1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alma colchonera

Colectivo desquiciado

Atlético 2 - Porto 1

Ennio Sotanaz 8/09/2022

<p>Griezmann se besa el escudo tras el 2-1. </p>

Griezmann se besa el escudo tras el 2-1. 

Ángel Gutiérrez/Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si el partido que enfrentó ayer al Atlético de Madrid contra el FC Porto hubiese terminado treinta segundos antes, es muy probable que esta crónica hubiese sido de otra forma. Asumámoslo. El análisis del fútbol, especialmente esta versión refinada y ultraexpuesta que disfrutamos a estas alturas del siglo XXI, puede llegar a ser tan complicado como queramos, pero la realidad es que siguen siendo los goles los que lo marcan todo. El Atleti, por lo que sea, metió uno más que su rival y ahí probablemente empieza y termina todo.

Sabemos que no es así, no obstante. Lo sabemos los que estuvimos allí. Aun ganando, el partido deja tantas dudas, que es imposible obviar esa sensación tan incómoda que se nos ha quedado pegada después de una de las noches más extrañas que yo he vivido en un partido europeo del Atlético de Madrid.

Cualquier ciudadano sabe que es imposible creerse a un político que hace lo contrario de lo que promulga. Cualquier padre sabe que es muy difícil educar a tu hijo para que haga lo que tú no haces. Digo esto, porque fue lo primero que pensé cuando el equipo se desangraba y Simeone intentaba solucionar sus errores con otros errores, que muchas veces iban en contra de su propia filosofía. Pero también lo pensé cuando noté que mi ropa empezaba a oler a esa fragancia insoportable que últimamente perfuma la grada del coliseo rojiblanco. Y eso, permítanme, me preocupa más, porque afecta al tuétano de esta cosa que llamamos Atleti. Si necesitas que tu equipo gane y juegue bien para dignarte a animarlo, me temo que no eres muy distinto a cualquier otra afición mediocre de cualquier otro sitio. No puedes presumir de tener fe cuando primero necesitas ver con claridad. No puedes presumir de amor incondicional cuando estás poniendo condiciones. No puedes presumir de ser diferente cuando eres exactamente igual. Y es más, si necesitas que tu equipo gane y juegue bien para dejar de insultar al que dices que es tu equipo, el problema, el drama, es todavía mucho peor. 

Antes de que se me olvide, déjenme hablar bien del Porto. Un equipo al que esa cohorte de nuevos ricos pretende mirar por encima del hombro y que para mí es un ejemplo de club. Un equipo con miles de aficionados entregados, que tiene por costumbre ganar su liga, que juega la Champions todos los años (siempre compitiendo) y que vende cada año un par de jugadores desconocidos por una millonada. Ni tan mal. El equipo luso, igual que el año pasado, vino a hacer su partido. Y lo hizo. Correoso, intenso, muy bien trabajado tácticamente, maduro y muy consciente de lo que es. Chapeau.

Hay que reconocer que el Atleti salió con fuerza y ánimo, que es como sale últimamente al campo. Lo malo es que la fuerza y el ánimo duraron menos de lo deseado. Básicamente, lo que tardaron los portugueses en entender el partido y frenar el ritmo. Algo que desgraciadamente ocurre mucho en los últimos tiempos. Es increíble lo fácil que los rivales apagan la furia rojiblanca para hacerse con el control del partido. A veces basta quitarles el balón. Otras, como ayer, es suficiente con ralentizar el juego.

En ese nuevo panorama, los de Simeone se ahogaron en esa parsimonia que comienza a ser marca de la casa. Desplazamientos horizontales que no van a ningún sitio, velocidad de culebrón venezolano y una galopante falta de ideas. João intentaba salirse del guion, pero estaba bien vigilado. El equipo intentaba ensanchar el campo, pero el rival sabía que esa era una de las pocas vías que los madrileños tienen para fabricar fútbol. Apenas recuerdo ocasiones en ese tramo del partido. Quizá una llegada por la derecha que Nahuel Molina resolvió como acostumbra desde que es rojiblanco: mal. La aportación en ataque del argentino fue tan relevante como la mía. En defensa, desgraciadamente, fue peor. Un coladero, vamos. Un agujero tan evidente que el Porto comenzó a cargar el juego por esa banda y a revertir el equilibrio que tenía el partido. El Atleti se fue disolviendo como un azucarillo y los portugueses terminaron la primera parte con una jugada en la que el balón se paseó por la portería de Oblak.

Los de Simeone se ahogaron en esa parsimonia que comienza a ser marca de la casa

Simeone vio lo de Nahuel y remendó el equipo en el descanso bajando a Llorente al lateral y dando entrada a otro centrocampista. El problema es que ese centrocampista fue De Paul. Un jugador, que al igual que ocurre con Nahuel, no ha justificado en el campo la confianza que recibe desde el banquillo. Y eso duele, porque uno de los pilares del cholismo era eso de no casarse con nadie y asegurarse de que la camiseta la vista solamente el que se lo merece. Les recuerdo que Griezmann no estaba en el campo. Tampoco entendí la sustitución de Carrasco por Lemar. Independientemente de que no funcionara, que no funcionó, nunca supe el objetivo.

El partido se reanudó incluso peor. Con un juego más lento, más espeso y más errático. Pero si el equipo transmitía poco, la grada lo hacía menos. Si desde el pitido inicial el ambiente había sido más propio de un torneo veraniego que de la Champions League, a partir de ese momento comenzó a parecerse a lo que me imagino que debía ser el público de la Santa Inquisición. Muy preocupante.

Simeone, no sé si consciente de su error, trató de arreglar el entuerto con más cambios. Cambios extraños, que parecían más fruto de un colectivo desquiciado que del raciocinio a que nos tiene acostumbrados. Introdujo a Griezmann cambiando el sistema al 4-4-2 y fue como abrir las puertas de unos grandes almacenes el día de las rebajas. El roto fue tan desproporcionado que el Oporto comenzó a llegar a la portería madrileña con la facilidad de los que tienen pase VIP. No sé exactamente lo que duraría la pesadilla, a mí se me hizo eterna, pero el argentino tuvo que remendarla metiendo en el campo a Hermoso para volver a la línea de cinco atrás. Y ahí, cuando faltaban diez o quince minutos para terminar, comenzó el partido.

Rompió el tedio un gol de Hermoso tras una buena jugada de Correa, que había salido al césped para poner algo de locura creativa en mitad de esa locura absurda. El madrileño recortó dentro del área y su disparo de zurda dio en un defensa para colarse en parábola dentro de la portería. Todo parecía resuelto, pero no. El enésimo error con balón de De Paul provocó un saque de banda absurdo que acabó con la pelota dentro del área y con una mano ridícula de Hermoso. Penalti que transformó Uribe. Todo parecía resuelto, pero no. En el último segundo del encuentro, tras un saque de esquina que peinó Witsel en el primer palo, apareció la cabecita salvadora del jugador con más gol de toda la plantilla. Sí, ese al que un equipo de élite no debería permitirse el lujo de tener en el banquillo por razones peregrinas. Sí, Griezmann.

El Atleti empieza su andadura de Champions ganando al cabeza de grupo. Quédense con eso, porque me temo que es lo único que merece la pena.

Si el partido que enfrentó ayer al Atlético de Madrid contra el FC Porto hubiese terminado treinta segundos antes, es muy probable que esta crónica hubiese sido de otra forma. Asumámoslo. El análisis del fútbol, especialmente esta versión refinada y ultraexpuesta que disfrutamos a estas alturas del siglo XXI,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí