1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ITALIA

Draghi, crónica de un asesinato anunciado

Ni una figura como la del expresidente del BCE ha conseguido dar estabilidad al país transalpino en medio de la tormenta perfecta marcada por la pandemia, la guerra, la crisis energética y la inflación

Steven Forti 21/07/2022

<p>Mario Draghi.</p>

Mario Draghi.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hasta 2019 Villa Grande fue la residencia de Franco Zeffirelli. Entre flores de plástico, decenas de fotos con actores de Hollywood y un sinfín de baratijas muy kitsch, el director de películas como Romeo y Julieta y Hermano Sol, hermana Luna pasó los últimos años de su vida. Zeffirelli, que no era propiamente un ahorrador, tenía problemas de dinero y hace veinte años estuvieron a punto de desahuciarle. Intervino así su amigo Silvio Berlusconi, que compró Villa Grande –Zeffirelli fue senador con Forza Italia en los noventa– y dejó vivir gratuitamente al bueno de Franco hasta que la muerte se lo llevó. Luego, el Cavaliere se mudó a esta lujosa villa en el sur de Roma, en la Appia antigua. Tras su época dorada, Villa Grande volvió a ser estos últimos días uno de los escenarios principales de un guion –muy cutre, todo sea dicho– escrito hace tiempo: el del asesinato político de Mario Draghi.

Recapitulemos un momento. Draghi llegó al Gobierno en febrero de 2021, un momento crucial para el diseño y aprobación del plan de recuperación post-pandémico vinculado a los fondos europeos. El expresidente del BCE formó un ejecutivo técnico de unidad nacional, de acuerdo con el presidente de la República, Sergio Mattarella: puso hombres de su confianza en los ministerios clave y repartió las demás carteras entre todos los partidos, según su peso en el Parlamento. La única formación que se quedó en la oposición fue Hermanos de Italia, de Giorgia Meloni. Parecía el colofón final de una legislatura “loca”, como la definieron muchos periodistas por aquel entonces: Draghi llevaría de la mano el país hasta marzo de 2023, haciéndole recuperar credibilidad internacional y sorteando las emergencias sanitaria, económica y social fruto de la pandemia. Italia volvía a ser un partner fiable, en síntesis, tanto para Washington como para Bruselas, que le había otorgado más de 200.000 millones de euros en préstamos y ayudas en el marco del programa Next Generation EU.

Entre insultos a migrantes, feministas y progresistas, Matteo Salvini viajaba a menudo a Moscú y se hacía selfies en la plaza Roja

De hecho, Roma había sido fuente de preocupación constante en los tres años anteriores. La legislatura italiana había empezado en la primavera de 2018 con un terremoto político que había producido el primer gobierno nacionalpopulista en Europa occidental. Entre insultos a migrantes, feministas y progresistas, Matteo Salvini viajaba a menudo a Moscú y se hacía selfies en la plaza Roja vistiendo una camiseta con la imagen de Putin. El Movimiento 5 Estrellas (M5E) sellaba acuerdos con Pekín e Italia era el primer país de la UE en entrar en la Nueva Ruta de la Seda china. Poco más de un año después, Salvini se dejó llevar por la hybris tras haber sacado el 34% de los votos en las elecciones europeas de 2019: desde el chiringuito del Papeete, en las playas adriáticas, pidió “plenos poderes” y rompió la coalición de gobierno con los grillini, pensando ir a unas elecciones anticipadas donde arrasaría.

Sin embargo, en uno de los imprevistos giros de la política italiana, el M5E llegó a un acuerdo con el Partido Democrático (PD) y se formó un nuevo ejecutivo, tímidamente progresista, presidido por el mismo Giuseppe Conte, un desconocido abogado de Volturara Appula, que Salvini y Luigi Di Maio habían puesto como presidente del Consejo el año anterior. Luego vino la pandemia que lo trastocó todo. Y sobre todo la gestión de los miles de millones de los fondos europeos. El expremier Matteo Renzi conspiró entre bambalinas, hizo caer el ejecutivo y ahí entra en escena Draghi, presentado como el salvador de un país irreformable que, allende los Alpes, nadie consigue entender.

Los nervios de Conte y Salvini

El primer año de Draghi en el palacio Chigi fue relativamente plácido. Los medios de comunicación no paraban de alabar a Super Mario, el país salía relativamente bien de la pandemia, la economía estaba creciendo más de la media de la UE, Italia parecía contar más a nivel internacional. Incluso, los azzurri ganaron la Eurocopa y los Manneskin, Eurovisión. Los partidos, descolocados y desdibujados, siguieron la corriente y tragaron. Conte tenía suficientes problemas con hacerse aceptar como líder del Movimiento y Salvini debía lidiar con el sector más pragmático de la Liga, representado por el número dos, Giancarlo Giorgetti, ministro de Desarrollo Económico con Draghi, y los presidentes liguistas de las regiones del norte.

Las primeras tensiones llegaron en enero, cuando se eligió al nuevo presidente de la República. Draghi, pasándose de frenada, no desdeñó el ofrecimiento que muchos le hicieron de sustituir a Mattarella. Pero si Draghi se iba al Quirinale, ¿quién se quedaría en el palacio Chigi? El espectáculo fue esperpéntico: nadie tenía un plan, Salvini hizo el ridículo, el M5E demostró una vez más su diletantismo, el Parlamento pareció un circo. Al final, se le pidió de rodillas a Mattarella que se quedase siete años más. ¿Todo resuelto? Aparentemente sí, pero aquella semana dejó heridas profundas.

De hecho, a partir de febrero la navegación del ejecutivo se hizo cada vez más complicada. Y no solo por la invasión rusa de Ucrania, con todas las consecuencias que comportó, entre crisis energética –Italia importaba el 40% del gas de Rusia– y el aumento desbocado de la inflación. Los partidos empezaron a hacer explícitas sus quejas, los primeros el M5E y la Liga salviniana, ambos en caída libre en los sondeos. Luego vinieron las elecciones municipales parciales de junio, donde los grillini desaparecieron de los radares y la Liga sufrió el sorpasso –también en la mayoría de las regiones del norte, su feudo histórico– de Hermanos de Italia. Se encendieron todas las alarmas.

Conte empezó a levantar la voz. Salvini hizo lo mismo. Antes fueron las armas a Ucrania, luego los balnearios, finalmente la liberalización del servicio de taxi. Cualquier cosa iba bien para levantar una polvareda y marcar perfil. Conte entregó un documento de nueve puntos a Draghi criticando la poca sensibilidad social del ejecutivo, remarcando algunas de sus banderas como la renta de ciudadanía o el salario mínimo. El expresidente del BCE lo tomó en cuenta y dijo que, a grandes rasgos, encajaba con el plan del ejecutivo. No bastó. Y, además, el M5E se plantó en la cuestión de la aprobación de una incineradora en Roma, ciudad inundada –literalmente– por la basura. Draghi tomó nota, pero siguió su camino y puso el voto de confianza al decreto ley, por valor de 26.000 millones de euros de ayudas de diferente tipo. Se votaba el 10 de julio en la Cámara de Diputados y en él se incluyó también la aprobación de la incineradora.

Tras tensos tiras y aflojas, los grillini votaron a favor de la confianza al gobierno, pero abandonaron el aula en el voto sobre el decreto ley. Draghi interpretó la decisión como el fin del “pacto de confianza” que los partidos habían asumido cuando se creó el ejecutivo y dio por concluida su etapa en el palacio Chigi. Ahí intervino Mattarella, que le pidió al expresidente del BCE “parlamentarizar” la crisis. Y así llegamos al voto en el Senado de este miércoles 20 de julio.

¿Todo por una incineradora?

Los resultados son de sobra conocidos. Draghi hizo un discurso claro y muy político: ¿queréis seguir en el gobierno? Tomaos la responsabilidad de decirlo claramente a los italianos, vino a decir en pocas palabras. El M5E no votó, mientras que la Liga y Forza Italia se ausentaron del aula. La moción de confianza fue aprobada, pero la mayoría que sostenía el gobierno había dejado de existir. Super Mario se fue al Quirinale y entregó su dimisión.

¿Draghi cayó, pues, por una incineradora en Roma? Obviamente no. Cayó por la incapacidad política de un partido, el M5E, que es un mejunje populista sin una ideología clara que pierde piezas cada mes. Desde el principio de la legislatura, de hecho, el partido que obtuvo el 32,7% en 2018 no solo sigue cayendo en picado en intención de voto –obtendría ahora alrededor del 10%–, sino que ve menguar su representación parlamentaria: en la Cámara, los grillini han pasado de 222 diputados a solo un centenar tras la última escisión liderada por su anterior líder político y actual ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, que fundó un nuevo partido, Juntos por el Futuro. En casa del excómico Beppe Grillo, desde hace tiempo es un sálvese quien pueda.

El objetivo de Conte era sencillamente el de marcar perfil y, como mucho, apoyar externamente al ejecutivo en lo que queda de legislatura para intentar recuperar algo de consenso de cara a las elecciones que se habrían debido celebrar en primavera. Sin embargo, a fuerza de estirar tanto la cuerda, esta se rompió. El abogado de Volturara Appula demostró todas sus limitaciones políticas y el M5E, que ha estado en el gobierno ininterrumpidamente desde 2018 con tres ejecutivos muy distintos, ha puesto de manifiesto que no ha aprendido nada de cómo se hace política. ¿Qué se podía esperar de un partido que nació gritando Vaffanculo? De aquellos polvos, estos lodos.

Y es aquí cuando debemos volver a Villa Grande. Es en la Appia antigua donde se decidió darle el golpe de gracia a Draghi. Acompañado de su flamante nueva novia de 32 años, Berlusconi –que cumplirá 86 en dos meses– se reunió con Salvini. Los dos hablaron con Meloni y apostaron por ir juntos a nuevas elecciones, donde tienen todas las de ganar por goleada. El líder liguista obtuvo lo que quería hace tiempo, aprovechando el diletantismo de Conte. Berlusconi espera ser una vez más el king maker y Meloni recoge los frutos, sin ensuciarse las manos. El guion de la jornada del 20 de julio fue escrito en la villa que fue de Franco Zeffirelli. Los asesinos de Draghi son, en suma, Conte por incompetente y el dúo dinámico Salvini-Berlusconi, que son los que han apretado el gatillo.

Certezas e incógnitas

En Italia destaca el cansancio hacia una clase política que es percibida como irresponsable

Italia se encamina, pues, a nuevas elecciones, que se celebrarán el 25 de septiembre. Mientras tanto, en Washington y Bruselas el estupor se mezcla con la rabia por ver cómo ni una figura como la de Draghi ha conseguido dar estabilidad al país transalpino, en medio de la tormenta perfecta marcada por la pandemia, la guerra, la crisis energética y la inflación. En el Kremlin, en cambio, han acabado las reservas de vodka tras la fiesta que se han pegado. ¿Y en Italia? Hay de todo, pero destaca el cansancio hacia una clase política que es percibida como irresponsable. En los últimos días, han sido muchos los llamamientos de la sociedad civil para que el gobierno siguiese adelante: le pidieron a Draghi quedarse explícitamente, con manifiestos y recogidas de firmas, el partido del PIB (la patronal), el partido del sentido común (los alcaldes) y el partido de la solidaridad (el tercer sector).

En definitiva, las certezas son pocas. Se votará con una ley electoral pésima –el Rosatellum– que prevé el 61% de los diputados elegidos con el sistema proporcional y el 37% con el sistema mayoritario en colegios uninominales. Además, por primera vez será un Parlamento “reducido” tras el recorte de diputados (de 630 a 400) y senadores (de 315 a 200) aprobado hace un par de años. Mucho dependerá de cómo se presenten los partidos. Si en la derecha –por favor, no lo llamen centro-derecha porque de centro no tiene nada– no hay dudas de que Salvini, Meloni y Berlusconi se presentan una vez más juntos, en el centro-izquierda todo está por ver. El frente largo progresista, defendido por el PD y que incluía al M5E, ha quedado posiblemente herido de muerte tras la decisión de Conte. El secretario democrático, Enrico Letta, lo ha expresado claramente: lo que ha pasado implica “un cambio total de paradigma”. ¿Y qué harán los Renzi, los Calenda, los Di Maio y todo ese heterogéneo popurrí más o menos liberal que incluye a los que han roto con Berlusconi, como los ministros Gelmini y Brunetta, dirigentes históricos de Forza Italia? ¿Irán juntos? ¿Y alguien los votará? La descomposición-recomposición de las fuerzas políticas no ha parado desde 2018 y la conclusión abrupta de la legislatura lo acelerará.

Las primeras proyecciones, a partir de las encuestas de las últimas semanas, otorgan una amplia mayoría absoluta en casi todos los posibles escenarios a la coalición de derecha. Sería, atención, un gobierno ultra con la muleta pseudo-liberal del berlusconismo. Lo único que quedaría por entender es quién se llevaría el gato al agua: Meloni se frota las manos con una intención de voto del 22-23%, mientras que Salvini espera presentarse junto a Forza Italia para quedar primero dentro de la coalición. La regla no escrita es que el partido más votado nombra al presidente del Consejo. Veremos. De todas formas, una cosa u otra no cambiaría el resultado: en Roma habría un gobierno que miraría al modelo húngaro de Viktor Orbán.

Las incógnitas, sin embargo, son muchas más. ¿Qué pasará con el plan de recuperación que debe ser implementado con un calendario estricto? Hay que aprobar una serie de reformas si se quiere recibir el próximo paquete de ayudas. ¿Qué pasará con la prima de riesgo del país con la deuda pública más elevada de la UE? Ayer superó los 240 puntos y la subida de tipos de interés del BCE no ayudará. ¿Qué pasará con la aprobación de los presupuestos? En el mejor de los casos, el gobierno se formaría a finales de octubre: no será fácil prepararlos y conseguir el visto bueno de Bruselas. ¿Y qué pasará con la colocación internacional de la tercera fuerza económica de la UE si se forma un gobierno Meloni-Salvini? ¿El compromiso euroatlántico, pilar del gobierno Draghi, se mantendrá? Rusia intentará influir en las elecciones italianas y después en la línea del nuevo gobierno. No olvidemos que los canales de comunicación son fluidos con Berlusconi, histórico amigo de Putin, y Salvini, cuyo partido, la Liga, firmó un acuerdo de cooperación con Rusia Unida. No estamos hablando de temas baladíes.

Obviamente, el futuro no está escrito, como decía Joe Strummer. La izquierda –o, al menos, lo que queda de ella– y el mundo progresista pueden movilizarse y evitar que los amigos de Orbán, Trump y Abascal lleguen al poder en Roma. No va a ser fácil, desde luego, pero hay que intentarlo. Y sobre todo hay que encender todas las velas a todas las vírgenes que conozcamos. Y rezar. En el país que alberga el Vaticano a veces funciona.

Hasta 2019 Villa Grande fue la residencia de Franco Zeffirelli. Entre flores de plástico, decenas de fotos con actores de Hollywood y un sinfín de baratijas muy kitsch, el director de películas como Romeo y Julieta y Hermano Sol, hermana Luna pasó los últimos años de su vida. Zeffirelli, que no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ayalber

    Qué buen artículo. Limpio, conciso, claro. Aporta conocimiento. Gracias.

    Hace 2 meses 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí