1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reportaje

Los derechos LGTBI+ también son una cuestión de clase

Muchos refugiados que llegan a España huyen de sus países tras sufrir una vulneración de sus derechos humanos por su orientación sexual. Sin embargo, demostrar su situación puede llegar a ser muy difícil

Israel Merino 7/07/2022

<p>Alexandra posa en el transcurso de su charla para el reportaje. </p>

Alexandra posa en el transcurso de su charla para el reportaje. 

Israel Merino

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Alexandra sale de la boca de metro de Plaza España esquivando el viento repleto de polvo, además de un chaparrón de barro. Una tormenta de verano ahoga Madrid y baja la temperatura de uno de los días más calurosos de junio desde que se tienen registros.

Llega con un vestido blanco con rayas azul marino y una cazadora vaquera sobre sus hombros. El viento va cargado de partículas que rasgan los ojos. Alexandra acude puntual, aunque ha tenido que darse prisa porque acaba de salir del gimnasio: “Me acabo de duchar y no sabía muy bien si llegaba”.

Lleva ya en España tres años, pero Madrid es una ciudad que no deja de sorprenderle: “Los españoles sois muy mal hablados”, asegura. “Habláis muy feo; decís muchas palabrotas. No es tan habitual en Latinoamérica”. Con paso convencido, se quita los auriculares y camina sobre el asfalto lleno de baches de la calle de los Reyes.

Alexandra es una mujer trans de 23 años proveniente de Chinandega, una ciudad de 100.000 habitantes en el oeste de Nicaragua. Como tantas otras personas LGTBI+ oriundas de países en los que mostrarse como uno es puede suponer una auténtica amenaza, Alexandra decidió dejar Nicaragua a los 20 años en busca de seguridad jurídica, sanitaria e incluso física.

“Mi país es complicado para las personas LGTBI+, sobre todo, para la gente trans”, asegura mientras se sienta en un taburete de un bar desde el que se ve la Gran Vía. “Hay una magnitud de violencia muy grande. Grandísima. En Nicaragua se realizan auténticas matanzas contra el colectivo trans”.

Según la Gay Travel Index de 2021, una lista elaborada por Spartacus, una organización que reúne recursos para viajeros LGTBI+, Nicaragua es el país 117º del mundo más seguro para las personas de este colectivo; esto es, el 85º más inseguro. 

“Mi infancia no ha sido nada feliz. Tampoco mi adolescencia”, empieza a relatar mientras juguetea con sus auriculares e intenta mantener una compostura serena. “Yo salí del armario a los 6 años”.

“No me acuerdo muy bien de eso porque era muy pequeña, pero mi tía, que es como mi madre, me dice que a esa edad ya empezaba a mostrar ‘moditos’. Al principio, empecé a considerarme un chico gay. En la escuela había algo de bullying, pero la mayoría de mis compañeros me respetaban. No tuve demasiados problemas durante esa etapa”.

“El problema de verdad vino cuando me di cuenta de que no era un hombre, sino una mujer. A los quince años, entendí por fin quién era, pero mi familia no me aceptó. Son gente muy católica y superficial; consideraban que yo era una humillación para ellos, una vergüenza. Se preocupaban más por lo que dijeran los vecinos que por cómo estaba su propia hija. Ese mismo año, con solo 15, mi madre me echó de casa”.

“Tuve que irme a vivir con mi tía. Mi madre de verdad”, sigue contando mientras fuerza la garganta para tragar saliva, bebe agua e intenta no perder la sonrisa en ningún momento. “A los 15 y 16 años, mientras seguía estudiando, ya me ganaba la vida”.

“Mi tía tenía una tiendita, un quiosco. Ahí estuve trabajando mientras iba al instituto. En el instituto mis compañeros entendieron lo que yo era y se portaron casi todos muy bien conmigo. El problema fueron los profesores”.

En muchos países, entre ellos Nicaragua, existe una LGTBIfobia tan extendida que se puede denominar estructural. Este tipo de violencia no solo se refiere a la discriminación directa que los gobiernos pueden hacer contra las personas de este colectivo, sino también a la falta de mecanismos y recursos que garanticen una educación igualitaria y unas herramientas de protección que permitan que sus derechos no se vulneren.

“El mayor problema vino con los profesores. Ellos nunca aceptaron mi condición. Seguían refiriéndose a mí con pronombres masculinos, aunque yo les decía que no lo hicieran. Era humillante”.

Alexandra, que quería iniciar su transición cuanto antes, no pudo hacerlo en Nicaragua porque, en un nuevo ejemplo de discriminación institucional, este país no cuenta con ningún tipo de ley trans que oriente, ayude y proteja a estas personas: “Los médicos no hacían caso. Se reían de mí. Allí no podía hacer nada”.

A pesar de esto, Alexandra no barajó irse de Nicaragua hasta que, a los 19 años, sufrió un episodio traumático. Al recordarlo tiene que hacer un esfuerzo para reprimir las lágrimas y no ocultar el rostro.

“Tenía 19 años y volvía a casa después de una fiesta con amigas. Iba sola, de noche, cuando un hombre me golpeó muy fuerte en la cabeza. Caí al suelo y me quedé inconsciente”.

“Todavía lo recuerdo y me entra, no sé, esa angustia”, relata entre suspiro y trago de agua. “El hombre me violó. Acabé muy mal. En el hospital”.

“Mi tía se había ido a vivir a España, yo estaba sola allí, y decidí venirme. Aquí empecé mi transición y encontré trabajo y empecé a estar feliz. Me encanta Madrid. Mi madre, o sea, mi tía, está muy orgullosa de mí y de la mujer que soy”.

Aunque Alexandra está enormemente feliz por lo que ha encontrado en España, los hay que no tienen tanta suerte como ella. En España, viven 500.000 personas migrantes en situación irregular, dentro de las que hay miembros del colectivo LGTBI+. De hecho, son tan fuertes los coletazos de la Ley de Extranjería, que hay muchas personas migrantes con papeles que tampoco pueden acceder a según qué derechos.

El lunes 27 de junio, el Consejo de Ministros aprobó la Ley Trans, lo que permitirá llevarla al Congreso. Finalmente, gracias a la presión de organizaciones y colectivos, las personas trans migrantes podrán cambiar su nombre legal en España, aun sin haber iniciado los trámites de transición en sus países de origen. 

“Es obvio que las personas LGTBI+ migrantes tienen que aguantar una serie de discriminaciones y violencias específicas que otros colectivos no”, asegura José Luis Martín Rojas, técnico y activista de KifKif, en su sede, muy cerca de Tirso de Molina.

KifKif es una ONG española con veinte años de trayectoria que se dedica a dar apoyo moral y legal a migrantes y refugiados LGTBI+. A través de esta organización, personas como José se encargan de aspectos como la intervención social o la inclusión laboral de personas de este colectivo, además del asesoramiento legal. 

“En las instituciones españolas, las personas migrantes LGTBI+ se encuentran con muchas más puertas cerradas, e incluso burlas, que una española blanca. Hay mucha burocracia con la que estas personas no pueden combatir”.

De hecho, uno de los grandes problemas a los que se enfrentan muchos migrantes, y uno de los aspectos en los que también da apoyo KifKif, es con el tratamiento frente al VIH.

Hay gente seropositiva que tiene que esperar 90 días para poder recibir su tratamiento. Los médicos les ponen mala cara 

“Hay gente seropositiva que viene a España y tiene que esperar 90 días para poder recibir su tratamiento. Cuando los acompañamos al hospital, vemos que los propios médicos les ponen mala cara y les preguntan quién los ha mandado para allá”. 

Un claro ejemplo de esta discriminación es la que sufre la gente trans y migrante que decide iniciar una transición: “Por ahora, las personas migrantes no pueden cambiar su sexo legalmente”, continúa José.

“Ten en cuenta que les piden pruebas de que han iniciado una transición en sus países de origen… ¡pero es que no las tienen! No las tienen porque en esos países no existe ninguna estructura que les permita hacerlo; no hay ningún tipo de cobertura sanitaria o legal que los reconozca como son”.

En España existe la figura del refugiado LGBTI+. Como para cualquier otro refugiado, este estatus se otorga a las personas que deciden huir de sus países y pedir refugio en este al sufrir una vulneración de sus derechos humanos por su orientación sexual. Pero, nuevamente, conseguir este estatus no es fácil.

Los refugiado LGBTI+, como otros solicitantes de asilo, se acogen a un estatus especial que se otorga a las personas que deciden huir de sus países y pedir refugio al sufrir una vulneración de sus derechos humanos por su orientación sexual. Pero, nuevamente, conseguir este estatus no es fácil.

“Ahora está un poco mejor, pero antes era una locura. Tanto las pruebas físicas como las psicológicas. Por ejemplo, en estas últimas, todavía a día de hoy, siguen intentando ‘desmontar’ al solicitante de asilo en lo que se refiere a su orientación sexual”, explica Martín Rojas.

Es habitual que les pregunten si son vírgenes. Muchos responden que sí; entonces el entrevistador les dice que cómo saben que son gais

“Es muy habitual que les pregunten si son vírgenes. Muchos, que pueden venir de países como Senegal, les responden que sí; entonces, claro, el entrevistador los pone en jaque diciéndoles que cómo saben que son gais, por ejemplo. Evidentemente, haber tenido o no relaciones sexuales no te hace dudar de tu orientación sexual, pero si a este tipo de preguntas le sumamos la situación, los nervios y el idioma… pues imagínate”, añade.

Las personas que piden este tipo de asilo internacional están in extremis, pues se ven atrapadas en un país hostil en el que la discriminación los empuja a un sentimiento perpetuo, como un péndulo movido por la decadencia, de estar atrapados; sin salida; viendo peligrar sus vidas. Maykol, que es un chico colombiano, gay, alto y con facilidad para cruzar los brazos, lo demuestra.

“Yo tuve que huir de Colombia porque, a pesar de existir un marco de protección jurídica para las personas LGBT, no está disponible para el ciudadano. Solo pueden acceder a ella las personas con más recursos”.

El Estado colombiano funciona mediante estratos socioeconómicos que determinan el destino de cada persona

El Estado colombiano funciona mediante estratos socioeconómicos. Dependiendo de dónde esté ubicada tu residencia, pertenecerás a un estrato entre el uno y el seis, siendo el seis el destinado a los ricos y el uno a los más pobres.

Esta clasificación influye tanto a las personas que, desde el día en el que naces, marca dónde vas a estudiar, dónde vas a trabajar e, incluso, qué tipo de relación vas a tener con la Administración. Y esto, por supuesto, repercute en la forma en la que puedes beneficiarte de tus derechos. 

“Yo pertenezco al estrato dos. Vengo de una población de Barranquilla, en la que los pueblos no están gobernados por el Estado, sino por comités de autodefensa. Ahí manda el más fuerte”.

Maykol, colombiano residente en España. 

Maykol, colombiano residente en España. 

Fraccionada y controlada, sobre todo en las zonas rurales, por grupos armados, es habitual que en Colombia haya zonas en las que la policía no tiene ni poder ni acceso. De hecho, al padre de Maykol lo mataron cuando él solo tenía ocho años: “En mi familia siempre se ha vivido con miedo”. 

“En donde yo nací, la policía no actúa. No hay. El orden lo lleva el grupo de autodefensa. Aunque hay policía a la que acudir y una serie de protocolos contra la violencia al colectivo LGTBI+, es para las personas de otros estratos. La gente pobre no puede acceder a esos recursos”.

Tras recibir todo tipo de amenazas de los comités de autodefensa de su pueblo –algunas de ellas, por debajo de su puerta– Maykol decidió mudarse a Chapinero, el barrio gay por excelencia de Bogotá.

“Pero volví a mi casa, con mi familia. ¿Por qué tenía que estar pagando una renta carísima en Bogotá, si yo no había hecho nada? Yo quería estar en mi sitio. Estuve doce años viviendo allí, hasta que decidí volver”.

Cuando volvió, ya con 32 años, las cosas no habían mejorado en su pueblo. La violencia enlodaba el ambiente como el agua la arena, y las amenazas, además de las “vacunas” (pagos a los grupos paramilitares para garantizarse la protección), seguían estando a la orden del día. 

“Hasta que decidí irme definitivamente del país. Cuando me negué a seguir pagando las ‘vacunas’, regresaron más fuertes las amenazas. Un día, volviendo de fiesta con unos amigos, empezaron a perseguirme con pistolas. Ahí fue cuando dije que ya bastaba, que no más, que se había acabado. Denuncié a la Fiscalía, pero no me hicieron mucho caso. Como yo era del estrato que era, pues ya sabes…”.

“Cuando llegué aquí, trabajaba en albergues a cambio de techo y comida. Desde que tengo el carné rojo ya puedo trabajar legalmente”

A los 33 años, tras informarse previamente y contactar con una organización similar a KifKif, Maykol consigue entrar en España con el estatus de refugiado. Oficialmente, él es un apátrida. No puede volver a su país a ver a su madre, tampoco puede pisar la embajada de Colombia. En estos momentos, tras tres largos años de espera, este chico de 36 años espera a que le lleguen los papeles definitivos.

“No me quiero hacer muchas ilusiones, pero si me lo dan, mi vida cambiaría muchísimo. Al principio, cuando llegué aquí, trabajaba en albergues no por dinero, sino a cambio de techo y comida. Desde que tengo el carné rojo, ya puedo trabajar legalmente”.

“De verdad que cambiaría muchísimo mi vida”, recalca mientras amplía aún más su sonrisa, que en ningún momento ha flaqueado durante la entrevista. “Lo que quiero hacer cuando me den el estatus es pedir el reagrupamiento familiar para poder ver a mi mamá”.

Alexandra sale de la boca de metro de Plaza España esquivando el viento repleto de polvo, además de un chaparrón de barro. Una tormenta de verano ahoga Madrid y baja la temperatura de uno de los días más calurosos de junio desde que se tienen registros.

Llega con un vestido blanco con rayas azul marino y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí