1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ELECCIONES 29M

Gustavo Petro, tan cerca y tan lejos del poder

Con el 40% de los votos, el exalcalde de Bogotá hace historia en Colombia al dejar a la izquierda en cabeza de una primera vuelta. Pero el 19 de junio se enfrentará a Rodolfo Hernández, un postulante “anticorrupción” que captura el voto de rechazo

Olga L. González 30/05/2022

<p>Gustavo Petro en un acto de campaña en el municipio de San Pablo.</p>

Gustavo Petro en un acto de campaña en el municipio de San Pablo.

NELSON CáRDENAS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La pregunta que se hacen los colombianos es si Gustavo Petro, un exguerrillero del M19, logrará convertirse en el presidente de un país que nunca ha sido gobernado por la izquierda en el siglo XX a nivel nacional, y si esta elección podría ser el inicio de un cambio histórico. Pero, ¿quién es Gustavo Petro, el candidato que ayer quedó en primer lugar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales con el 40% de los votos? ¿Qué desafíos le esperan para la segunda vuelta, el 19 de junio? 

La formación inicial de Gustavo Petro, que marca toda su concepción política, es la de un guerrillero del Movimiento 19 de abril (M19). Esta guerrilla, creada a principios de la década de 1970 en Colombia, fue formada por antiguos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que buscaban una base más urbana, así como por jóvenes militantes decepcionados con los dos partidos enquistados en el poder (el Frente Nacional de entonces imponía una alternancia obligatoria, prohibía terceros partidos y no dudaba en acudir al fraude). Inspirados en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros de Uruguay, e inclinados a realizar operaciones espectaculares como el robo de la espada de Bolívar, el asalto a la embajada de la República Dominicana en Bogotá en 1980, con unos cuarenta rehenes, entre ellos catorce embajadores, incluidos el de Estados Unidos y el nuncio apostólico, o del asalto al Palacio de Justicia de Colombia (en 1985) para juzgar al presidente Belisario Betancur por el fracaso de las negociaciones de paz con el M19, cuyo sangriento desenlace está grabado en la memoria colectiva. Este grupo guerrillero sufrió la represión del ejército (en su libro de memorias, Petro cuenta que fue torturado) y gozó de bastante popularidad entre gran parte de los colombianos. 

Uribe está ahora desacreditado: en las ciudades, se ven murales en alusión a su rol en el episodio de las personas pobres ejecutados para hacerlos pasar por guerrilleros

Petro se reincorporó a la vida civil tras el proceso de paz con la guerrilla. En 1991, el partido surgido de este grupo armado representaba una gran esperanza en Colombia: fue uno de los más votados para la Asamblea Constituyente, que en 1991 promulgó una nueva Carta Magna. Petro no fue constituyente, pero se convirtió en un diputado muy conocido a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, debido a los debates en los que denunciaba los vínculos de parlamentarios y políticos con los grupos paramilitares. Fueron los años en los que las negociaciones con las FARC se toparon con varios fracasos y la extrema derecha (grandes terratenientes, fuerzas armadas, paramilitares, mafias de la droga) controlaba varios niveles de poder. Fueron años de gran violencia en nombre de la “lucha antisubversiva” (masacres, desplazamientos de poblaciones) y ejecuciones de “falsos positivos” por el ejército. Y ello continuaría –e incluso se profundizaría– bajo los dos gobiernos de Álvaro Uribe (2002-2010), quien rechazó cualquier intento de diálogo con las FARC, instaló en el ambiente un anticomunismo primario y trató todas las formas de protesta social como enemigos internos.  

Durante la década de 2000, varios grupos políticos minoritarios de izquierda (el Partido Comunista, el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario –MOIR, maoísta– y otros) acordaron unirse en el Polo Democrático para tener un impacto en la vida política. Petro fue uno de los líderes de este partido, y bajo esta formación se lanzó como candidato presidencial por primera vez, en 2010. Elegido posteriormente alcalde de Bogotá (2012-2015) –de donde fue destituido en una decisión polémica–, se presentó por segunda vez a la presidencia (en 2018), pero fue derrotado en la segunda vuelta por el candidato apoyado por Uribe, Iván Duque, un hombre prácticamente desconocido en ese momento pero que logró beneficiarse del apoyo de su mentor. Petro obtuvo el 42% de los votos en la segunda vuelta. 

Como candidato presidencial por tercera vez, el contexto en 2022 es sin embargo muy diferente al de hace cuatro años. En primer lugar, Uribe está ahora muy desacreditado: en las ciudades, se ven murales con la pregunta “¿Quién dio la orden?”, en alusión directa a su rol en el triste episodio de los hombres de estratos bajos ejecutados para hacerlos pasar como guerrilleros. A la par, la justicia investiga sus vínculos con los paramilitares y las presiones que ha ejercido sobre testigos comprometidos. Hoy, ningún candidato quiere reivindicarlo abiertamente (el único que lo defendía, Óscar Iván Zuluaga, nunca despegó y tuvo que retirar su candidatura). 

En segundo lugar, el tema que ha dominado las elecciones en Colombia durante los últimos treinta años, es decir, la posición frente a la guerra interna y las negociaciones con las FARC (la mayoría de las veces, competir en dureza contra las FARC era una buena carta de campaña), ya no funciona. Las FARC firmaron el acuerdo de paz en 2016 y su partido, Comunes, no preocupa a nadie (obtuvo menos del 1% de los votos en las últimas elecciones legislativas). 

En tercer lugar, los colombianos han descubierto la protesta social y la movilización en las calles: estas han ido creciendo desde el final de los mandatos represivos de Uribe. Ya bajo la presidencia de Juan Manuel Santos, en 2013, un gran “paro agrario” (huelgas y manifestaciones de campesinos) paralizó el país. En 2020, y de nuevo en 2021, Colombia vivió una ola inédita de protestas, con gran participación juvenil, que el gobierno de Duque no dudó en reprimir ferozmente. 

La tasa de homicidios en Colombia es de alrededor de 27 personas por cada 100.000 habitantes (es decir, 14.000 personas cada año)

Por último, está la pandemia, y la terrible devastación social que supuso, que se suma al historial de varios años de una gestión económica de corte neoliberal, con elevados niveles de exclusión social. La mayoría de los colombianos (52%) vive con menos de tres euros al día; la informalidad laboral es la norma. El desempleo aumenta. Además, la inflación se sitúa actualmente en torno al 10%, lo que reduce el poder adquisitivo.  

Adicionalmente, a todo ello debemos sumarle la violencia en todas sus formas (políticas y no políticas): esta sigue siendo extremadamente alta en Colombia. La tasa de homicidios es de alrededor de 27 personas por cada 100.000 habitantes (es decir, 14.000 personas cada año), en comparación con el alrededor de 6 por 100.000 en Estados Unidos, o 1,3 por 100.000 en Francia. Colombia sigue siendo uno de los países con mayor número de desplazados internos, y es el segundo país donde más líderes sociales son asesinados. 

Todas estas circunstancias contribuyeron al discurso del cambio personificado en Petro y al rechazo de Duque (sin posibilidades constitucionales de reelección). Petro, muy popular, tiene una fortaleza que ningún otro candidato tiene: sabe apelar a la movilización social, algo que aterra a los grupos tradicionales de poder. Ningún otro candidato sabe hablarle a la calle como él lo hace.  

Gustavo Petro lleva cuatro años movilizando a sus seguidores a través de las redes sociales (se puede considerar que lleva cuatro años de campaña no oficial). Ya sea para oponerse a Uribe, a la actual alcaldesa de Bogotá y al gobierno, para llamar a salir a la calle durante las movilizaciones sociales, para denunciar el “fraude electoral”, y más recientemente para presentar sus propuestas, Twitter es su verdadero foro de comunicación y movilización. De hecho, la inversión en esta red social refleja el estilo Petro: poco amigo de las estructuras democráticas formales de los partidos, prefiere mantener una relación permanente y directa con el pueblo. En el pasado, la movilización de sus partidarios en las calles le ayudó a mantener su mandato como alcalde, cuando fue destituido. En términos más generales, se inspira en uno de los hombres más influyentes del siglo XX colombiano: Jorge E. Gaitán, el “caudillo del pueblo” que, a mediados de siglo XX, denunció a la “oligarquía gobernante” e incorporó a la multitud como actor político. 

Petro en una visita a El Banco. Foto: Nelson Cárdenas.

Petro conoce muy bien Colombia, su geografía y problemas, las razones profundas de la protesta, y también su adhesión hacia hombres providenciales. Sabe leer las expectativas del sector más dinámico de la población, actualmente la juventud, la principal protagonista del “paro”, la gran movilización de 2021. Pese a sus reticencias iniciales, nombró como vicepresidenta a Francia Márquez, una mujer joven, negra, de origen popular, y sobre todo una activista local de los movimientos sociales, que se ha convertido en un nuevo ícono de la juventud. 

Petro también está a favor de los derechos LGBT y de la causa animal (prohibió las corridas de toros y la tracción animal en las ciudades). En otros aspectos, como el acceso al aborto, sigue siendo más circunspecto: recientemente, la Corte Constitucional colombiana despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo. A la vez que dice apoyar la decisión del tribunal, plantea la fórmula del “aborto cero”, impugnada por las feministas como inviable. 

El programa de Petro no es muy detallado, y sobre todo no explica los medios para conseguir sus fines. Para conocer mejor sus objetivos, es preciso escuchar sus intervenciones (hubo muchos debates en el curso de la campaña presidencial, en los que Petro dio cifras y amplió puntos). Los principios orientadores son los siguientes: en economía, propone una reforma fiscal progresiva, recuperar un sistema estatal de pensiones y fortalecer el sistema público de salud, además de la protección de la industria nacional y adquirir y distribuir desde el Estado tierras no productivas. 

Grandes empresarios sacaron anuncios pagados en la prensa amenazando directamente a sus empleados con el despido si llegaban a votar a la izquierda

Quiere también desarrollar un programa de transición ecológica. Habla de detener las prospecciones petrolíferas, desarrollar energías alternativas, detener la construcción de una gran central hidroeléctrica que es motivo de litigios, fomentar otras fuentes de riqueza, especialmente mediante el apoyo a la economía agraria y la producción industrial. Quiere desarrollar el turismo en el territorio colombiano (éste supliría la mitad de los ingresos provenientes de la exportación de hidrocarburos). Habla de construir una “economía del conocimiento”. No faltan las ideas, aunque a veces no faltan las contradicciones (por ejemplo, Petro se ha manifestado a favor de la minería de criptomonedas, aunque son cuestionadas por su coste ecológico y su opacidad financiera, como él mismo reconoció en ocasiones). Pero la ambición de los programas y lo modesto de su realización han sido una de las características de su trayectoria como alcalde de Bogotá. 

Esta última campaña electoral fue diferente a la anterior, también por la multiplicación de alianzas dudosas. Este año, Petro se apoyó en partidos con acusaciones de corrupción y sectores políticos tradicionales, en busca de estructuras (no exentas de clientelismo). Buscó el apoyo del expresidente liberal César Gaviria (que al final decidió apoyar a su contrincante Federico ‘Fico’ Gutiérrez) y de políticos locales conservadores. La visita del hermano de Gustavo Petro al condenado exsenador Iván Moreno, recluido en la cárcel La Picota, causó revuelo en su campaña. Al parecer, Petro les ofreció un “perdón social” (una especie de pacto de impunidad), aunque se retractó de esta oferta tras recibir numerosas críticas y negó que “perdón social” se refiriera a impunidad. 

Petro también ha buscado alianzas con sectores evangélicos, de nuevo con el objetivo de ampliar su base electoral. Su lista de candidatos al Congreso estuvo formada por muchos líderes políticos tradicionales, como Armando Benedetti, que ha hecho toda su carrera política con Uribe y que ahora está siendo investigado por enriquecimiento ilícito. “Tenemos que tragarnos estos sapos”, dicen sus partidarios. “Este es el precio que tenemos que pagar para llegar al poder y derrocar a la mafia que nos gobierna”, comentan. 

¿Conseguirá ser elegido? Y si lo hace, ¿podrá llevar a cabo una política medianamente de izquierdas, dadas las numerosas alianzas que ha hecho? La segunda vuelta se celebrará el 19 de junio. Allí, tendrá que enfrentar a un rival que, si no es de peso (Rodolfo Hernández es un hombre que ignora muchos problemas de los colombianos, y que no conoce siquiera su geografía), sí se beneficia del momento coyuntural. Hernández tendrá el apoyo de los partidos de derecha y de extrema derecha, y captura un voto protesta anticorrupción. Con base en los sorpresivos resultados de la primera vuelta y el excelente resultado de Hernández (28%), Petro no tiene nada asegurado.  

En todo caso, el avance electoral del Pacto Histórico, el nombre de su coalición de partidos y movimientos, causó pánico en algunos sectores. Antes de la primera vuelta, grandes propietarios y empresarios sacaron anuncios pagados en la prensa denunciando el terrible peligro que corría Colombia, o amenazando directamente a sus empleados con el despido si llegaban a votar por el candidato de izquierdas. Los políticos de extrema derecha agitaron el espantajo anticomunista, la “amenaza de las expropiaciones”, el “castrochavismo”, “el antigua guerrillero”, etc. El clima de la campaña fue muy tenso. Petro denunció amenazas de atentado en una ciudad del centro del país (y hay que tomar esto en serio: muchos políticos de izquierda han sido asesinados en el país, cientos de líderes sociales han sido asesinados desde 2018, así como 300 excombatientes de las FARC). 

El resultado de este 29 de mayo es histórico para la izquierda colombiana. Veremos si es suficiente para llegar al gobierno

En todo caso, nada está escrito. La campaña para la segunda vuelta será decisiva. Petro debe tratar de movilizar a los abstencionistas, que son muy numerosos (hubo 45% de abstención en la primera vuelta). Debe infundir confianza en su electorado y entender la señal que envía el voto a Hernández: el rechazo a políticos cuestionados en el gobierno. Al final, si es elegido, Petro se enfrentará a una serie de dificultades políticas: la primera es la desconfianza que suscita en las fuerzas armadas colombianas, poco afines a las ideas progresistas en su historia (al contrario de varios países de América Latina), y formadas desde hace décadas en la doctrina del “enemigo interno”. El candidato y el actual jefe del ejército ya han tenido acalorados intercambios en Twitter. 

El segundo es la falta de mayoría parlamentaria. Estas elecciones presidenciales se celebran dos meses después de las legislativas (13 de marzo), en las que ningún partido político obtuvo la mayoría absoluta (el sistema de reparto de curules es proporcional). En el parlamento elegido, los partidos de derecha y extrema derecha tienen una amplia representación.

Las reformas deseadas son ambiciosas, pero ¿cómo podrá llevarlas a cabo sin una mayoría en el Congreso? Petro ha hablado de declarar el estado de emergencia para gobernar por decreto, lo que suscita dudas sobre el futuro funcionamiento del sistema institucional. Asimismo, la oposición de los que poseen grandes fortunas podrían complicar su eventual gobierno (como ha ocurrido en otros países de la región, vía la fuga de capitales). 

Otros grandes problemas estructurales dificultarán sus reformas, como el control de las mafias y grupos ilegales sobre amplias zonas del territorio. Esto se vio en mayo de 2022, cuando el poderoso Clan del Golfo organizó un “paro armado” (cierre forzado de las actividades económicas) en la costa del Caribe tras la extradición de su líder a Estados Unidos. En febrero del mismo año, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) organizó otro “paro armado” en el sur del país, sembrando otra vez el terror en la población civil.    

Lo cierto es que Petro, el único postulante de izquierdas en estas elecciones, está despertando las esperanzas de amplios sectores de la población, principalmente urbanos, jóvenes y sectores politizados. Hasta ahora, el candidato del Pacto Histórico ha sabido interpretar la movilización en las calles y el sentimiento de indignación producido por la gestión del gobierno de Duque –sumado al desgaste del uribismo–. En cualquier caso, el resultado de este 29 de mayo es histórico para la izquierda colombiana. Veremos si es suficiente para llegar al gobierno.

La pregunta que se hacen los colombianos es si Gustavo Petro, un exguerrillero del M19, logrará convertirse en el presidente de un país que nunca ha sido gobernado por la izquierda en el siglo XX a nivel nacional, y si esta elección podría ser el inicio de un cambio histórico. Pero, ¿quién es Gustavo Petro, el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Olga L. González

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí