1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTAS MORISCAS

Los dos Antonios y el periodismo tóxico

En los últimos días, Caño y Ferreras han confesado (uno en directo, otro en diferido) haber ido con todo contra Sánchez e Iglesias. Ana Pastor cree que a los audios de Ferreras les falta contexto. Esta es la historia de las cloacas, vista desde CTXT

Miguel Mora 16/07/2022

<p>La posverdad.</p>

La posverdad.

JAVIER JAÉN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Recuerdo como si fuera hoy la conversación que mantuve con Antonio Caño en su despacho de flamante director de El País en junio de 2014. Hacía meses que me habían enviado una carta certificada a París anunciándome que dejaba de ser corresponsal del diario en Francia, un año antes de que se cumpliera mi contrato. Era la represalia por haber criticado en público y en privado los EREs que hizo el Grupo PRISA en 2012; el castigo por haber secundado las huelgas de firmas y por haber escrito un manifiesto –después de que lo firmara Vargas Llosa lo firmaron casi todos los colaboradores del diario– que sostenía que los despidos de 150* trabajadores y trabajadoras habían traicionado la confianza de los lectores y violado los principios fundacionales del periódico.

Por supuesto, sabía que Juan Luis Cebrián premiaría aquella pequeña rebelión cortándome la cabeza con lentezza. Cuando el director adjunto (adjuntete) me borró la palabra austericidio de una crónica sin avisarme, entendí que era el momento de ir a ver al director, ese egregio neocon asiduo al palco de Florentino, para que me dijera a la cara en qué pasillo pensaba arrumbarme.

La conversación fue breve.

–Bueno, imagino que reconocerás mis méritos profesionales de estos años y que volveré con una categoría mayor que la que tenía cuando me fui de corresponsal en 2006 –le dije.

–No, no, si lo tuyo no se va a decidir por méritos profesionales.

Disculpen esta nota personal, pero creo que es necesaria para explicar cómo se las gastan en este país las empresas periodísticas con los empleados que osan discutir las decisiones de sus jefes, y para contar el contexto del nacimiento de la revista CTXT y de tantos otros digitales nacidos en aquellos años de despidos masivos y de entradas no menos masivas de los bancos acreedores en los consejos de administración de los grandes medios.

Solo unos meses más tarde de aquel encuentro furtivo, en noviembre de 2014, un grupo de resistentes y chiflados empezamos a dar forma a ctxt.es (Contexto y Acción) con el impulso de intelectuales como Roberto Saviano, José Luis Cuerda y Noam Chomsky, y el de otras y otros amigos y escribidores, como Soledad Gallego-Díaz, Jesús Ceberio, Pacho Sánchez-Cuenca, Vanesa Jiménez, Mónica Andrade o Ángeles Caballero. Fue fácil. Una mañana fuimos al notario, pusimos 500 euros por barba, nos instalamos en el salón de la casa de los Mora Andrade y nos sentamos a imaginar una revista semanal, con cuatro secciones y cuatro ventanas como portada. Días felices.

Nada más nacer, se produjeron los atentados yihadistas en París y tuvimos nuestro primer contacto directo con Antonio García Ferreras, que pidió conectar desde el plató de ARV con Daniel Fuentes, colaborador de primera hora de CTXT que vivía en París. Ferreras le preguntó: “¿Es una guerra de religiones, verdad, Fuentes?”. Daniel dijo que no y explicó por qué. Todo mal. Pese al gatillazo, Ferreras me invitó otro día a su programa: suplí a alguien para hablar de Francia. No recuerdo lo que dije, pero ya no nos llamaron más.

En nuestro primer número, el 15 de enero de 2015, publicamos la primera entrevista larga que un medio de alcance estatal le hacía a Íñigo Errejón, número dos de Podemos. El titular era profético: “La campaña de acoso e infamias va a ir a más”. Contexto para frenar con periodismo lento, contrastado y bien escrito la avalancha de supuestas noticias que los diarios y televisiones escupían 24/7. Acción para invitar a nuestros lectores a movilizarse por una democracia y un periodismo de calidad en las calles y en las redes sociales. 

Hoy, Contexto cumple siete años y siete meses contando la realidad política, ecológica y social, gracias al apoyo de sus casi 10.000 suscriptores. Ni somos héroes ni tiene un mérito especial haber llegado hasta aquí, aunque es verdad que los digitales pequeños hemos vivido años muy precarios y muy duros. Los que mejor han sobrevivido son los que se han dedicado a cosas más prosaicas, como hacerse pasar por guerrilleros de la información libre mientras reciben millonarias aportaciones del IBEX y de las instituciones estatales, regionales y locales; o publicar contenido patrocinado disfrazándolo de noticias, o invitar a mitómanos como Inda y Marhuenda a sus tertulias, mezclándolos con periodistas y analistas serios y progresistas para dar sensación de pluralidad. La técnica de la mesa Ferreras es tan fascinante como perversa: yo lanzo un bulo de la extrema derecha, los politólogos de centro lo analizan fríamente sin mojarse mucho y los diarios de izquierda lo desmienten, marcando así la agenda de todos los demás y retroalimentando sus audiencias. 

Redacción actual de CTXT (Madrid).

Pero permítanme solo un minuto más de autobombo: en este tiempo, fuimos casi el único medio nacional que criticó en sus editoriales la corrupción del jefe del Estado y las políticas austericidas dictadas por Alemania. También pedimos un cordón sanitario contra el PP putrefacto, y mientras Caño, Ferreras y otros "medios de Estado" alimentaban el violento choque de trenes con Catalunya (perdiendo todo prestigio y audiencia en esa CCAA), nosotros alertamos –gracias al ojo infalible de Guillem Martínez– contra el intento común de las élites catalanas y madrileñas de distraer y estafar a la ciudadanía con un proceso de independencia fake. Y, por supuesto, también defendimos con toda claridad y casi en solitario la formación del gobierno de coalición entre PSOE y Podemos que millones de ciudadanos elegían cada vez que se abrían las urnas. Mientras tanto, El País y La Sexta, teóricas terminales progresistas del poder económico (Santander y Caixa, el primero, y Sabadell el segundo) trataban de torpedear con enormes dosis de periodismo basura el ascenso de Podemos y la formación de un gobierno a la portuguesa publicando n’importe quoi.

Hoy sabemos que los dos Antonios (Caño y García Ferreras) se arrogaron el papel estelar de manipuladores principales del reino para tratar de consolidar el Gattopardo (defensa de la monarquía corrupta, apuesta por la Gran Coalición y luego por la entente PSOE-C’s) usando todos los recursos a su alcance. En La Sexta, Ferreras publicitó uno tras otro los informes falsos de la cloaca patriótica contra Pablo Iglesias y Podemos, y mintió de forma descarada diciendo que los militantes que apoyaban a Sánchez durante el golpe susanista al Comité Federal eran infiltrados de Podemos. Entretanto, tuvo tiempo también para liderar la ofensiva de Atresmedia contra Cristina Cifuentes, que se resistía a darle una universidad privada al Grupo Planeta. La batalla, qué ironía, la libraron dos medios protegidos por Ferreras: uno sentado a su izquierda (eldiario.es con las notas del máster) y el otro a la extrema derecha (el tabloide de Inda con las cremas). 

Información publicada en CTXT en 2021. 

Por su parte, El País vivía la era más chiringuitera de su historia. Caño y sus muchachos de la alt-right castiza insultaban desde los editoriales a Sánchez, animados por el poderoso influjo de la banca y estimulados por los susurros de Felipe González; y en las redes sociales la gente, que no es tonta, se reía de las encuestas de Metroscopia para El País diciendo "nueva encuesta de El País para Metroscopia". 

La lista de falsedades, errores y censuras cometidos por la extraña pareja de los Antonios Pérez es demasiado larga para un simple repaso a vuela pluma. Sí recuerdo que Caño dijo a sus secuaces que Contexto no duraría ni cinco meses. Como en todo lo demás, no acertó. Y recuerdo también que Ferreras y sus compis progres trataron de averiguar sin desmayo quién estaba detrás de CTXT. No podían creerse que un grupo de tarados estuviera dispuesto a trabajar dos años gratis para sacar adelante el proyecto.

En fin. Un poco más de contexto Newtral (lo mejor de estos días es el tuit que contaba la película del matrimonio que se divide la tarea: él publica bulos, ella funda una web de verificación de bulos).

Gora Alka-Eta, el aquelarre de los titulares.

Hicieron falta cuatro años para que llegaran al poder los ayuntamientos del cambio (que Caño y Ferreras torpedearon desde el minuto uno con el Caso Zapata y el Gora Alka ETA, robando por cierto las imágenes de CTXT que mostraban la actuación de los titiriteros a quienes los jueces aplicaron la ley antiterrorista), y a los cinco llegó por fin el Gobierno de coalición que ahora Caño y Ferreras han confesado que intentaron evitar a toda costa. Pocas veces unos medios tan poderosos han fracasado tan estrepitosamente en sus objetivos.

Caño perdió el trabajo, Ferreras siguió reinando. La extrema derecha ya tenía 50 diputados. Poco después de que Sánchez e Iglesias se dieran aquel abrazo largo, llegó la pandemia y el inesperado regreso de Keynes a la UE. Ya éramos menos felices, y seguramente habíamos perdido la gracia, la desfachatez y cierta irreverencia por el camino. Pero ahora los dos Antonios han protagonizado un sonoro ridículo internacional, y dado que la ultraderecha de El Hormiguero no para de crecer, en CTXT creemos que es necesario y urgente reflexionar a fondo y lanzar un gran debate sobre el mal que ha hecho el mal periodismo a este país.

Una nota final. Estos días algunos amigos de la revista han insinuado en redes sociales que somos excesivamente puros por haber llamado a los compañeros de profesión a evitar el colaboracionismo con los medios que esparcen bulos y mienten a sabiendas. Son muy libres de hacerlo, cada cual manda en su hambre como mejor le parezca. Solo podemos decir que la tibieza en este momento tan triste para el periodismo es pura complicidad con el mal, y también garantizar que nosotros nunca acudiremos a las tertulias (esto es un brindis al sol) donde se sienten los sicarios de Florentino, Berlusconi y otros próceres de la internacional reaccionaria: nos parece una vía deshonesta e ilegítima de cultivar las marcas personales o de intentar hacer crecer las audiencias de las pymes periodísticas.

Acabo con un par de preguntas: 1. ¿No creen que los suscriptores de los medios “progresistas” criados al calor de la caja de resonancia de Ferreras merecen una detallada explicación de sus directores, en la línea de la ejemplar y transparente respuesta que ha dado El Salto estos días? 2. Fuentes cercanas a La Sexta afirman que Ferreras es accionista de otros medios de comunicación. ¿Pueden Ferreras o Newtral confirmar qué diarios son, por favor, para poder dejar de leerlos?

Campaña de suscripción de CTXT.

Nosotras, queridas suscriptoras, tenemos el alma en paz para afrontar la tarea que queremos afrontar: seguir señalando a las mafias de la desinformación y a los medios y comunicadores cloaqueros, y albergar en la revista los debates que nos parezcan saludables, sin miedo a los audios ni a las maledicencias, sin más filtros que la calidad de los textos y sin más líneas rojas que los insultos personales y las patrañas. 

Gracias por seguir ahí. Salud y libertad. 

-------------------------------

*Fe de errores: en la primera versión del texto ponía 230, una cifra errónea.

Recuerdo como si fuera hoy la conversación que mantuve con Antonio Caño en su despacho de flamante director de El País en junio de 2014. Hacía meses que me habían enviado una carta certificada a París anunciándome que dejaba de ser corresponsal del diario en Francia, un año antes de que se cumpliera mi...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ralbala1951

    Bravo por la información que me proporcionáis siempre, grandes sois grandes, gracias a todas y todos.

    Hace 2 meses 7 días

  2. enrbalmaseda

    Excelente artículo sobre la degeneración en España de la prensa y medios de informacíon supuestamente no corruptos (la verdad es que no solo pasa España). Soy de los que tras 60 años leyendo a diario un diario (EL PAISdesde su fundación), he dejado de hacerlo porque la desinformación sistemática que practican resulta insoportable y tengo la impresión de que somos cientos de miles los que nos encontarmos en una situación parecid, esto es, ausentes de una prensa digna de ser leida. Por eso me llama la atención y no consigo comprender por qué que un medio como ctxt que rezuma honestidad y periodismo de calidad solo tiene10.00 suscriptores. Por supuesto el vacío informativo que la hacen los demás medios influye, pero aun así no acabo de comprenderlo.En todo caso, ánimo y gracias a quienes hacéis ctxt.

    Hace 2 meses 8 días

  3. mmelgui333

    Me ha encantado leer este artículo y me he sentido orgulloso de ser suscriptor de vuestro medio. Una de las pocas satisfacciones que he encontrado en la vida pública de los últimos tiempos

    Hace 2 meses 9 días

  4. ecac

    En primer lugar, gracias Miguel Mora, de parte de un jubilado con 78 años, y mi pensión no me da para nada más, ya que me solidarizo mancomunadamente con ustedes al 100%.-Me rechinan los "derechos de pernadas" de ciertos individuos, escorias parásitos quijotescos y "sanchos panzas" medios de comunicación : Prensa-Radios-Televisiones.-Nada justos y equitativos, euros peseteros mercenarios, que se han metido con calzador "Fantoche Aznar Estigmas Sátrapas" en el "Cuarto Poder", a los que siempre hemos de endosarle nuestra "Quinta Enmienda" a su MIERDA.

    Hace 2 meses 10 días

  5. aramis

    «cada cual manda en su hambre como mejor le parezca». Frase lapidaria si no fuera porque este «hambre» en lo referente al periodismo también esconde un afán de riqueza bajo el sueño de la palabra soberana omnipotente. Afán que cada uno ejecuta como mejor puede. Unos con padrino financiero, otros bajo palio y otros en trincheras o de francotiradores. El caso es que todos remiten a una causa superior de destino mensajero o traductor de realidades. El periodismo de hoy son los chamanes de antaño solo que la botica es inmensa porque en el paradigma de la modernidad hay tantas realidades como individuos. Y tantas verdades como intereses en juego. Intereses que paradójicamente todos señalan al mismo fin del enriquecimiento personal como mejor pueda cada uno. Los del Real Madrid trabajan día y noche para mantener a toda costa la continuidad del estatus quo del CE78 y los del ala izquierda del Atleti lo hacen para sustituirlo por uno progresista (estatus quo, claro). En el 15 M la vida fluía en las calles, luego la vida fluye en las pantallas de televisión, mientras las calles se inundan de decadencia y necesidad. Contra esta realidad se contrapone la realidad del «sálvame», «el hormiguero» y el Netflix de turno. Da igual lo que pase en el estadio del futbol mediático madrileño de las audiencias televisivas. Tampoco el problema es la posverdad. El problema hay que buscarlo en la causa que justifica la creciente abstención de los votantes que no ejercen su derecho de voto. Las cloacas de Ferreras, Inda y compañía apenas tuvieron efecto directo en el fracaso de la izquierda en las recientes votaciones de Andalucía. Y sin embargo la izquierda fracasó de forma estrepitosa pese a que Andalucía nunca fue, ni es, mayoritariamente de derechas, ni conservadora, ni mucho menos neoliberal, tal y como asimismo acredita el fracaso de VOX. Y con esta reflexión no critico ni una sola frase de Miguel, todo lo contrario ya que brinda un interesante panorama de los intereses en juego en la prensa nacional.

    Hace 2 meses 11 días

  6. pipe49

    Estimado Sr Mora, estimada redacción y colaboradoras de ctxt, cuando este digital inició la campaña de los 10.000 me asocié como jubilado que soy pagando unos modestos 30 euros. Tras leer una de sus cartas a los lectores y socios me puse en contacto con ustedes, amabilísima Adriana Mora Andrade, para subir mi cuota, igulamente modesta, a 60 euros, asi como convencer a mi compañera y a algunos amigos para que también se suscribieran. Hoy, tras la lectura de su artículo, aumentaré otra vez mi cuota. Siga usted escribiendo que, sin dudarlo, llegaremos a los 15.000 socios. Es un placer intelectual, emocional y cívico leer las reflexiones de Gerardo Tecé, Guillem Martínez, Vanesa Jiménez, Pablo Iglesias et al y un orgullo el de llegar tarde a las últimas noticias con dignidad y clase. Saludos

    Hace 2 meses 11 días

  7. mrubio

    Nuevo suscriptor aquí, en mis posibilidades, tras leer este artículo de Mora. La dignidad personificada.

    Hace 2 meses 11 días

  8. jaumeestarellas

    Llevo desde 2014 (cuando nació mi hija) sin televisor, con lo que las cloacas no tienen respiradero en casa. Probadlo, en serio. Un humilde y orgulloso suscriptor de CTXT os lo recomienda encarecidamente.

    Hace 2 meses 11 días

  9. amparomoralmartin

    Gracias por vuestro trabajo impecable y vuestro compromiso. Un abrazo fuerte desde Valladolid.

    Hace 2 meses 11 días

  10. anpebu

    Reconozco que yo fui uno de esos que estuve enganchado a ARV y también al programa de los sábados a la noche. Hace bastante tiempo que los eliminé. Es difícil encontrar tanto facha vestido de periodista. Me di cuenta que los fachas militan siempre, sin desmayo, y que los tertulianos progres no militan, quizás con alguna excepción, sino que participan con excesiva educación y buenos modales. Es como una guerra en que unos disparan con tanques y otros con tirachinas. Unos pueden soltar cualquier patraña que los otros dirán que no están muy de acuerdo. A veces pienso que, en el fondo, lo que predomina en ellos es conservar el puesto y el sueldo y para ello se prestan al circo. Y lo digo pese al respeto que tengo con alguno de ellos. Sobre el debate que se ha suscitado sobre si participar o no en este tipo de programas te veo claro que en absoluto. Hay que evitar esta basura y a estos golpistas de guante blanco. Es necesario eliminar a esta gentuza del pedestal en que se encuentran y participar en otros foros, aunque no resulten tan sustanciosos. La dignidad por encima de todo.

    Hace 2 meses 11 días

  11. conchamoya

    Cada día más orgullosa de ser suscriptora

    Hace 2 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí