1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FÚTBOL Y GUERRA

Abramovich: equilibrios en la cuerda floja

Al oligarca le interesa que se acabe el conflicto con Ucrania, que le ha hecho perder patrimonio y vender el Chelsea, pero no puede rechazar públicamente los planes bélicos de Putin

Ricardo Uribarri 17/04/2022

<p>Roman Abramovich.</p>

Roman Abramovich.

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A muchos miles de kilómetros del Bernabéu, seguramente desde Turquía, donde se ha establecido en las últimas semanas, Roman Abramovich vio como el Chelsea se quedaba fuera de la Champions League en el que habrá sido el último partido europeo del equipo inglés bajo el mandato del oligarca ruso. Es imposible no establecer un paralelismo entre lo vivido en las últimas semanas por el club y el que sigue siendo, por poco tiempo, su dueño: de tocar el cielo siendo campeón de Europa hace un año, a caer eliminado en cuartos de final en medio de una situación económica preocupante. De ser uno de los hombres más ricos del mundo, a ser vetado en muchos países y perder posesiones y fortuna tras las sanciones impuestas a los empresarios acusados de estar en el círculo próximo al presidente ruso Vladimir Putin. Su cercanía con el poder del Kremlin, que le ayudó a alcanzar su estatus, le ha condenado a vivir la situación actual.

Por mucho que haya podido sentir la eliminación del que ha sido su equipo en los últimos 19 años, Abramovich tiene muchos otros problemas más importantes de los que preocuparse. Entre ellos está el de intentar salvar la parte de su patrimonio que no ha sido embargado por distintos países después de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Para ello, incluso, no ha dudado en aceptar el papel de mediador entre las partes en conflicto, estando presente en las conversaciones llevadas a cabo por representantes de ambos países para buscar una solución a la situación actual. Una postura con la que busca mejorar ante el mundo su cuestionada imagen pero que, al mismo tiempo, denota el lazo que le une a las más altas instancias de su país. Nadie puede entender que estuviera en ese lugar en caso de no ser una persona de la máxima confianza de Putin.

Lo tiene claro María Pevchikh, jefa de investigaciones de la ONG Fundación Anticorrupción, creada por el líder opositor ruso Aleksei Navalni. “¿Cómo han podido olvidar quién es Abramovich? Es uno de los mayores patrocinadores del régimen. Estoy segura al 100% de que esto fue completamente coordinado por el Kremlin. Cuando llevas 22 años siendo una marioneta de Putin, no te vuelves rebelde de repente”. En un documental sobre el origen de su fortuna elaborado por la BBC, y llamado Dinero sucio, se cita una investigación de los servicios de inteligencia españoles en la que se concluye que Roman era “el gestor de los intereses económicos de Putin”. Afirmación que fue utilizada este año por el diputado conservador David Davis en el Parlamento británico para pedir al Gobierno que tomara medidas contra él.

Incluso hasta en la decisión de comprar el Chelsea en 2003 existe la duda de una posible vinculación con el presidente ruso. En el libro Putin’s People, la periodista Catherine Belton, basándose en el testimonio de varios testigos, señaló que el Kremlin animó a Abramovich a hacerse con el equipo londinense y a hacerlo crecer para dar una buena imagen del país. Al empresario nunca le ha gustado que le vinculen estrechamente con Putin y por eso no dudó en demandar a la editorial y a su autora. El pleito se saldó con un acuerdo por el cual el editor se comprometía a actualizar la publicación, aclarando que la acusación no era una declaración de hecho y recogiendo una negación adicional por parte de Roman.

Incluso hasta en la decisión de comprar el Chelsea en 2003 existe la duda de una posible vinculación con el presidente ruso

El que fuera su antiguo mentor en los negocios, el empresario ruso Boris Berezovsky, también le vinculó con Putin en una demanda dirimida en un tribunal de Londres en la que reclamó a Abramovich una indemnización de 3.750 millones de euros por obligarle en su día a venderle a bajo precio su participación en la petrolera Sibneft. En la argumentación de la acusación se recogía que Roman le amenazó con que, de no aceptar, sufriría las consecuencias por parte de Putin. Berezovsky, que había progresado bajo el mandato de Yeltsin, al igual que su entonces amigo Abramovich, cayó en desgracia con el régimen cuando los medios de comunicación que lideraba criticaron a Putin tras la explosión del submarino nuclear Kursk, en la que murieron sus 118 tripulantes, lo que le obligó a exiliarse fuera de Rusia. Entre seguir a su amigo, que además le había ayudado a hacerse rico, o seguir aliado a Putin, Abramovich eligió lo segundo. Por cierto, con las acciones de Sibneft que compró a Berezovsky hizo una gran fortuna, al venderlas en 2005 al gigante estatal ruso Gazprom por 10.100 millones de euros. Un año después del juicio, Berezovsky apareció ahorcado en su casa. La viuda del espía Alexander Litvinenko dijo a El Mundo que “hay una manera muy fácil de distinguir a los amigos y a los enemigos de Putin: los amigos se han hecho ricos y los enemigos están bajo tierra o en la cárcel”.

No es extraño que, en 2006, la revista Forbes situara a Roman en el puesto undécimo de las personas más ricas en el mundo, con una fortuna de 18.300 millones de dólares. No estaba mal para aquel chico nacido en 1966 en la ciudad de Saratov y que a los tres años se quedó huérfano, teniendo que ir a vivir con unos familiares. Tras estudiar en la escuela técnica de Ukhta y en el Instituto Gubkin de Petróleo y Gas de Moscú, realizó el servicio militar y, con el dinero que recibió al casarse con 21 años con Olga Yurievna, invirtió en bienes raíces logrando triplicar la cantidad, lo que le permitió montar una empresa de repuestos de automóviles y posteriormente otra de juguetes. Todos estos negocios estaban al margen de la legalidad, pero aprovechó la reforma política y económica, conocida como Perestroika e impulsada por Gorbachov en 1985, para legalizarlos. En los años 90 participó en 20 compañías, entrando en el negocio petrolífero junto al citado Berezovsky, con el que compró Sibneft gracias al programa de préstamos promovido por el gobierno de Boris Yeltsin, en una adjudicación preparada para que fuera a parar a los dos empresarios gracias a una comisión de 10 millones de libras, pagada a uno de los hombres fuertes del entonces presidente ruso. Años después, y ya con Putin en el poder, se hizo con la petrolera Slavneft en otra subasta que la BBC también tilda de fraudulenta.

Abramovich nunca ha tenido grandes ambiciones políticas, algo que agrada a Putin, pero durante unos años –entre finales del 2000 y 2008– fue gobernador de la región de Chutotka. Con los negocios encarrilados y una posición consolidada y bien vista por el poder estatal, se decidió a dar el salto a Occidente, adquiriendo en 2003 el Chelsea por 200 millones de euros, de los que 85 fueron para adquirir el paquete mayoritario de las acciones y 114 en deuda asumida. En aquel momento, el equipo llevaba desde 1955 sin ganar la liga inglesa. Bajo el mandato del ruso, los de Stamford Bridge han logrado 21 títulos, entre los que están cinco ligas y dos Champions League, trofeo que no tenían en sus vitrinas. Unos éxitos que han sido posibles gracias a los 2.000 millones de dólares que ha invertido en estas dos últimas décadas. No en vano se le considera como uno de los culpables de la inflación que ha vivido el mundo del fútbol en lo que llevamos de siglo gracias al elevado gasto destinado a fichajes y sueldos de jugadores.

Las sanciones que ha impuesto el Gobierno británico a Abramovich van a hacer que no pueda obtener ningún beneficio económico por la venta del Chelsea, una decisión que tomó el magnate a principios de marzo “por ser lo mejor para la entidad”, según reconoció en un comunicado, aunque “increíblemente difícil de tomar. Me duele separarme del club de esta manera”. Sinónimo de opulencia en los últimos años, el equipo vive actualmente una situación totalmente opuesta a causa de las restricciones establecidas. Hasta que no tenga nuevo propietario, tiene prohibido vender y comprar jugadores, tampoco puede renovar a ninguno, ni vender entradas ni productos oficiales. Solo ingresa dinero por derechos de televisión, lo que sirve para pagar la nómina del mes. El equipo ha tenido que apretarse el cinturón en los desplazamientos al tenerse que ceñir al presupuesto estipulado por el Gobierno para ese apartado. Incluso los jugadores adelantaron dinero de su bolsillo hace unas semanas para hacer un viaje en autobús. Se espera que próximamente se pueda cerrar la venta a alguno de los varios candidatos interesados en convertirse en el nuevo dueño del club.

Bajo el mandato del ruso, los de Stamford Bridge han logrado 21 títulos, entre los que están cinco ligas y dos Champions League

Los problemas entre Abramovich y las autoridades británicas ya habían empezado en 2018, cuando le denegaron la renovación del visado por las tensiones entre Reino Unido y Rusia debidas al envenenamiento en territorio inglés del espía Sergei Skripal. Eso llevó al empresario, de origen judío, a solicitar la nacionalidad israelita. En 2021 también obtuvo la nacionalidad portuguesa, lo que le permitía moverse por la Unión Europea aprovechando las facilidades que daba el gobierno luso a las personas que tuvieran ascendencia sefardí. Ahora, sin embargo, esos documentos no parece que le vayan a facilitar los desplazamientos. A pesar de no haber tomado sanciones contra Rusia, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, explicó hace unos días que su país “no será una ruta para eludir las sanciones impuestas”, estudiando la opción de limitar a 48 horas la estancia de aviones y yates privados de los oligarcas rusos en sus aeropuertos y muelles. Por el contrario, Roman no tiene problemas para entrar y salir de Turquía, que no ha impuesto restricciones a Rusia. De hecho, en el país otomano han recalado dos de sus grandes yates.

Abramovich mantiene una importante participación accionarial en empresas como la siderúrgica Evraz, que ha visto suspendida su cotización en la bolsa de Londres, y en Norilsk Nickel, principal productor del mundo de paladio y níquel. Pero las sanciones y embargos que sufren los oligarcas rusos por la guerra han hecho caer mucho su fortuna. La revista Forbes asegura que mantiene un patrimonio de 6.900 millones, pero que en comparación a lo que tenía el año pasado ha perdido 7.600 millones de dólares. Por eso se entiende que esté tan interesado en colaborar para que se acabe el conflicto. Aunque tenga que mantener un complicado equilibrio entre sus intereses particulares y los de Putin para no molestar al gobernante ruso. Quizá, el día que todo se normalice, si logra estabilizar sus finanzas, le volvamos a ver como inversor en un club de fútbol.

A muchos miles de kilómetros del Bernabéu, seguramente desde Turquía, donde se ha establecido en las últimas semanas, Roman Abramovich vio como el Chelsea se quedaba fuera de la Champions League en el que habrá sido el último partido europeo del equipo inglés bajo el mandato del oligarca ruso. Es imposible no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí