1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CONTRA EL NEGOCIO

El fútbol expulsa a sus aficionados

Empieza la Liga, pero muchos hinchas no podrán disfrutar de los partidos en vivo, ni verlos por televisión, por culpa de la codicia del beneficio económico que sustenta sueldos, traspasos y comisiones millonarias

Ricardo Uribarri 10/08/2022

<p>Pancarta desplegada por los seguidores del Schalke 04 alemán en un partido contra el Athletic de Bilbao.</p>

Pancarta desplegada por los seguidores del Schalke 04 alemán en un partido contra el Athletic de Bilbao.

Twitter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vuelve la Liga y con ella la ilusión de millones de aficionados en nuestro país. Sin embargo, muchos de ellos no tendrán la capacidad económica necesaria para ver un partido en un estadio. Tampoco podrán presenciarlo a través de la televisión en su casa. Ni siquiera podrán plantearse presumir de colores comprando una camiseta oficial. El negocio en el que se ha convertido el fútbol profesional se lo impedirá. El sistema les ha echado sin miramientos en busca de un beneficio económico con el que sustentar sueldos, traspasos y comisiones millonarias. El carácter popular que tuvo este deporte ha desaparecido para dar paso a otro producto más de entretenimiento, del que solo un porcentaje pequeño de sus seguidores puede disfrutar.

Imaginemos que un hijo pide a sus padres ir a ver a su equipo favorito en el inicio del campeonato. El padre o madre sondea el precio de las entradas y se da cuenta que para ir los dos el coste se irá, como mínimo, a los 100 euros. Verlo por televisión tampoco es una solución asequible, porque no tienes la posibilidad de comprar un único partido a un precio razonable, sino que las operadoras que tienen los derechos te obligan a contratar paquetes que incluyen otros servicios, como teléfono o internet, que nada tienen que ver con el fútbol, y que mensualmente suponen un desembolso que no bajará de los 100 euros y que fácilmente puede ser de hasta 130 euros. El consuelo de comprarle al niño o niña una camiseta del club con el nombre de su jugador favorito resultará, asimismo, muy oneroso. Como mucho, quizá pueda comprar una de temporadas pasadas que estén a mejor precio, porque la de la campaña vigente será raro que no baje también de los 100 euros.

La realidad es que ver el fútbol en España resulta más caro que en las principales ligas europeas, tanto en el campo como a través de la televisión

Habrá quien defienda que puedes sacar un abono de un equipo, por ejemplo, el Atlético de Madrid, por 255 euros, lo que supone una media de 13 euros por cada uno de los 19 encuentros que disputa cada conjunto en casa en la Liga, lo cual no parece una cifra muy elevada. Y que además lo puedes fraccionar en 10 plazos. Cierto. Pero tengamos en cuenta que, en el actual contexto económico, hay muchísimos seguidores que no pueden destinar casi 160 euros (sumando abono y cuota de televisión) mensualmente a esa partida. Por no hablar de que, en el frecuente caso de que sea un padre el que quiera ir con su hija/o, ya tendrá que pagar, como mínimo, dos abonos. Y, sobre todo, que el número de abonos que hay a ese precio es reducido, por lo que hay un gran número de hinchas que se quedan fuera de esa posibilidad.

La realidad es que ver el fútbol en España resulta más caro que en las principales ligas europeas, tanto en el campo como a través de la televisión. Según un estudio realizado por el medio digital TresCuatroTres, la entrada media de un partido de Primera División de nuestra Liga tenía en 2020 un coste de 68 euros. Le seguía Italia, con 60 euros. A continuación, venía Inglaterra, con 58 euros, Alemania, con 53 euros, y Francia, con 42 euros. En cuanto a poder presenciar los encuentros por la pequeña pantalla, nuestro país tiene la opción más cara, ya que una vez que pasa la oferta que ofrecen los primeros meses las operadoras que retransmiten los partidos tras darse de alta, la cuota mensual no baja de los 100 euros. Mientras, en Inglaterra puedes ver todas las competiciones por 79 euros, en Alemania por 68,25 euros, en Francia por 49,99 euros, casi lo mismo que en Italia, donde cuesta 49 euros, según el informe del medio Sevillismo.futbol.

Una entrada para ver el derbi de Berlín costaba 18 euros, mientras que para ver el Getafe-Atleti los aficionados visitantes abonaron 50 euros

Hay que tener en cuenta además que España tiene el salario mínimo más bajo de todos estos países. En nuestro país alcanza los 1.166 euros brutos en 12 pagas, mientras que en Alemania es de 1.744 euros, en el Reino Unido de 1.708 euros y en Francia de 1.645 euros (en Italia no hay salario mínimo establecido). Es decir, que el aficionado español es el que tiene que hacer un esfuerzo económico más grande, ya que tiene que destinar el 8,5% del salario mínimo para ver el fútbol en su casa, una vez que se le acabe la oferta inicial, mientras que para los británicos supone el 4,6%, para los alemanes el 3,8% y para los franceses el 3%.

Una realidad que deja en el aficionado español al fútbol una sensación de frustración importante al entender que no se le tiene en cuenta y que cada vez se le ponen más trabas para poder disfrutar en vivo de los partidos. Solo hace falta ver las miles de respuestas de los hinchas que ha recibido un tuit del presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, en el que se congratula de la demanda ganada por su organismo y la empresa Movistar a dominios web que facilitaban la piratería televisiva de los partidos. Todos se quejan del abuso que, para ellos, supone tener que pagar esas cantidades económicas en comparación a lo que ocurre en el resto de los campeonatos de nuestro entorno. Y alguno le ofrece ejemplos concretos: primera jornada de Liga en Alemania. Una entrada para ver el derbi de Berlín costaba 18 euros, mientras que para ver el Getafe-Atlético de Madrid de la jornada inaugural de la Liga española, los aficionados visitantes deben abonar 50 euros.

El secretario general de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE), Emilio Abejón, explica a CTXT que “el precio de las entradas para ver los partidos en los estadios se ha disparado en los últimos años. Hasta hace cinco o seis temporadas, quitando algún partido muy señalado de Real Madrid o Barcelona, la mayoría de la gente podía permitirse ir al fútbol de vez en cuando. Pero el alza brutal que han experimentado está provocando que muchas personas estén teniendo que renunciar a ir a los campos. Nosotros hemos intentado hablar sobre este tema con LaLiga, que se defiende diciendo que no tiene competencias para fijar precios. Pero tampoco tenía competencias para negociar un contrato recentralizado de televisión y sí que puso sus energías para conseguirlo”.

Desde distintos sectores se ha hablado sobre la preocupación que supone que muchos jóvenes no se interesen por el fútbol y prefieran otras formas de ocio

Resulta irrisorio que, en un documento de la UEFA, en el que distintas Ligas dicen los tratos que tienen con sus aficionados, “la española presuma de tener un acuerdo para seguidores visitantes a 15 euros, cuando eso es un pacto para Segunda División que ni siquiera alcanza a todos los clubes, con cupos pequeños y que solo se pueden lograr a través de una aplicación que gestiona Aficiones Unidas (asociación que depende de la propia Liga)”, desvela Abejón.

Desde distintos sectores del fútbol se ha hablado últimamente sobre la preocupación que supone que muchos jóvenes no se interesen por esta actividad y prefieran otras formas de ocio. Parece evidente que una de las principales razones que está detrás de esta cuestión es la dificultad económica que tienen para poder ver los encuentros. “Un chaval de 12 o 14 años podía ir al fútbol en los años ochenta con su paga. Ahora mismo es imposible. Si la Liga tuviera una visión de futuro pensaría en el fútbol de dentro de 20 o 30 años. Y para eso tiene que promover la afición entre los chicos de 10 a 15 años con políticas de precios que sean inclusivas, que es justo lo que no está haciendo. Pero no solo es un problema para los jóvenes. Tampoco la gente trabajadora adulta puede permitirse llevar a sus hijos a un partido. Teniendo un sueldo normal en nuestro país, como mucho podrá hacerlo una vez a la temporada”, señala el portavoz de FASFE.

La codicia de querer sacar el máximo por cada asiento ha hecho posible que ocurran cosas como la invasión de seguidores del Eintracht en el Camp Nou

Abejón anuncia que su asociación va a emprender una campaña para concienciar sobre este asunto. “Nos parece que un camino a seguir sería como en Inglaterra, donde existe un acuerdo para que las entradas visitantes no pasen de 30 libras. La UEFA también consiguió fijar unos precios en sus competiciones para las hinchadas visitantes. La idea era hacerlo en 40 euros, pero el FC Barcelona se negó y al final se estableció en 60. Es curioso que un Real Madrid-Barcelona de cuartos de final de Champions puede ser más barato para un seguidor visitante que un partido de Liga que se juegue tres días después y donde le puedan cobrar 100 euros, aunque haya menos en juego. Lo que vamos a pedir a LaLiga es que en sus mecanismos de licencia ponga algo similar a lo de UEFA o Inglaterra. Creo que Tebas intenta ampliar el pacto que tienen en Segunda pero que está teniendo complicaciones y debe poner toda la carne en el asador, algo que no hace, porque le falta la visión de pensar que tienen un producto a largo plazo y que no pueden matar la gallina de los huevos de oro. La Liga tiene la capacidad de liderar que la política de precios cambie”.

La codicia de querer sacar el máximo precio posible por cada asiento ha hecho posible que ocurran cosas como la invasión de seguidores del Eintracht de Frankfurt en el Camp Nou en una cita de la pasada Europa League, al ceder la entidad azulgrana muchas entradas a turoperadores, que fueron adquiridas por los aficionados germanos. ¿Aprenderán los clubes de este tipo de situaciones o seguirán alejando a buena parte de su masa social de los estadios y de la posibilidad de ver a su equipo? De eso depende que España siga con la mala fama que en este asunto tiene entre los aficionados europeos. Muchos hoy en día aún recuerdan la pancarta que mostraron seguidores del Schalke alemán hace unos años contra los precios que les iban a cobrar en Bilbao para la vuelta de una eliminatoria ante el Athletic: “¿Entrada 90€ = 1 euro por minuto? El fútbol no es sexo telefónico”.

Vuelve la Liga y con ella la ilusión de millones de aficionados en nuestro país. Sin embargo, muchos de ellos no tendrán la capacidad económica necesaria para ver un partido en un estadio. Tampoco podrán presenciarlo a través de la televisión en su casa. Ni siquiera podrán plantearse presumir de colores comprando...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Pelotazos dirigentes de clubes de fútbol históricos por derechos de pernadas: 2+2= 4 anden o no anden bien, morosos.-Los demás por orden y cuentan "Ley Saneamiento Fútbol Español 1992" que tras 30 años siguen siendo SSAADD, y después tenemos las empresas mafiosas plataformas televisivas, imponiendo los horarios de los partidos, así cómo imponiendo los colores de la camisetas.-Madrid Florentino Club con Chequera-"ACS"-conformado caprichosamente una selección de futbolines euros peseteros mercenarios torre de babel, con lo cual nunca puede conformar equipos plan de futuro desde 2009-2010; 2020-2029.-Curiosamente una noticia del club merengue empalagoso a nivel Concha Espina se convierte (petisú a-v-i-o-n césar nerón; obras faraónicas) a nivel nacional en Prensa-Radios-Televisiones; con sus lacayos "sanchos panzas" del quijotesco "Famoso Personaje Robespierre".

    Hace 1 mes 24 días

  2. jmfoncueva

    Tengo, al parecer, la inmensa suerte de que el fútbol se me dé una higa. Ni de niño fui de ningún equipo, ni me inspira emoción alguna la selección nacional. Los principales clubes, y algunas de sus rutilantes estrellas, son unos morosos con Hacienda a los que no se les presiona, ni de lejos, como al vecino de enfrente o al tendero de la esquina. Quien siga pagando a euro el minuto por ver un empate a cero... En fin, contextatarios, cedo mi rueda de molino al autor del artículo por si tiene ganas de comulgar. Salud a todos.

    Hace 1 mes 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí