1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entretextos.mx (IV)

Los grandes momentos de Luis Villoro con los indígenas de México

Frente a una democracia representativa liberal, el filósofo planteó una democracia comunitaria que uniera la sabiduría de nuestros pueblos originarios, no solo de México, sino del resto de América Latina

Liliana David 3/08/2022

<p>Concentración en homenaje a Luis Villoro.</p>

Concentración en homenaje a Luis Villoro.

Radiozapatista.org

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fue en el año de 1996 cuando un miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el comandante David –conocido así, solo por su nombre de pila–, presentó ante los medios de comunicación y el resto del mundo al reconocido intelectual Luis Villoro como uno de los hombres que fungiría en calidad de asesor del encuentro Diálogo por la Paz, convocado aquel año por el Gobierno federal de México y el grupo de indígenas liderados por el subcomandante Marcos. Este acontecimiento quedaría en la memoria colectiva como una prueba del compromiso que el filósofo de origen español sostuvo con los pueblos originarios, pero sobre todo pasó a la historia como la demostración de la auténtica amistad que Luis Villoro forjó con el pueblo indígena zapatista de Chiapas.

Este 2022 se cumple el centenario de nacimiento de Luis Villoro Toranzo (Barcelona, 3 de noviembre de 1922), un hombre que, tras salir a muy corta edad de España, creció en una hacienda mexicana. Sin duda, fue una etapa significativa, ya que aquel infante sería marcado por el generoso gesto de un indígena, un hombre viejo que besó su pequeña mano: “Esto le pareció algo desproporcionado, pero dejó en él una huella imborrable, un interrogante, un enigma, el milagro o la gracia de aquello que le pareció totalmente inmerecido, pero que se volvió muy significativo”. Así lo expresa en entrevista Mario Teodoro Ramírez, filósofo mexicano y profesor emérito de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), con quien platico a propósito del centenario natal de aquel reconocido pensador para ahondar en su vida personal, así como en las preocupaciones que Luis Villoro mostró tempranamente por los pueblos originarios de América, particularmente, por los de México: “Él abogó por la defensa, no digamos de una cultura nacional, sino que sostenía que era necesario pensar en México como un país con una multiplicidad de culturas, y que era fundamental que se reconociera así, bajo ese mosaico de la pluralidad. Eso es parte de lo expone en su libro, publicado en 1998, Estado plural, pluralidad de culturas”.

Teodoro Ramírez me cuenta que Luis Villoro fue sorprendido por la guerrilla zapatista en los años noventa, al igual que muchos otros mexicanos, ya que tras la otra guerrilla rural de los setenta, nadie se esperaba una nueva rebelión, y menos aún indígena, en la última década del siglo XX. Sin embargo, Villoro fue entendiendo paulatinamente –me dice Ramírez– el significado de aquel movimiento, primero simpatizando con él, pero más tarde involucrándose como activista y participando en los eventos del EZLN. De hecho, un año después de la muerte del intelectual, es decir, en 2015, fue publicada una edición bajo el sello del Fondo de Cultura Económica (FCE), en la cual se compiló la correspondencia que Villoro mantuvo con el subcomandante Marcos, es decir, el intercambio epistolar entre ambos personajes.

Entre el filósofo y el líder del EZLN existió una cercanía y una reciprocidad de ideas que fomentaron bajo la complicidad y el debate entre los años 2011 y 2012, abordando puntos claves que aluden siempre a lo ético y político. Los diálogos que sostuvo con el subcomandante Marcos –construidos, además, a la manera de los platónicos– abren una gran ventana para adentrarse en aquel mundo indígena que tanto interés despertó en Villoro, y por el cual este autor ya había escrito en 1950 su libro Los grandes momentos del indigenismo en México.

Es revelador también lo que traslucen las palabras de Luis Hernández Navarro, quien escribe el prólogo del libro La alternativa. Perspectivas y posibilidades de cambio, recordando la viva imagen del intelectual Villoro durante los días y las noches que transcurrieron en las jornadas que enmarcaron el Diálogo por la paz en Chiapas: “Esa noche de 1996, mientras el fresco de La Realidad (nombre de una comunidad indígena) caía a sus espaldas, Luis Villoro trató de conciliar el sueño en un improvisado lecho de cartón que sus compañeros le acondicionaron en el suelo de la escuela zapatista en la que pernoctaban. Se cubrió del frío con el saco gris con el que invariablemente se vestía y renunció a quitarse los zapatos tenis que regularmente calzaba. Luis Villoro tenía entonces 74 años de edad y era ya uno de los más reconocidos filósofos. A pesar de ello, no pidió para sí ningún trato especial en aquel rincón de la selva chiapaneca. Durmió, se aseó y comió exactamente como lo hicieron el resto de sus compañeros. No hubo de su parte queja alguna. Por el contrario, mientras esperaba el momento de encontrarse con la jefatura rebelde, confesó sentirse privilegiado de estar allí”.

Habían transcurrido casi 50 años entre el día en que Villoro publicó su libro Los grandes momentos del indigenismo en México y esa noche a la que se refiere el escritor y periodista Luis Hernández Navarro. Precisamente, aquellos días en Chiapas se despertó cierta ilusión para conseguir que los pueblos indígenas del país recibieran por primera vez justicia y dignidad, a través de un nuevo pacto nacional. El propio Luis Villoro se había pronunciado públicamente en aquel momento, manifestando que la negociación que se estaba llevando a cabo con el Ejecutivo mexicano era en nombre de todos los pueblos indígenas, pues la propuesta del EZLN al Gobierno federal recogía las demandas de todos ellos con la finalidad de contribuir, desde el movimiento zapatista, a construir una verdadera democracia y lograr un reconocimiento de los derechos indígenas y de su autonomía, así como del carácter pluricultural y diferenciado de la nación mexicana.

Luis Villoro planteó que la alternativa frente a una democracia representativa liberal era una democracia comunitaria que uniera la sabiduría de nuestros pueblos originarios

Como el filósofo constató, los zapatistas no buscaban ayuda asistencial del gobierno mexicano para resolver los problemas que las comunidades indígenas padecían desde hacía tantos siglos, sino que pretendían lograr una reforma radical del Estado, que por fin hiciera justicia a quienes habían sido marginados durante todo ese tiempo. Por ello, Luis Villoro planteó que la alternativa frente a una democracia representativa liberal (como la de Estados Unidos) era una democracia comunitaria que uniera la sabiduría de nuestros pueblos originarios, no solo de México, sino del resto de América Latina. Esa democracia comunitaria, a la que alude en varios de sus escritos, reivindica los valores indígenas, las cosmovisiones antiguas, que no se basan en valores individualistas y egoístas, los cuales están provocando los grandes males que la humanidad sufre en la actualidad. La democracia anhelada entonces por Villoro tiene como punto de partida un vínculo real con los valores comunitarios, aquellos que han unido principalmente las luchas de los zapatistas con las de los p´urhépechas y con cada una de las reivindicaciones de los pueblos originarios que, por desgracia, han sido estigmatizados al presentarlos como atrasados. No obstante, Luis Villoro siempre tuvo la firme convicción de que se trataba de comunidades más adelantadas y con valores distintos, necesarios para un proyecto político diferente.

Al comprender de fondo el problema de la constitución pluricultural, Villoro empezó a reflexionar sobre la identidad y los problemas del indigenismo. Esa primera etapa de su pensamiento y obra está dirigida a los problemas éticos. En ella intenta buscar alternativas para salir de la miseria, la opresión y la dominación que las comunidades padecen. La falta de reconocimiento por parte del Estado de los derechos y autonomía indígenas es un problema fundamental que provocó la oposición de los zapatistas. En esa rebeldía constructiva –como pensaba el mismo Villoro–, convergen las propuestas de los indígenas mexicanos, que buscan el reconocimiento frente a un Estado criollo y mestizo. “Entender a los indígenas del país no solo supuso convivir en la cercanía con ellos, sino que también se convirtió en su ideal ético para buscar la justicia de los pueblos originarios, tan marginados. Buscaba que se reconocieran los derechos de esos pobladores y dueños originales de las tierras de México, un país en el que vivían, y aún viven, como una especie de extranjeros, sufriendo la marginación, la pobreza y la discriminación”, sostiene el filósofo Teodoro Ramírez. Este profesor mexicano, estudioso de la obra de Luis Villoro, quien fue su querido maestro, –como José Gaos lo había sido del propio Villoro–, me dice que están preparando desde México una serie de publicaciones colectivas para brindar un homenaje al hombre que vivió sus últimos días defendiendo la multiculturalidad, no desde una posición ideológica o nacionalista –conceptos que tanto criticó, por cierto–, sino, simple y llanamente, desde una visión más ética y filosófica, es decir, radicalmente humana.

Fue en el año de 1996 cuando un miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el comandante David –conocido así, solo por su nombre de pila–, presentó ante los medios de comunicación y el resto del mundo al reconocido intelectual Luis Villoro como uno de los hombres que fungiría en calidad de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Liliana David

Periodista Cultural y Doctora en Filosofía por la Universidad Michoacana (UMSNH), en México. Su interés actual se centra en el estudio de las relaciones entre la literatura y la filosofía, así como la divulgación del pensamiento a través del periodismo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí