1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

francia

Nacionalizaciones energéticas, plutocracias y medios de incomunicación

La operación de la francesa EDF despide un tufo a socialización de pérdidas que debería hacernos comprender la situación de urgencia energética en la que estamos

Juan Bordera / Antonio Turiel 7/07/2022

<p>Imagen de una planta nuclear. </p>

Imagen de una planta nuclear. 

Bjoern Schwarz

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ayer se conocía la noticia: “El Gobierno de Macron anuncia que nacionalizará el 100% de EDF, la principal compañía eléctrica francesa”. El Estado francés se hace así con el control absoluto de una compañía de la cual ya poseía el 84%. Las reacciones de júbilo y peticiones en redes sociales no se hicieron esperar: “Macron adelanta por la izquierda a Sánchez”. “Vamos, Pedro, haz algo”.

Estos y otros comentarios similares recorrían ayer frenéticamente los timelines en Twitter, Facebook y demás redes. Pero quienes escribieron esos mensajes quizá no entienden que hay –como mínimo– dos tipos de nacionalizaciones, y esta no tiene pinta de ser de las buenas (para el bien común).

Es tan obvio que seguro que más de uno ya está atando cabos. ¿Cuándo un Estado –además liberal– ha nacionalizado algo? Touché. Cuando hay que socializar más pérdidas que beneficios. Y ese es justo, el caso de EDF, como lleva comentándose en la prensa francesa y española desde hace años. En 2016, Francia ya tuvo que rescatar a Areva, la compañía francesa que se dedicaba a la construcción de nuevas centrales nucleares y al combustible nuclear (su suministro y la gestión de residuos). Un rescate que desencadenó una investigación de la Comisión Europea por violar las leyes sobre ayudas estatales, y que solo pudo aprobarse gracias a que EDF absorbió una buena parte del pasivo de Areva. Es decir, no se pagaron las deudas sino que se aplazó su pago, endosando el pasivo de Areva a EDF. Desde entonces, a pesar de ser la primera compañía eléctrica de Francia y de los altos precios de la electricidad, EDF no ha conseguido levantar cabeza y arrastra un pasivo declarado de nada menos que 43.000 millones de euros.

Está en juego el modelo eléctrico francés, basado a ultranza en las centrales nucleares

Para Francia, relanzar EDF era y es una verdadera raison d’être, porque no está en juego solamente su soberanía en un servicio esencial como es la electricidad: también está en juego el modelo eléctrico francés, basado a ultranza en las centrales nucleares, esas que le daban tanta independencia energética, esas que debían garantizarle “la electricidad más barata de Europa”… Quizá el problema es que el negocio nuclear no es tan rentable una vez se comienzan a internalizar los costes sin poder cargárselos a un Estado benevolente y protector…

Entonces, ¿cómo podría Francia reflotar EDF sin violar las leyes europeas sobre ayudas estatales? Macron tiene un plan aparente: poner en servicio seis nuevos reactores nucleares, con un costo estimado de 52.000 millones de euros, que ya veremos al final en qué queda (las nucleares son famosas por generar sobrecostes inesperados, imagínense cómo lo harán cuando toda la cadena de suministros se vaya encareciendo más todavía). Y si voy poniendo un euro en la caja y otro para la deuda, poco a poco podría acabar pagando la deuda de 43.000 millones de EDF. Todo eso sin contar con los alrededor de 50.000 millones de euros que serán necesarios para mantener en servicio los reactores ya existentes, gastos operativos que, si es necesario, se cargarán al erario público sin pestañear. ¿Y qué decir del coste astronómico que va a suponer la revisión de esas 28 centrales, el 50% del parque, actualmente paradas por problemas de corrosión? ¿Y el sobrecoste de tener que producir electricidad con gas durante ese mínimo de tres años que se estima necesario para revisarlas y resolver el problema? En suma: toda la operación despide un tufo a socialización de pérdidas que debería hacernos comprender la situación de urgencia energética en la que estamos.

La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, ha justificado la nacionalización de EDF declarando: “Queremos ser y seremos la primera gran nación ecológica que abandonará los combustibles fósiles”. Casualidades de la vida, ayer se anunció que el Parlamento Europeo ratificaba la inclusión del gas y de la nuclear en la taxonomía verde. Ahora que la nuclear ya es “verde”, Francia puede meter tanto dinero como quiera en ella sin violar las otras leyes, las de protección medioambiental. Añadiendo injuria a la afrenta, tenemos que aguantar a madame Borne diciéndonos que todo lo hacen para ser más verdes que nadie. ¿Realmente tenemos que tragarnos que este rescate de los accionistas privados de EDF se ha hecho para que los franceses sean más verdes? Verdes se pondrán los ciudadanos, probablemente, pero verde bilis cuando les vayan recortando poco a poco el Estado del Bienestar, inmolado para mayor gloria del fracasado modelo nuclear francés.

Se anticipa que antes de que acabe el año habrá más rescates o nacionalizaciones en toda Europa y serán quizá tan poco transparentes como el de Francia

Otros Estados europeos están embarcados en un proceso de rescate de sus compañías energéticas, acuciadas por los mil y un problemas del derrumbe de una cadena de suministros apuntalada por los combustibles fósiles (por ejemplo, Uniper está pidiendo ayuda al Gobierno alemán, en forma de créditos más o menos blandos). Y se anticipa que antes de que acabe el año habrá más rescates o nacionalizaciones en toda Europa, que serán quizá tan poco transparentes como el de Francia con EDF, aunque difícilmente serán más cínicos.

Volvamos a España. Después de lo arriba expuesto, ¿significa esto que no habría que acometer nacionalizaciones de empresas energéticas españolas? En absoluto. ¿Tiene sentido que se nacionalice un servicio esencial y cada vez más en precario como la generación y distribución de electricidad? Pues quizá sí, sobre todo teniendo en cuenta los negros nubarrones que se están formando en el horizonte. Aunque hay que reconocer que en España el negocio eléctrico es más saneado que en otros sitios porque las compañías eléctricas pueden ir endosando sus sobrecostes a ese indescifrable cajón de sastre que se llama déficit de tarifa, al que aún debemos 14.000 millones de euros, y en el que las compañías eléctricas confían para deshacerse de cualquier contratiempo que pueda surgir. En definitiva, aquí las compañías eléctricas no necesitan pedir rescates al Estado cada vez que las cosas se tuercen porque ya tienen una línea directa de financiación. Y como tienen un mercado cautivo (pues la electricidad es hoy por hoy un bien indispensable) pueden hacer lo que les venga en gana.

En esta turbulenta era del descenso energético hay, por tanto, dos posibles formas de nacionalizar empresas estratégicas que dan un servicio esencial a toda la ciudadanía y al tejido productivo. Una, en la que se rescata a los intereses privados cada vez que se meten en un embrollo, con la previsible intención de volver a privatizar una vez todo arreglado. Y otra, consistente en mantener el control de servicios esenciales para evitar que supongan una sangría constante del erario público y de todos los ciudadanos y empresas. En los años tan difíciles que tenemos por delante, el primer modelo supondría la progresiva demolición del Estado del Bienestar, vía recortes, mientras que el segundo permitiría una gestión adecuada para evitar los peores escenarios de pobreza y desigualdad. El primer modelo es pagar y pagar hasta empobrecerse; el segundo, asegurar un precio justo para todos.

Visto así, ojalá Sánchez le metiera más presión a su tocayo Galán –ese que nos llama tontos– y a tantos otros que se creen igual de listos. Pero parece que aquí sabemos quién manda. Y ahí está la clave de todo este lío. ¿Quién manda en una democracia plena como la nuestra? El pueblo, ¿no? No. Si así fuera hace mucho tiempo que se le habrían puesto límites al poder del oligopolio energético.

Que ante esta situación –de emergencias que se van solapando– se sigan tolerando las artimañas y chanchullos de las energéticas manda un mensaje claro: no vivimos en una democracia –disculpen la obviedad–. Vivimos en una plutocracia enmascarada en una democracia.

Según la RAE, plutocracia:

1. f. Situación en la que los ricos ejercen su preponderancia en el gobierno del Estado.

2. f. Conjunto de ciudadanos adinerados que ejercen su influencia en el gobierno del Estado.

Bien, pues esto es justo lo que habría que cambiar. La forma de gobierno. La real, no la formal. Ni más ni menos. Puede parecer un atrevimiento plantearnos ahora semejante reto, pero es que sin eso, no hay nada que hacer.

Las únicas nacionalizaciones que funcionarán para el bien común serán aquellas que no estén hechas desde intereses plutocráticos, sino democráticos

En Chile han demostrado que se puede levantar un proceso constituyente en pocos años con una ciudadanía activa que esté dispuesta a organizarse. Ahora falta que finalmente este 4 de septiembre se apruebe la nueva constitución. Pero ahí está el camino, para quien sepa verlo. Superar las eternas divisiones de la izquierda, no cambiando de siglas, sino cambiando de plano. Las únicas nacionalizaciones que funcionarán para el bien común serán aquellas que no estén hechas desde intereses plutocráticos, sino democráticos.

La misma plutocracia que domina las energéticas también controla la mayoría de los grandes medios de comunicación, y de ahí el esperpento al que estamos asistiendo, con casos tan llamativos como el falseamiento de la posición de Irene Montero o lo que fue el acoso y derribo a Podemos con la cantinela de Venezuela, una cantinela que ya no se oye tanto desde que el amigo Biden reconoció a Maduro porque necesita su petróleo extrapesado. No puede ser. No todo vale, menos aún para defender intereses particulares contrarios al interés general.

Ese es el otro campo en el que es urgente un replanteamiento serio. No se puede permitir que haya medios donde se miente grave y sistemáticamente, donde se crean falsas disputas y se desvía la atención de los problemas reales. Y no basta con una rectificación cuando el daño ya está hecho: el “calumnia, que algo queda”. Tenemos que tener la mente clara y reducir la confusión que domina el paisaje mediático ahora mismo. Nos jugamos todo en conseguir una higiene democrática y mediática a tiempo para poder hacer frente a estos años que vienen, que van a ser de todo menos tranquilos.

Porque ¿sabéis?, vamos a oír hablar mucho de nacionalizaciones energéticas en estos años que se avecinan. Y más nos vale saber distinguirlas para que no nos la cuelen.

Ayer se conocía la noticia: “El Gobierno de Macron anuncia que nacionalizará el 100% de EDF, la principal compañía eléctrica francesa”. El Estado francés se hace así con el control absoluto de una compañía de la cual ya poseía el 84%. Las reacciones de júbilo y peticiones en redes sociales no se hicieron esperar:...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Bordera

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició.

Autor >

/ Antonio Turiel

Investigador Científico en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí