1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Aránzazu Borrachero y Soledad Luque / Responsables del movimiento de bebés robados

“No se quiere investigar la relación del Estado franquista con el robo de bebés”

Ritama Muñoz-Rojas 16/05/2022

<p>Composición a partir de imágenes cedidas por las entrevistadas Aránzazu Borrachero (izquierda) y Soledad Luque. </p>

Composición a partir de imágenes cedidas por las entrevistadas Aránzazu Borrachero (izquierda) y Soledad Luque. 

Cedida

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Sole y Francisco tenían siete hermanos cuando nacieron del mismo parto, en abril de 1965; a Francisco le llevaron a la incubadora porque, dijo alguien, tenía que ganar peso. Durante dos semanas los padres se las arreglaban para verle sin dejar solos a los otros ocho, porque la niña Sole y su madre ya estaban en casa; era una de esas familias super numerosas que tanto gustaban a la dictadura, obsesionada con llegar a los 40 millones. Todo iba bien hasta que un día, cuando el padre fue a ver al hijo, le dicen que el niño ha muerto y que no puede verle porque está en el depósito. La noticia deja rota a la madre que no puede creerlo, ni entenderlo ni asumirlo. Al día siguiente, ella va al hospital (hablamos de la maternidad de O'Donnell, en Madrid) con el hijo mayor, de 21, para recoger el cuerpo de Francisco y enterrarle; el cadáver ya no está, le dicen los médicos, porque lo han incinerado, y las cenizas tampoco están porque han desaparecido; y que no protesten, porque menudo mal trago les han ahorrado, por no hablar del tema económico. Protestaron, sí; les dolió la insensibilidad y el tono autoritario de los médicos que les llamaron desagradecidos y les amenazaron con llamar a la guardia civil para sacarlos del hospital si seguían reclamando. Los hermanos mayores siempre vieron algo raro en la muerte de su hermano. Algo no encajaba.

Cuatro décadas después. Esos casos de robos de bebés de los que tanto se está hablando se parecen demasiado a lo que pasó con Francisco. La familia Luque, como otras tantas, se pone en marcha.

“Son casos calcados, existe un patrón, el modus operandi, que es el mismo siempre”, expone Sole Luque, que tenía 47 años cuando fue consciente de que su hermano seguía vivo. “Me costó muchísimo asumir mi nueva realidad, pensar muy bien lo que estaba sucediendo para mantener los pies en la tierra; es algo común en muchas personas que han pasado por esto”. Lo siguiente fue concebir que no eran casos aislados, que había que unirse para pelear. “Estábamos ante una causa social, política y, obviamente, judicial”. 

Así, desde 2011 a 2019, se han abierto más de 2.100 diligencias de investigación por robos de niños en maternidades o en hospitales. Y de esas, solo han llegado a los juzgados unas 522. El resto se ha archivado por prescripción o por ausencia de pruebas. En el caso de la familia Luque, la de Sole y Francisco, la denuncia ni siquiera llegó al juzgado porque no había indicios de delito. Respecto al tipo penal, en el mejor de los casos estamos ante un delito de detención ilegal de carácter permanente. 

Se han abierto más de 2.100 diligencias de investigación por robos de niños. Solo han llegado a los juzgados unas 522

El robo de niños es uno de los episodios más tristes, sórdidos, silenciados, impunes y sobre todo crueles que han sucedido en España desde el principio de la dictadura franquista. Comenzó con la separación de los niños nacidos en cárceles de madres presas por su compromiso con la República. Tres años les daban de plazo para estar con ellas; después, una mano negra les agarraba del brazo y, con todo el descaro, se los llevaba, desafiando el dolor de la madre que sabía que no volvería a ver a esa hija o a ese hijo. A veces las obligaban a firmar una carta escrita a la fuerza: “Querida hija, sé que no seré buena madre y esto lo hago por ti”. El horror y la crueldad fue subiendo de tono; muy poco se ha hablado del maltrato y el ensañamiento contra las mujeres, que resulta especialmente sangrante cuando vemos quiénes eran las señoras que regentaban las instituciones del régimen desde las que se perpetraba esta atrocidad. Hablamos de Carmen Polo, Pilar Primo de Rivera o Mercedes Sanz, viuda de Onésimo Redondo.

El anteproyecto de ley de Memoria Democrática recoge estos casos como víctimas del franquismo. No ha sido fácil, pero era necesario. Lo hablamos con dos personas muy implicadas en esta cuestión: Aránzazu Borrachero, profesora de Lenguas y Literaturas españolas en Queensborough Community College, y directora del proyecto Mujer y Memoria; y con Soledad Luque, presidenta de la asociación Todos los niños robados son también mis niños y portavoz de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina contra los crímenes del franquismo. 

Algunas veces se ha dicho que los bebés robados y sus familias no son víctimas del franquismo.

Soledad Luque: Para nosotros esto es algo trágico. Dentro de los memorialistas, hay personas que consideran que no existió el robo de bebés y que si existió, solo afectó a mujeres republicanas. Eso es terrible, porque niega la enorme magnitud que tuvo la represión franquista, que no solamente fue política: fue ideológica, fue social, fue económica, fue una represión de género brutal y esto supone negar una represión de género en la dictadura franquista; se normalizó una violencia sistémica contra las mujeres. Son mujeres que también perdieron la guerra.

Aránzazu Borrachero: Ha hecho falta una revisión bastante interesante del concepto de víctima para que ahora ese relato haya cambiado. De hecho, en el proyecto de ley de Memoria Democrática, las víctimas de los bebés robados están mencionadas; no con todo el detalle y el contexto que nos gustaría, pero están, lo cual quiere decir que esa reivindicación se ha conseguido. El trabajo que se ha hecho de educación de la sociedad y de los políticos para que se las vea como víctimas del franquismo ha sido muy exitoso. 

¿Cuáles son las ideas y objetivos principales de la Ley de bebés robados?

Soledad Luque: El objetivo principal es que el Estado asuma la responsabilidad de la búsqueda de estos niños y niñas, porque ahora somos las propias víctimas las que hacemos de detectives; lo que pedimos es verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. La Ley recoge muchas de las recomendaciones realizadas por organismos internacionales, muchas de ellas del Parlamento Europeo. Básicamente, y apoyada en esos cuatro pilares: el acceso a los archivos públicos y privados; una fiscalía especializada; que los robos de niños se traten como derechos de lesa humanidad; un banco de datos genéticos; una comisión nacional por el derecho a la identidad. Consideramos que son delitos que no tienen fecha de cierre, y por eso entendemos que la tipificación penal ha de ser la de desaparición forzada. No pueden prescribir. Ahora mismo hay una oportunidad histórica para que el Gobierno lo saque adelante. 

El Estado ha de participar en la búsqueda de estos niños, porque somos las propias víctimas las que hacemos de detectives

Hay una corriente que niega la tragedia de los bebés robados. ¿Por qué? 

Aránzazu Borrachero: Tiene que ver con una falta de comprensión del tipo de víctima del que estamos hablando, que quizá no se considera como víctima política. Las víctimas de la desaparición del robo de niños no eran las que empuñaban las armas, las que pertenecían a un sindicato o a un partido político. Nosotros defendemos que las víctimas de los bebés robados sufrieron una represión de género, muy relacionado con el tema reproductivo, porque la reproducción era fundamental para el franquismo y la demografía. De ese tipo de represión que sufrieron madres y niñas, que tiene que ver con los trabajos forzados de las niñas en las instituciones del Estado no se está ocupando nadie. Los preventorios: ¿qué pasó ahí? Se experimentó con los niños y niñas de los preventorios, se ha sabido que les ponían inyecciones, ¿de qué? Creo que es una falta de comprensión de lo que es la represión de género, que también es una represión política, aunque haya gente que no lo vea como represión política.

Pilar de Rivera dirigía el Auxilio Social, Carmen Polo presidía el Patronato para la Protección de la Mujer, dos instituciones implicadas en el robo de bebés. ¿Hubo implicación del Estado, del franquismo, en el robo de niños?

Aránzazu Borrachero: Todo esto no lo tenemos muy investigado todavía, yo pienso que las personas que dirigían el Auxilio Social o el Patronato de Protección de la Mujer no eran ajenas. Sabemos que había pisos de mujeres solteras: tenemos mucha información acerca de pisos regentados por mujeres de la alta sociedad en los que les quitaban los bebés a mujeres jóvenes, madres solteras embarazadas; esos pisos eran de personas muy conectadas con las élites franquistas. Yo creo que lo sabían; que había todo un movimiento de reubicación de niños que se producía de forma completamente irregular. Todas las élites estaban implicadas: la Iglesia, el ejército, el Gobierno y las clases altas. Tenemos claro que, como mínimo por omisión, el Estado estaba implicado en esto. No tenemos más documentación probatoria de momento. 

En las desapariciones estuvieron implicadas instituciones sanitarias, religiosas y funcionariado público

Soledad Luque: Los niños no solo desaparecían del Patronato, de las instituciones puramente franquistas; nosotros señalamos a todos los tentáculos del poder. Cuando decimos que el franquismo triunfó, es porque triunfó absolutamente hasta normalizar todo lo que sucedía. Los niños desaparecían en hospitales públicos y privados. Aquí estaban implicados instituciones sanitarias, religiosas, funcionariado público. Aquí se mezclan varias cosas por las que es complicado abrir un melón porque no se ha juzgado nunca ni al franquismo ni al continuismo del franquismo. El melón, si se abre, es monumental, con este tema y con otros. 

¿Se está investigando la implicación del Estado franquista en la desaparición o robo de niños?

Aránzazu Borrachero: No, nadie quiere meter la cabeza en ese asunto; y en el robo en los hospitales está pasando lo mismo, porque en los documentos salen nombres, que no hemos publicado, pero son nombres de médicos que presentan conexiones con el régimen franquista; y, además, son médicos condecorados.

Además de la parte ideológica, ¿existía también la intención de lucrarse?

Soledad Luque: Eso es innegable, pero también hay una gran carga ideológica. A una mujer le quitaron a su hija por estar divorciada. Si además se enriquecían con ello, mejor. Todo se entrelaza: lo económico, lo social, lo político y también el factor género era determinante, mucho más que cualquier otro. Una de las características de los Estados totalitarios es enriquecerse con la opresión y represión a los sectores vulnerables y ahí se incluye el trabajo esclavo, el expolio generalizado y el robo de niños y niñas. 

Aránzazu Borrachero: Seguro que hubo lucro, pero también hubo lucro con los trabajos forzados y eso era ideológico; no se puede separar la ideología del lucro en casos como los de presos a los que se obligaba a trabajar construyendo pantanos; ahí también había una ideología que permitía que esas personas fueran explotadas, con los bebés sucedió lo mismo.

Sole y Francisco tenían siete hermanos cuando nacieron del mismo parto, en abril de 1965; a Francisco le llevaron a la incubadora porque, dijo alguien, tenía que ganar peso. Durante dos semanas los padres se las arreglaban para verle sin dejar solos a los otros ocho, porque la niña Sole y su madre ya estaban en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ritama Muñoz-Rojas

Periodista y licenciada en Derecho. Autora de 'Poco a poco os hablaré de todo. Historia del exilio en Nueva York de la familia De los Ríos Giner, Urruti'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí