1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DIARIO ITINERANTE

Colombia, aliado querido de Washington aunque no quiera serlo

Todo indica que Estados Unidos se opondrá a la reforma de las fuerzas de seguridad y al cambio de la guerra contra la droga que propone el nuevo presidente colombiano

Andy Robinson 5/07/2022

<p>Monumento a la Resistencia, situado en Cali, Colombia. </p>

Monumento a la Resistencia, situado en Cali, Colombia. 

Remux

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dos semanas antes de la histórica victoria de Gustavo Petro en las elecciones presidenciales colombianas, el Consejo Atlántico (Atlantic Council), el poderoso think tank de Washington, celebró el 200º aniversario de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Estados Unidos con la presentación del libro Aliados: 27 ideas audaces para “reimaginar” (sic) la relación entre EE.UU. y Colombia. Ninguno de los tertulianos –desde Bill Clinton, Michael Bloomberg a Carlos Vives– logró imaginar la idea más audaz de todas: respetar el derecho democrático del nuevo gobierno colombiano de no ser un aliado de Estados Unidos.

Un desfile de exgenerales, embajadores y políticos colombianos y estadounidenses participaron en el evento y todos coincidieron en la idea de que, cualquiera que fuera el ganador en los inminentes comicios, la alianza estratégica entre ambos países debía seguir como siempre. 

“Nuestra relación con Colombia no cambiará”, anunció Fred Kempe, el consejero delegado del Atlantic Council. Juan González, colombiano estadounidense responsable de política latinoamericana de la Administración Biden calificó a Bogotá como “nuestro principal aliado fuera de la OTAN”, un socio de “estatus global”. Carlos Pinzón, el embajador colombiano en Washington, se deshizo en elogios sobre la estrecha relación histórica. Iván Duque, el presidente colombiano, participó por videoconferencia desde el palacio presidencial en Bogotá que pronto desalojaría, para asegurar que nada cambiaría en la alianza tras las elecciones. María Claudia Couture de la Cámara de Comercio colombiana –afincada en Estados Unidos– dijo que los dos países “no solo comparten los valores de la libertad ante la ley sino también la libertad del mercado” y que esto jamás cambiaría. 

El evento fue patrocinado por el semanario antipetrista Semana, que, unos días después, publicaría una serie de vídeos de conversaciones privadas entre Petro y su equipo electoral obtenidos ilegalmente, y que, pese a ser bastante aburridos, fueron presentados como la prueba concluyente de que el candidato de izquierdas lideraba “un bando criminal”.

Los generales jubilados en la conferencia repitieron el mensaje central de las ideas audaces y “reimaginadas” sobre Colombia-EE.UU.: que nada debe cambiar en Bogotá cualquiera que sea el resultado electoral. Aunque el nuevo gobierno implemente, de una vez, el acuerdo de la paz firmado en La Habana en el 2016, pero saboteado por el gobierno de Duque, hace falta más apoyo militar desde Washington, dijo el general estadounidense David Petraeus. “Colombia necesita más fuerzas militares y policiales que antes y no menos”, sostuvo el militar preferido de Barack Obama y exdirector de la CIA. “Estados Unidos debe profesionalizar las fuerzas armadas y la policía colombiana”.

Colombia cuenta con 500.000 efectivos policiales y militares, dos veces más que Brasil que tiene cuatro veces más habitantes

Esto pese a que Colombia cuente con nada menos que 500.000 efectivos policiales y militares –ambas fuerzas bajo el control del Ministerio de Defensa–, dos veces más que Brasil que tiene cuatro veces más habitantes.

El general Craig Faller, exjefe del Comando Sur, aportó su propia idea audaz. “La democracia se enfrenta a múltiples amenazas como la Rusia de Vladímir Putin, la República Popular de China …”. Por eso, hay que “invertir en nuestra relación militar con Colombia.” Que nadie en Bogotá piense que China va a ser el socio principal de Colombia, al igual que es de Brasil, Perú y Chile.

Con siete bases militares estadounidenses, Colombia ha sido, en efecto, un aliado clave de Washington en la nueva guerra fría. Mientras que el resto de América Latina –México, Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, entre otros– ha apostado por el no alineamiento, Colombia ha sido atlantista hasta la médula. Esto –insistieron los invitados del Atlantic Council– no debería cambiar tras las elecciones porque el imperativo de la democracia es defender el mundo libre. Por si no quedaba claro, Biden había anunciado en plena campaña electoral colombiana que Colombia es y será un global partner de la OTAN pese a que Petro, ya líder en las encuestas, se oponga a la alianza militar occidental.

En Washington y Miami –cualquiera que sea el partido en el poder– hay consenso en que Estados Unidos ha sido generoso con Colombia tras gastar más de 10.000 millones de dólares del presupuesto federal en apoyo militar mediante el Plan Colombia (1999) y Plan Patriota (2003), diseñados para combatir la guerrilla de las FARC y vencer en la llamada guerra contra la droga. “EE.UU. ayudó a Colombia a evitar la catástrofe con el Plan Colombia”, sostuvo The Washington Post, en un artículo publicado durante la campaña electoral.

En Colombia, los años de estrecha colaboración militar con el aliado americano han sido precisamente los de más violencia atroz

Pero en Colombia, al menos, para la mayoría de los votantes que entregaron la presidencia a Petro el pasado 19 de julio, la catástrofe ya ocurrió. Los años de estrecha colaboración militar con el aliado americano han sido precisamente los de más violencia atroz. Es más, gran parte de la juventud colombiana, cuyo voto fue decisivo para Petro, quiere una reforma radical de las fuerzas de seguridad tras la represión salvaje durante el estallido social del 2021. “Tenemos a muchos en la cárcel”, dijo una mujer que vendía recuerdos de las manifestaciones del 2021, al lado de La Puerta de la Resistencia, un monumento en forma de brazo erigido en el centro de Cali con las retratos de los jóvenes asesinados o desaparecidos durante el estallido social

Según el informe final de la Comisión de la Verdad, presentado en Bogotá la semana pasada, el 75% de las víctimas de la violencia en Colombia fueron asesinados, torturados, secuestrados o desplazados entre 1996 y 2010, los años en los que EE.UU. proporcionaba su generosa ayuda.

Durante esos años, 110.000 personas desaparecieron, se produjeron 2.000 masacres en comunidades campesinas y 6.400 jóvenes vecinos de barrios pobres –los denominados falsos positivos– fueron asesinados por el ejército colombiano y disfrazados de guerrilleros para así cumplir con la cuota militar de guerrilleros liquidados.

El general estadounidense David Petraeus reconoció que desde 2010 la superficie en Colombia dedicada a la coca casi se ha cuadruplicado

Gastar tanto dinero en mantener fieles a los colombianos no fue fácil. Se tuvo que justificar el apoyo ante el Congreso en Washington con constantes juicios a narcotraficantes extraditados para cantar victoria en la War on Drugs, declarada en los años setenta por Richard Nixon y librada sin tregua desde entonces. En realidad, el apoyo estadounidense ni tan siquiera ha servido para combatir la droga. El propio Petraeus, en su intervención en el Atlantic Council, reconoció que desde 2010 la superficie en Colombia dedicada a la coca ha pasado de ser 75.000 hectáreas a 250.000 hectáreas. Por eso habría que entrenar a aún más soldados.

“Confluyó el discurso contrainsurgente, antiterrorista y antinarcóticos con la guerra contra el narcoterrorismo”, se explica en el informe de la Comisión de la verdad. Pero, lejos de resolver el problema, esta “guerra contra las drogas se ha convertido en un factor de persistencia del conflicto”, resume.

La victoria de Petro podría ser una oportunidad histórica para cambiar de estrategia y adoptar ideas verdaderamente audaces para lograr la paz. Petro quiere negociar con las guerrillas disidentes que no han seguido a las FARC en el proceso de desarme. Apoya la adopción de un programa de apoyo al campo mediante créditos subvencionados, cursos de formación y el reconocimiento de los títulos de propiedad de la tierra. Se opone a la erradicación forzosa de los cultivos ilícitos y rechaza la fumigación. Insiste en que “no se puede criminalizar a quien cultive coca; hay que mirar las causas”. Se opone también a la extradición de los narcos a Estados Unidos, optando por su procesamiento en Colombia. Quiere desmilitarizar las políticas contra el narcotráfico. No ha llegado tan lejos como la Comisión de la verdad que pide la legalización regulada de la cocaína. Pero no lo descarta. Si fuera adoptada en EE.UU. también esto constituiría una verdadera reimaginación de la desastrosa guerra contra la droga.

La militarización de la policía colombiana se ideó en el Pentágono, no para luchar contra la droga, sino contra la izquierda colombiana

Petro pretende también trasladar el mando policial desde el Ministerio de Defensa a Interior. Es lógico que un líder histórico de la izquierda y exguerrillero del M19 (una guerrilla más simbólica que violenta) quiera devolver a la policía al ámbito civil. Porque la militarización de la policía colombiana se ideó en el Pentágono, no para luchar contra la droga, sino contra la izquierda colombiana. Bajo el Plan Lazo (1962-66), Washington “profundizó la militarización de la policía”, se explica en el informe de la Comisión de la Verdad.

Petro ha intentado tranquilizar a aquellos poderes en Washington que reciben invitaciones del Atlantic Council. Ha pedido la colaboración con Estados Unidos en áreas como el cambio climático. Calificó como constructiva la conversación telefónica que mantuvo con Biden tras su victoria. Ha nombrado como coordinador de la transición gubernamental en el área de seguridad al exgeneral William René Salamanca que, según el diario El Tiempo, “es bien visto en las agencias federales en EE.UU.” 

Pero todo indica que Washington se opondrá a la reforma de las fuerzas de seguridad y al cambio de la guerra contra la droga que Petro propone. “La inercia es grande en Washington. Mantener la droga como prioridad ha permitido justificar la presencia en Colombia de las bases militares, una influencia estadounidense muy fuerte en la policía colombiana, y el adiestramiento de unidades de lucha antinarcótica para Centroamérica y Sudamérica”, dijo Ricardo Vargas, crítico de la guerra contra la droga, de la Universidad de Bogotá. “En el departamento de Defensa y en parte del departamento de Estado no quieren cambiarlo”, dijo Vargas. Con elecciones legislativas en noviembre, en las cuales se pondrá en juego el voto anti “castrochavista” en Florida, el abrazo del oso estadounidense a Colombia no se aflojará.

Pero aunque el aliado en Washington se sienta traicionado, Petro tiene que actuar contra el militarizado Estado colombiano. “La reforma de la policía y el ejército es un tema de urgencia para Petro, porque si algo quiere la gente después de la explosión social es que haya reforma de la policía”, dijo Oscar Guardiola, analista colombiano de Birkbeck College en Londres. “La reacción de Washington va a ser el primer test”, añade, porque reformar supone cambiar “la presencia militar de Estados Unidos en Colombia y la penetración tanto educativa como cultural como en términos logísticos del aparato militar industrial estadounidense en el Ejército y la policía colombiana”. 

Dos semanas antes de la histórica victoria de Gustavo Petro en las elecciones presidenciales colombianas, el Consejo Atlántico (Atlantic Council), el poderoso think tank de Washington, celebró el 200º aniversario de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Estados Unidos con la presentación del libro...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí