1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

el discurso en los medios

Caos climático (y exceso de Esperanzas y Mbappés)

Ante la sucesión de catástrofes climáticas, nos seguimos encontrando embarrados en un lodazal mediático en el que se contraponen las opiniones de expertos con las de políticos negacionistas

Juan Bordera 6/09/2022

<p>Fotograma de la película ‘No mires arriba’, considerada una metáfora del discurso climático negacionista. </p>

Fotograma de la película ‘No mires arriba’, considerada una metáfora del discurso climático negacionista. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vivimos tiempos (y sobre todo climas) de contrastes aterradores. Mientras Pakistán sufre las peores inundaciones de su historia reciente –más de un tercio del país está bajo el agua y ya cuentan más de 1.200 fallecidos– Europa está padeciendo la peor sequía en 500 años y una serie de olas de calor que se solapan sin dejar apenas tiempo para un breve respiro. La ola de calor en China también ha sido como la europea, histórica. La más larga desde que existen registros. La falta de agua amenaza las cosechas y la producción de bienes. Incluso de la propia producción de energía, al afectar al sector hidroeléctrico. Y al mismo tiempo, unos millonarios malcriados se ríen siquiera de la posibilidad de no usar el avión privado en un trayecto corto que se haría en 2 horas en tren. Gracias Mbappé. Gracias Galtier. Tened cuidado, en Francia ya sabemos que unas declaraciones a destiempo pueden cambiar muchas cosas muy rápido. Igual es justo lo que necesitamos, más como vosotros. Gracias.

En Alemania, el Rin ya no es tan fácilmente navegable, lo cual afecta al transporte de materias primas y mercancías. En República Checa, han quedado al descubierto las piedras del hambre. “Si me ves, llora”, reza una de esas rocas, cuyas inscripciones fueron realizadas en tiempos en los que las sequías eran un factor todavía más decisivo que ahora. Pero mal haríamos si ignorásemos todas estas señales que apuntan a algo que hace mucho tiempo que se viene advirtiendo desde el consenso científico: la estabilidad climática que permitió el florecimiento de las civilizaciones contemporáneas se está acabando. 

La estabilidad climática que permitió el florecimiento de las civilizaciones contemporáneas se está acabando

En España, más allá del ahogo que produce vivir entre ola de calor y ola de calor, también estamos viendo signos que apuntan en esta dirección: proyectiles de hielo más grandes que pelotas de tenis durante una tormenta en el Baix Empordà que han causado una víctima mortal –¿de qué tamaño necesitamos que sean para reaccionar?–; el Mediterráneo hirviendo a temperaturas fuera de toda lógica, no esperadas hasta décadas después por los modelos más pesimistas; los bosques ardiendo como nunca; Doñana seca, afectada por el calor sofocante y por las malas políticas que amparan más a los campos de golf y a los pozos ilegales; y ahora Danielle, una tormenta que amenaza con llegar desde el Atlántico en forma de huracán. Mientras escribo es una incógnita si tocará costas españolas y si lo hará en forma de ciclón o huracán, pero esto no es lo más importante. No sería el primero que lo logra, si finalmente golpea la Península, pero sí está marcando el comienzo de un fenómeno muy preocupante: una nueva ruta de huracanes parece estar creándose en latitudes más altas de las habituales. La frecuencia de estos eventos está aumentando proporcionalmente al aumento de temperatura en la superficie del Atlántico Norte, que ha sido de 1,5°C desde 1870.

Ante esta sucesión de catástrofes climáticas, con un innegable carácter creciente, una de las polémicas recientes se ha producido porque en un programa de televisión han contrapuesto la opinión de un divulgador medioambiental, Javier Peña, contra la de Esperanza Aguirre y Fran Hervías, dos políticos que han demostrado –una vez más– que no tienen ni idea de lo que hablan. Los argumentos de Hervías son tan ridículos, y ya analizados, que no tiene sentido dedicarles más que unas pocas líneas. Así que, aunque sea muy burdo, vayamos con ellas: Hervías razona con el clásico argumento troglodita “el cambio climático ha ocurrido siempre”. Y los incendios también, señor Hervías: hay incendios naturales desde antes de que el homo que se autodenomina Sapiens existiera, y también existen incendios provocados desde que el ser humano puebla la Tierra. 

Con los cambios climáticos ocurre lo mismo: por supuesto que han existido siempre, provocados por factores naturales como las variaciones orbitales que determinaban el balance radiativo de la Tierra, y por supuesto que de este que estamos empezando a sufrir las consecuencias, el responsable son las enormes emisiones antropogénicas. No hay duda científica al respecto, desde hace décadas. Ni las petroleras que escondieron los datos y financiaron al negacionismo climático –mil millones de dólares anuales sólo en Estados Unidos en la pasada década– dudaban de ello ya en los años setenta. Respecto a lo que aún se duda –legítima– es sobre si Einstein tenía razón y la estupidez humana es la única cosa que puede crecer infinitamente en nuestro universo –y además ser promovida por los medios de “comunicación” de masas–.

Al menos Esperanza Aguirre reconoce que no tiene ni idea sobre este tema en pleno directo y nos ahorra las consecuentes líneas de contraargumentaciones. 

Es imprescindible que se depuren responsabilidades para que voces tan dañinas no puedan propagar bulos y mentiras sobre temas tan cruciales

Que estando cercanos al punto de no retorno climático –en el mejor de los casos– aún tengamos que estar embarrados en estos lodazales mediáticos, no augura buenas perspectivas respecto a una respuesta adecuada a tiempo. Es imprescindible que se depuren responsabilidades para que voces tan dañinas no puedan propagar bulos y mentiras sobre temas tan cruciales. Es ineludible que desde los medios de comunicación se eduque al respecto de los retos más importantes de nuestra época si queremos mitigar su efecto, pero se hace justo lo contrario: se confunde, se manipula, tratando de equiparar el consenso científico con opiniones de cuñado de bar ebrio. 

De hecho, aún estamos siendo demasiado blandos, demasiado “optimistas”. Si el panorama es terrorífico para esta generación, imagínense para las siguientes. Como este estudio científico ya apuntó hace unos años, los mensajes cargados de esperanza tienen un efecto paralizante –aunque curiosamente se acuse de lo mismo a los excesivamente pesimistas–. Nos sobran falsas esperanzas, de todos los tipos. Y nos falta rabia creativa.

Deberíamos agradecer que el cambio climático sea un fenómeno no lineal. Ello nos permite anticipar las tendencias de manera palpable y los últimos avisos deberían ser tomados como los últimos para reaccionar, porque efectivamente lo son. Todos somos canarios en una mina llena de gas con potencial letal. Por eso a algunos de esos canarios nos da por cantar con más fuerza y optamos por la desobediencia civil. Más legítima que nunca en tiempos de extinción como los nuestros. 

En realidad, la respuesta al debate sobre cómo comunicar la problemática es fácil, si te diagnostican un cáncer –el caos climático es algo así de grave– ¿acaso querrías un médico que te dijera que saldrás adelante si crees que puedes, o que te tomes cualquier placebo y todo saldrá bien? No. Querrías un médico que te diagnostique lo que padeces, sin miramientos, y que te recete lo que sea que pueda ser efectivo.

Quizá ahora necesitemos algo así. Algo lo suficientemente realista para no caer en falsas soluciones que nos hagan perder un tiempo que no tenemos, algo lo suficientemente ilusionante como para no tener dudas a la hora de empezar a caminar. Ya lo sintetizó cristalinamente Naomi Klein: el miedo solo paraliza si no sabes hacia dónde tienes que correr.

Así que, hablando de recetas apropiadas hacia las que correr, volvamos al sur global, a Colombia y a Pakistán: en Colombia los decrecentistas nos estamos llevando una grata sorpresa por la claridad con la que el presidente Gustavo Petro está haciendo campaña sobre la teoría económica del decrecimiento a raíz de unas declaraciones de su ministra de Energía y Minas, Irene Vélez. 

Aquí, que tenemos mucho más que aprender y aplicar a ese respecto, seguimos anclados al chuletón imbatible y al crecimiento como mantra de un dogma de fe que se resquebraja a marchas forzadas –con cronistas ilustres del Fin de la abundancia, como Macron–, principalmente por la crisis energética y de suministros.

Para acabar, la desgracia de Pakistán –un país responsable de menos del 1% de las emisiones– debería servir para que comprendiésemos algo: no habrá solución posible que no tenga en cuenta los desequilibrios económicos y de responsabilidades. La deuda de los países del Sur debe ser cancelada para que puedan librarse de los grilletes que los encadenan al extractivismo y al desarrollo insostenible. Ahí destaca la propuesta de la campaña Deuda X clima, que plantea un camino que necesitamos recorrer para acabar con el neocolonialismo económico. Sin lograr eso, será muy complicado lograr una transición justa.

No podemos acostumbrarnos e insensibilizarnos ante los desastres. No hay banderas de Pakistán colgadas de los balcones de los ayuntamientos, ni de los perfiles en redes sociales. Parece que nadie es Pakistán. Quizá lo que hay que comprender es que o reaccionamos de manera coordinada, o pronto todos lo seremos.

Vivimos tiempos (y sobre todo climas) de contrastes aterradores. Mientras Pakistán sufre las peores inundaciones de su historia reciente –más de un tercio del país está bajo el agua y ya cuentan más de 1.200 fallecidos– Europa está padeciendo la peor sequía en 500 años y una serie de olas de calor que se solapan...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Bordera

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. acostatf

    Nunca vi a la "humanidad" hacer algo de forma coordinada y por las buenas ¿qué si he visto hacer a los humanos de todas las latitudes del planeta? Reaccionar después de darse el tortazo. Pero ojo, ahí está Pakistán de ejemplo: el tortazo nos va a ir llegando por turnos, no a todos a la vez, así que... Coordinación cero.

    Hace 2 meses 18 días

  2. enrbalmaseda

    Totalmente de acuerdo, pero a mi jucio más dañinos que los políticos negacionsitas -y sus muy bien pagados voceros-,. son los políticos que no lo niegan, pero que solo incitan al consumo y crecimiento económico, esto es, la inmensa mayoría de los políticos de nuestro tiempo, incluidos los que se autollaman comunistas.

    Hace 2 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí