluida obviamente su matriz ecológica). Y una crisis capitalista se presenta siempre como un capital que no logra rentabilidad, y por tanto no se invierte, una fuerza de trabajo que entonces no se emplea y se empobrece, y un Estado que no logra corregir la situación. Por eso, es imprescindible entender algo de cómo funcionan las crisis capitalistas, pues esta sin duda lo es. De ello tratará la tercera entrega de “La crisis es una mierda”.

En 1979, a caballo de la segunda gran subida de precios decretada por la OPEP, se estrenaba la película Mad Max. Ambientada en Australia, protagonizada y dirigida por australianos, la película muestra paisajes desérticos, un océano desecado y una crisis absoluta de materiales y energía. Con una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marcoantonio-mira

    Es una crisis capitalista, eso está perfectamente claro, nos vamos a empobrecer necesariamente la mayoría de los que nos llamamos (o nos llaman) clase media y que consiste en ese 10 o 20% de habitantes planetarios, como mucho y si se incluye en el porcentaje a clases medias que bordean la pobreza (media baja o lumpen media que podríamos adjetivar hasta el infinito) y habitan países considerados "desarrollados" (España, Alemania, Inglaterra o Rusia, por ejemplo). También pueden empobrecerse las incipientes recién estrenadas "clases medias" de los países emergentes en vías de desarrollo que todavía conservan gran cantidad de personas viviendo por debajo de lo considerado umbral de pobreza (China, Argentina, Sudáfrica, etc..) y aún falta el resto de paises que ni siquiera han tenido la posibilidad de acceder a ese nuevo desarrollo económico (Níger, Sudán, Honduras...), en total, la crisis capitalista (y ecológica) afectaría a más del 90% de la población mundial. Mientras tanto ¿cuantos nuevos y viejos ricos segurán dominando el planeta? y ¿como nos iremos adaptando a la pobreza cada vez más rampante el resto de la humanidad?. En el artículo faltaría todavía la constatación de las guerras locales en marcha, muchas de ellas a punto de convertirse en guerras mundiales, si está en cambio la constatación de los estragos medioambientales cada vez más frecuentes y que, como la sequía mundial generalizada, amenazan en convertirse en algo crónico. El diagnóstico de los síntomas excelente, ahora solo falta el remedio. De eso no se habla ni en este articulo ni en la mayoría de los que publican incluso medios "progresistas". Cuando alguien sugiere un plan, si es bueno (o al menos el único factible), lo tratan de catastrofista, visionario, utópico o peor aún terrorista y totalitario. ¿No sería el momento de ponernos de acuerdo y acabar con esta mierda de sociedad capitalista suicida?. Pongámonos a trabajar para sobrevivir.

    Hace 2 meses 13 días

  2. acostatf

    Felicitar al autor por un análisis amplio y realista de lo que probablemente está por venir, de lo que en verdad significa e implica pretender crecer infinitamente en un mundo finito. Aunque se descubriesen mañana "nuevas tierras" de las que extraer recursos baratos, con suerte sólo se estaría posponiendo lo que describe el autor (un poco, ya que existe una demanda global de 8.000 millones de almas que satisfacer). Tratando de responder al primer comentario de enrbalsameda y como muestra de la utilidad del análisis realizado por E. Rodríguez, creo que ese "nosotros" se refiere a la humanidad en su conjunto, los que se ganan la vida con su trabajo y también rentistas medianos y pequeños, el encarecimiento de los recursos ha de cambiarlo todo, tanto para el 10% más privilegiado como para el 90% más pobre del planeta. Siempre que estén conectados al capitalismo, se da por hecho que para Corea del Norte las repercusiones del fin de los recursos baratos serán diferentes. Empezar a pagar caro o directamente no poder disponer de lo que antes podías coger sin preguntar, lo cambia todo. El cambio climático va a imponer muchos cambios así, algunos tan enrevesados como lo ocurrido en Francia este verano: reactores nucleares de miles de millones de euros paralizados porque el agua de los ríos no está suficientemente fría para poder refrigerarlos... No disponer de esa energía con la que contaban empobrece a la inmensa mayoría de la población francesa, aunque pueda haber 4 buitres que saquen partida de ello.

    Hace 2 meses 18 días

  3. enrbalmaseda

    "El fin del progreso significa que vamos a ser más pobres; las posibilidades de cambio (para bien y para mal) están contenidas en esta pobreza sobrevenida.", conluye el autor. Pero a quiénes incluye en ese "vamos", a nosotros, el 10% de la humanidad que somos la llamada clase media del mundo desarrollado o los 3 0 5.000 millones que viven con 200 0 300 euros al mes? Y qué entiende por seremos "más pobres"? Menos consumo innecesario entre ese10%? Y eso es malo? En mi opinión, uno de los grandes problemas de nuestro es que todavía demasiados entre los que nos consideramos de izquierdas o progresistas que confundimos riqueza y bienestar y nos olvidamos del 90% de la humanidad, confusión y olvido tan característicos de las derechas

    Hace 2 meses 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí