1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Debate

El Green New Dilema y el ángel de la historia

En busca de respuestas: una respuesta a una respuesta

Juan Bordera / Antonio Turiel 24/06/2022

<p><em>Angelus Novus</em> (1920)</p>

Angelus Novus (1920)

Paul Klee

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días publicamos en CTXT un texto que tuvo muy buena acogida titulado “España, colonia energética del norte de Europa”. Sin embargo, a tres compañeros (Xan López, Emilio Santiago y Héctor Tejero) les pareció necesario contestarnos en este otro texto. Vayan por delante tanto nuestro agradecimiento por tomar en cuenta la importancia de los temas que tratamos, como nuestra sorpresa ante las formas y el tono de la respuesta, que usa un lenguaje cargado de acusaciones. 

En esta respuesta a la respuesta vamos a tratar de evitar caer en ese tono, aunque no sin hablar claro de lo que aquí, creemos, está pasando. A veces se usan palabras muy gruesas para atacar una parte del discurso con la intención de compensar los vacíos, sabedores quizá, de que las otras partes son irrebatibles. Pero, tal y como reconocen los tres autores, lo que nos une es mucho más grande que lo que nos separa y el problema que nos ocupa es enorme y urgente.

Nuestro artículo exponía una serie de verdades simples y comprobables:

Una, España no podrá nunca recibir suficiente gas natural licuado como para poder abastecer el consumo actual de Centroeuropa. No es posible, no hay suficiente gas licuado en el mundo ahora ni lo habrá nunca. 

Dos, los planes de que España exporte a Europa en el futuro hidrógeno verde no tienen ningún sentido: la propia Estrategia Europea del Hidrógeno (documento de la Comisión Europea) reconoce que Europa no puede autoabastecerse de hidrógeno verde, y España tampoco. El informe del Grupo III del IPCC publicado en abril dice textualmente que la tecnología del hidrógeno verde no está madura para su implementación masiva. No puede haber una industrialización masiva, ni de España ni de Europa, vía el hidrógeno verde.

Tres, la idea repetida desde instancias europeas en las últimas semanas de que España debe ser la fuente de energía de Europa y exportar hidrógeno verde hacia el interior del continente, por lo expuesto en el punto anterior, solo se podría conseguir depauperando energéticamente a España con la excusa de la “solidaridad”. No tenemos suficiente energía como para autoabastecernos de hidrógeno, ¿qué pasará si encima exportamos?

Cuatro, si delante de estos hechos evidentes Europa insiste en que les debemos exportar hidrógeno (a pesar de que nos empobrecería energéticamente, a pesar de que incrementaría nuestro estrés hídrico, a pesar del enorme despliegue de instalaciones y ocupación del territorio que se requeriría), nuestra conclusión es que Europa nos quiere tratar como a una colonia energética, un territorio subordinado para mayor gloria de la metrópolis, y en línea con lo que Alemania ya está fraguando en sus acuerdos comerciales sobre hidrógeno verde en África. Hechos ya documentados por muchas otras fuentes y a los que hay que añadirles un dato a modo de coda.

Habitamos el país europeo que más debería alzar la voz contra las propuestas gatopardistas que buscan cambiar algo para que nada cambie realmente

Coda: España es el país europeo con mayor riesgo de desertificación. Habitamos el país europeo que más debería alzar la voz contra las propuestas gatopardistas que buscan cambiar algo para que nada cambie realmente. Somos el país que más va a sufrir si no se produce un giro de 180 grados en cómo se concibe el sistema socioeconómico, sea colonia o no. Un país que debería ser más valiente que otros, y quizá en no atreverse a serlo se encuentre uno de los principales motivos de que esa izquierda que tanto les preocupa a Emilio, Xan y Héctor no levante cabeza, pero ese es otro tema.

Volvamos a la réplica: en ella, sus autores manifiestan una preocupación por “qué marcos de interpretación social alimenta y cuáles tapona” nuestro texto. Una frase perfecta para introducir el debate que de fondo se está dando entre los dos textos, aunque se quiera obviar: el debate sobre Green New Deal (GND) y decrecimiento. Que no es un debate falso ni nada que se le parezca: es un debate imprescindible.

Emilio Santiago en solitario, en este otro texto mucho más respetuoso y lúcido, argumenta que ambas partes están condenadas a entenderse –algo que uno de nosotros ya argumentó hace un par de años aquí–, pero hay una clave que omite: el Green New Deal está asegurado; el Decrecimiento –lo que la teoría económica defiende–, no. 

En el hipotético caso de llegar a un mundo de reparto de la riqueza, de reducción del uso de materiales y de energía pero también de la jornada laboral, habrá que haber pasado por una transición energética de emergencia que se puede asimilar a lo que algunos defienden como GND, pero al revés no está garantizado. Lo que la élite va a defender como GND no incluye las ideas decrecentistas ni por asomo, que son las que habrá que pelear (incluso en el foro económico mundial). 

Por eso nuestro texto trata de taponar el marco sobre el cual se asienta el GND, por ser un marco fértil para grandes empresas y fondos de inversión, que va a hacer que la transición más crucial de la historia de la humanidad se acometa con la misma mentalidad que ha generado el problema. Y que podríamos definir como “tecno-optimismo en busca del beneficio a corto plazo”. Suerte para quién pretenda argumentar que el GND puede realmente escapar a esa mentalidad.     

Además, la réplica está plagada de falacias. Vayamos por las más graves: 

La comparación con Noruega: en el artículo se intenta ridiculizar el argumento de España como colonia energética con un argumento tramposo que es la base de su razonamiento: que hay otros países que exportan energía y eso no les convierte en colonias, para el cual usan el ejemplo de Noruega. La cuestión de fondo es que se usa un argumento que no es el nuestro para ridiculizar el todo. Una falacia de la simplificación en toda regla. 

De un plumazo, la amenaza de la desertificación, las lógicas en las que está inserta España en la Unión Europea, o el convertirnos en territorio periférico de sacrificio, como lleva advirtiendo la antropóloga Yayo Herrero mucho tiempo, desaparecen del texto –muy convenientemente– para los autores de la réplica. 

La comparación con Le Pen tiene la misma validez que aquella que buscaría atacar a los vegetarianos porque Hitler supuestamente lo fue. No tiene sentido

Nosotros no hablamos de colonia simplemente por exportar energía, hablamos de colonia porque estamos a expensas de lo que se decida desde unas posiciones de poder y desde unos intereses que no tienen arraigo alguno en el territorio, y a las que no les va a importar seguir con recetas que, al no cuestionar el modelo, en ningún caso podrán evitar que lleguemos a 3ºC de aumento de temperatura para fin de siglo, como ya pronostican los autores del IPCC. 3ºC, que en la Península Ibérica serían cerca de 5ºC. Territorio prácticamente inhabitable. Noruega no tendrá esos problemas en sus latitudes y tiene el mayor fondo soberano del mundo. Las comparaciones son odiosas, más aún cuando son tan convenientes. 

Otra crítica que es cuanto menos curiosa es la denuncia de que nuestro texto puede alimentar a proyectos “nacionalistas energéticos de corte reaccionario”. La comparación con Le Pen tiene la misma validez que aquella que buscaría atacar a los vegetarianos porque Hitler supuestamente lo fue. Es decir, cero. No tiene sentido. 

Por supuesto que se puede criticar el modelo actual de implantación de energías renovables sin que esto te convierta en reaccionario. Por supuesto que se pueden buscar fórmulas comunicativas para que la problemática llegue también a gente más hacia el centro o incluso a la derecha. 

Porque lo más llamativo es que esa argumentación antipopulista la hacen dos miembros del proyecto político que se autodenomina Más País. Un proyecto político que, con sus aciertos y sus errores, no solo no escapa de esas formas que sus autores ven en nuestro texto, es que directamente son las suyas. 

Aprovechando que los autores han decidido citar a Walter Benjamin, al final de su texto, citaremos uno de los párrafos más conocidos y visionarios del autor alemán: “Hay un cuadro de Klee que se titula Angelus Novus. Se ve en él un ángel, al parecer en el momento de alejarse de algo sobre lo cual clava su mirada. Tiene los ojos desorbitados, la boca abierta y las alas extendidas. El ángel de la historia debe tener ese aspecto. Su rostro está vuelto hacia el pasado. En lo que para nosotros aparece como una cadena de acontecimientos, él ve una catástrofe única, que arroja a sus pies ruina sobre ruina, amontonándolas sin cesar. El ángel quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo destruido. Pero un huracán sopla desde el paraíso y se arremolina en sus alas, y es tan fuerte que el ángel ya no puede plegarlas. Este huracán lo arrastra irresistiblemente hacia el futuro, al cual vuelve la espalda, mientras el cúmulo de ruinas crece ante él hasta el cielo. Ese Huracán es lo que nosotros llamamos Progreso”.

Donde ellos ven simples molinos eólicos, nosotros vemos gigantes, pero gigantes transnacionales y fondos de inversión tratando de exprimir al territorio

Y con esto llegamos al final, a la parte del artículo más atroz: “El artículo que nos ocupa ha despertado nuestras alarmas porque deja entrever un cierto deje conspiranoico”Aquí está la clave del texto. Si se busca hacer de menos a nuestro artículo, solo se puede hacer buscando engrandecer pequeñas disputas, ridiculizando matices, porque en el grueso del texto no pueden más que coincidir. ¿Pero sabéis cuál es el verdadero motivo de que nos acusen de despolitizadores, reaccionarios o conspiranoicos? Pues que en el fondo es la única manera que tienen de disimular sus propios desengaños. Donde ellos ven conspiraciones nosotros vemos el simple devenir del capitalismo, ese al que el Green New Deal es tan funcional. 

Donde ellos ven simples molinos eólicos, nosotros vemos gigantes, sí, pero gigantes transnacionales y fondos de inversión tratando de exprimir al territorio todo lo que puedan. Quijotesca denuncia la nuestra. Aunque somos los primeros que hemos reconocido que “algún macroparque habrá que hacer”, pero, por favor, no desde la mentalidad equivocada.

Los autores, eso sí, al menos reconocen lo siguiente sobre el modelo de renovables que se pretende implementar: “Al mismo tiempo, un marco de lucha tan justificado y legítimo como preñado de peligros”.

Benjamin, a través de su Angelus Novus, habría mandado sin duda al Green New Deal a las ruinas de la historia, por considerarlo parte de ese huracán que convino en llamar “progreso” y que nos está enterrando a cámara lenta, aunque de momento el espejismo aguante. 

El mismo autor también dejó escrito sobre el ascenso del nazismo en el siglo XX: “Nada ha corrompido tanto a los obreros alemanes como la opinión de que estaban nadando con la corriente. El desarrollo técnico era para ellos la pendiente de la corriente a favor de la cual pensaron que nadaban”.

El Green New Deal y el Decrecimiento no son tan diferentes, si se sabe de lo que se habla. Y están condenados a entrelazarse. Pero es clave buscar una salida del imaginario tecno-optimista que lo domina todo, es clave huir del mito del progreso que no nos deja ver más allá, y es clave que abandonemos la fe en el crecimiento perpetuo en un planeta finito. Solo uno de los dos términos sirve para esas tres batallas cruciales para las que ya no queda apenas tiempo. 

Autor >

Juan Bordera /

Es guionista, periodista y activista en Extinction Rebellion y València en Transició.

Autor >

Antonio Turiel

Investigador científico en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí