1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Asia

Una partida de ping pong que puede acabar en duelo fatal

La guerra sería una tragedia para Taiwán, pero también, aun ganando, supondría para China un desastre, especialmente en términos de imagen internacional, un componente esencial hoy día

Xulio Ríos 17/05/2022

<p>Vista de Taipei, la capital de Taiwan.</p>

Vista de Taipei, la capital de Taiwan.

Heeheemalu

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hablando sin pelos en la lengua, el viceministro chino de Exteriores, Le Yucheng, dijo recientemente que, tras la contienda en Ucrania, EE.UU. intentará abrir un segundo frente de batalla y extender la guerra a la región del Asia-Pacífico. La esencia de la estrategia estadounidense del Indo-Pacífico, que aspira a reconfigurar el entorno estratégico de China en caso de no lograr cambiar su sistema político, identifica a Taiwán (en mayor medida que otros litigios territoriales en los mares de China) como el argumento propicio para escalar las tensiones en una región que el presidente Biden visitará a partir del próximo 20 de mayo (Japón y Corea del Sur, en principio), y en la que no se descarta algún gesto sorpresa en esta dirección. 

En la misma línea, Yan Xuetong, decano del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de la Universidad Qinghua, nos recordaba recientemente en un artículo publicado en Foreign Affairs que el principal factor que puede hacer abandonar a China su posición de equidistancia en relación a la guerra en Ucrania es que EE.UU. incremente su ayuda militar a Taiwán y preste su apoyo a la independencia de la isla.  De esta forma, se haría evidente lo que EE.UU. ha intentado plasmar mediáticamente desde el inicio de la crisis: que China no está con Occidente porque, en realidad, está con Rusia. 

¿Las piezas van encajando?

Las señales dirigidas a China se van sucediendo a gran velocidad. Días atrás, el primer ministro nipón, Fumio Kishida, de visita en Londres, suscribía con el primer ministro británico, Boris Johnson, una declaración alertando de la gravedad de la crisis que podría estar gestándose en Asia Oriental. Las dos capitales han sido potencias coloniales en suelo chino y Japón, expresamente, ocupante en Taiwán, con graves responsabilidades históricas. Los ejércitos de Londres y Tokio acordaron colaborar más estrechamente mientras el gobernante Partido Liberal Democrático de Kishida ha propuesto aumentar el gasto en defensa hasta una cantidad equivalente al 2% del PIB y el desarrollo de capacidades para atacar emplazamientos de lanzamientos de misiles en territorio del enemigo. 

Paralelamente, en Washington, el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en una reunión celebrada en el Pentágono, se comprometieron a defender el “orden internacional basado en normas” (un eufemismo para desentenderse de una legalidad internacional equiparada a un desagradable corsé). Estados Unidos y Japón reforzarán su cooperación para oponerse a la expansión de China en los mares de la China Oriental y Meridional, con el fin de evitar cualquier cambio por la fuerza del statu quo en la región, dijeron.

En marzo pasado, Estados Unidos y Reino Unido mantuvieron conversaciones, las de más alto nivel y más significativas, a propósito de Taiwán. Washington intenta involucrar a más aliados en sus planes relativos a la isla, con propuestas que suman a Australia y coquetean con Corea del Sur mientras el AUKUS, QUAD y demás engrasan su maquinaria. La carrera armamentista se desboca en Asia. 

Un signo de que la situación se está caldeando es el incremento de aviones del Ejército Popular de Liberación en el entorno de la zona de defensa aérea de Taiwán

En la misma línea, desde Taipéi, se insiste en la preparación para la guerra, ultimando mejoras sustantivas en sus capacidades de guerra asimétrica y de la defensa civil para responder en caso de una invasión desde el continente. Lo revelador del caso es que viene siendo EE.UU. quien dice ya a Taipéi sin tapujos qué política debe seguir en este aspecto, qué compras de armas deben priorizarse y cuáles pueden postergarse, o qué estrategias deben aplicarse. La Administración Biden estaría presionando en secreto al Gobierno de Taiwán para que solicite a EE.UU. solo aquel armamento que Washington considere efectivo para repelar “una invasión marítima” de China en lugar de armas diseñadas para la guerra convencional, afirmaba días atrás The New York Times. Es más, el ultra y senador republicano Marco Rubio alienta modificaciones legales (la Taiwan Peace Through Strength Act) para acelerar las ventas y reforzar el entrenamiento militar conjunto, al parecer, con el llamativo propósito de “disuadir el conflicto”. Según reconoció el general Mark Milley en una audiencia en el Senado, desde 2017, las ventas de armas a Taipéi alcanzaron casi los 20.000 millones de dólares, además de 2.500 millones en ventas indirectas. 

Ahora, el Departamento de Estado anunció la reveladora modificación de la redacción de una hoja informativa sobre las relaciones bilaterales entre Taiwán y EE.UU. publicada en su web, y elimina las afirmaciones alusivas al reconocimiento del principio de “una sola China” de Beijing, o al rechazo de la independencia de Taiwán. Hay que recordar que el primero de los tres comunicados conjuntos, firmado en 1972, antesala del reconocimiento diplomático que llegaría en 1979, contiene una de las partes eliminadas de la hoja informativa. En dicho texto, Estados Unidos reconocía que “todos los chinos de ambos lados del Estrecho de Taiwán sostienen que sólo hay una China y que Taiwán es una parte de China”. En la modificación también se agregó una parte al respecto de las Seis Garantías, en referencia a las seis garantías de seguridad de la era Reagan otorgadas en 1982 a Taipéi, que fueron desclasificadas por Washington en 2020. China no las reconoce. Al mismo tiempo, la Casa Blanca jura y perjura que su política no ha cambiado y pide a China que no busque pretextos para aumentar la presión sobre Taiwán.

Como si de una partida de ping pong se tratara, Beijing reacciona a este juego que va subiendo de intensidad con airadas declaraciones y crecientes actividades de sus fuerzas armadas, marítimas y áreas, en el entorno de Taiwán, exhibiendo músculo castrense para mostrar su disposición a no amilanarse. Un signo de que la situación se está caldeando es el incremento de la presencia de aviones del Ejército Popular de Liberación en el entorno de la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán y la reiteración de ejercicios, en ocasiones con fuego real. Y Estados Unidos reacciona también movilizando sus buques de guerra que navegan por el Estrecho de Taiwán, a 12.000 kilómetros de distancia de su territorio, para confrontar, dicen, el expansionismo militar chino.

Biden, un Trump mejorado

En relación a Taiwán, Biden es un Trump mejorado. Desde la llamada telefónica de felicitación de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, a Donald Trump, que este hizo pública para sorpresa de los taiwaneses, el giro de la política estadounidense en la cuestión de Taiwán se acentúa en el contexto de la agudización de la rivalidad estratégica con China. Biden no solo profundiza en esta senda, sino que aporta un mayor margen para tejer alianzas.

Es difícil promover la “unificación”, ya que muy poca gente en Taiwán la aceptaría de buen grado

Beijing no ha cambiado su política, que sigue teniendo como referentes el principio de “un país, dos sistemas” y la reunificación pacífica. Xi Jinping llegó a reunirse personalmente con el saliente presidente de Taiwán (2016), Ma Ying-jeou, del Kuomintang, con quien el Partido Comunista había logrado establecer un entendimiento para frenar el auge independentista. Desde entonces, la relación con la isla ha empeorado. El diálogo es inexistente y algunas apelaciones continentales que dejan entrever urgencias para resolver el problema antes de 2049 (centenario de la República Popular China) intensifican el nerviosismo. 

La directora nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Avril Haines, ha asegurado que de aquí a 2030, Taiwán se enfrentará al mayor peligro de invasión china, pues Beijing está fortaleciendo su ejército para ser capaz de enfrentarse a una posible intervención militar estadounidense y controlar Taiwán. Sin embargo, Haines señala que China continental preferiría no adoptar medidas militares para controlar Taiwán. Para China, la vía pacífica sigue siendo la opción prioritaria y, desde luego, la mejor. 

Los obstáculos para avanzar por esa senda se yerguen como montañas difíciles de escalar. De una parte, la importancia económica (los semiconductores) y estratégica de Taiwán es de notable valor para EE.UU. y las potencias occidentales; de otra, el poder político y la sociedad taiwanesa se alejan de una China que, tras lo sucedido en Hong Kong, no resulta en absoluto de fiar.   

Recientemente, Annette Lu, vicepresidenta durante el primer gobierno secesionista de la reciente historia taiwanesa, efectuó una defensa pública de una opción intermedia para superar el actual impasse: la integración frente a la unificación, como modelo para mantener la paz entre Taipéi y Beijing. Para Lu, es difícil promover la “unificación”, ya que muy poca gente en Taiwán la aceptaría de buen grado, mientras que la integración puede discutirse porque tiene un alcance más amplio. Abogando por una política nueva que desbloquee la situación y evite una guerra, su idea se basa en la formación de la UE, o de bloques regionales como la ASEAN y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Para Taiwán, la guerra sería una tragedia, pero también, aun ganando, supondría para China un desastre, especialmente en términos de imagen internacional, un componente esencial hoy día de cualquier estrategia y un recurso que no abunda en su cartera. Pero la actual dinámica en la región otorga a esta posibilidad una mayor verosimilitud. Por el contrario, a la par que ablandar las tensiones regionales, Beijing debería concentrar sus esfuerzos en mejorar su economía y su propia realidad para hacerla más atractiva a ojos de los taiwaneses. La generación de confianza debe representar la base de cualquier política si con ella se aspira a abrir una nueva era de entendimiento y superación pacífica de este complejo legado de la historia.

Hablando sin pelos en la lengua, el viceministro chino de Exteriores, Le Yucheng, dijo recientemente que, tras la contienda en Ucrania, EE.UU. intentará abrir un segundo frente de batalla y extender la guerra a la región del Asia-Pacífico. La esencia de la estrategia estadounidense del Indo-Pacífico, que aspira a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xulio Ríos

Es director del Observatorio de la Política China. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí