1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Memoria

Cuevas del Valle, el círculo imborrable de la Guerra Civil

Como otros tantos, este pequeño pueblo de la comarca abulense del Tiétar sufrió un exterminio sistemático de la población civil. Los relatos de los vecinos están sirviendo para localizar decenas de fosas comunes

Gorka Castillo Madrid , 22/05/2022

<p>Francisco Fernández marca con un círculo en el suelo el lugar dónde los fascistas enterraron a su padre en octubre del 36.</p>

Francisco Fernández marca con un círculo en el suelo el lugar dónde los fascistas enterraron a su padre en octubre del 36.

Santos Jiménez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Cruz del Cerro, en la carretera que une las localidades abulenses de Cuevas del Valle y Villarejo en plena Sierra de Gredos, está sembrada de matanzas. Desde octubre del 36, es una mezcla de arcilla, piñas y restos humanos que para encontrarlos no hay que escarbar muy hondo. Basta con escuchar las palabras que se liberan del silencio. En este paraje fue donde un día Francisco Fernández Blázquez, un lugareño sencillo y solitario, señaló el rosario del espanto. Caminó hasta la linde del bosque y trazó una circunferencia en el suelo siguiendo el dictamen de su memoria. “Aquí está enterrado mi padre”. En ese mismo lugar, sobre esa tierra negra en la que nunca se pusieron cruces, ni flores, ni una triste estela, Francisco revivió la infancia que le robaron. Porque si no, ¿para qué sirven los recuerdos?

Por fortuna, alguien registró el momento. Esa persona era Santos Jiménez, poeta de Cuevas del Valle que ha plasmado en un libro de relatos novelados, Covalverde, toda la amargura que la Guerra Civil sembró en esta localidad de la comarca del Tiétar. La imagen de Francisco trazando un círculo con el compás de su bastón no sólo certifica el impacto directo de un reencuentro íntimo, sino que revela con crudeza un episodio bárbaro que marcó a fuego la historia de este país e hizo trizas la cacareada reconciliación. La memoria es incómoda y el paso del tiempo, desalentador.

Tras un largo camino contra la burocracia y la ingratitud, la sociedad Aranzadi pudo al fin acometer la exhumación el pasado mes de abril, gracias a la financiación de la Secretaría de Estado de la Memoria democrática, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias. Años después de aquella estampa de emoción. A la excavadora no le costó mucho desbrozar el cementerio oculto. Siguiendo indicaciones de los antropólogos-forenses, Paco Etxeberria y Fernando Serrulla, y la historiadora Lourdes Herrasti, cavaron en el punto marcado por Francisco y localizaron dos fosas. En la primera, aparecieron los restos de dos varones entrelazados, arrojados uno sobre otro, como escombro humano. En la otra, el cuerpo de una mujer joven, no más de 27 años, con el cráneo reventado, las manos maniatadas y una pierna flexionada, como si antes del último estertor hubiera intentado una carrera desesperada a ninguna parte. Tristísimo y brutal. Los testigos apesadumbrados, los herederos de aquella infamia manifiesta, trataban de disimular las lágrimas que provocaban los fantasmas de la imaginación.

El cadáver de una joven descubierto en la exhumación de Cuevas del Valle. Foto: Santos Jiménez.

Así que cuando se le pregunta a Santos Jiménez por los testimonios que durante años fue rescatando de sus conversaciones con gente que habita estos campos del Tiétar no sólo es Francisco quien habla sino también Domingo, Marcela, Eladio, Segundo, Isidoro. Y muchos más. Infinitamente más. En Covalverde, relata: “Soterrado en esa historia estaba su padre, como lo estaban decenas de vecinos. Tal vez por eso quería nombrar a los muertos, mancomunar los recuerdos. Pero hay algo mucho más entrañable. Guardaba en su memoria los nombres y quería compartirlos. Creía, con razón, que no bastaba con que cada familia supiera los suyos, disminuyendo y atenuando las monstruosas dimensiones que tuvo la represión nacionalista”. Es por Francisco Fernández, el solitario silencioso que derrotó al olvido.

Y, quizá, también por personas como Aurora Fernández, 56 años, covachera de nacimiento, bibliotecaria e investigadora vocacional. Un día, Santos le entregó el listado de represaliados de Cuevas del Valle con el que trabajaba para escribir su novela y preguntó por un nombre que no encajaba en la genealogía del pueblo: Andrés García. “Aquí hay muy pocos ‘Garcías’, que son de la parte alta de Ávila, de La Moraña, y los que hay son de la familia de mi padre. Así que indagué y descubrí que era el hermano de mi bisabuelo León. Más tarde, rastreé expedientes, libros de sesiones municipales, cartas y, sobre todo, registros civiles que habían permanecido ‘ocultos’ durante más de 80 años y encontré que también fusilaron a un tío abuelo mío, Alejo García; a otro abuelo, Desiderio Fernández; y a mi bisabuelo paterno, Regino Felipe Fernández”. Un pedazo de historia personal que animó a Aurora a ir más allá y construir una enorme base de datos con la genealogía de familias enteras eliminadas que ha servido al catedrático de Historia Enrique Guerra para escribir junto a ella Al sur de Gredos. Cuevas del Valle 1936-1950, el más exhaustivo trabajo que se ha publicado sobre la Guerra Civil en el Valle del Tiétar.

Observando la fosa abierta. Foto: Santos Jiménez.

En este voluminoso libro aparecen contabilizados 47 fusilamientos extrajudiciales de republicanos, o sospechosos de serlos, entre octubre y noviembre de 1936. Y, aunque el historiador no se atreve a emplear el término ‘genocidio’ para explicar lo que ocurrió en Cuevas, no duda en considerar que hubo “un auténtico exterminio”. La prueba de cargo que aporta es el caso de la familia Castelo Blázquez. Los falangistas buscaban a Patricio, un joven miliciano al que acusaban de haber participado en el fusilamiento de 10 derechistas el 19 de agosto del 36. Al no encontrarle, decidieron apresar a su hermana Marcela, a la que fusilaron el 2 de octubre en el paraje de la Cruz del Cerro. “A falta de la confirmación de ADN, ella puede ser la joven de la fosa exhumada”, añade. En el año 39, al fin capturaron a Patricio “y lo arrojaron a un barranco que allí llaman ‘Pozo de la Luz’”. Al padre de ellos, Víctor Castelo Montesinos, se le llevaron al ayuntamiento “y le propinaron tal paliza que falleció a consecuencia de los golpes”. Un hermano de Marcelo y Patricio murió en el frente. La madre, Antonina Blázquez, fue fusilada en Navarredonda, al lado del Parador de Gredos. “Una familia eliminada, exterminada, en una operación despiadada y sistemática”, concluye Enrique Guerra. Y el parte de bajas lo sufrieron en cada familia. Sin excepciones.

En Cuevas huyeron, o murieron, casi la mitad de sus habitantes. Y los que sobrevivieron quedaron sumergidos en la parálisis de la dictadura por un instintivo mecanismo de autodefensa. “Pero, escucha, muchos todavía guardan aquellas sensaciones. El espíritu. Los sentimientos. Son valiosos y amargos, como fue el caso de mi propio padre, que vivió el resto de sus días marcado por aquellos episodios”, revela Santos Jiménez. “Rara vez tocan este tema y, cuando lo hacen, es con extrema cautela”, añade el poeta que narra la historia como una crónica literaria de largo aliento. El dolor como prueba de la vida pasada. No existe otra manera de hacerlo.

En Cuevas huyeron, o murieron, casi la mitad de sus habitantes. Y los que sobrevivieron quedaron sumergidos en la parálisis de la dictadura por un instintivo mecanismo de autodefensa

Hace un día espléndido de primavera en Cuevas del Valle. La brisa que viene del Puerto del Pico acaricia el pelo de Aurora, que empieza a hablar. A contar cosas de aquel mundo terrible y enigmático. Cómo los anarquistas fusilaron en agosto del 36 a diez derechistas del pueblo. Cómo un mes después llegaron los golpistas y les devolvieron su identidad trasladando sus cuerpos acribillados desde una zanja maltrecha del camino a un mausoleo construido en el cementerio con los honores de los triunfadores. “Afortunadamente encontré mucha documentación porque en Cuevas  tuvimos un secretario muy minucioso. Calcaba las respuestas de las correspondencias que llegaban, algunas de ellas de la Guardia Civil. Esto me permitió saber exactamente el número de personas que fueron fusiladas desde el inicio de la represión, en septiembre-octubre del 36, hasta el retorno de los huidos en 1950”, apunta.

Así pudieron precisar el nombre de la primera víctima inocente, un chico de 15 años llamado Juan Fernández Gómez, el hijo de un miembro del comité municipal que los falangistas no pudieron apresar. “Lo fusilaron el 9 de septiembre de 1936  en el entorno de Venta Rasca y lo enterraron junto a otros vecinos del pueblo”. Lo dice Santos Jiménez y así lo recoge en Covalverde, después de las largas conversaciones mantenidas con supervivientes y herederos de aquel tiempo funesto. No fue el único acto inhumano. Lo que vino semanas después fue aún más siniestro. Los franquistas se ensañaron con decenas de vecinos. A medio camino entre Cuevas y Arenas de San Pedro, en la cuesta de la Parra, los acribillaron a tiros. Separaron a los varones de las mujeres y los niños y los exterminaron. Allí mismo. Más de una veintena de hombres. Al lado de la carretera, junto al muro de una finca. A otros en Venta Rasca, en las Añadillas o en los alrededores del Parador de Gredos. Los enterraron. Hay cuatro estelas que aún recuerdan a los fusilados de derechas: una entre Cuevas y Mombeltrán, otra al comienzo de la cuesta de La Parra, la tercera en el Puerto del Pico y la última entre Cuevas y Villarejo del Valle. Pero ninguna que conmemore a los que no eran de derechas. “Para ellos, el silencio”, apostilla Santos Jiménez, “porque hablar podía ser peor que la guerra. Era el miedo a la denuncia”.

Es la parte que sortean hoy quienes relativizan cuatro décadas de franquismo. Pero con esa pesada carga crecieron los hijos de Cuevas y de todos los pueblos españoles. Durante años vivieron de esa manera. Aprendiendo a temer. Al cacique, a la bandera, al caudillo, a la difamación y a sus propias ideas. En la escuela enseñaban eso. A temer. Lo cuentan las mujeres porque suelen ser ellas quienes lloran a los muertos en las guerras. Así fue también en la española.

Muchas mujeres de la posguerra fueron unas narradoras excepcionales, pero tan importante como escucharlas cuando hablaban era cuando se quedaban en silencio. Sus recuerdos son distintos a los de los hombres. Ellas son los detalles, los matices, los sentimientos. “Las aldeas que quedaron en la guerra eran femeninas porque no había hombres. O los habían matado o habían huido”, dice Aurora. Santos Jiménez narra en Covalverde el testimonio de una mujer a partir de los sufrimientos que le describió y sus vivencias. El relato eleva la temperatura ambiental ante la crueldad extrema: “Mi madre murió cuando yo era pequeña; mi padre, en los días de la huida, montó en un camión y se largó del pueblo. Me quedé sola en casa. Vino a buscarme Cuasimodo con otro hombre. Me metieron en el sótano de una casa. Allí había más mujeres. El tabuco se había convertido en cárcel. El habitáculo era tan pequeño que el olor de nuestros excrementos lo llenaba por completo. Por la noche venía algún vecino, convertido en verdugo, y violaba a la mujer que le apetecía”. Aquello pudo ser peor que el frente de guerra.

Entonces, se hace un silencio indómito en casa de Santos porque aquel episodio está clavado en la memoria del pueblo. Fue un lugar temible que pocos se atreven a contar. Aurora escarba en los recuerdos más turbios de Cuevas y exclama. “Las autoridades franquistas solo tenían que atravesar la estrecha calle. Estaba en frente de la sede donde se reunían, en un sótano de las Juventudes de Acción Popular y falangistas que sólo tenía un pequeño ventanuco con rejas que aún se conserva”, relata. Otra herida de la guerra, otra lección para las mujeres. Tenían que aprender a ser cariñosas, débiles y delicadas. A ellas les daba miedo pronunciar en voz alta lo que habían padecido. Es comprensible que muchas pasaran el resto de sus días sin hablar. Tan solo miraban el escenario del mundo.

No se sabe con exactitud cuántas fueron sometidas a semejante brutalidad durante tantos años pero ese pavor se extendió por el pueblo y tuvo consecuencias en el resto de la población, como otra tortura añadida. Sin embargo, en ese desconocimiento de la vida no murió la valentía. “Recuerdo cuando presentamos el libro Al Sur de Gredos en Cuevas con Enrique Guerra. Al terminar, fui a casa de mi madre y la encontré sentada en una silla, encogida sobre sí misma, aterrada. Al verme entrar por la puerta, se levantó emocionada y exclamó: ¡Hija! Y me abrazó”, rememora Aurora Fernández.

La vida se construye de las voces de la calle, de lo que uno escucha en su infancia, en casa, en la taberna y en los caminos. Casi al final de Covalverde, Santos Jiménez escribe: “No, los vecinos no vimos alejarse la guerra mientras nos sacudíamos sus restos para volver a convivir. La guerra se metió dentro de nosotros y tardaríamos muchos tiempo en desprendernos de las vísceras de centinelas, de verdugos, de víctimas, de torturados, de prostituidas y de toda la podredumbre que rebosan las contiendas. Fango pringoso que enturbia la memoria”.

Hoy se preparan en Cuevas para hacer un homenaje a todos, quizá un día pongan el nombre de Francisco Fernández en una estela de madera cerca de la tumba de su padre. Sería el pequeño consuelo de saber dónde están los muertos y convertirlo en un lugar de memoria. Una forma de cerrar el luto. Quedan por identificar varias decenas de ellos.

La Cruz del Cerro, en la carretera que une las localidades abulenses de Cuevas del Valle y Villarejo en plena Sierra de Gredos, está sembrada de matanzas. Desde octubre del 36, es una mezcla de arcilla, piñas y restos humanos que para encontrarlos no hay que escarbar muy hondo. Basta con escuchar las palabras que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Se espera y se desea, que no se llegue nunca, jamás, al viernes 18 de Julio de 2036 "Centenario Golpe Estado Francisco Franco Bahamonde", amparado y avalado por la derecha y ultraderecha en plena segunda década del siglo XXI en España. Que de una puñetera vez DESCANSEN EN PAZ las victimas asesinadas en las fosas comunes cementerios y en las cunetas vías terrestres españolas, en el LIMBO y sus Familiares directos en el INFIERNO cada vez son menos a causa de sus obituarios, sin DESCANSAR EN PAZ. El Vaticano y la curia eclesial en España, beatificaron y alabaron, bajo palio, a curas y monjas bando azul en la guerra incivil, siendo CAÍN-Franquismo Fascismo versus ABEL-Republicanos.

    Hace 6 meses 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí