1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

niñering

El flaco favor de reclamar nuestros derechos

Las mujeres cometemos un error con nuestra ridícula pretensión de querer participar en la vida pública y acceder a empleos remunerados sin molestarnos en fingir todo el tiempo que somos hombres cis

Adriana T. 12/05/2022

<p>Mujeres en México se manifiestan por el derecho al aborto en condiciones seguras y dignas. </p>

Mujeres en México se manifiestan por el derecho al aborto en condiciones seguras y dignas. 

María Julia Castañeda

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Siendo todavía una estudiante de Bachillerato, tuve un tutor y profesor de economía de estos que son un poco rojeras en semisecreto. Un día, nos puso como tarea redactar un breve comentario a propósito de un texto que había perpetrado un tal Walter Block, economista afín a la Escuela Austríaca. El tiparraco venía a decir que la capacidad de trabajar por sueldos inferiores al SMI era una suerte de ventaja adaptativa –análoga a las púas del puercoespín, según él– para los discapacitados, los jóvenes y las minorías. Resoplé, puse los ojos en blanco, expuse que la argumentación de aquel texto era falaz y su autor un psicópata y un pobre hombre… y mi profesor me devolvió mi redacción guiñándome un ojo con un lustroso diez estampado en rojo.

Esta mañana, al levantarme, escuché por ahí que la vicesecretaria general del sindicato UGT, Cristina Antoñanzas, se ha mostrado crítica con el proyecto de Ley del Aborto impulsado por la ministra de Igualdad. “No sé si nos hace un flaco favor a las mujeres” –ha indicado la número 2 del sindicato UGT en declaraciones a la Cadena Ser– “hay que hacer matizaciones, porque estigmatizar otra vez a las mujeres porque tengamos la baja por tener la regla (hay que hablarlo así de claro) es poner otra vez el foco sobre nosotras.” Con sindicalistas así, quién necesita jefes de la patronal.

Lo terrible es que no es, ni de lejos, la única persona a la que estoy escuchando o leyendo en los últimos días argumentos similares con respecto a las bajas laborales por dismenorrea incapacitante que acaba de anunciar el Ministerio de Igualdad. De la misma manera que exigir cobrar el SMI es un hándicap para una persona joven o en silla de ruedas, a las mujeres nos hace un flaco favor tener derechos. Especialmente, todos aquellos derechos que nacen y se derivan de nuestra condición de mujeres cis, esto es: bajas por maternidad, permisos de lactancia, nulidad del despido de una mujer embarazada, y ahora también el reconocimiento de que la dismenorrea es una causa de incapacidad temporal que debe ser tomada tan en serio como cualquier otra enfermedad o afección. Nuestras singulares púas de puercoespín, nuestra fortaleza, al parecer, ha de radicar y consistir en fingir que nuestros procesos fisiológicos y nuestras particularidades vitales no existen, en adaptarnos calladitas –que estamos más guapas– a un mundo hecho por y para los varones, en someternos a su estúpida disciplina laboral, en renunciar a lo que somos para poder optar a competir con ellos y que así, sólo así, nos permitan mendigar algunas migajas del pastel que llevan ya demasiado tiempo repartiéndose entre cuatro machotes.

Si no saben todavía qué pensar sobre las bajas laborales por reglas incapacitantes, imaginen extender la idea a los diabéticos, a los pacientes de cáncer, a los de migraña

Si no saben todavía qué pensar sobre las bajas laborales por reglas incapacitantes, imaginen extender la idea a los diabéticos, a los pacientes de cáncer, a los de migraña o a los que se rompen una pierna por siete partes y necesitan rehabilitación durante medio año. Supongo que todos ellos deberían renunciar a su –batalladísimo– derecho a la baja laboral para no colocarse en una situación de inferioridad de condiciones con respecto a las personas perfectamente sanas. (Me van a perdonar que haga aquí una breve digresión que además contiene un pequeño spoiler: nadie está totalmente sano, todo el mundo peta, o acaba petando en algún momento de su vida, la salud perfecta es un espejismo, una ilusión, algo que se debe disfrutar cuando acontece, pero nunca dar por hecho, ni menos aún legislar como si fuera lo esperable y universal).

El caso es que, no sé ustedes, pero yo siempre estoy leyendo que las mujeres lo hacemos todo mal. Si no me creen, les hago aquí un resumen sucinto de algunas de nuestras faltas y pecados más frecuentes:

1- Menstruar. Menstruar es una cosa mala que hacemos las mujeres. Es mala porque disminuye nuestra productividad y rendimiento en el trabajo y ahora encima vamos a poder pedir la baja laboral por esta causa. Menstruar perjudica gravemente al empresario.

2- Hablar de la menstruación. Hablar del periodo es repugnante, y no deberíamos importunar a los hombres comentando nada relativo a nuestros desagradables procesos fisiológicos. Ellos sí se reservan el derecho de preguntarte a modo de chistecito si estás con la regla cuando se te hincha el coño con alguna de sus tonterías y les sueltas un bufido. Pero nosotras no podemos sacar el tema motu proprio.

3- Embarazarnos y parir. Véase el punto 1. Nuestras preñeces causan graves perjuicios al tejido empresarial del país.

4- Embarazarnos, pero no parir. Las interrupciones voluntarias del embarazo –un procedimiento médico como cualquier otro, que forma parte de los derechos de salud reproductiva de cualquier mujer– realizadas en condiciones sanitarias seguras y dignas, hacen llorar al niño Jesús y también a todos los Pacos de España. Por algún motivo, que las mujeres menores de edad aborten es aún más grave. No están capacitadas para interrumpir un embarazo, pero sí para llevarlo a término (pese a que el embarazo en la adolescencia es muy peligroso para la salud materna), alumbrar a una criatura, cuidarla con sus propios medios o verse forzadas a darla en adopción, como si esto último no supusiera trauma alguno.

5- Encontrarnos en edad fértil, aunque no tengamos descendencia ni deseos de tenerla. Podría perjudicar al empresario, porque, ¿y si cambiamos de idea? Mejor no correr riesgos.

6- No tener, en efecto, ni descendencia ni deseos de tenerla. ¿Y quién nos va a cuidar cuando seamos viejas? Mujerzuelas desnaturalizadas, carne de gatos y Prozac, egoístas, amargadas, etc.

7- No tener descendencia, pero sí deseo de tenerla. Si es por algún problema médico, rézale mucho al niño Jesús. Si es porque con tu sueldo lamentable y tu contrato precario no te lo puedes permitir, deberías haberte esforzao más. En cualquier caso, no les cuentes tu drama. Y además, antes la gente criaba a sus veintitrés hijos en una habitación con moho en las paredes, les daban anís por las noches para que se durmieran y tabaco desde los siete años para engañar el hambre, y todos salían fuertes y sanos y no nos pasaba nada. La juventud ahora está muy adocenada y exige demasiado.

8- Tener descendencia y cuidarla nosotras mismas. Las reducciones de jornada por cuidado de un menor de doce años, así como las excedencias, hacen llorar a los empresarios (¡y puede que también al niño Jesús!). Además, las mujeres son muy dadas a faltar al trabajo cuando el crío se les pone malo (y eso hace llorar a etc.,etc.). Si directamente dejan (o, más probablemente, las echan de) su trabajo remunerado, son unas mantenidas.

9- Tener descendencia y delegar parcialmente los cuidados del menor en otras personas o instituciones. (De nuevo malas madres, desnaturalizadas, etc.). Si comparten los cuidados al 50% con el padre de la criatura, perjudican indirectamente al empresario.

No sé si ven por dónde voy. Lo que hacemos mal las mujeres, lo que nos hace un flaquísimo favor, es nuestra ridícula pretensión de querer participar en la vida pública y acceder a empleos remunerados sin molestarnos en fingir todo el tiempo que somos hombres cis. Paradójicamente, las mujeres trans, que en teoría le ahorrarían al pobre empresario la mayoría de los quebraderos de cabeza que le damos las cis con nuestro loquísimo sistema reproductivo, soportan tasas de desempleo y exclusión social altísimas. No sabemos por qué será esto, se trata de otro misterio que quedará ignoto.

A las mujeres nos hace un flaco favor pretender ser libres para escoger a cada momento lo que sucede con nuestros cuerpos y nuestras vidas. Nos hacemos un flaco favor exigiendo poder descansar cuando estamos enfermas, exigiendo poder cuidar de nuestros hijos y poder delegar también esos cuidados, exigiendo poder no parir cuando no lo deseamos, exigiendo poder no contarle a nuestro jefe si vamos a embarazarnos o no. Son muchos, muchísimos, los que todavía nos quieren esclavizadas por nuestro propio sistema reproductor, ignorantes de nuestros propios procesos fisiológicos, asustadas, sometidas a los antojos de los varones que se resisten a dejar de partir el bacalao y dominar todos los aspectos de nuestras vidas.

Pero les contaré un secreto, amigas y hermanas. Nuestras verdaderas púas del puercoespín son no haber dejado nunca de luchar por nuestros derechos como mujeres y trabajadoras. Tampoco ahora, cuando nos llaman ridículas, nos amenazan con no contratarnos más, montan tremendos pollos en nuestra contra o en contra del ministerio que defiende nuestras libertades, intentan asustarnos diciendo que vamos a morir solas y comidas por los gatos, o nos exigen despojarnos de nuestra naturaleza femenina y renunciar a nuestros objetivos vitales para poder medrar o siquiera sobrevivir.

Siendo todavía una estudiante de Bachillerato, tuve un tutor y profesor de economía de estos que son un poco rojeras en semisecreto. Un día, nos puso como tarea redactar un breve comentario a propósito de un texto que había perpetrado un tal

Autora >

Adriana T.

Treintañera exmigrante. Vengo aquí a hablar de lo mío.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. conchamoya

    Pues sí, hasta el chichi de pedir perdón por ser mujer

    Hace 6 meses 23 días

  2. enrbalmaseda

    Excelente y necesario artículo. Describe con sarcasmo la pura realidad; por eso la llamarán feminazi .

    Hace 6 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí