1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NEGOCIOS SUCIOS

Tebas secuestra la Liga

El responsable de la competición de fútbol censura comentarios críticos en las retransmisiones, restringe imágenes de jugadas conflictivas y elige a comentaristas obviando criterios de equidad entre los equipos

Ricardo Uribarri 7/09/2022

<p>Javier Tebas.</p>

Javier Tebas.

Instagram

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando una persona paga un precio alto mensual por disfrutar de un servicio, en este caso poder ver por televisión la Liga de fútbol, espera recibir una contraprestación de calidad en la que, gracias a la tecnología actual, pueda enterarse de todo lo que pasa en el césped, encuentre comentarios de profesionales reconocidos e independientes y, sobre todo, no se le hurten detalles de lo que ocurre en el partido. Por el contrario, lo que se está encontrando es un producto cada vez más prefabricado, en el que LaLiga que preside Javier Tebas no repite imágenes de algunas jugadas conflictivas y, cuando lo hace, resultan a veces de mala calidad; prohíbe por contrato que en las retransmisiones se haga cualquier comentario o pregunta que, a su juicio, pueda resultar crítico o no se ciña a lo que es estrictamente el evento, y opta por contratar a comentaristas que toman partido por uno de los dos contendientes. La patronal de los clubes se está disparando a sí misma en el pie. Y lo peor es que le da lo mismo.

Coincidiendo con la entrada en vigor del nuevo contrato televisivo, que durará cinco años, LaLiga ha decidido extender sus tentáculos y controlar al 100% toda la producción de las retransmisiones televisivas de los partidos. Hasta ahora, la institución ya era la responsable de la señal de algunos de los partidos, pero la empresa que ostentaba los derechos tenía la opción de personalizar la transmisión de los encuentros que quisiera, además de elegir a sus locutores y comentaristas. Ahora la realización de los partidos la ha asumido por completo la Liga, a través de la empresa Mediapro, una decisión que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya puso en entredicho en su informe sobre el pliego de condiciones para la adjudicación de los derechos, al señalar que “la norma legal (Real Decreto-ley 15/2015) otorga a la LNFP la facultad de comercialización conjunta de los derechos audiovisuales y a su órgano de control el establecimiento de un patrón para la producción que asegure un estilo común, pero no la producción o explotación directa de los mismos”.

Una de las grandes novedades de esta campaña es que Telefónica ya no tiene la exclusiva de los derechos, sino que los comparte al 50% con la empresa británica Dazn. Telefónica (Movistar) tenía la opción de seleccionar a periodistas y analistas, pero ha apostado por ahorrar costes, asumiendo todo el paquete que le entrega LaLiga: señal, locutores y comentaristas. Se limita a emitir lo que le mandan. Y Dazn ha preferido elegir a las personas que aparecen en las retransmisiones. Eso sí, teniendo claro que deben asumir las mismas normas que cumplen los profesionales contratados por LaLiga que aparecen en las retransmisiones de Movistar. ¿En qué consisten?

Telefónica (Movistar) ha apostado por ahorrar costes, asumiendo todo el paquete que le entrega LaLiga: señal, locutores y comentaristas

En el contrato se incluyen cláusulas en las que la patronal deja claro que los comentarios “no deben dañar la imagen de las competiciones, clubes, jugadores y público”, es decir, pase lo que pase, prohibidas las críticas sobre cualquier aspecto que afecte al producto. El que no siga las directrices recibirá un aviso y, en caso de reincidir, “se solicitará el relevo de los que hayan incumplido los principios citados”. Incluso se advierte de que se deberá consultar al entrevistado previamente si le incomoda que se le pregunte sobre un tema. ¿Dónde queda la libertad de información y opinión? Cercenada bajo los parámetros de LaLiga. Unas declaraciones como las realizadas por el portavoz del Atlético de Madrid, Tomás Reñones, al término del partido ante la Real Sociedad, en la que se quejaba con dureza de las decisiones del árbitro y de la utilización del VAR, parecen ahora mismo impensables de oír en los canales oficiales del campeonato. Por eso las tuvo que hacer en los medios oficiales del club.

Sobre este control de lo que se dice en las transmisiones, la CNMC ya advirtió en su informe que esta directriz debería ser “reconsiderada a la luz del artículo 20 de la Constitución y las libertades de expresión e información”. Sin embargo, LaLiga hace oídos sordos. A Tebas cabe reconocerle que nunca ha engañado en sus intenciones. Hace ya tiempo que en una entrevista en la Cope afirmó: “Yo no digo las preguntas, tú sabrás lo que debes preguntar. Como preguntes algo que no esté dentro del manual no volverás a salir. Si el canal está controlado por LaLiga no vas a decir una cosa que no creemos que sea apropiada”.

En esta Liga de “Mr. Wonderful” que Tebas intenta vender, donde todo es idílico y no hay lugar para la crítica, nos encontramos con situaciones en las que los espectadores tienen que buscarse la vida por sus propios medios para ampliar imágenes y ver si un jugador ha metido un gol con el brazo, o comprobar cómo un claro penalti por un placaje más propio de rugby que de fútbol no se repite ni una sola vez. Imágenes que, de querer compartirlas un usuario por redes sociales, corren el riesgo de ser vetadas poco tiempo después e incluso clausurada su cuenta personal. Como también se elimina cualquier acción polémica de los resúmenes de los partidos con la excusa de que hay un tiempo limitado por contrato para esos vídeos. ¿Acaso no es tan importante poder ver una pena máxima no pitada que un disparo que se va fuera? Qué tiempos aquellos de la moviola. En vez de mostrar lo mollar, se recrean en ofrecer a los locutores de la televisión cantando goles, o los de la radio narrando el tanto varios minutos después, que ya me dirán qué atractivo tiene, o en enseñar a unos jugadores de otro partido que se va a jugar dos horas más tarde bajando del autobús.

Como suele ocurrir en todas aquellas instituciones que copian parámetros semejantes a una dictadura, cuanto más se intenta controlar las críticas dentro de su ámbito, más arrecian en el exterior y más bajo cae su reputación. Y el prestigio de la patronal ahora mismo está bajo mínimos. Por el veto que impone a los periodistas para preguntar según qué cosas a los protagonistas, por la selección de las imágenes que ofrece sobre las jugadas polémicas que hay en un partido, y por algo que irrita mucho a los seguidores: la designación de los comentaristas en la retransmisión de los partidos.

Hay encuentros, especialmente en los de Real Madrid y Barcelona, donde las personas que analizan el juego han tenido vínculos en el pasado con blancos o azulgranas. Y lo que se oye, nada tiene que envidiar a la realización que podría hacer el canal oficial de esos clubes. ¿Cómo se puede sentir un aficionado del Betis, por ejemplo, cuando tiene que escuchar a Iker Casillas ejerciendo de comentarista y diciendo cosas como “menos mal que Luiz Henrique no ha estado atento a ese pase de Borja Iglesias”? ¿Menos mal? Ya sabemos que hay más aficionados del Real Madrid, ¿pero acaso el dinero que pagan los espectadores del conjunto verdiblanco no merece que, al menos, no se sientan como si fueran el enemigo? ¿Tanto cuesta poner un comentarista de cada equipo? Estas cosas, a las que algunos suman otros factores, como las actuaciones arbitrales, provocan que numerosos seguidores muestren su enfado al ver cómo desde hace años se sigue fomentando un modelo de campeonato basado en el duopolio (Real Madrid y Barcelona). Hay quien no olvida que Tebas, confeso seguidor merengue, reconoció en su día que a LaLiga le interesaba que Real Madrid y Barcelona estuvieran siempre arriba.

Ese malestar que tienen los aficionados de varios equipos con diversos aspectos que dependen de LaLiga deberían hacerlo suyo los dirigentes de los clubes, que son los verdaderos dueños de la patronal. Al fin y al cabo, Tebas no es más que un empleado del que podrían prescindir si quisieran. Uno de ellos es Gil Marín, máximo accionista del Atlético de Madrid, cuyos hinchas se han sentido agraviados por todo lo ocurrido en el reciente partido de Anoeta, tanto en el aspecto arbitral como en la falta de imágenes de las jugadas conflictivas. En su caso, se da la circunstancia, además, de que es vicepresidente de la patronal. Pero da la sensación de que él y los demás prefieren coger el dinero que les toca antes que alzar la voz y meterse en reivindicaciones que son “cosas de fanáticos”. Ocurre que el silencio les hace cómplices y responsables finales a todos ellos de este Show de Truman que “Christof” Tebas controla con mano férrea. Quizá la ambición y la falta de miras de todos ellos les termine pasando factura. Cada vez son más los que piensan que no merece la pena pagar por lo ofertado.

Cuando una persona paga un precio alto mensual por disfrutar de un servicio, en este caso poder ver por televisión la Liga de fútbol, espera recibir una contraprestación de calidad en la que, gracias a la tecnología actual, pueda enterarse de todo lo que pasa en el césped, encuentre comentarios de profesionales...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    "Lapidario Fútbol Profesional" en las pésimas gestiones y administraciones del parásito iletrado, césar nerón ¿Tebas o te quedas para rato? en la lucha-guerra cainita entre la RFEFE y LFP; dos iguales para hoy, con sus sectas mafiosas "Don Mendo" con sus respectivas venganzas iletradas metidas con calzador "La Pela es la Pela": "Opacas-Calamidades Amorales", estigmas sátrapas cancerígenos; lacayos y pordioseros: merengues, empalagosos, camaleónicos, "Don Drácula" (a) "Alteraciones Crematísticas Sumergidas irreal Madrid Florentino Club y Casino CODERE-La Banca Concha Espina, siempre y paga triple, dijo sus ex-galáctico futbolín CASIMIRO, mira bien, chaval, "si pones 10 € y gana el Madrid, cobras 30 Euros"-La Casa Oficial Apuestas RMCF.

    Hace 2 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí