1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DERECHOS

‘Catalangate’: espías, políticos y jueces

Cuando el garante de los derechos ampara a quien los vulnera, la democracia se tambalea

Joaquín Urías 23/04/2022

<p>Pegasus, espionaje político, CNI</p>

Pegasus, espionaje político, CNI

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un laboratorio interdisciplinar de la Universidad de Toronto dedicado a investigar las tecnologías de la información en el ámbito político, Citizen Lab, ha hecho públicos los resultados de lo que ellos llaman Catalangate. Se trata de un estudio profusamente documentado, para el que han contado con la colaboración de organizaciones sociales catalanas y que demuestra con pruebas forenses informáticas que al menos 63 políticos, abogados, profesores y personalidades catalanas han sido espiadas a través de sus teléfonos móviles. La masiva operación de espionaje se ha hecho a través de dos potentes programas que permiten infectar y controlar los teléfonos móviles y que, desarrollados por empresas israelíes, sólo están a disposición de organismos gubernamentales. Al mismo tiempo se ha sabido que hace unos años el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) pagó unos seis millones de euros para poder utilizar estos programas. Así que resulta lógico pensar que son los servicios de inteligencia españoles los que han estado espiando a estas personas, vinculadas todas ellas con el movimiento independentista.

Esta revelación ha provocado diversas reacciones en la sociedad. Algunos de nuestros opinadores y cuñados más habituales entienden que espiar a los indepes es algo lógico por lo que no habría que extrañarse. Lo mismo parece pensar la derecha. El Partido Popular dice que confía plenamente en lo que diga el CNI y la ultraderecha acusa a los espiados de recurrir al victimismo. 

Quienes minimizan estos hechos parecen defender que cuando el Gobierno tiene razón en sus posiciones políticas es legítimo que use cualquier medio contra quien no la tiene. Así, obvian la gravedad de lo ocurrido porque creen que se trataba de defender la unidad del Estado frente a los independentistas. Esta postura de que frente al independentismo vale todo se está demostrando una de las mayores amenazas contra nuestro sistema democrático. A base de poner el acento en quien sufre la violación de sus derechos, para valorar si es o no legítima, se viene a dinamitar las garantías del Estado de Derecho. Anteriormente, en esta misma línea, se ha defendido el uso de la prisión provisional como medida represiva sin necesidad de juicio. Incluso la posibilidad de detener a un candidato a la presidencia de una comunidad autónoma en mitad de un debate de investidura para que no resultara elegido. Se ha defendido también que es legítimo castigar con decenas de años de cárcel la participación en manifestaciones públicas, usar la fuerza para impedir actos simbólicos pacíficos, prohibir que en los parlamentos  se hable siquiera sobre ciertos temas y un largo etcétera. Todos estos excesos se han llegado a admitir porque servían puntualmente para responder a quienes aspiraban a la secesión de un territorio y dificultaban sus aspiraciones. De ese modo, se ha abierto la puerta a que todo ello se use igualmente por parte del poder contra otros oponentes políticos.

Ahora de lo que se trata es de una vulneración de derechos extremadamente grave. El artículo 18 de la Constitución garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. De esa manera se quiere proteger la intimidad de las personas para que puedan desarrollar su vida sin que nadie interfiera en su esfera más privada. Con los programas utilizados, los servicios secretos no sólo han leído y escuchado todas las conversaciones telefónicas e informáticas de los espiados sino que han podido fotografiar cualquier cosa que ellos vieran, grabar lo que hablaban o seguir por dónde se movían. Con todo ello, además de la intimidad, se lesionaban multitud de otros derechos. Durante las negociaciones políticas, el Gobierno ha podido tener acceso a las estrategias y circunstancias de sus oponentes y utilizarlo a su favor. Al espiar también a los abogados ha sido posible anticiparse a las líneas de defensa y los argumentos jurídicos que se iban a utilizar, desmontándolos de antemano y vulnerando tanto el derecho a no declarar como el de la asistencia letrada. En fin, una barbaridad que dibuja un mundo en el que nadie querría vivir.

El artículo 18 de la Constitución garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial

Quienes justifican estos hechos cuando se usan contra los independentistas ¿están dispuestos a vivir en un mundo en el que si sus ideas políticas no coinciden con las de la mayoría gobernante pueden ser espiados de esta manera? No es plausible. Más bien defienden que se use contra sus enemigos pero nunca aceptarían que se hiciera con ellos, que tienen la razón. Y sin embargo, están poniendo las bases para que así sea.

El Gobierno, por su parte, echa balones fuera y se limita a repetir el mantra (imposible por definición) de que toda actuación de nuestros servicios secretos se ajusta siempre a la legalidad. Así, vienen a insinuar que las escuchas contaban con autorización judicial. Y esto abre una vía aún más inquietante.

Varios de los derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución implican el derecho a la intervención de un juez. La inviolabilidad del domicilio, la prohibición de secuestro de publicaciones, el derecho a la libertad personal o el secreto de las comunicaciones consisten en prohibiciones dirigidas tan solo al poder ejecutivo pero que ceden cuando interviene un juez. El juez se convierte así, en nuestro sistema jurídico, en la garantía de neutralidad por excelencia. Sólo un juez puede ordenar que se detenga a alguien, que se entre en una casa, que se retire una revista de la circulación o que se escuchen las conversaciones ajenas. Eso es así porque al juez se lo considera como un poder neutral y, sobre todo, garante de los derechos frente a la arbitrariedad del resto de poderes.

Lo peor que le puede pasar a un sistema democrático es que los jueces dejen de ser garantes de los derechos y pasen a participar del uso arbitrario del poder. Eso deja a la ciudadanía indefensa y vendida. Para evitarlo, el Tribunal Constitucional, cuando aún era un tribunal serio y comprometido irreductiblemente con la Constitución, estableció una serie de requisitos para ese tipo de medidas judiciales que autorizan la pérdida de un derecho. En concreto, para autorizar la intervención de comunicaciones exigió que existan indicios previos de que se ha cometido o se va a cometer un delito que es necesario investigar, y que esos indicios se han obtenido lícitamente. Con ellos, el juez debe autorizar cada intervención de manera individual, ponderando cuáles son las circunstancias del caso que hacen imprescindible recurrir a esa medida. Las autorizaciones deben ser por un tiempo determinado y han de ser revisadas periódicamente, siempre con argumentos sometidos a los principios de razonabilidad y proporcionalidad. Además, entre otras cosas, toda la información personal que no sea pertinente para esa investigación ha de ser destruida y no puede utilizarse con ningún fin. Eso es también aplicable a las intervenciones telefónicas que realice el Centro Nacional de Inteligencia. En su caso la única salvedad es que el juez competente sea siempre un magistrado específico del Tribunal Supremo. Las escuchas sólo pueden ser autorizadas por períodos de tres meses, prorrogables.

Probablemente nunca sepamos si el espionaje a los políticos independentistas ha sido autorizado por este juez de control. El Gobierno insinúa que sí. Pero si efectivamente ha sido así se abre toda una serie de incógnitas. Eso supondría que durante los últimos cinco años, cada tres meses, se han aprobado peticiones individualizadas y motivadas de intervención telefónica sobre cada uno de ellos. En tal caso, habría que aceptar que toda esta variedad de personalidades resultan una amenaza creíble y objetiva para el Estado, y que un juez lo ha aceptado así caso por caso, incluyendo las escuchas a abogados defensores de los independentistas (recuérdese que el juez Garzón dejó de serlo precisamente por autorizar algo así).

La complejidad de una autorización judicial de este tipo plantea numerosas dudas incluso sin saber si de verdad si se ha producido ni en qué términos. Esas dudas provocan el progresivo deterioro de la función del juez como garante de los derechos que venimos sufriendo en España. El incremento de la politización de nuestra judicatura, su creciente pérdida de neutralidad y su escoramiento hacia posturas políticas ultraderechistas que niegan muchos de los derechos fundamentales provoca desconfianza en cuanto a su capacidad para actuar como protector de los derechos. La proliferación de decisiones en las que nuestros jueces y tribunales  dan la razón inmotivadamente a agentes policiales, se niegan a investigar torturas y malos tratos (hay una decena de condenas internacionales que lo demuestran) o deja de aplicar sistemáticamente la jurisprudencia constitucional sobre habeas corpus pone de manifiesto que, con demasiada frecuencia, muchos de nuestros tribunales prefieren defender al poder ejecutivo con todos sus excesos antes que los derechos de los ciudadanos. Dejan de ser frenos de la arbitrariedad y se convierten en sus acelerantes.

Son multitud los datos objetivos que permiten desconfiar del compromiso de gran parte de nuestro poder judicial con los derechos de los débiles. Una sociedad en la que el poder no encuentra frenos adecuados deja de ser una sociedad justa. Cuando el garante de los derechos ampara a quien los vulnera, la democracia se tambalea. Esperemos pues que se aclare la cuestión del espionaje a políticos. Que se depuren responsabilidades si hay funcionarios implicados y, sobre todo, que los espías que vulneran derechos no cuenten para ello con la autorización de ningún juez que se ha olvidado de cuál es su función constitucional.

Un laboratorio interdisciplinar de la Universidad de Toronto dedicado a investigar las tecnologías de la información en el ámbito político, Citizen Lab, ha hecho...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    Me repatea esa costumbre de añadir el sufijo "gate", que en inglés significa algo así como "pórtico" a cualquier escándalo político. Deriva dicha (mala) costumbre del nombre de un complejo de oficinas de Washington cuyo allanamiento en 1972 le costó el puesto a Richard Nixon. Desde entonces hemos oído y leído verdaderos disparates. Tenemos un idioma que le da cien mil vueltas al inglés, sobre todo al inglés mal utilizado. Usémoslo. Salud y suerte.

    Hace 5 meses 4 días

  2. joamella

    Todo tan cierto como la sensación que tengo que con esta tormenta de peligrosas injusticias que hoy no debería haber dormido bien, pero no ha sido así. Tendré y tendremos que reflexionar, a todos a los que no les quita el sueño el rumbo de nuestra sociedad, sobre si no hay suficientes motivos y peligros en la cabecera de la cama, por debajo y por encima,como para que sea una imprudencia quedarnos dormidos a pierna suelta.

    Hace 5 meses 4 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí