1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mujeres en la Italia fascista

La forja de un equipo rebelde

“Si hay un deporte que la mujer no debiera practicar es, justamente, el fútbol”, aseguraban en ‘Lo Sport Fascista’, en diciembre de 1931

Miguel Ángel Ortiz Olivera 27/08/2022

<p>Equipo de mujeres futbolistas en los años 30. </p>

Equipo de mujeres futbolistas en los años 30. 

Cedida.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La forja

Federica Seneghini acudió a la cita convencida de que escribiría un breve artículo sobre el primer equipo italiano de fútbol femenino. Había quedado en un bar de la piazza Abbiategrasso con Marco Giani, doctor en Historia de la Lengua Italiana y autor de Historia de un prejuicio y una lucha, un espléndido trabajo que profundizaba en la historia de las primeras futbolistas italianas. Federica quería hacerle unas preguntas para su artículo. Sin embargo, Marco se presentó con varias carpetas llenas de documentos. Y con una proposición: llevarla a casa de Graziellina, la última testigo con vida que había visto jugar a las futbolistas milanesas. Federica no pudo negarse. Solo quedaban unos días para que arrancase el Mundial Femenino en Francia. Y su futuro libro.

Cuando abrió la primera carpeta, entre los documentos, una fotografía en blanco y negro llamó su atención. La cogió. Sonrió al ver cómo sonreían aquellas jóvenes futbolistas. La foto, tremendamente nítida, hablaba de otro fútbol: el que se jugaba con cinco atacantes, tres mediocampistas y únicamente dos defensas para evitar que fusilasen a la solitaria arquera. No tardó en ponerles nombre: Mina Lang, Ester Dal Pan y Ninì Zanetti; Marta Boccalini, Nidia Glingani, Maria Lucchese; Augusta Salina y Luisa Boccanili; Navazzotti.

Aquellas jóvenes no habían conocido el mundo antes del Duce. Estaban acostumbradas al asedio de los camisas negras

Con el paso de los meses descubrió que aquellas mujeres habían protagonizado uno de los episodios más representativos de la lucha del fútbol femenino. Y lo habían hecho en faldas, sin miedo a las patadas por intentar abrirse hueco en un mundo tremendamente machista: el del fascismo de Mussolini. Solo había que ojear algunas citas publicadas en aquel entonces en los medios de comunicación: “Si hay un deporte que la mujer no debiera practicar es, justamente, el fútbol”, aseguraban en Lo Sport Fascista, en diciembre de 1931. Aquellas jóvenes no habían conocido el mundo antes del Duce. Estaban acostumbradas al asedio de los camisas negras. A que los balillas, con sus mosquetones de juguete, las abordasen por la calle. A escuchar la Giovinezza. A un estricto régimen religioso y toques de queda en sus casas. A servir a los hombres. A los fogones y la aguja. Al matrimonio, la crianza de los hijos y el bienestar del marido como único futuro. 

Solo Zanetti había tenido la suerte de jugar al fútbol durante unas vacaciones en Castiglionecello. Quedaba con un grupo de chicas romanas, todas las tardes, para entrenar. Tanto le había gustado aquel sport que se había atrevido a escribir una carta a La Domenica Sportiva. Y sorprendentemente, la habían publicado: “¿Por qué no debería haber un equipo de fútbol femenino en Italia? ¿No sería interesante ver que, incluso en este tipo de deporte, la mujer italiana puede competir y quizás superar a las extranjeras?”.

Fue Zanetti la que robó una pelota de su hermano y apareció con ella un domingo de 1932 en el parque donde se reunía con sus amigas. La desenfundó y lanzó la pregunta que cambiaría sus vidas para siempre: “¿Qué? ¿Probamos?”.

La lucha

Ese mismo año, el Duce anunció que el próximo Mundial se disputaría en Italia. El calcio, desde entonces, se convirtió en la principal herramienta de Mussolini, “el primer deportista de Italia”, para controlar a las masas. Levantó estadios en Údine, Florencia, Bolonia, Trieste. Y la joya de la corona: el fastuoso Mussolini, en Turín, coliseo de la Juventus. Eran los “años de consenso”; pero no para el fútbol femenino: el Régimen ordenó que fuera moderado en todo, tanto en la ropa como en los movimientos y la efusividad de las jugadoras.

El Régimen ordenó que el fútbol femenino fuera moderado en todo, tanto en la ropa como en los movimientos y la efusividad de las jugadoras

Federica descubrió que solo se permitía jugar públicamente a ciertas mujeres en partidos carnavalescos, como el disputado un año antes, en enero de 1931, en Nápoles. Contaba Marco Giani que “una ‘multitud […] enorme’ se acercó para ver a las once bailarinas de un espectáculo de variedades en la ciudad, contratadas para un duelo contra los empleados de la fábrica textil Giorgio Ascarelli”. Estas futbolistas podían, incluso, saltar al césped en pantalones cortos; las milanesas ni tan siquiera se atrevían a soñarlo. Aún con aquellas faldas recatadas, los hombres las miraban con desdén en el parque. “No está bien que las chicas como vosotras se alboroten de esa manera”, les reprochaban las mujeres. “¡Somos damas!”. Ellas, no obstante, aprendieron a centrar toda su atención en el balón: “Cuanto más jugábamos, más nos gustaba hacerlo y menos nos importaba el resto […] ¿Qué mal hacíamos aventurándonos en este deporte que pronto haría tan grande a nuestro país?”.

Federica descubrió que solo se permitía jugar públicamente a ciertas mujeres en partidos carnavalescos

Sin embargo, para convertirse en un verdadero equipo, necesitaban más que un balón y entusiasmo; necesitaban un entrenador. Convencieron a Piero Cardoso, jugador del Littoria, para que las entrenase. Y dieron un paso definitivo al frente: consiguieron “un campo donde entrenar tranquilas los domingos”. Tenían, por fin, un equipo. Y lo bautizaron como Grupo Femenino Futbolista Milanés. Como guinda del pastel, ficharon un orgulloso presidente, Ugo Cardosi, padre de Piero, empresario que siempre defendería a sus chicas frente a cualquiera que las criticase.

En esferas más altas, Mussolini también quería sentirse orgulloso de sus chicos y puso la azzurra en manos de Vittorio Pozzo, exteniente de las tropas alpinas ducho en el arte de la disciplina. Pozzo recorrió el país rastreando el talento. Y lo encontró: Meazza, Combi, Ferrari, Guaita y Orsi formaron una scuadra que conquistó a todo el país. También a las futbolistas milanesas, que acudieron a animarlos en un amistoso frente a Hungría, disputado en San Siro. En las gradas, descubrieron al conocido piloto de coches Nuvolari. Y no dudaron en abordarlo: “Nosotras también jugamos al fútbol”. Nuvolari esbozó una sonrisa de compromiso. A su lado, Carlo Brighenti, su jefe de prensa, soltó una densa nube de humo y preguntó: “¿Fuisteis vosotras las que escribieron aquella carta a La Domenica Sportiva?”.   

La llama

Decidieron mandar otra carta que, semanas después, apareció publicada en Guerin Sportivo. “Un grupo de aficionadas han tomado la iniciativa y han creado un equipo de futbolistas”, escribieron. “Todo estará adecuado al sexo […] La idea de las fundadoras es, sin darse muchos aires, practicar el fútbol como ejercicio físico”. En Il Littoriale, como no podía ser de otra manera, añadieron un comentario: “Cuando San Benito de Nursia les dijo a sus monjes Mens sana in corpore sano no se imaginaba que llegaría un momento en el que unas dulces muchachitas usarían su lema para jugar al fútbol”.  

Amas de casa, modistas, maestras, costureras y empleadas respondieron a su llamada. Las futbolistas recibieron el apoyo de la actriz Leda Gloria, hincha de la Roma. Y decenas de telegramas de jugadores profesionales. “Tan solo los periodistas, todos hombres, obviamente, no nos dejaban en paz”. Y muchas mujeres, que no dudaron en buscarlas para criticarlas en persona. Pero no importaba. Había prendido la llama. “Nos sentimos invencibles al ver nuestras palabras y nuestros nombres en negro sobre blanco. Invencibles y unidas. El fútbol era un juego maravilloso y nosotras íbamos a ser capaces de jugarlo de maravilla”. Antes, todas deberían aportar la autorización del padre para jugar. Y pasar por las manos del ginecólogo Ruani para que corroborase que el fútbol, ciertamente, no afectaba ni a su salud ni a su feminidad. 

Todas debían pasar por las manos del ginecólogo Ruani para que corroborase que el fútbol no afectaba ni a su salud ni a su feminidad

La llama de esperanza que había iluminado el camino, muy pronto, incendió los periódicos. La Gazzetta definió su juego como “ni fútbol ni femenino”. Il Regime Fascista publicó: “Esperemos que el telón caiga en el primer acto y no se vuelva a hablar de futbolistas en faldas”. En Lo Schermo Sportivo lo tildaron de “antideporte”, de “farsa al estilo americano”. Un domingo, ante la atenta mirada de Max David, periodista de Il Secolo Illustrado, tuvieron que jugar con tacones por falta de botines para todas. El partido se detuvo cuando un tacón casi golpea a la portera. Max David, no obstante, escribió: “La feminidad de las futbolistas no ha disminuido lo más mínimo […] Se debe preservar y crear en las mujeres una mentalidad futbolística que, seguramente, será diferente de la de los hombres”. También recibieron el apoyo de Carlo Brighenti, que se presentó a un entrenamiento armado con cigarrillos, un cuaderno y un lapicero. “Me gustaría escribir, tarde o temprano, sobre este experimento vuestro del fútbol”, les anunció. 

Hubo más reglas que desmerecían su fútbol: una pelota más ligera, solo pases rasos

Las chicas habían conseguido un patrocinador: Cinzano. Tendrían una camiseta propia. Jugando se sentían libres, liberadas. Aunque fuese con falda. “Y quizás fue por ese motivo por el que, poco tiempo después, los fascistas quisieron hacernos entender que, en este juego tan maravilloso como la vida, también eran ellos los que ponían las normas”. La primera: una mujer no podía jugar de portera por el peligro de que un balonazo dañase su fertilidad. Decidieron jugar con un chico bajo palos; pero aún así también recibieron críticas. “Nos enfrentábamos solas y con nuestras propias manos al fascismo y, a nuestro pesar, empezábamos a darnos cuenta”. 

Hubo más reglas que desmerecían su fútbol: una pelota más ligera, solo pases rasos. Y la peor de todas: una autorización de la Federación para poder seguir jugando. 

La luz

“Nuestro deseo por jugar era tan grande, nuevo, y en cierto modo, inoportuno, que requirió la intervención de uno de los hombres más poderosos del régimen de Benito Mussolini: el presidente del CONI y de la FIGC, Leandro Arpinati”. El gran cacique del deporte italiano tenía, en sus manos, el destino del equipo. Volvió a leer aquella carta. Y sorprendentemente, permitió que jugasen. Pero con una condición: el “experimento” del fútbol femenino debía realizarse en estadios cerrados, sin público. 

El “experimento” del fútbol femenino debía realizarse en estadios cerrados, sin público

El entusiasmo de las futbolistas milanesas dio frutos. El primero: “El reportaje más bonito que nos habían hecho hasta entonces; un artículo que, por primera vez en nuestra breve historia, nos devolvió un poco de esa dignidad y ese respeto que en el fondo sabíamos que merecíamos. Dos páginas firmadas por un periodista que conocíamos bien: Carlo Brighenti”. Y el segundo: disputar el primer partido de su historia. Días después de que la Juventus se proclamase campeona, el GS Cinzano se enfrentó al GS Ambrosiano en un partido de entrenamiento. Más de mil personas acudieron al campo del grupo fascista local Fabio Filzi. Cinzano se impuso por un gol a cero. “Al día siguiente, Il Calcio Illustrato hizo algo extraordinario. En lugar de publicar su artículo habitual sobre lo justo, moral o diferente que era el fútbol femenino, publicó la crónica del partido […] Un artículo deportivo, básicamente”.  

Las futbolistas no solo se habían ganado el respeto de algunos periodistas, también el de los dirigentes del Ambrosiana-Inter, que llevaron a sus jugadores, junto con la expedición del Sparta Praga, sus rivales en la semifinal de la Copa de Europa Central, a verlas jugar. Al final del partido, Burgr, capitán del Sparta de Praga, les regaló entradas para ver el partido en San Siro. Y el día no pudo tener un mejor final: los locales vencieron por cuatro goles a uno.   

La cercanía de los JJOO de 1936 mejoró la situación de las mujeres en el deporte: ellas también podían traer medallas y gloria para su país

La cercanía de los JJOO de 1936 mejoró la situación de las mujeres en el deporte: ellas también podían traer medallas y gloria para su país. Pero el fútbol femenino no era olímpico, y eso provocó nuevos ataques de la prensa. Sin embargo, una luz brilló en la oscuridad: habían nacido otros equipos femeninos. Enviaron una carta al periódico solicitando un partido contra las jugadoras de Alessandria. Y tres días después, recibieron una llamada. Las chicas de Alessandria ya se habían enfrentado a los benjamines de La Serenissima, y habían ganado por cinco goles a cero. Pero querían jugar contra otro equipo femenino. Querían jugar contra ellas. Un partido oficial, solo de mujeres, que pasaría a la historia italiana como el primero entre dos ciudades. 

Historia de un prejuicio y una lucha

El 1 de octubre fue la fecha elegida. Ugo Cardone compró los billetes de tren a Alessandria para todas las jugadoras. Durante semanas, entrenaron con más ahínco. Pero, extrañamente, ningún medio se hacía eco de la noticia. Ni una sola palabra. Ni tan siquiera para burlarse.

Un día, recibieron la visita de tres hombres del Régimen en un entrenamiento. Querían calibrar las virtudes físicas de las chicas. Después, se presentaron ante Ugo Cardosi para convencerle de que había que reorientar el espíritu deportivo de las chicas hacia un deporte olímpico. De nada sirvieron las quejas de Cardosi. Ni que las chicas se revelasen contra las normas: “Por fin, probamos a darle con la cabeza a la pelota y a pararla con el pecho, despedimos a los porteros masculinos […] Ahora que llegaba el final, nos queríamos quitar la espinita de hacer las cosas tal y como deseábamos”. 

Nunca pudieron disputar aquel partido porque el Régimen las obligó a reconvertirse en otros deportes

Nunca pudieron disputar aquel partido porque el Régimen las obligó a reconvertirse en otros deportes. El tiempo sepultó esta historia de prejuicio y lucha durante décadas, hasta que el historiador Marco Giani la desenterró para que todos, en cualquier rincón del mundo, pudiésemos “reflexionar sobre cómo Rosetta, Losanna, Ninì y Marta fueron, en el Milán de 1933, las primeras valientes y desafortunadas combatientes de una larga lucha contra un pensamiento común e inquebrantable en la mente de tantos italianos (y, desgraciadamente, una introyección en las italianas): ese pensamiento según el cual ‘el fútbol no es deporte para señoritas’”.  

Federica Seneghini cerró la última carpeta. De súbito, regresó al siglo XXI. Se oía, de fondo, un partido del Mundial Femenino pero no supo precisar quiénes lo disputaban. En su cabeza todavía resonaban los ecos de aquel olvidado partido que nunca llegó a disputarse, casi un siglo atrás, y que, sin duda, hubiera cambiado el curso de la historia del deporte femenino en Italia. Estaba preparada. Se sentó frente al ordenador, respiró hondo y tecleó el título de su futuro libro: Las futbolistas que desafiaron a Musolini.

La forja

Federica Seneghini acudió a la cita convencida de que escribiría un breve artículo sobre el primer equipo italiano de fútbol femenino. Había quedado en un bar de la piazza Abbiategrasso con Marco Giani, doctor en Historia de la Lengua Italiana y autor de Historia de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortiz Olivera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí